ONDA DE LA SERPIENTE: Del 5 al 17 de Septiembre

ONDA DE LA SERPIENTE: Del 5 al 17 de Septiembre

En esta onda el propósito es la serpiente, que en un nivel sencillo podría ser subir la energía vital y la kundalini, cuidando la salud y el estado físico.
Pero estamos en un momento de cambio vibracional y la kundalini supone un programa de posibilidades que es activado a voluntad, en función de si tú quieres o no. El objetivo de la kundalini no es egoico, sino para toda la humanidad. La gente que quiera subir la kundalini para sí misma se está equivocando y haciendo daño. El ascenso de la kundalini es algo grupal, que significa descubrir la hermandad y la similitud entre todos los seres humanos, porque “tú eres otro yo, y yo soy otro tu”.

TONOS EN LA ONDA:
Lo que desafía, y por lo tanto es el maestro que ayuda a crecer es el enlazador de mundos, que significa el poder del desapego o la muerte. Según esto, el conocimiento de otros mundos (en todos los sentidos; puede ser dimensiones, o la muerte, o simplemente un entorno laboral distinto) es algo que en algún momento puede asustar pero a la vez es necesario para evolucionar.
El servicio hacia los demás (la mano) está relacionado con la sanación, en su aspecto más realizador, es decir, de forma activa.
La forma de lograr el propósito (estrella) es mediante la armonía, estética, belleza, e incluso la ética y la integridad.
Lo que da fuerza es la luna, es decir la limpieza de emociones.
En esta onda resulta fácil el juego, la alegría, y en general sacar al niño interior.
Indica que tu trabajo y aprendizaje en esta vida es recuperar la sabiduría que se encuentra en tu interior, activando tu capacidad sanadora, todo ello en grado máximo.
La forma de liberación, por ejemplo ante momentos de tensión, es mediante la creatividad.
La colaboración con la gente se realiza mediante el cuestionamiento (quién eres, qué haces, hacia dónde vas), para expandir conciencia.
Y así, se puede llegar hasta la tierra, presentándote como voluntario para estar en la tierra y cumplir con tu misión.

Onda del enlazador de mundos: del 28 de julio al 9 de agosto

ONDA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS: Del 28 de julio al 9 de agosto

La onda del enlazador es la segunda onda del segundo castillo, o dicho de otro modo es la onda 2 del castillo 2, y como no puede ser menos viene expresada por el segundo color que es el blanco.
Si el dos hace una referencia al otro, esta onda contiene al menos por triplicado esa referencia. Por ese motivo la persona no puede ser ego, yo, sino “otro”, y de esa manera descubre su química, que es de unión, de enlazar y de tender puentes y conexiones con el otro.

No es el atrapamiento del otro, como vemos que está hoy tan de moda y tan de manifiesto. La publicidad trata de atrapar al otro pero para vaciar sus bolsillos; la política trata de atrapar al otro, también para vaciar sus bolsillos, endiosando a sus líderes; y cierto tipo de sexualidad trata de convertir al otro en una cosa.
Pero el enlazador lo que expresa es la solidaridad y el desapego. Expresa la solidaridad porque pertenece a la familia del dragón, es decir, es luz procedente de dimensiones superiores que entra en la forma para cumplir una misión.
El enlazador también es el dos del dragón, por lo que es la onda dos del castillo dos, apareciendo con el color 2 blanco, pero también es el dos del dragón.

El enlazador presenta un simbolismo complejo, y por lo tanto más necesario de atención, porque hay un misterio y un regalo en ello. El enlazador es la segunda forma en que aparece el dragón (familia cardinal), que es la luz cumpliendo una misión, que toma forma, como explica el Bosón de Higgs.
Lo primero que hace la luz, el fotón, es transformarse en materia en el Bosón, y decimos que eso lo hace cumpliendo una misión, desde esa energía que se ocupa de todos, que inicia, instruye, nutre y se interesa por todos los seres.

Pero ese mismo dragón que es el Bosón de Higgs, visto desde otro ángulo aparece como un enlazador, como algo que une. Es importante encontrar en la luz el significado de unir, porque cada vez que tu conciencia recibe un extra de luz, se siente más unido a todas las personas.
La iluminación no te hace ver como malvadas a las demás personas ni despierta energías destructivas, sino que, al contrario, refuerza tu conexión con las demás personas y con la realidad en cualquier forma en que aparezca, porque aumenta tu capacidad de amar.
La iluminación activa lo que te une, despertando las neuronas espejo y la empatía. La iluminación te hace amar y no destruir.

Por un lado, hay una fuerza en la sociedad que impulsa frenéticamente a construir y fabricar cosas para que se deterioren y se rompan, o para que “pasen de moda”, de forma que sea necesario fabricar y comprar otra cosa nueva.
Por otro lado, hay otra corriente que se encamina hacia el reciclado, la conservación y la sanación, y hacia la modificación de la forma de vivir y la ampliación de la conciencia como forma de sanarte.

En la primera versión, la de fabricar y romper para consumir, el cuerpo se trata como robot y entonces parece que el ideal no es sanar sino, a través de operaciones, poner prótesis y dispositivos.
Parece entonces que vamos en dos direcciones. Aquí vemos que la libertad y el ser humano están asociados a la luz cumpliendo una misión de manera enlazadora, uniendo, no deshaciéndote.

Podríamos pensar que el enlazador, que también significa la muerte y el desapego, te invita no a unir sino a deshacerte de las cosas, pero si miramos la onda del enlazador, que es la forma blanca del dragón, es decir la forma emocional y amorosa del dragón, vemos que lo primero que propone es la MANO (tono 2 onda enlazador), que es la impecabilidad de la acción, la sanación y, muy importante, el reconocimiento de en qué momentos actúas en contra del amor. Es decir, se sitúa en un plano emocional, no físico.

El tercer elemento es la ESTRELLA, reforzando lo que te une a las demás personas, que en definitiva es la luz y por tanto esa iluminación que te permite amar a todas las personas.
En cuarto lugar aparece la LUNA, que es la emoción y el agua. Y en quinto lugar lo que le da fuerza es el amor incondicional del PERRO. Consecuentemente no vemos nada que contenga la idea de deshacerte de nada ni de nadie, ni de trozos de tu cuerpo, sino al contrario, de lo que habla esta onda es de luz y amor.

En sexto lugar, como puerta, está la alegría y la recuperación de la inocencia (MONO), y en séptimo lugar, como canalización, está la libertad (HUMANO). En octavo lugar está la integridad del CAMINANTE DEL CIELO y en noveno lugar, dándole también fuerza para llegar a la transcendencia, vemos al MAGO, que también es una consideración amorosa de la realidad.
En décimo lugar, como perfección, está la visión de la maravilla del ÁGUILA, y en el lugar once, como liberación de luz, vemos la expansión de la conciencia del GUERRERO.
Como 12 está la TIERRA, con esa alineación con el corazón del cielo que te convierte en un voluntario; un voluntario para vivir la vida tal y como aparece, porque reconoces que el orden está sustentado desde dimensiones superiores.
Y como 13 te sitúas en el ESPEJO. Aquí la espada no es el bisturí que quita las arrugas, sino que el espejo y el cuchillo de obsidiana es la ley del amor, el in lak’ech, es decir, lo que te une a todo.

¿Por qué los mayas determinaron la existencia de 13 tonos que corresponden a 13 ciclos lunares?

¿Por qué los mayas determinaron la existencia de 13 tonos que corresponden a 13 ciclos lunares?, ¿por qué usaron el 13 y no el 14, por ejemplo?
(compartimos la respuesta)

Los mayas hablan de los 20 kines, que significan días, y luego hablan de otra ordenación basada en el 13, que determina ondas. En el lenguaje común se le llama 13 tonos lunares, pero lo importante no es que sean lunares o no lunares, porque hablar de 13 tonos lunares puede simplemente significar que se trata de 13 energías, 13 tonos que no siguen la secuencia de los días, que son solares.
Entonces, estaríamos diciendo que son 13 tonos no solares, como equivalente a lunares. Es decir, es otra secuencia diferente a la de los kines, no siendo lo más importante el que sea lunar o no, sino que es una secuencia diferente de la anterior.

Esa secuencia de 13 explica las 13 columnas que aparecen en el Tzolkin de 260 kines. Por ese motivo no hay 14, porque la columna 14 es la repetición de la columna 1.
Lo importante es encontrar que uno de los ritmos vitales aparece como 20. La observación te puede llevar a encontrar que hay una secuencia que está basada en el 20 para que sucedan cosas, y que mientras está sucediendo esa secuencia de 20, aparecen otras cosas en una secuencia de 13, mostrando que la profundidad de la realidad contiene muchos planos y muchos niveles, y unos se superponen en otros.

Que haya secuencias de 20 sellos, de 20 ondas, de 13 tonos y de 13 columnas, y que de ahí se pueda sacar una enseñanza, muestra cómo el hombre es un ser multi dimensional y que está actuando al mismo tiempo en varios niveles y no solamente en uno.
También expresa cómo hay sucesos que son los de tu voluntad, que quieren ir hacia un sitio que está en el futuro, pero que también hay acontecimientos que van del futuro hacia ti. Es decir, desde donde no has llegado hay algo que se está dirigiendo hacia ti para darte energía, y ese es el camino de los guías que vienen a buscarte.

En esa secuencia de 13, el centro, es decir el tono 7, equivalente a la columna 7, contiene un momento especial, que se expresa como nuevo nacimiento y que está envuelto en esos 13. Puedes reconocer cómo en tu vida hay un momento especial que tiene una preparación, que es el periodo del 1 al 7, pero que luego tiene una continuación, que es el periodo del 7 al 13.
Ese momento ha sido tal vez una idea fulgurante que ha aparecido en tu interior como una cosa muy puntual, pero te ha permitido luego un desarrollo; no era solamente encontrar esa idea sino su desarrollo posterior de esa idea.

Es decir, hay un momento de genialidad y eso corresponde al 7, porque esa genialidad está sustentada en lo que has vivido antes, pero su importancia está en lo que vas a vivir después.
Eso está expresando el ritmo de 13. Es importante que llegues al 13, pero antes sucede una cosa maravillosa en el 7. En el 7 es donde se encuentra la energía fluyente, como 7, con la energía que viene a buscarte desde el 13, también como 7.

Vivir el 14 también es importante, porque es como sello el mago, es decir, entrar en lo que hay más allá de la apariencia, y como onda el perro, es decir, la vivencia del amor incondicional. Pero el Tzolkin como tal expresa 13 columnas.

También los 13 tonos se pueden asociar con 13 meses lunares de 28 días. La única cuestión es que realmente la luna no tiene un ciclo de 28 días, sino que lo que nosotros vemos desde la tierra es un ciclo de 29,5 días aproximadamente. Consecuentemente, hay años que puedes ver 13 veces la luna, pero también hay muchos años que solamente vas a ver 12.
De cualquier manera, las 13 columnas también pueden hacer referencias a 13 agrupaciones de 28 días, donde van a aparecer en cada agrupación cuatro niveles de 7 en 7, donde 7 días pueden ser rojos, 7 blancos, 7 azul y 7 amarillos.
Como no aparece espacio para el verde, aquí la denominación lunar mostraría que se trata de algo que sucede en la cuarta dimensión, mientras que los 20 sellos, con sus cinco niveles, muestran un camino a la quinta dimensión.
Sin embargo, la quinta dimensión siempre está presente, y aquí aparece en el día fuera del tiempo. Las 13 lunas de 28 días, que hacen referencia a los 13 tonos, acabarían el día 364, quedando un día y también una fracción para completar el año. Ese día es el “día fuera del tiempo”, de ajuste y meditación, que también expresa la quinta dimensión.

¿Por qué aparecen 20 sellos y en ese orden?

¿Por qué aparecen 20 sellos y en ese orden?
(compartimos la respuesta)

Los sellos en ese orden cuentan la historia de cómo llegar a la iluminación. Están expresando en esa historia cómo entrar en otra dimensión. Eso es el primer sello, que es el dragón, uno de cuyos significados es la solidaridad. Cuando vives tu vida desde la solidaridad inicias un camino que te lleva a la iluminación, pero no puedes empezar tu camino a la iluminación buscando la iluminación. Solo vas a buscar la iluminación cuando vives la solidaridad, y no una solidaridad para ver si ya me aprueban en esta asignatura y puedo pasar a la siguiente, sino cuando vives con plenitud desde la solidaridad sin esperar nada más que la solidaridad.

Los 20 sellos van mostrando y siendo expresión de esa evolución. Aparecen en 5 niveles, donde algo va a ser rojo, luego blanco, después azul y luego amarillo. En cada nivel se va a repetir esa secuencia. Por ese motivo es necesario conocer qué significa cada sello.

Después, ves que no solamente hay 20 sellos sino que esos 20 sellos se van a ir repitiendo, apareciendo 260 antes de que vuelvas a repetir el primero. Es decir, el dragón 1 es el 1 que llega al 260 como sol 13, y entonces el siguiente, el 261, vuelve a ser dragón 1, volviendo a repetir.
Entonces, si examinas esos 260 sellos enlazados de 13 en 13, resulta que también son 20 pero ya no sellos, sino grupos de 13 sellos, que es lo que se llaman ondas. Comienzan también con la onda del dragón y se dirigen como onda 20 equivalente al sol, a la estrella como onda, que habla de la sociedad de la estrella.

Cuando vives los 20 sellos en el orden en que aparecen, vives algo que va desde la solidaridad hasta la iluminación personal, como sol. Ese es el trabajo personal. Pero cuando sigues la secuencia de las ondas vas desde la solidaridad al encuentro de la sociedad de la estrella, donde todas las personas son soles; son estrellas. De esa manera hay dos caminos superpuestos, el interior, donde tú hablas contigo mismo y te posicionas, y el grupal.

ONDA DE LA MANO: Del 19 de junio al 1 de julio


ONDA DE LA MANO: Del 19 de junio al 1 de julio

TONOS DE LA ONDA:
La onda de la mano termina en la tormenta, por lo que cuando trabajas en esta onda estás avanzando hacia la transformación.
Lo que da fuerza a la sanación (mano) en este camino es la alegría y el juego (tono 5, mono), así como la intuición y la creatividad (tono 9, águila) dan fuerza y posibilitan la sanación instantánea (tormenta, tono 13).
En el camino hacia la transformación, el desafío es el trabajo con la ética y la prosperidad (tono 2, estrella), pero es el que a su vez puede ayudarnos a avanzar.

La liberación se consigue en esta onda con la alineación y el encuentro con uno mismo (tierra, tono 11).
El cambio de energía en esta onda desde la sanación hacia la transformación, se produce con el caminante del cielo (tono 7), donde se puede canalizar y por lo tanto resulta fácil, la eliminación de patrones mentales y restricciones.

La transcendencia se alcanza al llegar a la tormenta, que corresponde a los cambios instantáneos. En nuestras manos está la capacidad y oportunidad de sanación, hacia nosotros y hacia los demás.
La luna aparece como tono 3 en la onda de la mano. Es el tercer tres. Y la luna es la emoción. Pero el número tres es el servicio. Siente, permítete sentir, para ayudar a los seres humanos a ser humanos. De alguna manera es un servicio, que está dentro de ti y lo puedes hacer en cualquier momento. Sueña lo mejor, sueña la abundancia, para que ocurra. Tiéndele un puente a la abundancia.
El espejo se presenta como tono 12 de la onda de la Mano, es decir como algo sanador con vocación de colaborar con la vida, con todo lo existente.
La onda de la mano, que es la tercera onda, la onda del servicio, también es la que enlaza con el sol, con la iluminación. La auténtica sanación es la iluminación, de modo que cuando el sol se abre a la transcendencia, vemos cuál es la naturaleza de esa iluminación, y es todo lo que contiene el castillo verde; algo nuevo, pero que siempre ha estado ahí.

INTERPRETACIÓN:
La onda de la MANO hace referencia a la impecabilidad de la acción, y también a la sana acción y a la acción sanadora. Lo primero que nos encontramos como tono 2 es que la impecabilidad de la acción te sitúa en la armonía de la ESTRELLA en tu interacción con el otro. Es decir que para que la acción sea impecable tu relación con el otro, con el dos, tiene que ser ética, armónica y bella, porque la belleza es algo vibracional. Si no aparece esa vibración de la maravilla y de la belleza, la acción podrá ser correcta y adecuada, pero impecable es algo más que correcto.

La acción impecable también tiene que estar llena de una emoción (LUNA), que solo puede ser amorosa (PERRO) para que sea útil al grupo. El tono 4 nos habla del amor incondicional. Para que una acción sea impecable tiene que estar hecha como indica el perro, es decir, llena de amor incondicional. Y acabamos de ver que lo que le da fuerza (tono 5) es la alegría y la inocencia (MONO).

En el tono 6 la impecabilidad de la acción nos habla de la libertad (HUMANO). Asociamos el tono 6 con la columna 6, donde están todos los portales que te permiten acceder a la resonancia, al nuevo nacimiento.
Entonces vemos cómo en la impecabilidad de la acción también se abre una puerta a la resonancia, desde la libertad. Si una acción es correcta, pero es forzada y no libre, no abre esa puerta a la resonancia porque no es impecable; no lleva en la vibración la sanación.
La libertad abre una puerta que hace un exorcismo y eso sucede en todas las direcciones. Hace un exorcismo sobre la persona que es impecable en su hacer desde la libertad, y hace un exorcismo sobre las personas que reciben el resultado de esa acción. Y por eso es una acción sana y sanadora.

ONDAS DE LA MANO Y EL VIENTO:
La onda asociada de la mano es el viento, ya que el oculto del viento 1 es la tormenta 13, cuya onda comienza en la mano.
La comunicación (viento) va asociada a la sanación y realización (mano): la palabra o el sonido es lo más sanador que hay o, dicho en negativo, lo más ofensor que hay, incluso puede destruir a una persona. Si te cierras a la comunicación, enfermas. Incluso algunas personas asocian el aislamiento con enfermedades graves como el cáncer.
Según el viento se transforma en mago (onda del viento), la mano se va transformando en tormenta (onda de la mano). Esto quiere decir que cada vez que se avanza en la sabiduría, te vas transformando, pudiendo conseguir la sanación instantánea, aunque exija un esfuerzo.
La capacidad de sanación instantánea por lo tanto es posible trabajando con las ondas del viento y de la mano. Podrá exigir un esfuerzo de conciencia, centrándose, pero es posible.
Mano y Viento son de la misma familia y expresan una similitud, donde lo que cambia es el tipo de experiencia.
El Viento es una Mano, que viene a querer decir que el espíritu es la energía que hace todas las cosas. Si algo llega a realizarse, o sea si algo llega a ser real, es desde una dimensión espiritual

Onda del enlazador de mundos: del 10 al 22 de noviembre

onda-enlazador-de-mundos
ONDA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS: Del 10 al 22 de noviembre

La onda del enlazador de mundos es la segunda onda del segundo castillo, o dicho de otro modo es la onda 2 del castillo 2, y como no puede ser menos viene expresada por el segundo color que es el blanco.
Si el dos hace una referencia al otro, esta onda contiene al menos por triplicado esa referencia. Por ese motivo la persona no puede ser ego, yo, sino “otro”, y de esa manera descubre su química, que es de unión, de enlazar y de tender puentes y conexiones con el otro.

No es el atrapamiento del otro, como vemos que está hoy tan de moda y tan de manifiesto. La publicidad trata de atrapar al otro pero para vaciar sus bolsillos; la política trata de atrapar al otro, también para vaciar sus bolsillos, endiosando a sus líderes; y cierto tipo de sexualidad trata de convertir al otro en una cosa.
Pero el enlazador lo que expresa es la solidaridad y el desapego. Expresa la solidaridad porque pertenece a la familia del dragón, es decir, es luz procedente de dimensiones superiores que entra en la forma para cumplir una misión.
El enlazador también es el dos del dragón, por lo que es la onda dos del castillo dos, apareciendo con el color 2 blanco, pero también es el dos del dragón.

El enlazador presenta un simbolismo complejo, y por lo tanto más necesario de atención, porque hay un misterio y un regalo en ello. El enlazador es la segunda forma en que aparece el dragón (familia cardinal), que es la luz cumpliendo una misión, que toma forma, como explica el Bosón de Higgs.
Lo primero que hace la luz, el fotón, es transformarse en materia en el Bosón, y decimos que eso lo hace cumpliendo una misión, desde esa energía que se ocupa de todos, que inicia, instruye, nutre y se interesa por todos los seres.

Pero ese mismo dragón que es el Bosón de Higgs, visto desde otro ángulo aparece como un enlazador, como algo que une. Es importante encontrar en la luz el significado de unir, porque cada vez que tu conciencia recibe un extra de luz, se siente más unido a todas las personas.
La iluminación no te hace ver como malvadas a las demás personas ni despierta energías destructivas, sino que, al contrario, refuerza tu conexión con las demás personas y con la realidad en cualquier forma en que aparezca, porque aumenta tu capacidad de amar.
La iluminación activa lo que te une, despertando las neuronas espejo y la empatía. La iluminación te hace amar y no destruir.

Por un lado, hay una fuerza en la sociedad que impulsa frenéticamente a construir y fabricar cosas para que se deterioren y se rompan, o para que “pasen de moda”, de forma que sea necesario fabricar y comprar otra cosa nueva.
Por otro lado, hay otra corriente que se encamina hacia el reciclado, la conservación y la sanación, y hacia la modificación de la forma de vivir y la ampliación de la conciencia como forma de sanarte.

En la primera versión, la de fabricar y romper para consumir, el cuerpo se trata como robot y entonces parece que el ideal no es sanar sino, a través de operaciones, poner prótesis y dispositivos.
Parece entonces que vamos en dos direcciones. Aquí vemos que la libertad y el ser humano están asociados a la luz cumpliendo una misión de manera enlazadora, uniendo, no deshaciéndote.

Podríamos pensar que el enlazador, que también significa la muerte y el desapego, te invita no a unir sino a deshacerte de las cosas, pero si miramos la onda del enlazador, que es la forma blanca del dragón, es decir la forma emocional y amorosa del dragón, vemos que lo primero que propone es la MANO (tono 2 onda enlazador), que es la impecabilidad de la acción, la sanación y, muy importante, el reconocimiento de en qué momentos actúas en contra del amor. Es decir, se sitúa en un plano emocional, no físico.

El tercer elemento es la ESTRELLA, reforzando lo que te une a las demás personas, que en definitiva es la luz y por tanto esa iluminación que te permite amar a todas las personas.
En cuarto lugar aparece la LUNA, que es la emoción y el agua. Y en quinto lugar lo que le da fuerza es el amor incondicional del PERRO. Consecuentemente no vemos nada que contenga la idea de deshacerte de nada ni de nadie, ni de trozos de tu cuerpo, sino al contrario, de lo que habla esta onda es de luz y amor.

En sexto lugar, como puerta, está la alegría y la recuperación de la inocencia (MONO), y en séptimo lugar, como canalización, está la libertad (HUMANO). En octavo lugar está la integridad del CAMINANTE DEL CIELO y en noveno lugar, dándole también fuerza para llegar a la transcendencia, vemos al MAGO, que también es una consideración amorosa de la realidad.
En décimo lugar, como perfección, está la visión de la maravilla del ÁGUILA, y en el lugar once, como liberación de luz, vemos la expansión de la conciencia del GUERRERO.
Como 12 está la TIERRA, con esa alineación con el corazón del cielo que te convierte en un voluntario; un voluntario para vivir la vida tal y como aparece, porque reconoces que el orden está sustentado desde dimensiones superiores.
Y como 13 te sitúas en el ESPEJO. Aquí la espada no es el bisturí que quita las arrugas, sino que el espejo y el cuchillo de obsidiana es la ley del amor, el in lak’ech, es decir, lo que te une a todo.

Onda del caminante del cielo: del 28 de octubre al 9 de noviembre

Onda Caminante del Cielo
La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13). Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.
En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.
La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)
El sello que da fuerza al caminante del cielo es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.
La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.
Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero, la publicidad o las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.