Onda evolutiva de la semilla

Onda evolutiva de la semilla:

Cuando colocamos el Tzolkin por ondas, la onda de la semilla se va a situar sobre la horizontal 12, que está ocupada por los sellos del humano.
La onda de la semilla se asocia evolutivamente a los sellos del humano, donde el programa siempre tiene una característica de libertad que te hace más humano y descubre tu humanidad, haciendo florecer tu humanidad desde la libertad y desde algo tan importante como la limpieza de hechizos, que en realidad son los pensamientos elevados.

COLUMNA 8:
La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales. Es una de las columnas de Hércules, que contiene portales que te abren a la experiencia de la columna 7, de la resonancia y del lugar del nuevo nacimiento.
Por su ubicación, en la octava posición, cuando ya has rebasado el centro, se sitúa en la fuerza que proviene en sentido inverso directamente de dimensiones superiores a través de tu interior.

El tono 8 habla de integridad donde tu interior corresponde con tu exterior. En el interior hay una fuerza que te conecta directamente con dimensiones superiores y que habla a tu conciencia, a tu corazón y a tu alma.

La columna 8 la relacionamos con la integridad y con esa conexión con la conciencia y con el alma; con la conciencia como vocecita del alma, que te pide que hagas lo que sientes y lo que está en tu interior, entendiendo que en tu interior lo que resuena es el programa.
Por eso hace falta una limpieza de hechizos, para eliminar todo lo que no sea el programa situado en dimensiones superiores, resonando en la conciencia.

Esas dos ubicaciones, la columna 8 y la horizontal 12 van a definir evolutivamente la onda de la semilla.
Por un lado la integridad donde se expresa el alma, y por otro la libertad, que necesita la limpieza de las órdenes negativas y de las palabras contrarias a la vida.

Onda evolutiva de la semilla

Onda evolutiva de la semilla
ONDA EVOLUTIVA DE LA SEMILLA:

Cuando colocamos el Tzolkin por ondas, la onda de la semilla se va a situar sobre la horizontal 12, que está ocupada por los sellos del humano.
La onda de la semilla se asocia evolutivamente a los sellos del humano, donde el programa siempre tiene una característica de libertad que te hace más humano y descubre tu humanidad, haciendo florecer tu humanidad desde la libertad y desde algo tan importante como la limpieza de hechizos, que en realidad son los pensamientos elevados.

COLUMNA 8:
La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales. Es una de las columnas de Hércules, que contiene portales que te abren a la experiencia de la columna 7, de la resonancia y del lugar del nuevo nacimiento.
Por su ubicación, en la octava posición, cuando ya has rebasado el centro, se sitúa en la fuerza que proviene en sentido inverso directamente de dimensiones superiores a través de tu interior.

El tono 8 habla de integridad donde tu interior corresponde con tu exterior. En el interior hay una fuerza que te conecta directamente con dimensiones superiores y que habla a tu conciencia, a tu corazón y a tu alma.

La columna 8 la relacionamos con la integridad y con esa conexión con la conciencia y con el alma; con la conciencia como vocecita del alma, que te pide que hagas lo que sientes y lo que está en tu interior, entendiendo que en tu interior lo que resuena es el programa.
Por eso hace falta una limpieza de hechizos, para eliminar todo lo que no sea el programa situado en dimensiones superiores, resonando en la conciencia.

Esas dos ubicaciones, la columna 8 y la horizontal 12 van a definir evolutivamente la onda de la semilla.
Por un lado la integridad donde se expresa el alma, y por otro la libertad, que necesita la limpieza de las órdenes negativas y de las palabras contrarias a la vida.

ONDA DE LA SEMILLA: Del 27 de enero al 8 de febrero

ONDA DE LA SEMILLA: Del 27 de enero al 8 de febrero

onda semilla
El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar, siendo florecer sinónimo de acertar.
La semilla es el sello 4, por lo que tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia. Significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiando en el programa.
Se trata de una experiencia a realizar durante la vida, aprendiendo a confiar y permitiendo ser como eres, sin tratar de ser de otra forma.
Acertar es ser como eres y florecer es permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.
La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual (tono 13 de la onda), estando el guerrero asociado a la expansión de la conciencia. Es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.

La serpiente, que es la onda asociada, en esta onda de la semilla es además lo que representa el desafío u oportunidad para evolucionar (tono 2). Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.
El servicio hacia los demás (tono 3) se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.
La forma de trabajar en esta onda (tono 4) es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente).
Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.

SELLO 4 Y TONO 4:
A la semilla como sello se le da el sentido de florecer, siendo el sello oculto la tierra. Una semilla se planta en la tierra justamente para florecer, algo que está claro para cualquier persona que tenga un trozo de tierra, un jardín o un simple tiesto.

Si estamos hablando de personas y utilizamos estos contenidos como símbolos, encontramos que en el código Tzolkin la semilla tiene una fuerza desde dentro, que podríamos llamar fuerza autoexistente, que le viene dado por ocupar el lugar 4 en los sellos. Esa fuerza es expansiva, hacia fuera, y va a dar como resultado el florecimiento.
Así, algo asociado al 4, que es la forma de la forma, red que da forma a todas las cosas o el aspecto formal, está asociado a la semilla como sello, porque ocupa el lugar 4.

La forma de todas las cosas responde a leyes internas; es autoexistente. La forma de un árbol, de un perro, de una estalactita, de una nube…, todo se forma desde dentro, desde su conciencia interior de ser nube, estalactita, perro o árbol.
Si de repente tuvieses conciencia de ser algo, por ejemplo estrella, tomarías la forma de una estrella; si tuviese conciencia de ser un peine, tendrías forma de peine.
Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres.
La forma que tiene un perro le viene de sus cromosomas, que es algo interior.
La forma de una nube le viene dado por cómo se asocian las moléculas de agua.
Una estalactita se va formando durante mucho tiempo, porque va persiguiendo esa idea. Le da igual que pase una hormiga, vuele un murciélago o que haya una guerra en la cercanía. La estalactita va a su rollo, sin consultar a nadie. No sigue ninguna moda momentánea.

Hay un programa en la semilla que va desde su autoexistencia expandiéndose hacia el florecimiento, y que humanamente podemos traducir por “sé como eres” o “sé tú”.
La semilla como sello, desde su autoexistencia se asocia con la tierra. Nutre su autoexistencia de la tierra. Esto en el código Tzolkin, que está hecho para las personas del siglo XXI, significa que ese programa interior autoexistente va a sacar una nutrición especial de la tierra, que significa voluntario.
El ser voluntario va a potenciar tu fuerza autoexistente.
El ser voluntario va a afianzar y a dar fuerza a tu raíz de adentrarse en la realidad, para ser tú.

ONDA DE LA SEMILLA: Del 12 al 24 de mayo. Florecer, permitiendo ser como eres

onda semilla
ONDA DE LA SEMILLA: Del 12 al 24 de mayo
El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar, siendo florecer sinónimo de acertar.
La semilla es el sello 4, por lo que tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia. Significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiando en el programa.
Se trata de una experiencia a realizar durante la vida, aprendiendo a confiar y permitiendo ser como eres, sin tratar de ser de otra forma.
Acertar es ser como eres y florecer es permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.
La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual (tono 13 de la onda), estando el guerrero asociado a la expansión de la conciencia. Es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.

La serpiente, que es la onda asociada, en esta onda de la semilla es además lo que representa el desafío u oportunidad para evolucionar (tono 2). Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.
El servicio hacia los demás (tono 3) se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.
La forma de trabajar en esta onda (tono 4) es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente).
Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.

SELLO 4 Y TONO 4:
A la semilla como sello se le da el sentido de florecer, siendo el sello oculto la tierra. Una semilla se planta en la tierra justamente para florecer, algo que está claro para cualquier persona que tenga un trozo de tierra, un jardín o un simple tiesto.

Si estamos hablando de personas y utilizamos estos contenidos como símbolos, encontramos que en el código Tzolkin la semilla tiene una fuerza desde dentro, que podríamos llamar fuerza autoexistente, que le viene dado por ocupar el lugar 4 en los sellos. Esa fuerza es expansiva, hacia fuera, y va a dar como resultado el florecimiento.
Así, algo asociado al 4, que es la forma de la forma, red que da forma a todas las cosas o el aspecto formal, está asociado a la semilla como sello, porque ocupa el lugar 4.

La forma de todas las cosas responde a leyes internas; es autoexistente. La forma de un árbol, de un perro, de una estalactita, de una nube…, todo se forma desde dentro, desde su conciencia interior de ser nube, estalactita, perro o árbol.
Si de repente tuvieses conciencia de ser algo, por ejemplo estrella, tomarías la forma de una estrella; si tuviese conciencia de ser un peine, tendrías forma de peine.
Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres.
La forma que tiene un perro le viene de sus cromosomas, que es algo interior.
La forma de una nube le viene dado por cómo se asocian las moléculas de agua.
Una estalactita se va formando durante mucho tiempo, porque va persiguiendo esa idea. Le da igual que pase una hormiga, vuele un murciélago o que haya una guerra en la cercanía. La estalactita va a su rollo, sin consultar a nadie. No sigue ninguna moda momentánea.

Hay un programa en la semilla que va desde su autoexistencia expandiéndose hacia el florecimiento, y que humanamente podemos traducir por “sé como eres” o “sé tú”.
La semilla como sello, desde su autoexistencia se asocia con la tierra. Nutre su autoexistencia de la tierra. Esto en el código Tzolkin, que está hecho para las personas del siglo XXI, significa que ese programa interior autoexistente va a sacar una nutrición especial de la tierra, que significa voluntario.
El ser voluntario va a potenciar tu fuerza autoexistente.
El ser voluntario va a afianzar y a dar fuerza a tu raíz de adentrarse en la realidad, para ser tú.

Cualquier programa del florecer (semilla) es también el programa del ascenso de la kundalini, de la elevación de la luz interior

Onda evolutiva semilla
ONDA EVOLUTIVA DE LA SEMILLA
La onda de la semilla se despliega en la columna ocho del Tzolkin tipo, desde el cuarto lugar hasta el dieciséis.
Pero cuando extendemos el Tzolkin por ondas se sitúa en la horizontal doce, sobre la matriz formada por los trece sellos que expresan al humano. Están fusionando sus contenidos, de manera que el programa del florecer que contiene la semilla es el del florecimiento de todo y cualquier cosa, pero sobretodo y especialmente del human@. La semilla es propiamente un metalenguaje.

De modo que los sellos del humano hablan del humano y los de la semilla también, pero desde un lugar diferente. Los del humano hablan desde la tierra y los de la semilla desde el agua, solo que el agua viene de más allá del sol y su programa también.
La tierra del humano en este código Tzolkin tampoco es un simple suelo, soporte sin alma e inanimado para los pies, sino el lugar o momento del despertar. Es un lugar espiritual, o sea amoroso.

La onda de la tierra presenta como trascendencia la luna. La tierra, como abajo en metalenguaje, se conecta con arriba que es la luna, como trascendencia.
Todas las ondas de la familia central (viento, mano, humano y tierra) encuentran como trascendencia un sello de la familia portal (mago, tormenta, semilla y luna). Siempre hay un inicio desde la familia de la tierra que concluye en una ELEVACIÓN en la familia de la semilla, que explica el programa concebido en ese lugar aguamásalládelsol.
Hay que recordar que esta forma de construir palabras para dar soporte a conceptos, uniendo otras palabras, es propia de los idiomas mayenses.

La tierra y el humano son el inicio de la elevación y no ciudadanos para comprar y vender cosas, pagar impuestos o defraudar si posible; ni lugares para extraer petróleo o situar vertederos de escombros, y menos para explosionar sus átomos a ver si me cargo a unos cuantos. Representan el lugar para despertar, para encontrar la realidad espiritual o encontrar el alma y para el inicio del tiempo del gozo, o sea lo óptimo.

La semilla contiene un programa para florecer. Aparece en la columna ocho, justo a continuación de la columna siete resonante, que es donde se produce el nuevo nacimiento o nacimiento a una nueva visión de la realidad y el surgimiento de la conciencia. El caso es que es un inicio, el inicio del nuevo tiempo.

Después de ese inicio que contiene la resonancia -consideramos la resonancia como inicio-, lo siguiente que encontramos es la columna 8. La columna resonante y ese inicio o lugar especial, es también el espejo; estamos en el interior del espejo y cuando comenzamos a transitar la columna 8 nos adentramos en la realidad más allá del espejo.
Cuando estás delante del espejo, eres algo que está dentro de una forma, pero detrás del espejo ya no hay forma. Puede haber ser, alma, identidad o individualidad, pero más allá de esa experiencia no es necesaria la forma.
Traspasar el espejo y, llegar al centro del telar es comenzar a transitar lo que hay detrás, más allá.

Lo que aparece en la columna 8 tiene un anclaje en la forma, en lo que aparece antes del espejo; la columna 8 como detrás del espejo expresa la columna 6 antes del espejo. Por eso sabemos que la semilla como programa necesita vivenciar lo que contiene la columna 6, que en este caso es la serpiente, la luz interior. El programa traduce el ascenso de la luz interior.
Es un inicio. Cuando entras en el espejo y empiezas a transitar hacia dentro, vas a ir despertando inicios.
La SEMILLA contiene las claves del ascenso de la kundalini (onda SERPIENTE), porque ese es el programa. Cualquier programa del florecer es también el del ascenso de la kundalini, que está garantizado. No es que tú lo tengas que crear, sino que ya está creado. Solo hay que permitirlo, solo ser desde el interior, y eso florece y va a asociado a la elevación de la luz interior.

La siguiente onda que aparece detrás del espejo es la de la TIERRA. Todavía está en la columna 8, pero va a pasar a la columna 9, desde donde aporta fuerza -el 9, como tono, significa fuerza para la transcendencia-.
También es necesario referenciar la onda de la tierra desde su onda asociada, que es la del HUMANO. De esta manera, la onda del humano se activa especialmente cuando te sitúas en la onda de la tierra como voluntario.
A partir del tono 10 de la onda del humano, aparecen de los días epagómenos, conteniendo las fuerzas que actúan en el alma: Osiris en el tono 10, Horus en el tono 11, Seth en el tono 12 e Isis en el tono 13. Cuando llegas a la máxima transcendencia de la onda del humano estás en el día de Isis.
La onda del humano se transforma en la fuerza donde el humano se reviste de divinidad.

La siguiente onda que aparece detrás del espejo en la columna 9 es la onda del PERRO, del amor incondicional, que está asociada a la onda de la TORMENTA, que es la resurrección.

Después está la onda de la NOCHE, onda azul de vivencias iluminativas en el presente. Te sitúa ante la acción de su onda asociada, que es el ENLAZADOR y el inicio de las experiencias iniciáticas, o sea experiencias azul de la segunda realidad. Ensoñar es enlazar y conectar con la otra realidad; es un inicio cuando lo haces desde el intento. La noche también es un intento y un inicio que te transforma.

Hemos visto una onda asociada a la luz interior (semilla-serpiente), una asociada al revestimiento de lo divino en lo humano (tierra-humano), otra asociada a la resurrección (perro-tormenta), y ahora una asociada al acceso a otra dimensión (noche-enlazador), cuya herramienta es el ensueño.

La siguiente onda es la del GUERRERO, conectándose al otro lado del espejo con el CAMINANTE DEL CIELO. Entonces sucede una transmutación, al igual que cuando aparece la luz interior, las fuerzas de lo divino y la resurrección.
El guerrero es el final de un enlazamiento de cuatro castillos (1, 2, 3 y 4), donde se expresa la familia del dragón, que no entra en el castillo verde, ya que solamente ocupa los 4 primeros castillos: la onda del dragón en el castillo 1, el enlazador en el castillo 2, el mono en el castillo 3 y el guerrero en el castillo 4.
El guerrero es la cuarta manifestación y el final del trabajo del dragón, de la solidaridad de la luz cumpliendo una misión. A partir de ahí hace falta que el guerrero se transmute en el caminante del cielo, que inicia el recorrido que no hace el dragón, desde el segundo castillo hasta entrar en el quinto.
La puerta del castillo verde necesita que el guerrero deje de ser un guerrero y se convierta en un caminante del cielo.

Ese es el quid de las ondas que aparecen detrás de la resonancia. Todas ellas van a producir nuevos nacimientos en distintos lugares espirituales, entendiendo “lugares” como asentamientos del alma.
Al nuevo nacimiento expresado por el centro de telar, mono 1, se van a añadir nuevos nacimientos: el nacimiento de la luz, el nacimiento a lo divino, el nacimiento que hay en la resurrección, el nacimiento que hay en el acceso a otra dimensión y el que hay en el guerrero al convertirse en un caminante del cielo, que sí entra en el quinto castillo y pertenece a lo expresado por el dodecaedro.

La onda de la semilla es el inicio de este proceso desde la columna 8.

Ser tú, dejar que el programa se expanda y florezca, es bello

La onda de la semilla está en la columna 8. No es que esté solo un trozo y el resto en las columnas 7 o 9, sino que la onda de la semilla está en su totalidad en la columna 8. Se puede decir que es la onda de la columna 8.

El 8 misteriosamente enlaza al menos 3 contenidos (Estrella, Humano y tono 8), que pueden ser, en una visión unitiva e integradora, complementos, o en una visión desmembradora, desunitiva y desintegradora, divergentes.

El 8 como sello es la ética, la estética y la sociabilidad máxima de la ESTRELLA. También, según los tonos, es la integridad (TONO 8).
Podemos considerar que la ética y la estética son formas de la integridad, y que la integridad, la ética y la estética son imprescindibles para la sociedad de la estrella, formando parte también de la sociabilidad pura.
La sociabilidad es un acto estético. También la integridad es un acto estético, es decir que se hace por puro gozo; hay un gozo en la sociabilidad.
También en la sociabilidad habría, como en la ética, algo que se asociaría al deber, a cómo debe uno comportarse con las personas. Y la integridad también sería un deber.

Otro de los contenidos asociado al 8 sería la humanidad: el HUMANO y sus componentes de libertad y de pensamientos elevados. Claro, los pensamientos elevados producen gozo. Y la ética, que parece ser un deber, en realidad es algo que uno asume libremente; es una obligación libre y, entonces, gozosa. Porque cuando solamente es una obligación, ya no es libre; no es ética sino puro esclavismo y por supuesto carente de gozo, destructor del humano.

Esos serían los 3 componentes que decíamos, como ESTRELLA, como HUMANO y como TONO 8.
Sin embargo, también hay un elemento no tan evidente asociado al 8, que es el programa, el florecer, la autoexistencia, porque estamos hablando de la semilla (COLUMNA 8). Ser tú, dejar que el programa se expanda y florezca, es bello, ya que solo podrás florecer y desplegar una empatía emocional desde el florecimiento cuando lo que estás viendo es bello también. Si vives en un ambiente opresor, tu programa fácilmente empezará a fabricar enfermedades, manías, fobias o comportamientos asociales. Por eso, la inclusión del programa dentro de la sociabilidad, la belleza y la integridad es importante, ya que da fuerza y nutre. Sabemos que tu ser, el hecho de que “tú estás siendo”, está asentado y dispuesto para florecer, es decir para la belleza, la libertad, la ética, los pensamientos elevados.

Es importante considerar la columna 8, además del sello 8, la onda 8 y el tono 8.
La columna 8, que contiene todos estos elementos de ética, estética, integridad y libertad, se inicia con la solidaridad que expresa el dragón, apareciendo con tono 11.
El tono 11 siempre invita a mirar en lo oculto. Es como un agente secreto, porque se asocia con el tono 3, que es el servicio. El tono 11 significa la satisfacción, el goce y el disfrute que logra el alma cuando hace lo que tiene que hacer.
Por eso, el tono 11 siempre invita a mirar el tono 3, con el que está enlazado. En este caso se trata del sol 3, que pertenece a la onda del espejo, expresando la ley del amor y el in lak’ech, como servicio, lo cual se traduce en luz.
De esta manera, la integridad saca su fuerza nutritiva de la onda del espejo.
Algo que va a hablar de la onda del espejo, va a estar en el comienzo de la columna 8. El espejo se transmuta y entra en el tiempo real, vivencial, con la fuerza del mono.
El dragón 11 es una forma vivencial de vivir el espejo.

Por otra parte, la columna 8 de la integridad y de todas esas cosas maravillosas, tiene como final algo que es muy interesante considerar. Se trata de los sellos que, en la parte oculta, en la parte del espejo más allá de la forma visible, corresponden a los días epagómenos.
Los 5 últimos sellos de esta columna son los ocultos de los 5 primeros sellos con que se ha iniciado la columna 6, que corresponden a los días epagómenos tipo.
La explicación es que, dado que el Tzolkin solo tiene 260 días, necesita para completar un ciclo de un año, que es donde se sitúan los días epagómenos, 105 días más. De modo que a un Tzolkin hay que añadirle las 5 primeras columnas del siguiente Tzolkin para juntar 360 días, y en la sexta columna, los 5 primeros días serían los días 361, 362, 363, 364, 365, que son los días epagómenos, cuyos ocultos son los 5 últimos días de la octava columna.

De esta manera, la onda de la semilla, que es la onda propia de la octava columna, viene envuelta con dos figuras en espejo. Como comienzo está el dragón 11, que es el gozo que permite la solidaridad a aquella persona que secretamente, es decir no ostensiblemente, ha cumplido su misión en favor de la luz y del amor. Y termina con la consideración de 5 días que tienen una fuerza de lo divino.
Ahí es donde va envuelto el programa del ser.

La trascendencia te hace luz y la integridad te hace libre

kin evolutivo enlazador 3
ENLAZADOR 3, Humano 13 y Caminante del Cielo 8 en el tzolkin evolutivo:

Podríamos decir que el programa, o sea la onda Semilla, presenta unidos desde el kin enlazador 3 al HUMANO y al CAMINANTE DEL CIELO.

El humano trece como trascendencia de la luz o sol trascendente (onda del sol) es similar a los pensamientos elevados trascendentes.
Los pensamientos son vibración y luz, y si son trascendentes son luz de estrellas.
El caminante del cielo ocho, o sea íntegro, expresa libertad. La integridad te hace libre desde el programa.

La trascendencia te hace luz y la integridad te hace libre
Pero la base es la solidaridad y esa actitud que expresa el dragón, porque el enlazador es la forma emocional del dragón.

Introducción onda evolutiva semilla: Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres

Introducción a la onda evolutiva de la semilla

A la semilla como sello se le da el sentido de florecer. En la relación de ocultos se le asocia con la tierra. Una semilla se planta en la tierra justamente para florecer, algo que está claro para cualquier persona que tenga un trozo de tierra, un jardín o un simple tiesto.

Si estamos hablando de personas y utilizamos estos contenidos como símbolos, encontramos que en el código Tzolkin la semilla tiene una fuerza desde dentro, que podríamos llamar fuerza autoexistente, que le viene dado por ocupar el lugar 4 en los sellos. Esa fuerza es expansiva, o sea hacia fuera, y va a dar como resultado el florecimiento.
Es decir, algo asociado al 4, que es la forma de la forma, red que da forma a todas las cosas o el aspecto formal, está asociado a la semilla como sello.

La forma de todas las cosas responde a leyes internas; es autoexistente. La forma de un árbol, de un perro, de una estalactita, de una nube…, todo se forma desde dentro, desde su conciencia interior de ser nube, estalactita, perro o árbol.
Si de repente tuvieses conciencia de ser algo, por ejemplo estrella, tomarías la forma de una estrella; si tuviese conciencia de ser un peine, tendrías forma de peine.
Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres.
La forma que tiene un perro le viene de sus cromosomas, que es algo interior.
La forma de una nube le viene dado por cómo se asocian las moléculas de agua.
Una estalactita se va formando durante mucho tiempo, porque va persiguiendo esa idea. Le da igual que pase una hormiga, vuele un murciélago o que haya una guerra en la cercanía. La estalactita va a su rollo, sin consultar a nadie. No sigue ninguna moda momentánea.

La semilla como sello, desde su autoexistencia se asocia con la tierra. Nutre su autoexistencia de la tierra. Esto en el código Tzolkin, que está hecho para las personas del siglo XXI, significa que ese programa interior autoexistente -porque hay un programa en la semilla que va desde su autoexistencia expandiéndose hacia el florecimiento, y que humanamente podemos traducir por “se como eres” o “sé tú”- va a sacar una nutrición especial de la tierra, que significa voluntario.
El ser voluntario va a potenciar tu fuerza autoexistente.
El ser voluntario va a afianzar y a dar fuerza a tu raíz de adentrarse en la realidad, para ser tú.

Eso sucede a nivel de sello, pero también hay un diálogo donde se utiliza la semilla como onda. Aquí la semilla no va a sacar la fuerza para expandir su realidad de ser voluntario, porque ese es un trabajo personal, sino que se asocia con la serpiente, que significa luz interior y es el número 5.
La semilla como onda al mismo tiempo va a verse potenciada y potenciar dos conceptos, la luz interior y el 5.

El 5 es lo óptimo, porque es el castillo verde, el dodecaedro, el éter y el cielo.
La semilla como onda no se dirige a una persona, como sello, sino que está hablando de un trabajo grupal que hace activar tu luz y la de todas las personas. La luz interior viene expresada por la serpiente, que es la onda asociada a la semilla. Es decir, tú eres más tú siendo voluntario y activando tu luz interior y tu kundalini.
La kundalini en una persona inhibida no puede florecer. Al mismo tiempo la activación de la kundalini propicia la aparición de la quinta dimensión, de la sociedad de la estrella y del éter.
Por eso, la semilla como onda está activando la luz interior y propiciando la aparición de lo óptimo.

Es un periodo muy especial para la expansión de la conciencia, porque es un repetir, y en ese repetir conviene, también desde la conciencia, replantear y resituar

El periodo en que estamos en código Tzolkin es Semilla 8 de la onda de la tierra, ocupando desde el 26 de julio del año 2013 hasta el 24 de julio del año 2014.
En este periodo el día sin tiempo se representa por la noche 7, enlazando con el siguiente a través de la estrella 8.
El siguiente periodo entonces comenzará con la luna 9 de la onda del dragón, impregnando con este contenido un cierto nivel de la vibración de todo el año.

De modo que el tiempo en que todavía estamos viene definido desde la semilla 8, y aunque ya se ha hablado bastante de ello conviene para viajeros de territorios desconocidos resituarse permanentemente, o sea no dormirse mientras viajan, es decir saber dónde están y por qué están ahí.

Hay personas que se van desplazando sin esfuerzo, porque van en su grupo y la referencia no es el desplazamiento dimensional, sino su grupo.
Puede que usted sea una de ellas y entonces le interese mantener sanos los vínculos con las personas de su grupo, porque eso es lo que va a determinar cuál sea su guía.

Otras personas, que numéricamente son en relación al grupo anterior muy pocas, van haciendo esa labor de conciencia del viaje evolutivo, y a ellas son a las que les conviene, y de hecho es lo que hacen, referenciarse y saber dónde se encuentran y hacia dónde van.
Para estas personas puede ser interesante considerar qué sucede con la semilla 8, es decir saber resonantemente cómo este tiempo traduce una resonancia que podríamos llamar galáctica.
Pero ni siquiera en esa misma tarea de expandir la conciencia es importante ese nombre, pudiendo ser suficiente hablar del 8, porque “galáctico”, que es un nombre bonito, contiene todos los significados atribuidos a lo que aparece asociado al número 8.

En ese sentido podemos encontrar que lo que llamamos TONO 8 galáctico se relaciona con “armoniza, modela, integridad”, aunque quizá no sepamos muy bien por qué el tono 8 armoniza, modela o produce integridad, y tampoco tengamos muy claro qué significa armonizar, ni a qué modelación se refiere, y el concepto de integridad quizá pueda ser entendido de muchas formas diferentes, incluso contrarias. Pero la sola resonancia de esos contenidos puede, más allá de la lógica, despertar comportamientos y actitudes, y en sí puede ser valioso simplemente conocer esas posibilidades. Por eso agradecemos a las personas que han aquilatado esos contenidos, a las que los han desvelado y a las que los transmiten, además de a las personas que se adhieren a ellos. Gracias.

Desde nuestra página asociamos el tono 8 con la COLUMNA 8, que es una columna de portales donde se encuentra en su totalidad la onda de la semilla, que es la que propiamente aparece como portal dimensional. Esta onda te recuerda que al igual que las semillas tienen en su interior un programa perfecto para el florecimiento, que no lo han creado ellas sino que lo van a desplegar, el ser humano también contiene un programa perfecto para el florecimiento que puede desplegar. Es decir, puede colaborar con ello cuando lo descubre y ese descubrimiento es una auténtica catarsis vivencial, ya que desde ese momento dejas de pelearte con la vida para colaborar con ella.
Cuando descubres el programa perfecto que hay gratis en ti para el florecimiento, dejas de juzgar acerca de lo bueno y lo malo, dejas de sentirte víctima o de reclamar venganza, porque te das cuenta de que ese programa te conecta con una realidad diferente de la vida, que maneja unos valores diferentes y muy gratos, cuyo enlazamiento es amoroso.
Además encuentras que siendo todo maravilloso y perfecto, también es un territorio excepcional para que tú SEAS en colaboración con todo lo existente, y que cuanto más seas, más vas a florecer, es decir más vas a colaborar con todo lo existente.
De modo que la columna 8 va a traducir de alguna manera la integridad, el modelar y la armonía, en parte desde estas vivencias, que están siempre contigo porque es siendo tú cuando vas a encontrar esa expansión gozosa.

Esta onda de la semilla que aparece en la columna 8, que contiene parte de los significados del 8 a través de conectar con dimensiones superiores en tu interior, te lleva en forma transcendente hasta el sello guerrero 13, cuyo significado más básico sería la constatación de que has expandido la conciencia de modo transcendente.

El 8 también está presente de forma muy prioritaria en el SELLO 8, que es la Estrella, que se expresa como armonía, ética y estética, pero que desde nuestra página sobre todo asociamos al desarrollo final del Tzolkin en el castillo verde (onda de la estrella), y que viene a representar el encuentro de la sociedad de la estrella en relación con otras estrellas.
La forma en que las estrellas se relacionan en el cielo como una sociedad de estrellas puede dar origen poéticamente al nombre “galáctico”, pero para nosotros más allá del nombre poético galáctico, lo que entendemos es una forma de relacionarse donde encuentras que cada persona es maravillosa, porque en la interacción recibes gran gozo de su presencia y de su vibración, lo cual no supone que tú seas maravilloso, sino que todas las personas que te rodean lo son, y ni siquiera te preguntas ni intentas ser más maravilloso que nadie, porque todo simplemente es maravilloso.
Si no hay carencias, de qué te serviría tratar de tapar las carencias; te darías cuenta de que simplemente has llenado tu nevera y tu despensa de comida que se pudre, y pronto comprobarías que no necesitas defenderte ni poner barreras, y que ni siquiera necesitas escudarte en una apariencia, ni otras estratagemas que por otra parte la propia expansión de la conciencia desactiva.

Pero en definitiva, lo que viene a representar el 8 uniendo estos dos conceptos es que eres más íntegro cuanto más encuentras la maravilla que hay en cada persona y cuanta menos apariencia, barreras y miedo pones en tu relación con las demás personas. Es decir, eres íntegro cuando vives en la sociedad de la estrella.
Reconocer la maravilla que hay en cada persona saca fuera tu programa interno de florecimiento, porque solo puedes ver la maravilla desde tu propia vibración de maravilla.

También pertenece al 8, y por tanto expresaría armonía, integridad y modelar, la ONDA 8, es decir el humano.
El humano expresa libertad y pensamientos elevados, de modo que cuanto más libre, más íntegro.
Claro que la onda del humano está asociada a la onda de la tierra, y ahí el binomio es libertad, que expresa el humano, y aquello que expresa la tierra, que para nosotros es voluntario.
Ser voluntario es fruto de una catarsis, porque reconoces la existencia de la maravilla, y ciertamente voluntario es colaborar en un plan que no has diseñado pero que está dirigido al surgimiento de la maravilla. Tú te adhieres a ese plan como resultado de que en algún momento has experimentado la maravilla y el florecer sin esfuerzo, y eso te hace libre, porque la maravilla, como la luz, hace aparecer la libertad, y en la libertad no está el miedo. En esa realidad dimensional el miedo no aparece, solo aparece nutrición, gozo, amor y realización.

Una de las características de la tierra es justamente que permanentemente está proveyendo nutrición, y solamente eres voluntario cuando tú vibración en sí misma es nutridora para las personas que te rodean, porque has encontrado nutrición permanente.
La alineación con el corazón amoroso de la vida provee nutrición permanente, y por eso eres libre.

La ONDA del humano y la ONDA de la tierra aportan al 8, que es una de las vibraciones de este año, los conceptos de libertad, de voluntario y de nutrición permanente.
La COLUMNA 8, donde aparece la semilla como onda, también hacen presente la columna 6 donde está la onda de la serpiente. Son las dos columnas de Hércules, que expresan el despliegue del programa que te lleva a florecer y que de modo transcendente expande tu conciencia haciendo ascender la luz dentro de ti.
Ese ascenso de la luz modela, remueve y resitúa cosas. Hay un modelado, un amasamiento, una reestructuración en el ascenso de la kundalini. Y ese modelado interior permite un remodelado de la realidad, asociado a la expansión de la conciencia. También cuando la conciencia se expande, se remodela la realidad.
Y el concepto del 8 asociado al SELLO 8 y a la sociedad de la estrella -la armonía, la ética y la estética-, también contiene la asociación con su sello oculto el caminante del cielo.

Todas esas vivencias son las que actualmente disfrutamos, y conviene resaltarlo en estos tiempos, donde estamos pasando por segunda vez por los contenidos que iniciaron el periodo, ya que desde el 12 de abril estamos repitiendo el Tzolkin dentro del año.
Es un periodo muy especial para la expansión de la conciencia, porque es un repetir, y en ese repetir conviene, también desde la conciencia, replantear y resituar, sobre todo en un tiempo donde cósmicamente se hace presente la inmortalidad, es decir el recomenzar constante de la vida, pero también asociado a la libertad y a la resurrección.

LA SEMILLA: La onda oculta (Extracto del LIbro de los Sellos)

La onda asociada a la onda de la Semilla es la de la Serpiente, que es la onda de la energía vital, de la kundalini.
Las dos ondas, Serpiente y Semilla, están en las columnas de portales, columnas 6 y 8. Las columnas seis y ocho son los portales, el acceso.
El acceso a través de la kundalini como energía ascendente, es decir que te dirige hacia el encuentro de realidades superiores. La puerta real es el espejo.
La Semilla traduce la kundalini, porque es un ascenso permanente hacia la luz o sea dimensiones superiores no materiales, sí reales, con un código diferente, simplemente porque es de otra dimensión.
La kundalini es la energía de la vida, y por tanto luz, amor y alegría. Puede parecer difícil y lejano o con muchos obstáculos, pero es accesible y por eso es puerta y acceso siendo tu mismo, o sea Semilla. La virtud sin esfuerzo, o sea escucha tu corazón.
En el dos siempre hay un regalo; el desafío siempre es un regalo. Si miras la onda de la Semilla, encuentras en el tono 2 a la Serpiente, que es la energía y sobre todo la kundalini. El propósito de la semilla es ser como eres, desarrollar el programa que lleva dentro la semilla. El regalo que garantiza la operatividad de ese programa, es la kundalini.
En cualquier onda, el dos es un regalo. Realmente el otro es un regalo.