Onda evolutiva de la luna: Está presente el voluntario

ONDA EVOLUTIVA DE LA LUNA:

Cuando colocamos el Tzolkin en la secuencia de sus ondas, encontramos que la luna, como onda 17, se va a superponer sobre los sellos que en la fila 17 ocupa la tierra. De modo que todos y cada uno de los 13 sellos de la luna van a sumar su contenido a cada uno de las 13 presentaciones del sello de la tierra, en el orden en que aparecen estos sellos numerados por las columnas.

Sabemos que la tierra significa esa alineación voluntaria con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, por lo que todo lo relacionado con la entrada en el castillo verde es un acto donde está presente el VOLUNTARIO.
Es decir, al castillo verde no se entra por casualidad, ni a ver qué pillo, ni siquiera por simple curiosidad o porque voy a hacer lo que hacen todos, sino que se trata de la respuesta a un acto donde está presente la conciencia del voluntario, es decir, el voluntario consciente.
Ese voluntario consciente normalmente ha sido probado en la cuarta dimensión, donde la persona no se deja arrastrar por emociones tóxicas, sino que se deshace de ellas, las identifica y las dice “no me interesáis”, “esa persona que actúa por odio, envidia, juicio, etc. no soy yo”, “borro de mi programa todas esas exigencias, revanchas y victimismos”, etc.

COLUMNAS 11 Y 12:
Casi toda la onda de la luna, excepto su tono 13 o transcendencia, se encuentra en la columna 11, asociada al tono 11 de liberación. Quiere decir que la limpieza emocional supone una gran emisión de luz (sol, onda asociada) y una gran liberación. Y cuando se transcienden las emociones (columna 12) se entra en un proceso diferente, de colaboración con el entorno.

Onda de la luna: Al castillo verde no se entra por casualidad sino que se trata de la respuesta a un acto consciente del voluntario

onda evolutiva de la Luna
ONDA DE LA LUNA EVOLUTIVA
Cuando colocamos el Tzolkin en la secuencia de sus ondas, encontramos que la luna, como onda 17, se va a superponer sobre los sellos que en la fila 17 ocupa la tierra. De modo que todos y cada uno de los 13 sellos de la luna van a sumar su contenido a cada uno de las 13 presentaciones del sello de la tierra, en el orden en que aparecen estos sellos numerados por las columnas.

Sabemos que la tierra significa esa alineación voluntaria con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, por lo que todo lo relacionado con la entrada en el castillo verde es un acto donde está presente el VOLUNTARIO.
Es decir, al castillo verde no se entra por casualidad, ni a ver qué pillo, ni siquiera por simple curiosidad o porque voy a hacer lo que hacen todos, sino que se trata de la respuesta a un acto donde está presente la conciencia del voluntario, es decir, el voluntario consciente.
Ese voluntario consciente normalmente ha sido probado en la cuarta dimensión, donde la persona no se deja arrastrar por emociones tóxicas, sino que se deshace de ellas, las identifica y las dice “no me interesáis”, “esa persona que actúa por odio, envidia, juicio, etc. no soy yo”, “borro de mi programa todas esas exigencias, revanchas y victimismos”, etc.

COLUMNAS 11 Y 12:
Casi toda la onda de la luna, excepto su tono 13 o transcendencia, se encuentra en la columna 11, asociada al tono 11 de liberación. Quiere decir que la limpieza emocional supone una gran emisión de luz (sol, onda asociada) y una gran liberación. Y cuando se transcienden las emociones (columna 12) se entra en un proceso diferente, de colaboración con el entorno.

Tan atrapado estás en la irrealidad que muchas veces te niegas a reconocer a tu ser real

onda evolutiva de la Luna
ONDA EVOLUTIVA DE LA LUNA
Cuando situamos el Tzolkin por sus ondas, encontramos que la onda de la luna se sitúa sobre la ubicación natural en el Tzolkin tipo de los sellos de la tierra.
De esa manera, el contenido de la onda de la luna adquiere un nuevo contenido que tiene un carácter evolutivo grupal cuando se sitúa en los sellos de la tierra, confiriendo una característica de voluntario necesaria para expresar el castillo verde.

El castillo verde solo se abre ante una actitud donde la conciencia está despierta y se alinea con el corazón del cielo y de la tierra como voluntari@.
Parte de la misión del voluntari@ consiste en acceder al castillo verde, que es una prioridad que refuerza la conciencia. La conciencia está despierta buscando el castillo verde.

La ubicación natural de la onda de la luna en el Tzolkin tipo sucede en la columna 11. Esto también le aporta un contenido evolutivo a los sellos que contienen y expresan la onda de la luna, que es la primera onda del castillo verde.
De esta manera, el acceso al castillo verde aparece a través de la onda de la luna (onda 17) asociado a la característica del sello de la tierra (sello 17) y también al tono 11.

La onda de la luna ocupa los 12 últimos lugares de la columna 11. La relación entre el tono 11 y la columna 11 le confiere a la onda de la luna el conocimiento de qué significa el tono 11, y también de alguna manera del significado del sello 11 y la onda 11.
El tono 11 expresa el gozo que produce el cumplir una misión. Está asociado, por la ley de ocultos, con el tono 3, que es el servicio. El tono 11 se considera que es liberación. De esta manera encontramos que el acceso al castillo verde es comparable al goce que produce la liberación; hay una transformación de la persona cuando se ve liberada de algo.
Si hay algo que te domina, por ejemplo miedo, complejo de inferioridad, culpabilidad, enfermedad, envidia, miedo, fealdad o cualquier cosa que te haga sufrir, y te liberas de ello sientes gozo, que es el gozo de recuperar tu ser. Y eso tiene algo, en mínimos, con el acceso al castillo verde.

Es importante reconocer qué es lo que te hace infeliz, aunque muchas veces no se quiere reconocer. Tan atrapado estás en la irrealidad que muchas veces te niegas a reconocer a tu ser real. Por ese motivo es importante hablar del 11.
El 11 contiene también el nuevo nacimiento en el mono (sello 11) y en la onda (onda 11). Aprovechamos al hablar del 11 para recordar a José Arguelles, que era mono 11 como sello natal y mono 1 en el psicrono, y que expresa muy bien algunas de las características del 11.

De modo que el acceso al castillo verde en la onda de la luna está asociado también con el 11. La columna 11 está ocupada por los contenidos del guerrero, en sus ocho primeros lugares, y por los contenidos de la luna en sus 12 últimos lugares.
La primera parte de la columna 11 hace referencia al primer castillo, que contiene las 4 primeras ondas, de manera similar a los 4 primeros lugares de la columna 11 en la onda del guerrero.
El segundo castillo está ocupado por las ondas 5, 6, 7 y 8, de la misma manera que esos lugares en la columna 11, en la onda del guerrero
La onda de la luna comienza en el lugar 9 de la columna, que corresponde al inicio del tercer castillo con la onda de la serpiente, o sea la luz interior, la kundalini. Ese lugar es el que ocupa evolutivamente el águila 11.
De modo que la luna 1 está asociada al águila 11 de la onda de la serpiente, que es justamente el inicio del tercer castillo y pertenece, según lo denominamos, a una de las columnas de hércules, que son columnas de portales que dan acceso al nuevo nacimiento.
La luna 1, por su ubicación en la columna 11, va a conectar con el águila 11, recibiendo el contenido de la visión y la intuición que provienen de la elevación de la kundalini, y que por su ubicación en el tercer castillo, castillo azul, está implicando el acceso a un tiempo diferente, cuando se hace desde la conciencia.

La luna 1, que habla del inicio del castillo verde, tiene un anticipo cuando la persona conscientemente entra en los contenidos expresados por el castillo azul, tercer castillo, donde la kundalini se despierta, asociada al descubrimiento de la no necesidad de ocultarse, sino de ser como eres.
La onda de la semilla y la onda de la serpiente, que son las columnas de hércules, trabajan juntas. Y la kundalini queda liberada cuando tú eres tú mismo, cuando no te maquillas, cuando eres transparente a tus emociones, cuando no huyes de ti.

A partir de la luna 1 en su traducción evolutiva como águila 11, van a aparecer TODOS los tonos 11 hasta el final del Tzolkin, es decir todas las formas en que desde la onda estás cumpliendo una misión, pero en forma oculta, sin sobreactuar, porque la liberación de tu ser real es la forma de dar sentido a todos los tonos 3 contenidos en el tercer, cuarto y quinto castillo.
Hay un despertar a través de las vivencias donde la conciencia está presente evolutivamente, es decir, en este caso de la luna jugando, osando, pero siempre desde la inocencia, porque la inocencia es gozosa y la maldad es un engaño.

Gracias y perdón. Conecta con tus ángeles porque quizá tú eres un ángel.

La luna representa el agua y la emoción, pero también inicia el castillo verde, es decir la vivencia de lo óptimo, de lo maravilloso, de lo transcendente.

Introducción a la onda evolutiva de la luna.
Hemos iniciado la onda de la luna, que tiene que ver con las emociones.
La luna representa el agua y la emoción, pero también como sello rojo significa inicio de algo, y al pertenecer a la familia Portal indica que lo que se inicia es un tiempo nuevo para la persona que conscientemente se sitúe ante esa experiencia. Pero también y sobre todo, para las personas que ya están abiertas a los contenidos expresados por el Tzolkin, la luna como onda inicia el castillo verde, es decir la vivencia de lo óptimo, de lo maravilloso, de lo transcendente.
Tiene relación con la emoción y con la conciencia de un tiempo nuevo, pero sobre todo se trata de la posibilidad de que se abra la experiencia de un salto evolutivo, que es algo más que un tiempo nuevo porque supone una modificación incluso corporal; no solo es mental o emocional sino que también hay una renovación que atañe al mundo físico.

Por ese motivo conviene considerar la onda de la luna no solo por sus contenidos de un día más otro día, o de un sello más otro sello, sino propiamente por su contenido evolutivo.
Cuando colocamos el Tzolkin en la secuencia de sus ondas, encontramos que la luna, como onda 17 se va a superponer sobre los sellos que en la línea 17 ocupa la tierra. De modo que todos y cada uno de los 13 sellos de la luna van a sumar su contenido a cada uno de las 13 presentaciones del sello de la tierra, en el orden en que aparecen estos sellos numerados por las columnas.

Sabemos que la tierra significa esa alineación voluntaria con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, por lo que todo lo relacionado con la entrada en el castillo verde es un acto donde está presente el VOLUNTARIO.
Es decir, al castillo verde no se entra por casualidad, ni a ver qué pillo, ni siquiera por simple curiosidad o porque voy a hacer lo que hacen todos, sino que se trata de la respuesta a un acto donde está presente la conciencia del voluntario, es decir, el voluntario consciente.

Ese voluntario consciente normalmente ha sido probado en la cuarta dimensión, donde la persona no se deja arrastrar por emociones tóxicas, sino se deshace de ellas; las identifica y las dice “no me interesan”, “esa persona que actúa por odio, envidia, juicio, etc. no soy yo”, “borro de mi programa todas esas exigencias, revanchas y victimismos”.