Encuentro con el Tzolkin 5/6/2018: La onda del Espejo (vídeo)

Encuentro con el Tzolkin 5/6/2018: La onda del Espejo

El próximo martes 12 de junio hablaremos sobre los colores.

DESCRIPCIÓN:
Encuentro online gratuito en Youtube en directo en https://www.youtube.com/calendariomayatzolkin
Solo tienes que suscribirte.

Opción de participación en la vídeoconferencia: 12 clases por 30 euros (transferencia o paypal).
Tendrá lugar los martes, de 20:30 a 22:00, GMT/UTC+2 en España, 15:30 en Argentina,

Consta de las siguientes partes:
– Coloquio en videoconferencia, interpretación personal, dudas e inquietudes.
Respuesta en lo posible a preguntas en el chat de youtube
– Descripción de los conceptos básicos del Tzolkin. Docentes: José Cabal, Ana de Lucas y Juan Fantasía

TEMARIO PRÓXIMAS CLASES:

– Los Colores
– El desplazamiento por el Tzolkin
– El Tzolkin evolutivo
– La Onda encantada
– Los Castillos
– La Brújula o Rueda
– El Kin
– Los Ocultos
– Enlazamiento tradiciones hermanas

Es un curso continuo, que se puede comenzar en cualquier momento.

Alcance:
– Sentido del Tzolkin: Autoconocimiento, el Tzolkin para los seres humanos del siglo XXI
– Conceptos: colores, sellos, sellos ocultos y familias. Ondas, castillos y guías. Desplazamiento por el Tzolkin. Tzolkin evolutivo, psicrono
– Práctica: kin natal, kin de cumpleaños, kin anual. Utilización de la brújula.

INFORMACIÓN Y RESERVAS:
nuevocalendariomaya@gmail.com (Ana)
Teléfono 034 697.666.252 (whatsapp)

ONDA DEL ESPEJO: del 5 al 17 de junio. Acercándonos a la vida emocional, más allá de la realidad habitual

ONDA DEL ESPEJO: del 5 al 17 de junio

La transcendencia en esta onda se alcanza con el amor incondicional, siendo lo sencillo o canalizado “ser como eres” (semilla).

La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
Con su número 10 tiene un significado de perfección. Pero más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría (onda del mono). No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni de cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

El color blanco de la onda del espejo nos recuerda que se trata de vida emocional. La emoción y la vida van juntas. No es algo formal, sino que el pálpito de la vida es amoroso y sabio, ya que la emoción que crea la vida también es sabia.

Onda evolutiva del espejo

ONDA EVOLUTIVA DEL ESPEJO


La onda del espejo es la décima onda. Es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.

La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.
Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo.
Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.
Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor.
También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas.
No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.

Como decíamos, colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo. Ese lugar lo ha determinado previamente en el Tzolkin tipo el perro.
De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

COLUMNAS 6 Y 7:
También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.

De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.
Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo del que estamos hablando es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.
Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad.
Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, que no es la luz interior dormida o tapada por un velo.
La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.

Onda del espejo: del 18 al 30 de septiembre

ONDA DEL ESPEJO: Del 18 al 30 de septiembre

La onda del espejo está asociada a la onda del mono, ya que los ocultos de los sellos de la onda del espejo están en la onda del mono.
Reflejar la realidad, para conseguir su propósito, está siempre acompañado por la alegría y el juego.

La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
Con su número 10 tiene un significado de perfección. Pero más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría (onda del mono). No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni de cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

El color blanco de la onda del espejo nos recuerda que se trata de vida emocional. La emoción y la vida van juntas. No es algo formal, sino que el pálpito de la vida es amoroso y sabio, ya que la emoción que crea la vida también es sabia.

ONDA DEL ESPEJO: Del 1 al 13 de enero

onda espejo
ONDA DEL ESPEJO: Del 1 al 13 de enero
La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
Con su número 10 tiene un significado de perfección. Pero más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría (onda del mono). No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni de cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

El color blanco de la onda del espejo nos recuerda que se trata de vida emocional. La emoción y la vida van juntas. No es algo formal, sino que el pálpito de la vida es amoroso y sabio, ya que la emoción que crea la vida también es sabia.

ONDA DEL ESPEJO: Del 16 al 28 de abril. El acceso a la columna resonante y al centro del telar

onda espejo
ONDA DEL ESPEJO: Del 16 al 28 de abril

La onda del espejo está asociada a la onda del mono, ya que los ocultos de los sellos de la onda del espejo están en la onda del mono.
Reflejar la realidad, para conseguir su propósito, está siempre acompañado por la alegría y el juego.

La transcendencia en esta onda se alcanza con el amor incondicional, siendo lo sencillo o canalizado “ser como eres” (semilla).

La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
Con su número 10 tiene un significado de perfección. Pero más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría (onda del mono). No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni de cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

El color blanco de la onda del espejo nos recuerda que se trata de vida emocional. La emoción y la vida van juntas. No es algo formal, sino que el pálpito de la vida es amoroso y sabio, ya que la emoción que crea la vida también es sabia.

Onda del espejo: El espejo es resonante donde existe la perfección y la forma, pero también es una expresión del amor incondiciona

Onda evolutiva del espejoLa onda del espejo es la décima onda. Es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.

La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.
Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo.
Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.
Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor.
También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas.
No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.

Nosotros pretendemos mirar desde el humano del siglo XXI, unido a todos sin excepción, y, desde la ignorancia, queremos decir que “mi verdad” no es mejor que otra, y que ni siquiera es mía, sino que más bien se trata de escuchar, pero escuchar como mirando, y entonces, quizá con precaución, comprobar que aquello que aparece es sólido.
Y luego más, como el color azul, que siempre está, pero de forma ajena a la quietud; está, pero no está quieto. El estar del azul no es pasivo, por tanto está y no está. Si te distraes, no está, pero si le escuchas, le ves.

Bueno, como hablamos desde nuestra ignorancia, la cosa no tiene mucha importancia. Lo que está claro, incluso si miro para otro lado, es que colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo, y que ese lugar lo ha determinado previamente, en el Tzolkin tipo, el perro.
De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.

De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.
Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo -el espejo del que estamos hablando- es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.
Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad.
Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, no la luz interior dormida o tapada por un velo.

La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.
El lugar más importante y que fusiona todos los conceptos es el perro 13, lugar del nuevo nacimiento.
El perro 13 es el lugar único donde se enlazan la realidad del perro en la décima fila con la realidad resonante dentro del acotamiento expresado por la onda del espejo. El perro 13 por tanto es un lugar resonante porque está en la columna resonante; es un lugar que pertenece y expresa al espejo, exactamente en forma transcendente, y también es un lugar que se sitúa en la horizontal 10, donde se encuentran los valores del amor incondicional.

Ese punto centra todos estos contenidos. Por eso es importante ver que el perro 13, como lugar decimotercero de la onda del espejo, se va a transformar en perro 3, indicando que ese lugar del nuevo nacimiento es un servicio a la estrella, a la sociedad celeste.
Si vas a ese lugar y se te olvida en casa la actitud de servicio al arquetipo humano, no encontrarás el espejo. No digo que no encuentres nada, sino que el perro 13 es un servicio a la sociedad de la estrella.

El perro 13 también es una resonancia del programa diseñado en el corazón amoroso de la vida, porque sobre el lugar donde está el perro 13 se va a situar la semilla 7, es decir es un servicio a la sociedad celeste. Pero es muy fácil porque solo necesitas ser tú vibracionalmente, o sea semilla 7.
Claro que semilla 7 está asociado a tierra 7, o sea que la mejor forma de ser tú y de participar en el servicio a la sociedad de la estrella es desde la actitud del voluntario resonante; voluntario para lo existente.

Onda evolutiva del espejo

Onda evolutiva del espejo

ONDA EVOLUTIVA DEL ESPEJO
La onda del espejo es la décima onda. Técnicamente es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.
Con su número 10 tiene un significado de perfección, pero sitúa la perfección en el lado de la forma, porque el concepto de perfección tiene también su opuesto dual como imperfección.

Más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría. No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, ni de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

El color blanco de la onda del espejo nos recuerda que se trata de vida emocional. La emoción y la vida van juntas. No es algo formal, sino que el pálpito de la vida es amoroso y sabio, ya que la emoción que crea la vida también es sabia.

La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.
Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo.
Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.
Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor.
También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas.
No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.

Nosotros pretendemos mirar desde el humano del siglo XXI, unido a todos sin excepción, y, desde la ignorancia, queremos decir que “mi verdad” no es mejor que otra, y que ni siquiera es mía, sino que más bien se trata de escuchar, pero escuchar como mirando, y entonces, quizá con precaución, comprobar que aquello que aparece es sólido.
Y luego más, como el color azul, que siempre está, pero de forma ajena a la quietud; está, pero no está quieto. El estar del azul no es pasivo, por tanto está y no está. Si te distraes, no está, pero si le escuchas, le ves.

Bueno, como hablamos desde nuestra ignorancia, la cosa no tiene mucha importancia. Lo que está claro, incluso si miro para otro lado, es que colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo, y que ese lugar lo ha determinado previamente, en el Tzolkin tipo, el perro.
De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.

De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.
Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo -el espejo del que estamos hablando- es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.
Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad.
Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, no la luz interior dormida o tapada por un velo.

La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.
El lugar más importante y que fusiona todos los conceptos es el perro 13, lugar del nuevo nacimiento.
El perro 13 es el lugar único donde se enlazan la realidad del perro en la décima fila con la realidad resonante dentro del acotamiento expresado por la onda del espejo. El perro 13 por tanto  es un lugar resonante porque está en la columna resonante; es un lugar que pertenece y expresa al espejo, exactamente en forma transcendente, y también es un lugar que se sitúa en la horizontal 10, donde se encuentran los valores del amor incondicional.

Ese punto centra todos estos contenidos. Por eso es importante ver que el perro 13, como lugar decimotercero de la onda del espejo, se va a transformar en perro 3, indicando que ese lugar del nuevo nacimiento es un servicio a la estrella, a la sociedad celeste.
Si vas a ese lugar y se te olvida en casa la actitud de servicio al arquetipo humano, no encontrarás el espejo. No digo que no encuentres nada, sino que el perro 13 es un servicio a la sociedad de la estrella.

El perro 13 también es una resonancia del programa diseñado en el corazón amoroso de la vida, porque sobre el lugar donde está el perro 13 se va a situar la semilla 7, es decir es un servicio a la sociedad celeste. Pero es muy fácil porque solo necesitas ser tú vibracionalmente, o sea semilla 7.
Claro que semilla 7 está asociado a tierra 7, o sea que la mejor forma de ser tú y de participar en el servicio a la sociedad de la estrella es desde la actitud del voluntario resonante; voluntario para lo existente.

ONDA DEL ESPEJO (Del 12 al 24 de noviembre)

onda espejo
ONDA DEL ESPEJO (Del 12 al 24 de noviembre)

La onda del espejo está asociada a la onda del mono. Son ocultas entre sí.
Reflejar la realidad, para conseguir su propósito, está siempre acompañado por la alegría y el juego.

La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
La transcendencia en esta onda se alcance con el amor incondicional, siendo lo sencillo o canalizado “ser como eres” (semilla)