Una de las tareas del mago es reescribir la historia

mirando al cielo s

El mago es la segunda onda y como sello es el 14.
Para encontrar el sentido numérico del sello 14 necesitamos recurrir al juicio de Osiris en la mitología egipcia, con la asociación del 14 a esa potencia que ayuda a que tu alma sea tan pesada como una pluma. Estamos hablando de Anubis.
También el 14 del sello mago se superpone a la onda 14 en el Tzolkin evolutivo, por lo que estamos hablando del amor incondicional asociado al 14.
Pero cuando trabajamos con el mago desde el 2, como segunda onda, encontramos que es la forma cumplida, realizada, llegada a su final o consecuencia, siendo el despertar del mago el resultado de su palabra luminosa. Cuando la persona recupera la forma creadora que está en la luz a través de la palabra y se hace transcendente entonces es un mago.

Por eso decimos que una de las cosas que puede hacer el mago es reescribir la historia, recontar la historia, volviendo a decir qué ha sucedido pero con esa fuerza transcendente de la palabra de luz.
La palabra de luz solo se consigue desde un despertar. No es automático porque antes de despertar aprendemos cosas, aunque muchas de ellas para desaprenderlas. Te ayudan a llegar al sitio pero no es el sitio. Te protegen hasta que estás en tu territorio y entonces tú empiezas a contar la historia. Tu conciencia se despierta y empiezas a decir lo que sucede.

Una de las tareas del mago es reescribir su historia personal, de su linaje, etnia, cultura y pueblo hasta encontrar el nexo que le une con el arquetipo, que está unido con la realidad Dios. Es la forma que adopta la realidad Dios para presentarse ante ti como un concepto.
Por eso es tan importante reescribir la historia.
Hay un momento en el Tzolkin en que, para continuar y abrir las puertas siguientes, es preciso reescribir la historia, recontar la historia y recrear la historia.
Aquello que decías que era malo ya no es malo sino maravilloso.
No puedes decir que haya cosas malas en tu vida, porque entonces tu vida no pertenece a lo óptimo. Tu vida pertenece desde siempre a lo óptimo, solo que estás despertando.
No puedes decir que haya cosas malas en tu linaje, ni cosas malas que hayan pasado a tu etnia o cultura, o que seas una víctima, o ni siquiera que seas un victimario.
Todo tiene un sentido.

Reescribir la historia: vídeo de 7 minutos

Reescribir la historia: vídeo de 7 minutos
Compartimos un extracto de la conferencia de José en Madrid.
– Habitualmente se habla de “la historia” asociada a enemigos y a poder, pero también podemos hablar en relación a dimensiones.
– Si modificas lo que dices que te pasa, modificas tu historia.
– Cuando te sitúas en la creatividad se activa lo mejor de tu programa

Es el tiempo de la paz, de la unión y de reescribir la historia, no buscando errores sino encontrando aciertos

Lo importante somos nosotros, los que estamos viviendo ahora, que sabemos que estamos en el mismo día.
Una persona, por ejemplo en Argentina, en estos momentos tiene una diferencia horaria con la península ibérica de 4 horas. Es decir, estando en el mismo día no vivimos en la misma hora, nominalmente. Realmente vivimos en el mismo momento, como demuestra internet porque nos conecta, pero a nivel horario estamos en lugares diferentes.
Todo depende de dónde se ponga el inicio.

El calendario gregoriano se adelanta.
En el cambio realizado en el siglo XVI al calendario gregoriano, se ajustó al tiempo que vive el calendario maya. Es evidente que los conocimientos de los mayas galácticos pasaron a formar parte del calendario gregoriano, pero eligiendo mantener ese calendario adelantado, ya que podían perfectamente haber seguido el mismo ritmo.
Cada año se adelanta un poco el calendario gregoriano y eso es lo que ha producido que en este tiempo estemos sincronizados. Podemos decir que los segundos que cada año se adelanta la forma de medir el tiempo gregoriano, han producido que en estos momentos estemos sincronizados, estando en la misma hora que los habitantes de América.

En esos quinientos y pico años el adelanto que se ha hecho cubre las horas de diferencia que nos separan. Es como una llamada a la conciencia. La sincronización está presente, ES.
¡Es el momento de la sincronización! Es el tiempo de la paz, de la unión y de reescribir la historia, no buscando errores sino encontrando aciertos, porque por encima de las voluntades que traducen al ego se produce el encuentro.
Da igual en la forma en que suceda, porque lo importante es que digas “sí, está bien, todo está bien, gracias”, y también “perdón”.
Tu inercia y sistema de creencias actúa como un peso, pero cuando tu conciencia despierta, aparece el vuelo y ya no pesas.
Gracias.

Reescribir la historia a través de la conciencia, donde todo está bien

SÍ, sí, gracias (Extracto del Libro de las Sincronías)

El tiempo de trabajar y sufrir pertenece a la dimensión del esfuerzo, de la falta de conciencia y del sufrimiento, donde el diálogo no existe, porque la conciencia es un diálogo. Y por eso es necesario en tiempo de comunicación y de estudio de idiomas estudiar justamente el lenguaje de la conciencia, que te conecta con el espíritu y con dimensiones superiores hasta que tomas conciencia de que eres de dimensiones superiores. Ese es tu lugar, tu pertenencia. Y entonces tus vivencias se transforman.

Hoy en día son necesarias personas que a través de su conciencia puedan reescribir la historia, donde todo está bien.
Por ejemplo, estabas subiendo al Everest pasando hambre, frío, congelación de los dedos o de la nariz, o tal vez con el mal de las alturas, pero no era como un castigo, ni porque la vida fuese echa por un dios malo, sino porque era tu vocación. Tú eras un voluntario.
O te gusta jugar al futbol y te han roto la pierna, pero no pasa nada. No hay enemigo, sólo amigos, maestros.

De hecho puedes elegir una realidad donde todos sean felices. Ahora parece que cuesta porque hay mucha gente distraída. Esas distracciones, esa falta de conciencia, nos arrastran hacia esos mundos sufrientes.
Estamos en una época Tormenta, de grandes transformaciones y vitalidad desbordante. Pero si no sabes qué hacer, te da miedo. Si no hay conciencia, piensas que la tormenta son catástrofes.
Por eso ahora son necesarios guionistas de la historia; reescribir la historia vibracionalmente; eliminar los enemigos; reescribir la historia de la familia, de tu vida.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-las-sincronias/