Onda evolutiva del Caminante del Cielo

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

COLUMNAS 3 Y 4
La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.
La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.

Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.

LA FILA DE LA SERPIENTE:
Si la Tierra es el cielo, y qué otra cosa puede ser un cuerpo celeste, lo que impide que además de serlo lo parezca está en la conciencia de los seres humanos, que es a quienes les parece una cosa u otra. Claro que ese “parecimiento” o conciencia se va a traducir en actitudes, y las actitudes en hechos o formas de vivir. Es decir, según sea la actitud de una persona como expresión de sus contenidos internos, la Tierra va a ser el cielo o el no-cielo.

Hay algunas personas, o quizás sea una sola, que creen que hay serpientes volando por los aires de la Tierra, o quizás sea una sola la serpiente que parecen creer que vuela.
Pero si hay serpientes que vuelan y tú no, no hay serpiente voladora en aquella Tierra que eres tú, por bonito que lo pintes.
Todas las personas viven, como voluntarios o sin apercibirse, aquello que expresa el Tzolkin como SERPIENTE, porque es su luz, y su luz es su energía vital.
Si la persona reconoce su luz hablamos de luz, pero si no, hablamos de energía vital. Sin embargo, todas las personas lo tienen y lo son.

Onda evolutiva del Caminante del Cielo

onda evolutiva del caminante del cielo
ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

COLUMNAS 3 Y 4:
La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.
La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.

Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO (8 al 20 de septiembre)

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO (8 al 20 de septiembre)
Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde, de la familia del día verde, y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini, al servicio, y algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

La onda del caminante del cielo comienza en el kin número 53, que en el Tzolkin por ondas está ocupado por el tercer sello de la onda de la tierra, la tormenta 3. Esta ubicación le confiere a toda la onda desde el punto de vista evolutivo, es decir cuando tratas de ampliar tu visión acerca de los contenidos de la onda añadiendo tantas posibilidades como encuentras, la condición del “voluntario” cumpliendo su misión, ya que la onda de la tierra en nuestro lenguaje, es decir en nuestra forma de leer el Tzolkin, tiene el significado de voluntario.
El voluntario está alineado con el propósito de la misión que cumple, de la misma manera que la tierra se alinea con el corazón del cielo.
De esta manera toda la onda, sea cual sea el sello y el tono, recibe el propósito de ser un voluntario para cumplir una misión, aunque no se conozca todavía; la característica de la onda requiere voluntariedad para cumplir la misión para la cual has venido, aun sin recordarla, aun sin reconocerla.
Aun sin recordar ni reconocer cuál es tu misión, hay un momento en que la conciencia, es decir el reducto más interior del ser espiritual de la persona, reconoce como un destello que se encuentra en la tierra en esta encarnación para cumplir una misión, al menos como posibilidad, y esta persona en este momento de consciencia, afirma su voluntariedad y permite, a través de esa alineación incluso a ciegas, ser informado de cuál es su cometido.
Parte del cometido vendrá condicionado por el tono o por el sello, pero en su inicio se encuentra esa condición de voluntario para la misión.
La kundalini asciende para el cumplimiento de la misión a través de la forma de vivir.

De hecho, la onda del caminante del cielo enlaza el kin 53, que en el Tzolkin tipo es el caminante del cielo 1 y en el de las ondas es la tormenta 3, con el kin 65, donde la kundalini aparece como transcendente en el sello serpiente 13, mientras que en la disposición por ondas quien se encuentra en este lugar es el guerrero 4, siendo la expresión del cómo lograr el propósito del caminante del cielo.

La tormenta 3, como expresión del servicio asociado al voluntario contiene una característica de resurrección, de reinventarse, de fertilidad asociada a la tormenta, que aparece justamente asociada al caminante del cielo cuando se reconoce como voluntario y le lleva de manera transcendente al guerrero 4, donde se hace presente una expansión de la conciencia, que vivido desde la conciencia del voluntario, contiene experiencias transcendentes.
Cuando el guerrero 4 está traduciendo la serpiente 13, la expansión de la conciencia que se produce en la persona es iluminativa; no es algo fugaz, sino que adquiere características permanentes, y la llave a esta vivencia es desde el voluntario, desde donde se une el caminante del cielo con la tierra.

Por otra parte, el guerrero 4 es donde comienza la onda resonante del guerrero, es decir, cuando el guerrero es el sello 1 del Tzolkin, el guerrero 4 de la onda del caminante del cielo es el inicio de la séptima columna de ese Tzolkin, de la misma manera que el dragón 4 es el inicio de la columna resonante del Tzolkin tipo que comienza con el dragón 1.
Así, la onda del caminante del cielo de alguna forma te está llevando a la vivencia de la resonancia del guerrero, que está compuesta de transcendencia de la kundalini, lo cual se inicia con ser voluntario para cumplir una misión. En realidad es algo muy pleno, que en el arquetipo humano no está adscrito a un sello sino a una conciencia.
Todas las personas cuando se sitúan evolutivamente en la vivencia de la conciencia, es decir del alma, inician esa experiencia.

La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4, y contiene también una sincronía donde aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, como expresando también de esa manera alguna de las características que es necesario reconocer en esta onda.
La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, al mismo tiempo necesitan del amor incondicional, y son una vivencia abierta al voluntario.

Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo, de hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, y la actitud emocional es desde el amor incondicional.