¿Qué es lo que ves, maravillas o cosas mejorables? (Extracto del Libro de las Sincronías)

Si encuentras fallos es que te gusta creer “que tú lo harías mejor”: fallos en la gente, en la sociedad, enfermedades, injusticias, violencia, abusos, frustración, engaños, los Iluminati atacando, que si el petróleo, que si soy fea o gorda o tonto, o sería mejor si…, o no debería existir tal o cual.

Lo que ves es donde estás, es decir lo que eres.
Lo que ves es lo que eres, es decir donde estás.
“To be or not to be”. “To be” es ser y estar, porque es lo mismo, por eso los ojos dicen quién eres. Tú eres tus circunstancias, además de “tu”.
Eres lo que crees, y ves lo que eres, que es lo que crees.
Pero se puede cambiar, solo que como en el fumar, tienes que querer.

Por eso lo primero es reconocer. Reconocer dónde estás humildemente, es decir luz, limpieza emocional y libertad.
Y eso a su vez produce la transformación o resurrección, la tormenta, aceptando humildemente que necesitas formatearte, modificar tus valoraciones, tu realidad interna.

Resucitar es reencontrar tu espíritu, volver a fusionarte con él, porque el espíritu siempre vive.
Si no estuviéramos en esta dimensión, tormenta significaría simplemente crisis, cambios bruscos y cosas así, no necesariamente exitosas, sino más bien lo contrario, por ejemplo accidentes y peleas, algo que propicia que cambies urgentemente. Si estás sordo terminarás por enterarte, pero la solución siempre está muy cerca, en la tormenta.

El asunto es resucitar a la maravilla, una sanación aprendiendo a fiarte, a tener fe, a entregarte, a encontrar esperanza y a sanar tus ojos, aprendiendo a amar.
Amar lo que ves es amarte, amar todo, y entonces puede aparecer OTR@, pueden aparecer todos.
Sanar la visión es imprescindible. Transformarte es prepararte para que sea posible en tu mundo el otr@; es el acceso a otra realidad.

Es fundamental el ver, y en el ver es fundamental el espíritu con que ves, y ante el espíritu, es fundamental la humildad.

Mirar es la forma más fácil de adaptarse a los cambios. Sólo necesitas NO JUZGAR (Extracto del Libro de las Sincronías)

Mirar es la forma más fácil de adaptarse a los cambios. Sólo necesitas NO JUZGAR. Los cambios suceden, tú los ves y en esa interacción, te transformas. Sólo necesitas no juzgar.
Cuando empiezas a juzgar, dejas de mirar lo que está sucediendo, para compararlo con aquello que te sirve para juzgar, y se para el proceso.
Mirar, contemplar, te une al suceso. Juzgar te separa, te lleva a una realidad diferente de aquella que está sucediendo.

Mirar sin juzgar es la forma más fácil de adaptarse a los cambios.