Onda evolutiva del Caminante del Cielo: la apertura a la conciencia, la kundalini y el servicio

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

COLUMNAS 3 Y 4:
La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.
La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.

Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.

LA FILA DE LA SERPIENTE:
Si la Tierra es el cielo, y qué otra cosa puede ser un cuerpo celeste, lo que impide que además de serlo lo parezca está en la conciencia de los seres humanos, que es a quienes les parece una cosa u otra. Claro que ese “parecimiento” o conciencia se va a traducir en actitudes, y las actitudes en hechos o formas de vivir. Es decir, según sea la actitud de una persona como expresión de sus contenidos internos, la Tierra va a ser el cielo o el no-cielo.

Hay algunas personas, o quizás sea una sola, que creen que hay serpientes volando por los aires de la Tierra, o quizás sea una sola la serpiente que parecen creer que vuela.
Pero si hay serpientes que vuelan y tú no, no hay serpiente voladora en aquella Tierra que eres tú, por bonito que lo pintes.
Todas las personas viven, como voluntarios o sin apercibirse, aquello que expresa el Tzolkin como SERPIENTE, porque es su luz, y su luz es su energía vital.
Si la persona reconoce su luz hablamos de luz, pero si no, hablamos de energía vital. Sin embargo, todas las personas lo tienen y lo son.

ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

La onda de la serpiente es la novena onda y por lo tanto en su forma evolutiva se va a situar sobre la novena fila, que corresponde a la luna.
Eso tiene un significado, porque cuando estamos hablando de ondas, la luna es el inicio del castillo verde.
Pero a su vez, sobre el lugar que ocupan los sellos de la serpiente, que se encuentra en la quinta fila, se va a instalar la quinta onda del caminante del cielo, cuyo propósito pertenece a la familia del día verde.
De esta manera vemos que la serpiente tiene una relación muy consistente como expresión de los contenidos del día verde. Aparentemente podríamos estar hablando de algo relacionado con la familia Polar (serpiente, perro, águila y sol), pero en realidad lo que está por dentro es algo relacionado con el día verde, con el castillo verde y con la energía de la quinta dimensión.

COLUMNA 6:
Si sobre los sellos que ocupa la serpiente se va a situar la onda del caminante del cielo, el lugar donde se inicia la onda de la serpiente, puesto que es la sexta columna, es el sexto lugar de la onda del caminante del cielo, es decir el espejo 6, que también es en sí un portal dimensional, que forma parte de una de las diagonales que cruzan el Tzolkin, partiendo del sol 7 o sol resonante.
Nuevamente volvemos a encontrar una referencia a la familia del día verde en forma del espejo 6.
La onda de la serpiente ocupa la columna 6 desde el quinto lugar hasta el 17. Toda la columna es de portales dimensionales y tiene su oculto en la columna 8. Las columnas 6 y 8 forman lo que podemos denominar columnas de Hércules, como acceso al interior de la estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, lugar dimensional.
Cuando colocamos el Tzolkin de ondas, el lugar de la onda de la serpiente lo van a ocupar todos los tonos 6, desde la quinta onda, que es la del caminante del cielo y da origen al segundo castillo, hasta la onda 17 de la luna, que es justamente el inicio del castillo verde.
De esta manera podemos ver que por debajo en algo que no se ve de forma inmediata, lo que corresponde al día Neftis en los días epagómenos o Uayeb, tiene una relación con el acceso al castillo verde, porque la onda de la serpiente está uniendo desde el inicio del segundo castillo hasta desembocar en la entrada del castillo verde.
El único castillo que queda fuera en la onda de la serpiente es el primer castillo.
La ubicación de la onda de la serpiente a través de todos los tonos 6, llega hasta la luna, inicio del castillo verde.
Como onda 9 se va a instalar en el noveno lecho horizontal, que es justamente el ocupado por la luna. Los sellos de la onda de la serpiente tienen una resonancia con todos los sellos donde se expresa la luna, por un lado, y con los que expresan el tono 6, en los castillos 2, 3, 4 hasta su inicio en el quinto.
La serpiente es la referencia justamente al vuelo de la serpiente emplumada. Ese vuelo también está haciendo referencia a lo expresado por el castillo verde. De alguna manera de lo que se trata en este código Tzolkin es de reconocer como lo que llamamos kundalini o luz en realidad pertenece a dimensiones superiores. Por ello siempre lo asociado a la luz y a la kundalini merece atención, siendo puestos los contenidos de lo conocido en suspenso, esperando que sea la propia experiencia la que dirija hacia lo que no se conoce.
El misterio de la luz es dejar que ésta luzca sin filtros.

Onda evolutiva de la serpiente: energía de quinta dimensión

onda evolutiva serpiente
ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

La onda de la serpiente es la novena onda y por lo tanto en su forma evolutiva se va a situar sobre la novena fila, que corresponde a la luna.
Eso tiene un significado, porque cuando estamos hablando de ondas, la luna es el inicio del castillo verde.
Pero a su vez, sobre el lugar que ocupan los sellos de la serpiente, que se encuentra en la quinta fila, se va a instalar la quinta onda del caminante del cielo, cuyo propósito pertenece a la familia del día verde.

De esta manera vemos que la serpiente tiene una relación muy consistente como expresión de los contenidos del día verde. Aparentemente podríamos estar hablando de algo relacionado con la familia Polar (serpiente, perro, águila y sol), pero en realidad lo que está por dentro es algo relacionado con el día verde, con el castillo verde y con la energía de la quinta dimensión.

DÍAS EPAGÓMENOS:
Si nos situamos en el Tzolkin tipo vemos que el inicio de la onda de la serpiente es el lugar numerado como 105, al que ya nos hemos referido en otras ocasiones. Un Tzolkin completo tiene 260 días y si añadimos 105 llegamos al día fuera del tiempo (día 365), que lo identificamos con el quinto día epagómeno del Uayeb, que en la tradición del Egipto de las pirámides está dedicado a Neftis.
Neftis es la oscuridad, lo que no se ve. La oscuridad puede asustar, pero en realidad es lo que no se ve. Las cosas suceden y hay un orden que no se ve, y eso es Neftis.
Tu corazón late y no lo ves. Es Neftis; algo real que pertenece a la vida que no se ve.
La sangre corre por tus venas, pero no la ves. Es Neftis.
Los huesos sujetan tu estructura, pero tampoco los ves. Solo ves la superficie, pero todo lo que te permite ser, en niveles que no ves pero que te permiten la existencia, es Neftis.
Es un lugar al que llegas cuando has traspasado la frontera de la superficie para entrar más allá del velo que oculta la realidad. Neftis es más allá del velo; es un gozo, porque más allá del velo es gozo.

COLUMNA 6:
Si sobre los sellos que ocupa la serpiente se va a situar la onda del caminante del cielo, el lugar donde se inicia la onda de la serpiente, puesto que es la sexta columna, es el sexto lugar de la onda del caminante del cielo, es decir el espejo 6, que también es en sí un portal dimensional, que forma parte de una de las diagonales que cruzan el Tzolkin, partiendo del sol 7 o sol resonante.
Nuevamente volvemos a encontrar una referencia a la familia del día verde en forma del espejo 6.

La onda de la serpiente ocupa la columna 6 desde el quinto lugar hasta el 17. Toda la columna es de portales dimensionales y tiene su oculto en la columna 8. Las columnas 6 y 8 forman lo que podemos denominar columnas de Hércules, como acceso al interior de la estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, lugar dimensional.

Cuando colocamos el Tzolkin de ondas, el lugar de la onda de la serpiente lo van a ocupar todos los tonos 6, desde la quinta onda, que es la del caminante del cielo y da origen al segundo castillo, hasta la onda 17 de la luna, que es justamente el inicio del castillo verde.
De esta manera podemos ver que por debajo en algo que no se ve de forma inmediata, lo que corresponde al día Neftis en los días epagómenos o Uayeb, tiene una relación con el acceso al castillo verde, porque la onda de la serpiente está uniendo desde el inicio del segundo castillo hasta desembocar en la entrada del castillo verde.

ONDA DE LA SERPIENTE: del 19 al 31 de diciembre. Elevando energía vital y kundalini

Onda Serpiente
ONDA DE LA SERPIENTE: del 19 al 31 de diciembre

En esta onda el propósito es la serpiente, que en un nivel sencillo podría ser subir la energía vital y la kundalini, cuidando la salud y el estado físico.
Pero estamos en un momento de cambio vibracional y la kundalini supone un programa de posibilidades que es activado a voluntad, en función de si tú quieres o no. El objetivo de la kundalini no es egoico, sino para toda la humanidad. La gente que quiera subir la kundalini para sí misma se está equivocando y haciendo daño. El ascenso de la kundalini es algo grupal, que significa descubrir la hermandad y la similitud entre todos los seres humanos, porque “tú eres otro yo, y yo soy otro tu”.

TONOS EN LA ONDA:
Lo que desafía, y por lo tanto es el maestro que ayuda a crecer es el enlazador de mundos, que significa el poder del desapego o la muerte. Según esto, el conocimiento de otros mundos (en todos los sentidos; puede ser dimensiones, o la muerte, o simplemente un entorno laboral distinto) es algo que en algún momento puede asustar pero a la vez es necesario para evolucionar.
El servicio hacia los demás (la mano) está relacionado con la sanación, en su aspecto más realizador, es decir, de forma activa.
La forma de lograr el propósito (estrella) es mediante la armonía, estética, belleza, e incluso la ética y la integridad.
Lo que da fuerza es la luna, es decir la limpieza de emociones.
En esta onda resulta fácil el juego, la alegría, y en general sacar al niño interior.
Indica que tu trabajo y aprendizaje en esta vida es recuperar la sabiduría que se encuentra en tu interior, activando tu capacidad sanadora, todo ello en grado máximo.
La forma de liberación, por ejemplo ante momentos de tensión, es mediante la creatividad.
La colaboración con la gente se realiza mediante el cuestionamiento (quién eres, qué haces, hacia dónde vas), para expandir conciencia.
Y así, se puede llegar hasta la tierra, presentándote como voluntario para estar en la tierra y cumplir con tu misión.

Onda evolutiva del Caminante del Cielo: Precisa la apertura a la conciencia, la kundalini y el servicio

onda evolutiva del caminante del cielo
ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, la kundalini y el servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

Onda evolutiva de la serpiente: Cuando has traspasado la frontera de la superficie

onda evolutiva serpiente
ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

La onda de la serpiente es la novena onda y por lo tanto en su forma evolutiva se va a situar sobre la novena fila, que corresponde a la luna.
Eso tiene un significado, porque cuando estamos hablando de ondas, la luna es el inicio del castillo verde.
Pero a su vez, sobre el lugar que ocupan los sellos de la serpiente, que se encuentra en la quinta fila, se va a instalar la quinta onda del caminante del cielo, cuyo propósito pertenece a la familia del día verde.

De esta manera vemos que la serpiente tiene una relación muy consistente como expresión de los contenidos del día verde. Aparentemente podríamos estar hablando de algo relacionado con la familia Polar (serpiente, perro, águila y sol), pero en realidad lo que está por dentro es algo relacionado con el día verde, con el castillo verde y con la energía de la quinta dimensión.

DÍAS EPAGOMENOS:
Si nos situamos en el Tzolkin tipo vemos que el inicio de la onda de la serpiente es el lugar numerado como 105, al que ya nos hemos referido en otras ocasiones. Un Tzolkin completo tiene 260 días y si añadimos 105 llegamos al día fuera del tiempo (día 365), que lo identificamos con el quinto día epagómeno del Uayeb, que en la tradición del Egipto de las pirámides está dedicado a Neftis.
Neftis es la oscuridad, lo que no se ve. La oscuridad puede asustar, pero en realidad es lo que no se ve. Las cosas suceden y hay un orden que no se ve, y eso es Neftis.
Tu corazón late y no lo ves. Es Neftis; algo real que pertenece a la vida que no se ve.
La sangre corre por tus venas, pero no la ves. Es Neftis.
Los huesos sujetan tu estructura, pero tampoco los ves. Solo ves la superficie, pero todo lo que te permite ser, en niveles que no ves pero que te permiten la existencia, es Neftis.
Es un lugar al que llegas cuando has traspasado la frontera de la superficie para entrar más allá del velo que oculta la realidad. Neftis es más allá del velo; es un gozo, porque más allá del velo es gozo.

COLUMNA 6:
Si sobre los sellos que ocupa la serpiente se va a situar la onda del caminante del cielo, el lugar donde se inicia la onda de la serpiente, puesto que es la sexta columna, es el sexto lugar de la onda del caminante del cielo, es decir el espejo 6, que también es en sí un portal dimensional, que forma parte de una de las diagonales que cruzan el Tzolkin, partiendo del sol 7 o sol resonante.
Nuevamente volvemos a encontrar una referencia a la familia del día verde en forma del espejo 6.

La onda de la serpiente ocupa la columna 6 desde el quinto lugar hasta el 17. Toda la columna es de portales dimensionales y tiene su oculto en la columna 8. Las columnas 6 y 8 forman lo que podemos denominar columnas de Hércules, como acceso al interior de la estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, lugar dimensional.

Cuando colocamos el Tzolkin de ondas, el lugar de la onda de la serpiente lo van a ocupar todos los tonos 6, desde la quinta onda, que es la del caminante del cielo y da origen al segundo castillo, hasta la onda 17 de la luna, que es justamente el inicio del castillo verde.
De esta manera podemos ver que por debajo en algo que no se ve de forma inmediata, lo que corresponde al día Neftis en los días epagómenos o Uayeb, tiene una relación con el acceso al castillo verde, porque la onda de la serpiente está uniendo desde el inicio del segundo castillo hasta desembocar en la entrada del castillo verde.
El único castillo que queda fuera en la onda de la serpiente es el primer castillo.
La ubicación de la onda de la serpiente a través de todos los tonos 6, llega hasta la luna, inicio del castillo verde.

Como onda 9 se va a instalar en el noveno lecho horizontal, que es justamente el ocupado por la luna. Los sellos de la onda de la serpiente tienen una resonancia con todos los sellos donde se expresa la luna, por un lado, y con los que expresan el tono 6, en los castillos 2, 3, 4 hasta su inicio en el quinto.

La serpiente es la referencia justamente al vuelo de la serpiente emplumada. Ese vuelo también está haciendo referencia a lo expresado por el castillo verde. De alguna manera de lo que se trata en este código Tzolkin es de reconocer como lo que llamamos kundalini o luz en realidad pertenece a dimensiones superiores. Por ello siempre lo asociado a la luz y a la kundalini merece atención, siendo puestos los contenidos de lo conocido en suspenso, esperando que sea la propia experiencia la que dirija hacia lo que no se conoce.
El misterio de la luz es dejar que ésta luzca sin filtros.

ONDA DE LA SERPIENTE: Cuidado del cuerpo y subida de la kundalini

Onda Serpiente
ONDA DE LA SERPIENTE: Del 17 al 29 de julio
La energía de la serpiente, que es de cuidado del cuerpo y subida de la kundalini, va asociada de forma oculta a la energía de la semilla (sembrar, ser uno mismo).

En esta onda el propósito es la serpiente, que en un nivel sencillo podría ser subir la energía vital y la kundalini, cuidando la salud y el estado físico.
Pero estamos en un momento de cambio vibracional y la kundalini supone un programa de posibilidades que es activado a voluntad, en función de si tu quieres o no. El objetivo de la kundalini no es egoico, sino que es para toda la humanidad. La gente que quiera subir la kundalini para sí misma se está equivocando y haciendo daño. El ascenso de la kundalini es algo grupal, que significa descubrir la hermandad y la similitud entre todos los seres humanos, porque “tu eres otro yo, y yo soy otro tu”.

Lo que desafía, y por lo tanto es el maestro que ayuda a crecer es el enlazador de mundos, que significa el poder del desapego o la muerte. Según esto, el conocimiento de otros mundos (en todos los sentidos; puede ser dimensiones, o la muerte, o simplemente un entorno laboral distinto) es algo que en algún momento puede asustar pero a la vez es necesario para evolucionar.
El servicio hacia los demás (la mano) está relacionado con la sanación, en su aspecto más realizador, es decir, de forma activa.
La forma de lograr el propósito (estrella) es mediante la armonía, estética, belleza, e incluso la ética y la integridad.
Lo que da fuerza es la luna, es decir la limpieza de emociones.
En esta onda resulta fácil el juego, la alegría, y en general sacar al niño interior.
Indica que tu trabajo y aprendizaje en esta vida es recuperar la sabiduría que se encuentra en tu interior, activando tu capacidad sanadora, todo ello en grado máximo.
La forma de liberación, por ejemplo ante momentos de tensión, es mediante la creatividad.
La colaboración con la gente se realiza mediante el cuestionamiento (quién eres, qué haces, hacia dónde vas), para expandir conciencia.
Y así, se puede llegar hasta la tierra, presentándote como voluntario para estar en la tierra y cumplir con tu misión.

El cuerpo de tu luz es el apropiado para tus vivencias experienciales

Queremos poner de relieve el momento que estamos viviendo, donde finaliza la onda del humano y se inicia la onda de la serpiente, que es la que transporta los acontecimientos del nuevo ciclo anual, ya que el mago 10, donde se va a situar la puerta del año, pertenece a la onda de la serpiente.

Queremos resaltar meditativa y conscientemente que vamos a entrar en un tiempo con una configuración especial, con el paso de la transformación de la onda del humano a la de la serpiente, que es la entrada en el tercer castillo.
Hay una geografía que están diseñando los castillos, y el tercero, castillo azul, representa el presente, la conciencia y el momento de las vivencias experienciales.
Al pasar de la onda del humano a la onda de la serpiente, estamos entrando en el territorio del tercer castillo, que no es un día ni una onda, sino el periodo amplio de las vivencias experienciales.

Este castillo tiene cuatro ondas, y en primer lugar se encuentra la onda de la SERPIENTE, que está asociada con la aparición y el reencuentro del cuerpo luminoso y la kundalini.
La onda de la serpiente hace referencia al encuentro con tu luz como una realidad, como expresión de lo rojo. Inicia el reencuentro con la realidad de tu cuerpo luminoso y lo activa, aumentándolo a través de vivencias experienciales, de tal manera que el cuerpo de tu luz es el apropiado para tus vivencias experienciales.

La segunda onda del castillo azul es la onda del ESPEJO, que es reconocer en la emoción, el agua. El espejo natural, cuando no está fabricado por las manos humanas, es el agua. El agua en las lagunas, en los charcos y en cualquier otro lugar donde esté recogido, es un espejo.
El ser humano ha aprendido a fabricar espejos, pero el espejo primero y primordial es el agua.
Cuando te adentras en el tiempo azul de las vivencias experienciales, primero reconoces tu cuerpo de luz, porque es el que te va a permitir ampliar todas esas vivencias. Pero en un segundo lugar recibes, y eso es un regalo –el dos en el Tzolkin lo interpretamos como regalo-, la posibilidad de encontrar que tus emociones son una fuerza de conectar con el agua primordial y el espejo.
El espejo es una de las puertas de acceso a una realidad invisible, como explican todas las teorías acerca de los campos cuánticos.

En un tercer lugar, el castillo azul contiene la onda del MONO, esa reconexión con la alegría, la inocencia y el niño divino.
Finalmente en cuarto lugar tenemos como expansión a la onda de la SEMILLA, que es la reconexión con el programa.

Cada onda tiene un sentido propio, que puede ser vivido de forma aislada. Puedes estar dentro de esa onda simplemente, pero las cuatro ondas dan sentido al castillo azul, que es el tiempo de la vivencia experiencial y del presente, que amplían tu conciencia.

El sentido proviene de las cuatro, no de cada una.
Hay una vivencia experiencial que está asociada al cuerpo, a la materialización de tu luz y a la realidad donde tu luz es la realidad corpórea.
En esa situación estás al mismo tiempo viviendo la ley del espejo. Hay una vivencia que toma cuerpo, carácter e impronta cuando has encontrado tu cuerpo de luz y tu kundalini, y al mismo tiempo es lo que da sentido y plenitud a la ley del amor y del espejo, donde tu agua es un espejo, sin necesidad de lógica o pensamiento.
Pero al mismo tiempo rescata tu niño divino desde su inocencia, alegría, plenitud y sabiduría innata, y también al mismo tiempo da sentido a quien tú eres, porque la semilla y tu programa significas “quién eres tú”.

Cuando hablamos del programa es como una forma palabrística de hablar de ti. Quien quiera que tú seas, esa luz, esa forma del espejo y esa inocencia, es lo que significa la semilla.
Cuando encuentras eso es cuando realmente te expandes a ser tú mismo. Esta expansión es ser tú, y eso forma parte del tercer castillo. Cuando encuentras quién eres tú, tus experiencias son totalmente vivificantes; no contienen vacíos, sino que son plenas.

Podemos denominar a la serpiente como la kundalini, por lo que desarrollar la onda de la serpiente es como un desarrollo de la kundalini. Pero la aportación que contiene el tercer castillo como un todo, es que tu kundalini solamente se activa en el nivel real, que es cuando tú eres tú, es decir, cuando has encontrado el programa, que es lo que se expresa en la semilla. Pero solamente eres tú cuando tu presente es el del nuevo nacimiento, es decir la conciencia del niño divino o hijo de Dios. Esa es la tercera onda dentro del tercer castillo.
Y eso solamente sucede cuando tu agua es espejo y cuando tus emociones han recuperado la naturaleza espejo del agua, que nosotros expresamos con el “tú eres otro yo” de la ley del amor del espejo, que está traduciendo la realidad del agua como dimensión anterior a la de la forma, que es donde estamos.
Entonces, la auténtica kundalini está asociada a ser tú, y ser tú es recuperar esa inocencia y alegría, y eso es consecuencia de haber recuperado el poder amoroso y atemporal de tu agua.

Onda de la serpiente evolutiva: El misterio de la luz es dejar que ésta luzca sin filtros.

Onda evolutiva de la serpiente
La onda de la serpiente es la novena onda y por lo tanto en su forma evolutiva se va a situar sobre la novena línea horizontal, que corresponde a la luna.
Eso tiene un significado, porque cuando estamos hablando de ondas, la luna es el inicio del castillo verde.
Pero sobre el lugar que ocupan los sellos de la serpiente, que se encuentra en la quinta línea horizontal, lo que se va a instalar va a ser la quinta onda, caminante del cielo, cuyo propósito pertenece a la familia del día verde.

De esta manera vemos que la serpiente tiene una relación muy consistente como expresión de los contenidos del día verde. Aparentemente pudiera ser que hablásemos de algo relacionado con la familia Polar (serpiente, perro, águila y sol), pero en realidad lo que está por debajo, por detrás y por dentro es algo relacionado con el día verde, con el castillo verde y con la energía de la quinta dimensión.

Si nos situamos en el Tzolkin tipo, vemos que el inicio de la onda de la serpiente es el lugar numerado como 105, al que ya nos hemos referido en otras ocasiones, identificándolo con el quinto día epagómeno del Uayeb, que en la tradición del Egipto de las pirámides está dedicado a Neftis.
Neftis es la oscuridad, lo que no se ve. La oscuridad puede asustar, pero en realidad es lo que no se ve. Las cosas suceden y hay un orden que no se ve, y eso es Neftis.
Tu corazón late y no lo ves. Es Neftis; algo real que pertenece a la vida que no se ve.
La sangre corre por tus venas, pero no la ves. Es Neftis.
Los huesos sujetan tu estructura, pero tampoco los ves. Solo ves la superficie, pero todo lo que te permite ser, en niveles que no ves pero que te permiten la existencia, es Neftis.
Es un lugar al que llegas cuando has traspasado la frontera de la superficie para entrar más allá del velo que oculta la realidad. Neftis es más allá del velo; es un gozo, porque más allá del velo es gozo.

Si sobre los sellos que ocupa la serpiente se va a situar la onda del caminante del cielo, el lugar donde se inicia la onda de la serpiente, puesto que es la sexta columna, es el sexto lugar de la onda del caminante del cielo, es decir el espejo 6, que también es en sí un portal dimensional, que forma parte de una de las diagonales que cruzan el Tzolkin, partiendo del sol 7 o sol resonante.
Nuevamente volvemos a encontrar una referencia a la familia del día verde en forma del espejo 6.

La onda de la serpiente ocupa la columna 6 desde el quinto lugar hasta el 17. Toda la columna es de portales dimensionales y tiene su oculto en la columna 8. Las columnas 6 y 8 forman lo que podemos denominar columnas de Hércules, como acceso al interior de la estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, lugar dimensional.

Cuando colocamos el Tzolkin de ondas, el lugar de la onda de la serpiente lo van a ocupar todos los tonos 6, desde la quinta onda, que es la del caminante del cielo y da origen al segundo castillo, hasta la onda 17 de la luna, que es justamente el inicio del castillo verde.
De esta manera podemos ver que por debajo en algo que no se ve de forma inmediata, lo que corresponde al día Neftis en los días epagómenos o Uayeb, tiene una relación con el acceso al castillo verde, porque la onda de la serpiente está uniendo desde el inicio del segundo castillo hasta desembocar en la entrada del castillo verde.
El único castillo que queda fuera en la onda de la serpiente es el primer castillo.
La ubicación de la onda de la serpiente a través de todos los tonos 6, llega hasta la luna, inicio del castillo verde.

Como onda 9 se va a instalar en el noveno lecho horizontal, que es justamente el ocupado por la luna. Los sellos de la onda de la serpiente tienen una resonancia con todos los sellos donde se expresa la luna, por un lado, y con los que expresan el tono 6, en los castillos 2, 3, 4 hasta su inicio en el quinto.

La serpiente es la referencia justamente al vuelo de la serpiente emplumada. Ese vuelo también está haciendo referencia a lo expresado por el castillo verde. De alguna manera de lo que se trata en este código Tzolkin es reconocer como lo que llamamos kundalini o luz en realidad pertenece a dimensiones superiores. Por ello siempre lo asociado a la luz y a la kundalini merece atención, siendo puestos los contenidos de lo conocido en suspenso, esperando que sea la propia experiencia la que dirija hacia lo que no se conoce.
El misterio de la luz es dejar que ésta luzca sin filtros.

ONDA DE LA SERPIENTE: El cuidado del cuerpo y la subida de la kundalini

ONDA DE LA SERPIENTE (Del 30 de octubre al 11 de noviembre)
La energía de la serpiente, que es de cuidado del cuerpo y subida de la kundalini, va asociada de forma oculta a la energía de la semilla (onda oculta), asociada a sembrar y ser uno mismo.

En esta onda, el propósito es la serpiente, que en un nivel sencillo podría ser subir la energía vital y la kundalini, cuidando la salud y el estado físico.
Pero estamos en un momento de cambio vibracional y la kundalini supone un programa de posibilidades que es activado a voluntad, en función de si tu quieres o no. El objetivo de la kundalini no es egoico, sino que es para toda la humanidad. La gente que quiera subir la kundalini para sí misma se está equivocando y haciendo daño. El ascenso de la kundalini es algo grupal, que significa descubrir la hermandad y la similitud entre todos los seres humanos, porque “tu eres otro yo, y yo soy otro tu”.

Lo que desafía, y por lo tanto es el maestro que ayuda a crecer es el enlazador de mundos, que significa el poder del desapego o la muerte. Según esto, el conocimiento de otros mundos (en todos los sentidos; puede ser dimensiones, o la muerte, o simplemente un entorno laboral distinto) es algo que en algún momento puede asustar pero a la vez es necesario para evolucionar.
El servicio hacia los demás (la mano) está relacionado con la sanación, en su aspecto más realizador, es decir, de forma activa.
La forma de lograr el propósito (estrella) es mediante la armonía, estética, belleza, e incluso la ética y la integridad.
Lo que da fuerza es la luna, es decir la limpieza de emociones.
En esta onda resulta fácil el juego, la alegría, y en general sacar al niño interior.
Indica que tu trabajo y aprendizaje en esta vida es recuperar la sabiduría que se encuentra en tu interior, activando tu capacidad sanadora, todo ello en grado máximo.
La forma de liberación, por ejemplo ante momentos de tensión, es mediante la creatividad.
La colaboración con la gente se realiza mediante el cuestionamiento (quién eres, qué haces, hacia dónde vas), para expandir conciencia.
Y así, se puede llegar hasta la tierra, presentándote como voluntario para estar en la tierra y cumplir con tu misión.