En los momentos de beatitud

EN LOS MOMENTOS DE BEATITUD (Extracto del nuevo libro en preparación)

En los momentos de beatitud es maravilloso permitir asomarse a tu momento gozoso a las personas que amas y con las que te sientes vinculado.
Esos momentos maravillosos se ven enriquecidos por la presencia desde el ensueño de tus seres queridos. La presencia de las personas que amas siempre te enriquece y da sentido a tu vida.

El camino del gozo se abre cuando asumes que en ti está presente todo tu linaje y seres queridos. Eres el encargado de entrar en ese momento maravilloso para todos, porque tú eres todos y todos son tú.
Todas las vivencias del ser humano desde la profundidad de lo óptimo, pertenecen también al arquetipo.

Es parte de la misión de los humanos de hoy, que son los humanos del in lak’ech. Desapegarse del ego y gozar para el arquetipo.

Conseguir lo que quieres. ¿Correcto?

Consigues lo que quieres. Correcto. Si focalizas tu energía en conseguir lo que quieres, seguro que más pronto o más tarde consigues lo que quieres. Correcto.
Solo que cuando consigues lo que quieres quizá te das cuenta de que no quieres lo que consigues, porque en el nivel profundo lo que consigues no es lo que quieres.

Hay toda una serie de pensamientos de catástrofes, de previsión, de evitación; evitación de cosas indeseables, como hambre, descenso social, violencia o robos, que quizá ponen en marcha una actitud de defensa que lleva a canalizar tu energía a conseguir ese objetivo.
Y quizá consigues, más pronto, más tarde o gradualmente, evitar los problemas, y también consigues que cuando llegan los problemas tengas resortes para protegerte.

Entonces te das cuenta de que estás en un territorio de “cierta seguridad”, apareciendo el tiempo que pasa y la conciencia, y con la conciencia, las preguntas.
¿Era esto todo, evitar lo malo? Toda mi vida me he preparado para evitar lo malo, pero, ¿existe lo malo?, ¿existe lo bueno?, ¿lo bueno es evitar lo malo o es otra cosa? He evitado lo malo, pero ¿he conseguido lo bueno?
Alguien me habla de lo óptimo, ¿qué puede ser lo óptimo?, ¿existe lo óptimo?
Al conseguir evitar lo malo, ¿he evitado también lo óptimo?

El sol está solo hasta que descubre que las demás personas también son estrellas

El sol está solo hasta que descubre que las demás personas también son estrellas. Entonces, se da cuenta de que está en el cielo. El sol, que eres tú, está solo hasta que encuentra el cielo.

Eso también tiene dos momentos, uno cuando el sol está solo, que eres tú, y otro cuando encuentras que las demás personas son seres luminosos y celestes, y entonces puedes descansar.
El sol, que eres tú cuando estás solo, puede verse maravillos@ y el más importante, porque es el que tiene luz entre todos los demás seres que no tienen luz. El sol está solo con su luz. También está trabajando incesantemente, porque llevar la luz es un trabajo del que no puedes huir. Es un trabajo forzado.
Por un lado, eres luz y eso es maravilloso, pero por otro lado es un trabajo forzado, porque si no lo haces tú, no lo hace nadie y pasan cosas malas. Si tú no lo haces, la vida no funciona.
Hasta que encuentras el cielo, donde todas las personas son seres maravillosos y luminosos, y entonces descansas y ya no estás obligado, es decir, no actúas desde la supervivencia, que te dice que si tú no lo haces nadie lo hace por ti y suceden cosas malas; si no te esfuerzas, no puedes vivir.

Cuando descubres el cielo, y entras en él, descansas. Cuando encuentras que todas las demás personas y todo lo que te rodea es maravilloso, es decir, que estás en lo óptimo, entonces descansas, porque lo óptimo no depende de ti, sino que es para ti.

El error no es de lo óptimo

EL ERROR NO ES DE LO ÓPTIMO:
(Extracto del nuevo libro en preparación “El poder del agua. El poder de la emoción”, de un año luna 9).

Así como la seguridad colabora con el depredador cortándote las alas de águila y bloqueando la emoción que te lleva al cielo, la enfermedad colabora con los guías para devolverte el alma y rescatar a tus ancestros, porque las enfermedades del cuerpo físico expresan el daño emocional de la ancestralidad y su alejamiento del cumplimiento de su misión como seres de luz.

El cuerpo físico, que como tal es luz cumpliendo una misión, obedece permanentemente las órdenes codificadas en genes y cromosomas, y cuando esas órdenes codificadas llevan a la enfermedad, manifiestan un error.
Pero el error no es de lo óptimo sino de vivencias humanas erradas que alejan de lo óptimo, rompiendo la malla de amor que une a la realidad Dios, de la que formas parte.

Tu cuerpo físico a través de los genes y cromosomas ES todos tus ancestros. Todos se asoman al tiempo a través de tu cuerpo.
La transformación sucede a través de vivencias experienciales que despiertan conciencia, y con ello sanación, nacimiento, resurrección, visión del gozo y abundancia.
El cuerpo expresa el daño emocional de la ancestralidad y permite su sanación y liberación.

La maravilla siempre insiste

(4/12/2014)
Sí, la maravilla siempre insiste. Quizá necesita a veces pararte, interrumpirte, extraviarte o llevarte al error para que la escuches y para que al encontrarte en una situación extraña mires a tu alrededor desde lo auténtico, y entonces percibas.

Hay momentos en que no puedes seguir y entonces te paras. Como no entiendes qué sucede, cierras los ojos y allí, en la oscuridad, escuchas.
Cuando escuchas mirando la oscuridad, a veces encuentras la luz, que se filtra como un resquicio y resuena.
Luego los ángeles siempre te ayudan. Ni siquiera necesitas comprenderlo. Lo primero que necesitas es desistir, deponer.

Romper la fidelidad al pasado permite acceder a lo nuevo.
Romper la fidelidad al pasado tóxico permite acceder a lo óptimo.

El centro del mundo está en el interior de cada conciencia

Quizá conviene resituar el centro del mundo, o sea el centro de la realidad, y no buscarlo fuera, sino dentro de cada conciencia.
El centro del mundo y el centro de la realidad están en el interior de cada conciencia, porque toda la realidad se conforma y toma forma entorno a una conciencia, y es como un diálogo.

De modo que cada expansión de la conciencia interesa y afecta a toda la realidad; modifica y co-crea la realidad.
Claro que desde ese enfoque aparece un nuevo condicionante de la conciencia que es la responsabilidad. La expansión de la conciencia supone también la co-responsabilidad.

La expansión de la conciencia, que es algo que viene expresado en el código Tzolkin por el guerrero, es el paso previo, en su modelo transcendente o como onda, al acceso al castillo verde, o sea a lo óptimo.
De modo que ese encuentro con la responsabilidad es un despertar; es el despertar de la conciencia de lo óptimo, y el acceso a un nuevo estado de conciencia, que es descrito como quinto castillo, donde cada persona ha expandido su estado de conciencia de voluntario al estado de conciencia de la fusión y de la maravilla, que es plenamente amoroso, gozoso y responsable.
El voluntario convive con la escisión de la realidad en favorable y desfavorable, avanzando incluso en un territorio que no es favorable.
Pero en el quinto castillo ya no hay dualidad; hay maduración, porque también es el paso a otras realidades dimensionales, pero es una realidad gozosa.

Cuando nutres lo real en una persona, le devuelves su alma

Nutrir lo real es un privilegio porque permite la plenitud y lo óptimo.
Pero nutrir lo real también es un lugar, no geográfico como pueda ser el emplazamiento de una ciudad, una montaña o un río, sino un lugar dimensional donde se produce la materialización y desmaterialización, es decir la transformación real; el surgimiento de lo real y el desurgimiento de lo no real, donde lo no real desaparece y lo real aparece con consistencia, con solidez.

Por eso hay una actitud donde encuentras vivencialmente que cuando nutres la realidad eres feliz; cuando nutres lo real en una persona, le devuelves su alma, y cuando descubres lo real en un lugar, encuentras su alma.
Todo eso pertenece a nutrir la realidad; es un privilegio. Pero al mismo tiempo existe un lugar donde esto es posible. Es un lugar deslocalizado, no como los del mundo de la apariencia, sino un lugar real donde estás o no estás, y sabemos que es real porque ahí se produce la transmutación, es decir la materia aparece y algo desaparece.

Ese lugar tiene que ver con el conejo de la luna, que llega a la luna en el código Tzolkin más allá de la frontera que separa las dos realidades de lo sufriente y lo óptimo, en el castillo verde, y llega allí a través de su actitud.
Pero esa actitud sincrónicamente también la encontramos en las palabras de un maestro que señala el lugar del nuevo nacimiento. Es el maestro que dice “mujer, he ahí a tu hijo” y señala a Juan, lo cual es un arquetipo de nuevo nacimiento; ese mismo maestro dice “tomad y comed, este es mi cuerpo, tomad y comed todos de él”. Pero al mismo tiempo establece un puente dimensional entre la realidad del viejo y del nuevo mundo.
A las personas del viejo mundo les señala una actitud y les invita a un enlazamiento cultural, pero también a las personas del nuevo mundo les señala una actitud, una realidad y un enlazamiento.

No sobra nadie. La totalidad significa todos.

Gabriel García Márquez nace asociado a la luna y a lo verde, a cómo colaborar para que lo verde sea para todos, y transciende en un momento en que la luna es justamente transcendente, haciendo transcendente a la tierra

La luna es el sello 9, pero también es la onda 17 y el inicio del castillo verde. Por eso podemos relacionar la luna con lo verde, o sea lo óptimo.

El señor García Márquez nace el 6 de marzo de 1927, en un año luna 12, donde justamente el tono 12 traduce al espejo.
El tono 12 traduce cómo puedo colaborar con todo lo existente y la luna 12 está en el mismo centro del telar, asociada al humano 2. Claro, no vamos a quitarle su lugar central por el simple hecho de que el perro 13 o el mono 1 estén más en el centro, ya que no vamos ni a sacar el metro ni a recurrir a los abogados ni a los jueces, sobre todo porque la consecuencia de colaborar con todo lo existente en el centro del espejo es actualizar, o sea hacer real y actual el amor incondicional que expresa el perro 13.
De modo que el uno es el otro, pero tú no puedes situarte como actualizador del amor incondicional si no te mueves libremente y movilizas todos tus recursos con la intención de colaborar con todo lo existente.

La luna 12 es el año en que nace el señor García Márquez, de modo que él es como una expresión de ese año. Pero resulta que el día que él fallece, es decir que pasa a mejores, es un día 17 según el año común y luna 13 Tzolkin.
Es un momento muy puntual donde la vibración es transcendente desde los contenidos que expresa la luna. Por un lado es el agua, pero concretamente este día lo que expresa es la transcendencia de la tierra, es decir algo que une el 17 sello de la tierra con el 17 onda de la luna y todo ello en un día sincrónicamente también 17.
Es decir la luna 13 traduce cómo la tierra es un lugar transcendente, precisamente porque da nacimiento en las ondas al amor incondicional expresado por el perro, que es la siguiente onda.

Así, el señor Gabriel García Márquez nace asociado a la luna y a lo verde, a cómo colaborar para que lo verde sea para todos, y transciende en un momento en que la luna es justamente transcendente, haciendo transcendente a la tierra.
Pero al mismo tiempo, el día en que él nace, que según el código que manejamos como Tzolkin marcaría su misión, es exactamente humano 1, lo cual muestra su propósito en relación con la libertad y los pensamientos elevados.
El humano 1 significa que su oculto es luna 13, justamente como el día de su fallecimiento.

El día de su fallecimiento, luna 13, ha sucedido muchas veces, pero el que él ha elegido es el día en que comienza la apertura del acceso a la vida eterna para los humanos, asociado a los humanos unidos, es decir los humanos que encuentran lo que les une, que es un poco lo que expresa la Era Común.
El día luna 13 que Gabriel García Márquez elige para transcender es cuando Jesús se reúne con sus discípulos para cenar, lavándoles previamente los pies, siendo un arquetipo para las personas, porque realmente lo que está sucediendo es la apertura de una puerta para que toda la humanidad, pero toda-toda-toda, pasada-presente-y-futura, acceda a lo óptimo.

La luna 13 está guiada por el Caminante del Cielo 13, es decir lo que expresa el dragón como solidaridad, energía acogedora, iniciadora, energía femenina, pero en forma transcendente.

En la descripción a través del psicrono del banco de datos de las energías del alma, encontramos al caminante del cielo 4, es decir, representante de lo que podemos denominar como energía áurea o energía de lo óptimo, precisamente porque expresa el amor incondicional, exactamente “cómo realizar el amor incondicional”, ya que el tono 4 del caminante del cielo responde al cómo de la onda del perro.
El oculto de su psicrono es la estrella 10.
También el caminante del cielo 4 expresa algo de la luna, porque su guía es la luna 4.

Sí, gracias humano 1, luna 13, caminante del cielo 4, estrella 10, gracias 17.