Conectar con el agua hexagonal

Conectar con el agua hexagonal es prioritario en estos momentos, es decir, conectar con el agua libre de todas esas interferencias que le impiden ser ella misma, y manifestarse así en todos los momentos.
La forma de cristalizar del agua pura es en forma hexagonal, pero cuando entran otras informaciones pierde esa capacidad.

El agua asume plenamente todas las informaciones. No te creas todas las informaciones sin contrastarlas con tu corazón, con tu ser espiritual. Las personas hipersensibles sienten el dolor, la tristeza y la desvalorización de las personas que sufren. Pero esa información no es suya. Solo parece suya cuando están dormidas, es decir cuando su conciencia no se ha despertado. Entonces, el agua asume todas las informaciones porque se adapta, hace suyo todo. Y las personas que son muy agua pierden la referencia de que son agua primordial, es decir, agua creadora.

Entonces, hay informaciones que impiden al agua cristalizar en forma hexagonal. Podemos considerar que eso le impide cumplir su programa y su designio. El agua asume todas las informaciones, pero el agua tiene una misión que cumplir y algunas informaciones le hacen olvidar, le alejan de sí misma y le llevan a una dimensión de la realidad donde pierde su característica generadora, creadora y le lleva a la inacción.

Eso es lo que expresaban los antiguos griegos como el averno. Hay una energía creadora que cuando es atrapada por el averno se queda inmovilizada, porque el averno contiene inmovilidad, dejar de ser. Hay algo que te atrapa y te impide ser.

El agua primordial, que cristaliza en el agua hexagonal cuando su temperatura está bajo cero, forma cristales con forma hexagonal de una belleza armoniosa.
Pero cuando el agua se desorganiza, no cristaliza en forma hexagonal, sino de forma informe; no reproduce formas reconocibles y pierde su esencia.

Esto es importante para el ser humano, que en su mayor parte, hasta en un 70%, es agua. Si se trata de agua que cristaliza en forma hexagonal, la persona tiene plenitud, pero cuando está llena de informaciones que le niegan, es atrapada por el averno.

Por eso es muy importante cortar lazos con el pasado. Cortar lazos con el pasado no significa cortar lazos con lo primordial, porque lo primordial es anterior al tiempo, sino cortar lazos con las informaciones que transcurren en el tiempo, que pertenecen a la realidad material del sufrimiento, donde lo que aparece son las frustraciones, las enfermedades y los miedos, y entonces, volver a conectar con ese agua donde las emociones son de plenitud y sabiduría.
Ese es el agua primordial, el agua de la felicidad y del amor, que son reconocibles como emociones, pero emociones de plenitud y de vida. Esa agua no está impregnada de la información que viene del conocimiento de las informaciones de la enfermedad, el miedo, el odio y la envidia, que son las informaciones que entran en el tiempo.

Entonces, cortar lazos con el pasado es liberar a tu agua de la información del tiempo y conectar con lo atemporal. Es como formatear un ordenador, eliminando todos los errores que se hayan podido introducir y recuperando el programa original. Eso es importante y en este momento es adecuado.

Lo mejor es la bomba atómica, solo que en el pasado

2/4/2016
Lo mejor es la bomba atómica, solo que en el pasado. Queremos decir que lo mejor es el reconocimiento del error, situándolo en el pasado, ya que tu conciencia se ha despertado y reconoce lo que no, y entonces elige lo que sí.
Eso inicia un nuevo tiempo, el tiempo de la conciencia que conoce lo que no quiere, lo que no es real, lo que no va en favor de la vida, permitiendo conocer lo que sí.

La ruptura del átomo, que es la bomba atómica, es lo que no. Pero la ruptura del átomo, donde se libera una extraordinaria energía, es también allá donde tú niegas a otra persona, donde no quieres relacionarte con ella, donde juzgas, descalificas y desprecias.
Eso también libera una gran cantidad de energía emocional, de tal manera que muchas personas se emborrachan con ese extra de energía, se colocan o al menos eso pudiera parecer.

Pero a ti no. A ti lo que te sucede es que recibes la invitación de reconocer al otro como otro tú, del in lak’ech, o sea del amor al otro aunque sea tu enemigo.
Entonces, no estamos hablando de energía atómica, energía de ruptura, o sea de fisión, sino de aquella energía atómica de fusión que es la que crea el plasma. La energía atómica de fusión es la que mantiene el quinto estado de la materia. Es la energía donde los átomos se unen y entonces liberan toda una gran cantidad de energía, que estaban utilizando simplemente para mantener unidos sus electrones y ahora ya no es necesaria.
Eso es lo que genera el nivel del plasma, la forma en que funciona el cuerpo de las estrellas.

Es la experiencia a la que estamos invitados hoy en día, a conocer la energía de la fusión, el respeto al otro, la colaboración y el amor, abandonando esa energía que mantiene alta la separación con el otro.
Liberas la energía del miedo y la desconfianza, y no necesitas gastar energía en tratar de ser o parecer mejor que nadie, ni más fuerte que nadie, ni gastar energía descalificando o amedrentando a otros. Toda esa energía la puedes canalizar hacia la creatividad, el gozo, la belleza y la armonía, es decir hacia la estrella, esa sociedad donde todas las personas son seres de luz, como las estrellas en el cielo.
El plasma existe como expresión de la realidad, solo que en el cielo. Pero a través de esa energía emocional de alta intensidad, que es similar a la energía de fusión, podemos vivirlo aquí en la tierra.

El pasado es algo cambiante

EL PASADO ES ALGO CAMBIANTE (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

El pasado y la historia no son algo fijo e inmóvil sino cambiante. La historia se reinventa constantemente, desde la conciencia.
Cada vez que “sanas” algo en tu vida personal estás “sanando” algo en la historia de tu linaje. Muchas veces “sanar” es cambiar de actitud. Por eso es tan importante la gratitud, el perdón, la aceptación, la bendición, la honra y tantas cosas así.
Son importantes porque desde la trascendencia modifican la historia y le dan sentido. También el ensueño modifica la historia desde lo óptimo.

La realidad del tiempo es que tiene un sentido fluyente desde la dimensión de la tierra, pero desde la dimensión de lo óptimo, que traduce la kundalini del cielo, el sentido es retrogrado, y puede ir al pasado y sanar el pasado.

Lo óptimo es el amor y el amor todo lo puede.

La historia se reinventa constantemente, desde la conciencia

Brote s
El pasado y la historia no son algo fijo e inmóvil sino cambiante. La historia se reinventa constantemente, desde la conciencia.

Cada vez que “sanas” algo en tu vida personal estás “sanando” algo en la historia de tu linaje. Muchas veces “sanar” es cambiar de actitud. Por eso es tan importante la gratitud, el perdón, la aceptación, la bendición, la honra y tantas cosas así.

Son importantes porque desde la trascendencia modifican la historia y le dan sentido. También el ensueño modifica la historia desde lo óptimo.

La realidad del tiempo es que tiene un sentido fluyente desde la dimensión de la tierra, pero desde la dimensión de lo óptimo que traduce la kundalini del cielo el sentido es retrogrado, y puede ir al pasado y sanar el pasado.

Lo óptimo es el amor y EL AMOR TODO LO PUEDE.

Estamos recibiendo ayuda de la línea temporal donde nuestra conciencia todavía no ha estado

río small
En el cuerpo es donde está la conexión con todo los demás.
Los cromosomas y los genes tienen una información que utiliza los mismos códigos que la luz.

Las frecuencias lumínicas de los cromosomas son atemporales, pudiendo desplazarse en la línea temporal hacia atrás y hacia delante.
En nuestra vida recibimos ayuda e información de la parte de la línea temporal donde nuestro cuerpo y nuestra conciencia todavía no han estado.
De vez en cuando recibimos estas ayudas, que ya han llegado a componer un número suficiente de activaciones que provienen de más allá de la línea temporal. Esto es lo que se podría denominar masa crítica. Ya hay una suficiente masa crítica de luces encendidas que pueden hacer el viaje de la luz hacia lo óptimo y recibir desde lo óptimo una información.
También pueden desplazarse en la línea temporal hacia el pasado y encontrar tesoros ocultos, que al ser activados iluminan el presente.

Es muy importante la palabra, que también posee una onda de luz autónoma y propia, que se conecta directamente con la fuente, siendo frenada en lo cotidiano simplemente por el ego y liberada cuando se conecta con el corazón.
Entonces, sin expectativa, cuando las palabras no buscan “tu provecho”, son luz. Claro, “tu provecho” nos referimos al provecho del falso tú, o sea de tu ego.

Bendice tu vida. Bendice la vida de todas las personas y conecta con aquellas personas excluidas de tu grupo.

Hablar de sufrimiento es hablar del pasado y no del presente

agua en la nieve

Respuesta a una pregunta acerca del sufrimiiento:

Cualquier consideración acerca del sufrimiento hace referencia al pasado.
Hablar de sufrimiento es hablar del pasado y no del presente. Claro, que para eso lo que hemos variado es la referencia al presente.

Vivimos un momento en el que la humanidad está dando un salto cuántico que conforma un cambio en la dimensión tiempo.
Moverse en tres dimensiones es hacerlo a lo alto, ancho y largo. Puedes saber que una cosa está, en un plano, más cerca o más lejos de ti, más arriba o más abajo, a la derecha o a la izquierda, pero no qué posición ocupa en la dimensión tiempo, porque no tenemos conciencia de la similitud entre lo lejos o lo cerca en el espacio con su equivalencia en el tiempo.

Por ese motivo no lo consideramos similar. Sin embargo, si el tiempo es como una revista, puedes ojearlo de la página uno a la última, o al revés, y mirar una foto que está en la página 2 y después una que está en la página 42.
El sufrimiento es una localización en el pasado.

Quizá creemos -de una forma tal que ni siquiera es una creencia oficial, porque no la hemos tenido que forjar, sino que viene impresa- que el presente está donde tú estás, es decir, quizá creemos, o quizá crees, que estás en el presente, de modo que el presente está donde estás tú, y por eso no asocias el dolor o el sufrimiento, que también están donde estás tú, con el pasado. Y eso es justamente lo que hay que demostrar.

Esa es una creencia que, más que creencia, es un axioma. Abriendo la conciencia a otras posibilidades es justamente donde podría producirse una modificación, simplemente al considerar que no estamos en el presente, puesto que tenemos dolor, sino fuera del presente, en el inframundo, en la infra-vida.

Extrañamente este tema es el motivo de los textos más antiguos, es decir, de los comunicados que viajan en el tiempo siendo siempre presentes. Son presentes hace 100 años, 1000 años y 3000 años, porque todas las tradiciones hablan de la inmortalidad, de cómo acceder a la inmortalidad, y de la vida plena y gozosa al hablar de cielos y paraísos, que también forman parte de la composición de las tradiciones ancestrales, que comparan esos lugares paradisiacos con el lugar donde vivimos.

También hablan de cómo es el camino de acceso, o sea de cómo llegar, porque hay un camino que une los dos territorios. Igual que hay un camino que une la tierra y la luna a través de una nave espacial, hay un camino que une los dos territorios, el de lo óptimo y el del sufrimiento.
Y también, igual que para ir en una nave espacial hace falta un entrenamiento, una actitud y una preparación, que supone enfocarse en esa dirección, también hace falta un entrenamiento, actitud, preparación y enfoque en la actividad para acceder a lo óptimo.

En todas las tradiciones hay personajes que pueden entrar y salir; que pueden ir y volver, justo como los astronautas.
Dentro de ese diálogo, el sufrimiento y la angustia son una expresión de la localización en el tiempo y de cómo donde te encuentras es en el inframundo frente a un mundo posible, que no necesitas inventártelo, ni fabricarlo ni crearlo, sino solamente deshacerte de todo lo que te imposibilita entrar en él, armándote de todo lo que te posibilita para entrar en él.

En un campo de concentración los presos que tratan de ser felices no suelen tener buena prensa, porque las prebendas que consiguen y creen que les hacen felices frente a los otros presos normalmente les convierte en parte del engranaje represor del campo, y además realmente siguen siendo presos.
La libertad es otra cosa. Por eso esa opción no suele ser útil. La opción siempre es la libertad.

El sufrimiento sería una expresión del pasado dentro de ese metalenguaje y por tanto una ayuda para acceder a lo óptimo.
Gracias a todos los ángeles que cumplen su misión a través del sufrimiento.
Gracias Ana FRANK, gracias Víctor FRANK. Claro, Frank significa libre.
Gracias ángeles de la libertad, o sea de la vida.

También el sufrimiento es una expresión del amor; del amor que proviene de dimensiones superiores, o sea de la dimensión del amor.
Hay personas que están cumpliendo una misión. Ese es su genoma. Buscan a los cojos, a los ciegos, a los sordos. Hay un camino y la puerta está abierta. Ya llegan. Sitúate en tu corazón; ahí es donde te pueden encontrar, o sea donde tú puedes encontrarlos.
Sí, gracias ángeles de la libertad.

Hay un elogio de la ignorancia que es un elogio de la sabiduría

Hay un elogio de la ignorancia que es un elogio de la sabiduría, cuando ésta no es el fruto de la recopilación.
Hay una sabiduría resultado de la recopilación, o sea de la memorización de datos, que muchas veces ni siquiera han sido comprobados sino solo recopilados, puesto que aparentemente son valiosos.
Este tipo de sabiduría está basada en la memoria, que se sitúa a nivel cerebral básicamente en el hemisferio lógico. Ese es el tipo de sabiduría que puede ser aumentada a base de recopilar datos. Se trata de una sabiduría respecto a lo conocido, normalmente erróneo, y por eso es posteriormente modificado dando una sensación de progreso, cuando en realidad no está ni siquiera demostrado que se trate de un progreso, sino simplemente de acumulación.

Hay una memoria, que es la habitual en la dimensión más básica, donde la persona todavía no ha realizado un auténtico despertar y una auténtica expansión, que está basada en el recuerdo.
Sin embargo, a la vez que existe una memoria del recuerdo, también existe una memoria del futuro, que accede a archivos donde lo que contiene es el futuro. Esa memoria del futuro no está basada en la recopilación; no precisa de la recopilación, sino en todo caso de la disponibilidad, del desarrollo y del encuentro de la visión interior, expandida, deslocalizada y desidentificada, porque en gran parte esa visión está basada en el espejo de las neuronas espejo que conectan a todos los seres humanos.
Cuando te integras en el arquetipo humano tienes acceso a memoria del futuro con mayor claridad y a memoria del pasado con auténtica certeza.

Estamos hablando de un movimiento dimensional que te sitúa donde eres más real. Por eso hay un elogio de la ignorancia, que se deslocaliza, desubica y desrelaciona en relación a conceptos rígidos basados en el pasado y en la acumulación de datos del recuerdo del pasado.
Porque la emoción es superior a la sabiduría lógica.

Esta memoria del futuro tiene una gran relación con lo expresado en el castillo verde, porque la sociedad celeste, de la estrella, de seres luminosos, que reconocen que su procedencia y su realidad es luz cumpliendo una misión, está enlazada a través de las neuronas espejo.
Esta sociedad de la estrella ocupa el CUARTO lugar en la forma expandida del castillo verde, de la quinta dimensión.
El castillo verde también contiene como TERCERA onda que implica el tiempo, al ver, que es el águila. El águila como color azul expresa el tiempo, que, en el castillo verde, es de una dimensión de personas que ven.
En el SEGUNDO lugar se encuentra como onda el viento, la comunicación.
La comunicación y el viento ocupan el segundo lugar del castillo verde y el número 18 de las ondas, superponiéndose claramente sobre el sello 18, que es el espejo.

La comunicación del espejo, de las ondas, de las neuronas espejo, asociado al ver, a la estrella, y con un cuerpo emocional que es el que está expresado por la luna y la emoción (PRIMERA onda) expresan el castillo verde de la quinta dimensión.