El mito de Osiris es un mapa espiritual

El mito de Osiris es un mapa espiritual. El mito de Osiris es el mapa espiritual hacia la resurrección, porque Osiris es el dios de la resurrección. Claro, tenemos que aclarar que cuando decimos dios/dioses estamos hablando de conceptos; estamos hablando de conceptos encriptados bajo el símbolo; estamos hablando de realidades espirituales.
No estamos hablando de algo que podríamos llamar la controversia acerca del Dios verdadero. No estamos hablando de religión como normas y como instituciones, con un poder temporal, sino de conceptos espirituales que aparecen bajo esa formulación.

Entonces cuando hablamos de Osiris, que es el dios de la resurrección, es decir, el concepto de la resurrección, el mapa que expresa el mito es cómo llegar a experimentar la resurrección.
Aquí en este momento tenemos que aclarar nuestro contenido diciendo qué cosa es la resurrección, qué entendemos por resurrección.
Por resurrección entendemos volver a vivir, volver a la vida alguien que ha estado vivo pero que ha dejado de estar vivo. Entonces contiene el concepto de reconocer que no has estado vivo como paso previo a la experiencia a la resurrección.

Si tú reconoces que no estás vivo, que tu vida no tiene plenitud, quizá porque hayas tenido algún tipo de experiencia de plenitud espiritual, entonces reconoces que tu vida, en la dimensión en la que se desarrolla, no es la verdadera vida, y puedes participar en la resurrección, puesto que quieres dirigirte hacia ella al reconocerla.
Es decir, al reconocer que tu vida no es plena, puedes entender qué es la vida plena que expresa la resurrección, la vuelta a la vida, que en este caso es la vida plena. Se trata del viaje hacia la vida plena, en el cual no es necesario que haya una muerte física, sino reconocer que estás muerto, donde muerto significa que no estás en la vida plena.

Estamos hablando del camino hacia la vida plena expresado a través del mito de Osiris, que contiene varios elementos. Uno de ellos es que Osiris es muerto por su hermano, por odio o por desear ocupar su puesto como rey máximo. Osiris es engañado, muerto y troceado. El mito cuenta que es troceado, y la función de que sea troceado es que luego sea reconstruido, al recuperarse los fragmentos de su cuerpo. Quien hace esto es su mujer, que por amor lo busca y lo reconstruye.

Entonces, tenemos primero el conocimiento de una realidad donde el poder máximo está basado en el deseo y el odio, y en el que aparece la muerte, en contraposición a otra realidad que es la del amor. La realidad de la muerte como consecuencia de la violencia, de la usurpación, es decir, de la guerra, forma parte de la dimensión donde sucede esta muerte, y la dimensión donde sucede la resurrección está basada en el amor.

El amor está expresado por Isis. El hecho de que sea necesario buscar los trozos, que están esparcidos por todo el mundo y toda la realidad conocida, quiere decir que es necesario unir los contenidos de todas las culturas, de todas las tradiciones.
Estamos hablando de una expansión de la conciencia. Unir todos los trozos que están esparcidos significa que parte de la alquimia proviene de expandir la conciencia y sentir como tuyo, como formando parte de tu realidad y de tu ser, la realidad presente en todo el mundo. Todas las culturas y todas las tradiciones son tuyas. Tú perteneces a todas las tradiciones. No eres enemigo de ninguna. Ahí comienza esa alquimia que va a producir la resurrección, que es salir de tu ego, salir del concepto de que tú eres importante y lo demás no, o tu nación, tu tribu, tu clan son importantes y las demás no, y que hace falta unir. Eso es una expansión de la conciencia. Quien hace esa expansión de la conciencia, que es el que hace la búsqueda, es el amor.
Es necesario que aparezca el amor para que se produzca esa unión, para que se recupere esa unidad. El amor recupera la unidad con la realidad viva.
Todo lo que no esté basado en el amor, lleva a la disgregación y a la muerte. Sin embargo, el amor que une es parte del trabajo de alquimia que lleva a la resurrección.

Hallar la gracia, mirar con gracia

La ciudad de Betania se llama actualmente Al Azariyeh, haciendo referencia a Lázaro, es decir, a la resurrección de Lázaro. Pero su nombre como Betania hace referencia a Ananías, que significa algo así como “gracia de Dios”: “ana” puede traducirse por gracia o misericordia, y la terminación “ias” hace referencia a Yah de YAHVEH.
Uniendo los dos contenidos “resurrección” y “gracia ante Dios”, encontramos que cuando Dios te mira, resucitas; cuando eres consciente de que Dios te mira, encuentras vida.

Esto son palabras, que ponen nombre a algo desconocido que sientes y te está produciendo una plenitud que hace que todo lo que antes llamabas VIDA deja de tener sentido, porque vida de verdad es lo que sientes ahora.
Te das cuenta de que estabas tratando de conseguir cosas, o sea estabas en guerra y no en amor, tratando de asegurarte que estabas vivo, y de repente sientes, te das cuenta o percibes otra dimensión de la vida donde no tienes que luchar porque la vida viene a ti, instalándose en plenitud.
De alguna manera realizas, sientes o encuentras que vives en plenitud, sin guerra, sin esfuerzo, sin peligro y en paz cuando Dios, sea esto lo que sea, te mira, siendo esto también lo que sea, pero que tu percibes ciertamente. Además, conoce todos tus pensamientos y reacciona ante ellos. Eso es dialogar.

Podemos recuperar el sentido de “gracia”, “hallar gracia”, “mirar con gracia” en términos bíblicos, cuando vemos la historia de Ester.
Ester, por indicación de Mardoqueo, se salta la ley de Persia, que prohibía bajo pena de muerte que se presentasen ante el rey sus esposas sin ser llamadas. Eso suponía la muerte por contravenir la ley. Sin embargo, Ester halla GRACIA a los ojos del rey, siendo perdonada. Sucede el milagro. Ester no muere, sino que vive con plenitud frente a su enemigo.
Eso es ejemplo de gracia y de lo que se representa con la Nun, que da Ana, Juan, Ananías, Jonás, Betania. Ese concepto es “Ananías”, “gracia de Dios”, presente en Betania: Dios te mira y hallas gracia, VIVES.

No son conceptos lineales. De este modo, Lázaro y Ananías, que son los nombres de Betania como territorio espiritual, expresan lo mismo.
Lázaro, Ananías, María de Betania, María Magdalena “la pecadora” o “la adúltera” expresan lo mismo: EL DESPERTAR.
Esto es metalenguaje y está siendo voceado espiritualmente hoy, en un hoy atemporal, como Juan en el desierto.

La resurrección está hecha para los seres humanos

La resurrección está hecha para los seres humanos.
La resurrección es una experiencia humana. Bueno, también es una palabra, que en ocasiones puede corresponder a algo misterioso, fantástico e irreal. Es real, solo que entonces ya no es una palabra sino una experiencia y una realidad.

De alguna manera los seres humanos necesitan pasar por la experiencia de resucitar, que también es “ver con claridad”. “Ver con claridad” es ver desde tu ser espiritual, que es tu ser real solo que despierto, porque ha recuperado el alma. Y al recuperar el alma se “despierta” la conciencia espiritual que VE.

La historia de María Magdalena es la historia de la resurrección cuando es también tu historia. En realidad, es un MAPA de cómo llegar a la resurrección o las instrucciones de cómo resucitar, que es despertar y ver.
La cosa comienza en Betania, que es la casa de los pobres. Todos los que se sienten poderosos, ricos o fuertes no saben que en realidad no lo son, porque en todos los casos la enfermedad, la muerte y la vejez son más fuertes y más poderosas que cualquier fuerza, riqueza o poder que posean o que les posea, engañándoles e impidiéndoles ver.
La cosa comienza en Betania, la casa de los pobres, cuando te das cuenta de que “no ganas”, o sea de que eres pobre. “Pobre” no es en este código que no tengas dinero, sino que no tienes vida. O sea, en algún momento te das cuenta de que eres un “zombi” y no sabes qué es lo que haces. Te crees que estás vivo pero nunca lo estas. Da igual que ganes o pierdas, cuando consigues algo resulta que no era nada. Eso es ya una experiencia.

En ese mapa, que pueden ser los cuatro evangelios, la primera vez que se nombra a Betania es como un lugar en la costa del Mar Muerto donde está voceando un Juan. Luego aparecerá otra Betania y otro Juan, y aquí ya está hablando de la otra realidad tan grata para los chamanes de América, porque hay que asociar y reconocer la presencia de la SABIDURIA como algo presente permanentemente en todo el mundo para iniciar la entrada en la dimensión espiritual y la recuperación del alma y la resurrección. Los chamanes, como los evangelios, hablan y desvelan otra realidad.
La otra realidad no solo existe sino que finalmente es la realidad, pero hay que pasar por la resurrección, encontrando que antes no estas vivo; solo lo parece.

La primera Betania citada en los cuatro evangelios aparece en Juan 1,28: “esto ocurrió en Betania (en otras versiones Bethabara), al otro lado del Jordán, donde Juan estaba bautizando”. Este lugar, en otras versiones es llamado Bethabara, que suele ser traducido como “vado”, “casa o lugar del paso” o “lugar seguro”, algo que hace referencia al lugar para pasar de un sitio a otro de manera segura y confiada.
La palabra “Juan” también aparece en dos versiones, Bautista y Evangelista, y también a su vez hace referencia a ese lugar previo a la resurrección, donde aparecen los que van a resucitar, que es llamado Betania y en su primera presentación también Bethabara.
Juan contiene parte de lo que aparece en Betania que es YOHANAN (yod, vav, het, nun, nun) donde la yod y la vav hacen referencia a YAHVEH, o sea a Dios, amor y vida, y la het, nun y nun significan gracia y misericordia. De modo que se unen el paso a lo seguro y la gracia de Dios.

La segunda Betania es una población a unos tres kilómetros del templo, que actualmente se llama en árabe algo así como Al Azarriye, recordando a Lázaro y su resurrección. Este lugar se llamaba antes Ananías, que significa lo mismo que Juan, ya que esta también compuesto por “ana”, como gracia, y “yah”, como YAHVEH.
En este lugar, segundo Betania, suceden numerosos milagros, incluyendo la resurrección de Lázaro y finalmente la elevación de Jesús al cielo, un poco como Quetzalcóatl.

Entonces, aparecen dos Betania y dos Juan. Una Betania en el lugar más bajo de la tierra como es el Mar Muerto, que también contiene esa palabra “muerto” y que es el inicio como vado o lugar de paso a lo seguro de una peregrinación o ascenso a otro lugar, donde va a ocurrir otro paso. Este otro paso o vado es a lo alto, o sea a una dimensión más elevada, después de haber mostrado victoria o superación de esa muerte que era ya clara en la primera Betania del Mar Muerto.
De una Betania a otra hay una elevación, previa a otra elevación. De este modo, Betania, la casa de los pobres, que también es de la misericordia o gracia, corresponde a la cuarta dimensión. Así conviene volver a mirar qué cosas suceden según ese mapa en ese lugar.

María Magdalena es un símbolo o arquetipo que representa a cualquier persona, tanto hombre como mujer

Decimos que María Magdalena es un símbolo o arquetipo, que representa a cualquier persona, tanto hombre como mujer.
Representa a cualquier persona, tanto hombre como mujer, siempre y cuando sea consciente de haber vivido la experiencia que contiene el símbolo. Es decir, siempre y cuando sea consciente de que la historia que cuenta el símbolo sea su historia.

¿Y cuál es la historia que cuenta María Magdalena? María Magdalena cuenta que ha visto a Dios. Cuenta que Dios está vivo, que Dios existe, que ella lo ha visto y se ha encontrado con El.
María Magdalena representa a cualquier persona que ha tenido una experiencia trascendental, sea como sea la experiencia en concreto.
Pero no solo se trata de que haya tenido una experiencia trascendental como testigo viendo suceder algo maravilloso, como por ejemplo que un familiar se haya sanado de algo incurable gracias a oraciones o a cualquier otra manifestación maravillosa, sino que lo que representa María Magdalena es una experiencia trascendental donde no solo sucede algo maravilloso, normalmente imposible, sino que además ESO habla contigo.

Sabes que no solo se trata de una energía sino de una conciencia amorosa. María Magdalena dialoga con ELLO, porque ELLO dialoga contigo.
Ese asunto que te hace fuerte es comunicar. Y “fuerte” es justamente Magdala o Migdala. Migdala se trasforma en AMIGDALA, que significa Magdalena, “de Magdala” y nos lleva al quinto chacra de la comunicación. Es justamente lo que hace María Magdalena, comunicar lo que ha visto. Pero para llegar a eso primero ha tenido que estar en Betania.

¿Qué significa “estar en Betania”? También es un arquetipo, es decir, lenguaje cifrado o codificado.
Betania, la casa de los pobres, es la cuarta dimensión. Es el trabajo personal. Es el despertar de la conciencia. Es la conexión con tu ser espiritual. Es Noe construyendo el Arca. Es Cenicienta hablando con su hada madrina. Es el lugar donde suceden los milagros. Es el lugar de la trasformación. También es el desierto donde el agua brota de la Roca, donde aparece el maná.
Es el lugar de la RESURRECCION.

La nave de Isis es la fuerza de la resurrección

El barco de Isis o nave de Isis es la fuerza de la resurrección, porque Isis resucita a Osiris. Es importante ver que su escenario es el agua, o sea las emociones y la energía donde la mujer es la dueña.
Isis resucita a Osiris devolviéndole a la vida, a ser activo en la vida, pero también reinstala la vida dentro de él, como expresa el que Osiris tenga a su hijo Horus.
Osiris no es un muerto viviente, sino que la vida está en él; es un vivo viviente que da fruto, está vivo, porque la vida siempre produce vida.

Todo eso es gracias al amor de Isis. La nave de Isis es la que pasa, como la pascua, de la tierra de la no vida a la tierra de la vida, que es la tierra del amor.
Eso lo hace la energía femenina, que es la energía del amor. Por eso cualquier ser humano despierto le cede el paso a la energía femenina, a la energía del amor y a la nave de Isis, para lo cual precisa poner su energía masculina, o sea, la luz del ultimo cerebro iluminado, al servicio del agua, de la emoción y al servicio del amor, sin pretender ser él quien guíe o mande.
Hasta la octava semana de vida todos los embriones tienen circuitos cerebrales de tipo femenino, pero más adelante los circuitos cerebrales de los hombres pasan a ser masculinos y se producen diferencias en el tamaño de algunas zonas del cerebro entre ambos sexos.

Las mujeres desarrollan más partes del cerebro relacionadas con resolver problemas, con la memoria a corto plazo y con la empatía, mientras que los hombres activan más el cortex parietal encargado de la percepción del espacio y también zonas relacionadas con la agresividad.
Que el cerebro esté atento a resolver problemas y a la empatía, es decir a cómo se sienten las personas, define una de las formas en que aparece el ser humano encarnado en la tierra: la forma mujer. Y resolver problemas es lo que sabe hacer Isis.
La otra forma en que el ser humano está encarnado, que es la versión masculina, hombre o varón, se maneja en la espacialidad y canalizando la fuerza en una dirección, que es lo que se llama agresividad.
La espacialidad es donde no hay personas. Por eso no está sintiendo si las personas están bien o mal, sino que tiene relación con un pensamiento más abstracto y no empático, que aun siendo potencialmente benéfico para la totalidad y para el arquetipo, está más relacionado con el ego y el triunfo.
Ahí las personas no sienten ni padecen, tratando desde su cerebro de resolver un crucigrama o un sudoku, es decir, de ser eficaz. La gente no importa, pero el éxito, sí. Desde ahí te sientes bien si tienes éxito.

En esa línea se han creado todas las estrategias de guerra, o sea, anti empáticas, como pueden ser las armas, pero también las estrategias de “cómo quedarme con tu poder engañándote” o “cómo someterte, porque no te siento como persona sino como cosa”.
Eso lleva a la bomba atómica, o sea a ser el más fuerte de todos, pero también al marketing y las técnicas de persuasión y de venta, que parecen ofrecerte algo, pero en realidad están tratando de quitarte algo. Por ejemplo, puedes utilizar tu mente espacial en fabricar comida basura, generándote toda clase de necesidades.

En el desarrollo de ese cerebro hemos llegado al final, porque ya no nos queda nada. Cuando ese cerebro se pone a pensar en cómo sanarte, en lugar de reconstruirte como Isis a Osiris, te trocea y amputa, queriendo sustituir las partes que forman tu cuerpo por máquinas, porque no le interesa tanto lo que te sucede como el tener éxito, y no cree en el amor ni en la emoción.

Sin embargo, vemos que hay gente, como sucede en tantas ONG y como por ejemplo Teresa de Calcuta, que, sin nada, han devuelto la vida a las personas, utilizando la emoción y el amor.
Le pedimos a las máquinas que nos den la vida y el resultado son zombis. Pero lo que hay que poner en marcha es la nave de Isis, situando el amor como lo que sostiene y crea la vida. Ahí está la energía femenina.

Las neuronas espejo son la empatía y las células madre son la resolución de los conflictos. Son los dos elementos de la energía femenina.
Recuperar esas dos herramientas que están en el ser humano como programa, es el presente.
Tezcatlipoca, que en su mito se cura las heridas inmediatamente y es siempre joven, es un ejemplo para el humano masculino de la activación de las células madre.
Quetzalcóatl es un ejemplo de activación de las neuronas espejo.

La tormenta 10 es un momento primigenio, fundacional y realizador

Ninguna actuación que suponga humillación, merma, sometimiento o dominación de la mujer es una tradición, todo lo más una costumbre y expresión de la paciencia amorosa de Dios.
La tradición y la costumbre son dos realidades diferentes y en muchos casos divergentes. La tradición, que etimológicamente vendría del latín “tradere”, que significa entregar y dar, es por lo tanto una entrega de algo valioso y una iniciación que eleva al ser humano.
Así, la tradición como entrega de un tesoro es también algo chamánico que expande tu conciencia y representa una puerta de acceso a lo óptimo y a la realidad de dimensiones superiores, mientras que la costumbre es una simple repetición o hábito y por lo tanto algo que te ata a la tercera dimensión.

Puede haber costumbres asociadas al viaje espiritual, pero la mayoría de las costumbres y de las repeticiones son momentos de estancamiento evolutivo.
Está claro que hay malas costumbres, como es abusar de los más débiles, y ahí encontramos el sometimiento de la mujer. Por una parte está su fuerza o debilidad física, pero también está el chantaje sobre sus hijos, porque asociado al dominio de la mujer está el no aprecio de los hijos. Cuando se rompe la relación padre-madre-hijo y aparece la de un hombre con muchas mujeres, cada una con sus hijos, estos no son importantes, sino pura tropa.

La repetición es la característica de la obsesión, que es dar vueltas a la misma cosa y una expresión de estar parado evolutivamente, sin poder procesar.
Por eso, cuando nos situamos en la tormenta en tono 10 dentro de la onda del perro, que expresa el amor incondicional, encontramos que es necesario que se produzcan grandes transformaciones y crisis para llegar a su perfección, tono 10 del amor incondicional.

Esa necesidad de reinventarse significa precisamente remover las costumbres que crean un endurecimiento en las actitudes y un encapsulamiento que impide la evolución. La mera repetición impide la evolución.
Es necesario que se produzca esa crisis asociada a la tormenta, que también es una resurrección, para que se produzca esa entrega.

¿Por qué la tormenta, que supone gran caída de agua del cielo, rayos y truenos, es una resurrección?
Ciertamente después de la tormenta la tierra ha recibido agua y puede continuar siendo próspera, pero la resurrección también supone que estás en un ataúd y puedes estar ahí mientras estás quieto, pero en cuanto te mueves el ataúd sobra. Si recibes esa entrega sobra todo lo que te encierra y entonces se produce esa explosión por la cual sales a la vida.

Ese salir es entrar en otro tiempo, que es algo atribuido a la familia portal de la tormenta, como expresión del agua. La tormenta es agua, la luna es agua, la semilla florece con el agua y el mago, puesto que todos los componentes de su familia son agua, también es una expresión del agua y de las emociones. Por eso el mago es un mago del amor, cuya herramienta es el espejo y las neuronas espejo.

La auténtica realidad del agua es que viene a ayudarte a volar, porque al agua lo vemos descender en la lluvia pero no lo vemos ascender, que es lo que hace en realidad para formar las nubes. El agua es también una expresión del vuelo.
Dimensionalmente el agua vuela hacia el cielo y la tormenta 10 es parte de ese momento donde el agua te da el amor incondicional en plenitud y te ayuda a romper los esquemas que te rodean, por amor a la humanidad y al arquetipo.

En un año mago 10, la tormenta 10 es un momento primigenio, fundacional y realizador. Hoy, cuantas más cosas rompan la norma y lo normal, más te ayudan a despertar.
Todos los inconvenientes hoy son un momento apropiado para conectar con el mago amoroso y con la iniciación.

El guía de la tormenta 10 es la mano 10, que es el tono 10 de la onda del espejo, de modo que esa vivencia sanadora que expresa la mano 10 es la perfección del espejo. Es una fuerza de amor incondicional, que se produce desde el espejo, que a su vez pertenece a la familia del día verde, de lo óptimo.
Esa resurrección asociada a la plenitud del amor incondicional es parte de la entrega de la nutrición del castillo verde y también de la ruptura de las ataduras de la costumbre y la recepción de la iniciación al vuelo del agua que te lleva al cielo.
Pero todo son vivencias experienciales (color azul).

El Tzolkin es un mensaje en el tiempo, que como la palabra es sagrado y aporta resurrección (vídeo)

Breve extracto de 4 minutos del taller de ayer en Madrid

https://youtu.be/yeLoMpoBuVI

El Tzolkin es un mensaje en el tiempo, que como la palabra es sagrado y aporta resurrección. Por ello, colaborando, dentro de cada persona están las células madre.
La misión ahora de las personas es eliminar los hechizos dentro de uno mismo, lo que impide expresar la luz

El eclipse de luna va a coincidir con la nave de isis, la pascua de la libertad, la resurrección y el inicio del tzolkin

Eclipse de sol, eclipse de luna.
En estos momentos, 1 de abril de 2015, va a coincidir el eclipse de luna con la nave de Isis de los antiguos egipcios; la Pascua de la libertad, del pueblo de Sa-Ra; la resurrección y la raíz del tiempo común; y también un nuevo inicio del Tzolkin.

Ante la conciencia despierta, incluso medio despierta, se inicia en este año 2015 un nuevo encuentro con la secuencia de los 20 sellos, que se va a transformar en la secuencia de las 20 ondas, pero que es un hecho dialogante.
Entrando en la vivencia experiencial, es decir, en la conciencia, el periodo que se inicia es de diálogo con dimensiones superiores, es decir, con tu alma sabia. En tu interior sabio se abre un diálogo; un diálogo enlazador con el arquetipo.

Este año 20-15 y en este periodo entre eclipse de sol y eclipse de luna, nos situamos en la consideración de la pureza, es decir, del agua, que está en el interior de cada persona como una conexión con más allá de la luz y más allá de la forma.
La red de neuronas espejo empáticas, es decir, agua y emoción, transcienden el tiempo. Pero en el presente, es decir, en el tiempo en que ES SIENDO, te conecta con lo óptimo.

Hay un lugar dimensional donde sucede el ver

El código Tzolkin nos presenta al águila, o sea el VER, como algo que se encuentra la primera vez que aparece y por tanto en su formulación primera, asociado al mago.
El sello del águila aparece como tono 2 o regalo del mago, de aquel que voluntariamente quiere ser instruido o guiado hacia la transcendencia de la solidaridad. Es decir, admite la propuesta contenida en la primera onda del Tzolkin, que va del dragón al caminante del cielo y corresponde en forma expandida al recorrido que va del dragón 1 al sol 13, que es un poco lo que corresponde a la segunda onda, donde aparece por primera vez el águila.

Pero en la expansión de las 20 ondas, el águila va a aparecer con su color azul, que significa el tiempo real, como la tercera onda del castillo verde y onda 19.
El águila, como tercera onda del castillo verde es el tiempo de ver la sociedad de la estrella, que es la cuarta onda, y, por su resonancia con el 19, es similar a la tormenta, es decir hay un ver que es resucitador.
En el ver también se encuentra la resurrección, que es cuando VES lo óptimo, la sociedad de la estrella.

Esa resurrección es de lo que habla la nave de Isis, la pascua de la libertad, la pascua de la resurrección y el arca de Noé.
Sabemos que igual que en la pascua de la libertad hay un periodo de confrontación, que es el que se relata en las plagas, y otro periodo posterior de concentración, donde se viaja por el desierto, también en el caso de Noé vemos que hay un periodo de confrontación, donde no obtienes sentido a lo que haces desde la aprobación exterior, que quizá sea incluso beligerante contigo o simplemente se ría de ti, sino que sacas tu fuerza de tu interior, y a continuación hay un periodo de alta concentración, que es el que se describe en los 40 días dentro del arca.

Bueno, sí, creo que el ver necesita un cierto aprendizaje.
Pero en realidad se trata de un lugar; hay un lugar dimensional donde sucede el ver.

cuando eres voluntario incluso para pasar por el fuego, es cuando te das cuenta de que el fuego es luz

La semilla contiene un programa perfecto para el florecimiento.
También podemos decir que la semilla es el vehículo del florecimiento, es decir una forma en que la realidad transcendente más allá del vehículo se manifiesta.

La aportación a la conciencia que presenta el Tzolkin es que la semilla aparece como integridad en la onda de la tierra. Para que el florecimiento de la semilla sea íntegro necesita de la tierra.
La actitud del voluntario es la que da el sustrato al florecimiento íntegro de la semilla, que necesita el programa perfecto de cada persona y va a florecer de forma íntegra cuando la persona vive la actitud del voluntario.

Esto es importante decirlo en un año 20-14, donde acabamos de traspasar algo que podríamos denominar el espejo, es decir la otra realidad. El 20-12 hemos entrado en el espejo y hemos traspasado la línea que separa las dos realidades.
Es importante decirlo en esta fecha, precisamente bajo el influjo de la gran cruz cósmica, y de la primera luna llena de primavera, donde aparece la nave de Isis, el paso a la libertad y el paso a la resurrección, como unidos en un mismo contenido, porque la semilla es una expresión de renovación constante de la vida, similar al contenido de la nave de Isis.

Pero el voluntario pasa inevitablemente por una prueba, porque si asociamos al amor el gozo, todo el mundo es voluntario. Todas las personas somos voluntarios para gozar sin esfuerzo, sin hacer nada. Para recibir gozo cualquier persona puede ser voluntaria, pero el amor en esta dimensión de la nave de Isis, de la pascua de la libertad y de la pascua de la resurrección, expresa el gozo donde antes ha habido falta de libertad, falta de vida o infelicidad; es pasar de una cosa en la que no estás a otra en la que estás.
El ego también se apunta al gozo. El ego es justamente el sitio donde estás, y el no ego es donde no estás y a donde pasas para ser libre, resucitar y entrar en esa renovación permanente.

La prueba tiene una consistencia donde expresas el amor sin gozo. Incluso cuando la persona no te trata bien, tú la amas, y eso es conocido como amor incondicional.
La experiencia del amor incondicional es parte de la frontera para demostrar que eres un voluntario, y que aquello que rehuías y te llevaba hacia el ego, desaparece.

Hay un ángel con una llama de fuego impidiendo el acceso al paraíso, según una tradición primigenia. Pero eso significa que tú tienes miedo al fuego y te escondes de la luz, y cuando eres voluntario incluso para pasar por el fuego, es cuando te das cuenta de que el fuego es luz.

Por eso es necesario comprobar, ya que aquello que te saca de lo óptimo o te impide estar ahí es un contenido mental de carencia, de miedo, de juicio o de envidia -la envidia es un no reconocimiento de la realidad Dios en ti, que te lleva a desear algo que tiene otro-.
Son contenidos que no expresan la realidad, por eso siempre es importante comprobar, como Tomás, porque las células madre reconocen la realidad, ya que pertenecen a la realidad de lo óptimo.