En este tiempo en que se despliega la realidad plegada

En este tiempo de transmutación, de salto cuántico; en este tiempo en que se despliega la realidad plegada; en este tiempo en que la visión cuántica de la realidad nos presenta varias realidades posibles simultáneas, donde es posible que tú saltes de una a otra, simplemente desde la libertad de conciencia; en este tiempo es necesario resituar las cosas, porque la realidad material con su forma rígida es simplemente la forma que toma la realidad para aparecer como comprensible.

Pero al resituar de manera diferente las diferentes realidades, lo que estás haciendo es desplegar, permitir que esa realidad que ha aparecido expandida ante ti, se mantenga expandida, resituando y reforzando la iluminación que has percibido en un momento de expansión de la conciencia, facilitando así que la conciencia se mantenga expandida.
Por eso es momento de resituar y redefinir, desde tu conciencia despierta y no desde la repetición, ya que desde la repetición mantenemos la realidad formal, que es una realidad plegada que oculta parte de la realidad, porque no todas las realidades aparecen como posibles.

La realidad material rígida solamente contempla unas posibilidades en mínimos para la vida, igual que una planta al crecer necesita salir del semillero a un espacio más grande y en su crecimiento todavía requiere espacios más grandes. De la misma manera, la realidad necesita expandirse en la conciencia de las personas.

El salto cuántico supone instalarse en el hemisferio creativo

No trate usted de recordar cuando se aproxime o se adentre en el Tzolkin, sino de VER, o sea de mirar.
Se trata de un mirar con todos los receptores de la realidad abiertos, operativos y sin restricción. Mirar como escuchando, como desconociendo, sencillamente; mirar desde el hemisferio creativo donde todo es nuevo.

El salto cuántico supone instalarte en el hemisferio creativo y activar desde allí las conexiones con las demás personas. Por eso es importante no tratar de aprender cuando te aproximas o te adentras en el Tzolkin, porque eso te fija, te clava y te mantiene en el hemisferio lógico.

El hemisferio lógico LEVANTA un muro y te ENCIERRA dentro.
El hemisferio lógico levanta un muro de hechizos, donde las princesas, es decir la mujer real, está dormida y es su propio carcelero represor, como la bella durmiente; o es desposeída y no reconocida como cenicienta; o peor aún, es como madrastra que ha perdido el alma y los príncipes, es decir los hombres reales, reales de REALIDAD, que son ranas o sapos o enloquecidos corta cabezas sin alma.

Hablar de príncipes y princesas para hablar de las personas, de los hombres y las mujeres, es hablar en código EGIPTO, pero del Egipto de las pirámides, que es precisamente el que dicen que quieren destruir los enloquecidos.
Realidad quiere decir dimensión. La realidad expresa la dimensión en que vives. Una es la dimensión del hechizo y otra la dimensión de los hijos de Dios.

En el Egipto de las pirámides, al que hacían faraón, que es el despertar o el salto cuántico, antes le confirmaban y le daban el título de Hijo de Dios: SA-RA.
Gracias SA-RA, gracias ángeles que preceden en el camino, porque hay un camino más allá del muro y hoy está abierto.
El muro ha caído hace tiempo y hoy todo sucede como en una película, para que te desidentifiques y se lo lleve el eclipse.

Yo no soy abuso, no soy intolerancia, no soy terror.
YO SOY AMOR. YO SOY PAZ.

La mercabá es holística, porque avanza moviéndose en todas las direcciones

La mercabá es holística, porque avanza moviéndose en todas las direcciones. El contenido de avanzar expresa que es evolutivo dimensionalmente, no involutivo, y que al mismo tiempo que se mueve hacia dimensiones superiores, lo hace avanzando en todas las direcciones posibles de la realidad.
Esos contenidos son similares a los del termino holístico, por cuanto engloba la totalidad de posibilidades en que puede ser considerado algo.
Holístico significa también que te mueves en todas las direcciones; mejor dicho, que avanzas en todas las direcciones, mientras avanzas evolutivamente hacia el desenlace, que es el salto cuántico.

El “Juicio de Osiris”, aunque es algo invisible e impalpable, es real. Es aquí y ahora transcendente

Cuando el Juicio de Osiris es el presente, la falta de solidaridad te saca del presente.

El “Juicio de Osiris”, aunque es algo invisible e impalpable, es real. Es aquí y ahora transcendente

El Juicio de Osiris es tecnología de resucitación. Es el salto cuántico, solo que requiere ser instalado y actualizado. Instalado con el “sí, quiero” y actualizado con hechos.