Es importante pasar del trabajo con los sellos al trabajo con las ondas

Es importante pasar del trabajo con los sellos al trabajo con las ondas. Es importante y hay que afirmarlo con rotundidad. El trabajo con los sellos es imprescindible, porque es tu trabajo personal, pero en el trabajo con los sellos lo verde no existe; no existe la referencia, la vivencia de lo verde. Mientras, en el trabajo con las ondas, que es el trabajo grupal, sí entramos en lo verde, porque entramos en el quinto castillo, el castillo verde. Hay varias ondas que representan al castillo verde, la energía verde.

En el trabajo con los sellos solo hay una referencia a lo verde en los sellos que corresponden a la familia del día sin tiempo, asociada a la quinta dimensión. Pero es algo momentáneo, porque un sello es un momento, mientras que una onda es un periodo, una expansión del tiempo.
El trabajo con los sellos es fundamental, pero el trabajo con las ondas es el que te introduce en lo verde, de manera plena en la energía de quinta dimensión.

El trabajo con los sellos es el que te permite en un momento determinado hacer esa expansión. Es fundamental el trabajo con los sellos, aunque eso corresponde a la cuarta dimensión.
Y cuando realizas el trabajo de armonización con tu propio sello es cuando puedes expandirte, desplegar la realidad y encontrar a todas las otras personas que han hecho ese trabajo, que están conformando la sociedad de la estrella. Eso es la quinta dimensión y el lugar al que te diriges a través de tu trabajo personal.
Gracias y bendición.

Los sellos en la onda del dragón

LOS SELLOS EN LA ONDA DEL DRAGÓN:

PRIMER ESCALÓN: Dragón, Viento, Noche y Sol
El DRAGÓN significa la solidaridad y es justamente partiendo de ahí donde puede suceder todo esto. La característica mítica del dragón significa simplemente que esto es así incluso antes de que tú lo sepas, lo reconozcas, te lo creas o lo vivas, o incluso estés en contra.
La solidaridad actúa dentro de ti aun estando en contra de ella, esperando que la autorices.

El segundo sello de la onda es el VIENTO blanco, que significa de una forma sencilla la comunicación y la palabra. El tono 2 es fundamentalmente un regalo. Cuando has asumido el propósito se produce el tono 2 como regalo. Por eso, podemos decir que la primera onda es una comunicación, porque su tono 2 es el VIENTO.
Hay palabras que tienen que ser dichas y ellas mismas se encargan de todo a través del diálogo interior. Eso es lo que significa el viento en tono 2.

El tercer sello de la onda primera, la NOCHE, nos habla del poder de la visualización, y de soñar la abundancia para todos. A esto le da la característica de ser tono 3, que significa servicio. Llega un momento en que lo importante es soñar la abundancia, pero hay que comprobarlo, qué sucede en tu interior y en tu exterior, como algo más importante que un concepto.
La experiencia vale más que un concepto.
El color azul significa vivencia experiencial, es decir, es algo que haces. Te invita a comprobar cómo te transformas cuando sueñas la abundancia, porque activas en ti una fuerza creadora, que es la fuerza que crea la vida.

El tono 4 significa cómo lograr el propósito, y la SEMILLA responde “siendo tú mismo, siendo como eres”. El color amarillo habla de limpiar los hechizos, porque las creencias equivocadas te impiden ser tú.

Estos 4 primeros tonos forman una unidad, que se puede considerar unidad tipo, donde hay algo que representa la realidad (color rojo); algo asociado al diálogo, que hace presente al otro, al grupo y a la emoción (color blanco); algo que expresa el momento presente, a través del servicio (color azul); y algo que te hace ser más tú (color amarillo).

SEGUNDO ESCALÓN: Serpiente, Enlazador, Mano, Estrella
La quinta propuesta es la SERPIENTE, que es tu interior, la kundalini y tu energía vital. Refuerza el propósito de la onda, al expresar por segunda vez el propósito. Es una fuerza, que refuerza el propósito. Por eso es del mismo color.
La serpiente, como expresión de tu propia luz, vuelve a hacer presente la luz que está cumpliendo una misión (dragón).

El sexto elemento es el ENLAZADOR DE MUNDOS, que es la capacidad de enlazar, siendo una expresión de la luz cumpliendo una misión, al formar parte de la familia del dragón. La palabra “familia” aquí es un tecnicismo, que de alguna manera indica que aparte de su propio valor como sello independiente, el enlazador también es cómo se presenta la luz cumpliendo una misión en el terreno emocional expresado por el blanco. Y la forma en que se presenta la luz es uniendo, o sea amando. No uniendo como ata un cazador a su presa, sino amando.
El tono 6 es para nosotros como una puerta, y cuando actúas desde el enlazamiento amoroso abres puertas a una realidad escondida pero amorosa más allá de la forma, que muchas veces es una forma desde el miedo o la imposición o desde el “yo primero”, el ego.

Y cuando abres esta puerta te encuentras en el tono 7, que es una canalización, que aquí aparece como manik, MANO, siendo la sanación algo relacionado con reconocer dónde no has actuado desde el amor.
Esa canalización que tú activas desde el color azul, liberándote al reconocer cómo has actuado en contra del amor, también tiene una resonancia que libera a las demás personas.

El tono 8 aparece como la ESTRELLA y le damos el valor de integridad, como una forma más afirmada de “ser tú” al reconocer el programa. La primera vez que aparece el amarillo es “sé tú y reconoce el programa” (semilla), y la segunda vez es en el tono 8, reafirmando esos contenidos y haciéndote más íntegro, porque te hace más “ser tú” y te propone conceptualmente los valores de armonía, belleza, ética, y también la sociedad armónica de la estrella.

TERCER ESCALÓN: luna, perro, mono, humano
El tono 9 es la LUNA, que asociamos con la emoción, y que también da fuerza al propósito, porque es la tercera vez que aparece su color rojo. En este caso la emoción ayuda al propósito para llegar a la transcendencia, que es el cielo, el caminante del cielo. La emoción da fuerza a la luz para llegar al cielo.
Al pertenecer al tercer peldaño de 4 sellos, decimos que la emoción forma parte del servicio, porque es la tercera vez que aparece el color rojo.
El amor es una expresión del servicio. El amor refuerza al servicio, y el servicio refuerza al amor, conectando con el agua de la luna, la cual es un espejo del sol. La luna en la noche es una luz en la oscuridad.

El décimo sello, que indica una perfección, es el PERRO como amor incondicional, que es parte del servicio, de la propuesta de cómo llegar al cielo.
Este servicio incluye considerar la emoción y el amor incondicional como parte de aquello que te relaciona con las demás personas. Lo activas como azul, siendo una de sus características la conciencia. Tú haces presente ese servicio como forma de estar consciente, es decir, de estar despierto en el intento.

Entonces, aparece el tono 11 como una liberación. El MONO significa alegría, osar e inocencia. También es una expresión de la luz cumpliendo una misión (familia dragón). Ante la conciencia es una de las formas del color azul, produciendo una liberación de luz.
El mono azul da sentido al tercer peldaño de 4, que comienza con la emoción (luna), sigue con el amor incondicional (perro) y dice que esa emoción y ese amor incondicional van asociados con la alegría en el presente, que es una alegría que te transforma, porque te hace libre y te lleva lejos del miedo, la envidia y todas esas cosas.

La consecuencia de esa liberación que contiene un nuevo nacimiento es el HUMANO, la libertad, los pensamientos elevados y colaborar con todo lo existente, como una forma de expansión.
De esta manera el humano es el final del tercer agrupamiento en los bloques de 4 colores, que contenía la emoción, el amor incondicional, la alegría y la libertad.

CUARTO ESCALÓN: Caminante del Cielo
El caminante del cielo pertenece a la familia del día verde por su plenitud, expresando a través de su color rojo que crea esa realidad y de alguna manera en ti activa un cuerpo de gozo.
La posición del sello 13, caminante del cielo, en la onda tipo nos muestra la cuarta manifestación del color rojo, es decir, cómo la realidad se va transformando, llegando a algo que contiene, como 4, el símil del cuarto sello, como expresión del programa, y también del cuarto color como expresión de la expansión y la madurez.

Inicia así el cuarto grupo de 4, del que solamente va a estar visible el primero, porque los otros ya se sitúan en una elevación y se salen del mundo de la forma y ocurren en el mundo de las emociones (color blanco), que no es algo visible, o en el mundo de la conciencia (color azul), y que también suponen una limpieza de hechizos (color amarillo), es decir de limitaciones al programa diseñado en dimensiones superiores. Y eso también es una disposición y no una forma.

De esta manera la primera onda va del rojo por primera vez al rojo por cuarta vez. Termina enlazando con la dimensión más allá de la forma, que es la onda del mago.

Los 20 sellos aparecen primero en un grupo de 13, dejando 7 fuera de ese grupo de 13. Eso también tiene un lenguaje, donde los 13 primeros aparecen como una propuesta para la transcendencia, donde es importante que tú quieras, y los 7 segundos aparecen con la característica 7 de canalización, resonancia y sanación, desde la transmutación.

La noche: visualizar, soñar, ensoñar…

LA NOCHE (Libro de los Sellos):

La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia. Mediante la meditación o ensoñación podemos visualizar la abundancia, y al permitir disfrutar de la imaginación, propiciar que se convierta en realidad.
La Noche representa el poder de la visualización y el sistema de creencias. Está asociado a ensoñar la abundancia, es decir crear la abundancia para todos, pero también a modificar el sistema de creencias, que presenta la realidad como algo encogido lleno de imposibles.
Noche es ver sólo cosas buenas para los demás, sin pactar con lo que quiere que veas lo malo en los demás; es bendecir a todas las personas, decir bien de todas las personas
La Noche es el tercer sello y nunca puede ser comienzo del año y tampoco es el comienzo del Tzolkin. Es uno de los tres sellos antes de la primera línea temporal representada por la Semilla, primer sello que puede abrir el año, o sea el tiempo real. Aparece una línea que marca el tiempo, y todo lo anterior se sitúa en lo atemporal. Es y existe sin referencia al tiempo. Por ello Noche estaría en lo atemporal.
El Viento es como el fuego del Dragón, las llamas que salen de la boca del Dragón, y la Noche es como las raíces de la Semilla. La Noche está antes de la manifestación, pero muy cerca. Es la puerta del amanecer.
El Dragón, la solidaridad, el Viento y la Noche sirven para mostrar cualidades de lo sagrado. Lo sagrado, lo anterior al tiempo, se presenta como algo que te cuida y te nutre (el Dragón), pero también se presenta como algo que quiere dialogar contigo (Viento).
Lo atemporal sirve como carta de presentación de aquello que nos busca desde dimensiones superiores: aquello que nos espera, nos cuida y nos guía.

EL SELLO OCULTO:
Como sello, la Noche es el oculto-gemelo del Espejo. El ensueño no es sólo un sueño, sino que conecta con la realidad, proyectando nuestras intenciones y deseos. Ensoñar la abundancia es visualizar para ir construyendo la realidad, co-creando. Siendo conscientes de lo que somos y hacia dónde vamos, podemos manifestar la luz en nuestros sueños para que se haga realidad.
Parece contradictorio, pero nada es más real que el ensueño.
La Noche no es el presente de soñar la destrucción y la maldición, sino la abundancia y la bendición. Es co-crear un presente de exuberancia. Estamos hablando de la Noche y su oculto el Espejo; descubrir la realidad Dios en cada persona.
El Espejo es pura y simplemente la realidad, solo que a la realidad no se accede mirando lleno de conceptos falsos sino soñando la abundancia. La propuesta maya no es aquello de “piensa mal y acertaras“, sino piensa lo mejor y acertarás.

EL TONO 3:
El primer tono 3 que aparece en el Tzolkin está asociado a la Noche. En Noche siempre hay servicio. Hay una gran generosidad, creatividad, disfrute y realismo a través del ensueño.
Y recordemos que el servicio como tono tres siempre está asociado con la liberación como tono once.
Ver lo mejor, soñar, permitir la abundancia, configurar la realidad como abundancia es el tono tres, la misión de todos y de cualquiera. Así se presenta desde lo atemporal, eso que te busca desde realidades superiores.

EL COLOR AZUL:
Lo azul aparece por primera vez en la Noche, asociado al fuego, al presente y a la transformación.
Todas las experiencias del azul te transforman, que es lo propio del azul: la experiencia del ensueño de la NOCHE, la canalización de la MANO, el osar desde la inocencia del MONO y la creatividad del ÁGUILA.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La Tierra: la alineación con el corazón de la vida

LA TIERRA (Extracto del Libro de los Sellos)

La Tierra favorece la alineación del humano con el propósito de la vida y con el centro de la galaxia, propiciando la unión de las energías terrenales y espirituales en el corazón del ser humano.
Esta alineación es la que provoca las sincronías, otra de las características del sello Tierra.
La Tierra, con su magnetismo, nos atrae y provoca el alineamiento, no sólo con un objetivo de supervivencia, sino también de protección, cuidado, fuerza. Es un trabajo de estar centrado en uno mismo, pero también de conectar con la Tierra y con dimensiones superiores.
La Tierra tiene características similares a nuestro cuerpo y recuerda a una madre. El acercamiento a la madre Tierra, nos da fuerzas para seguir el camino al cielo. La madre Tierra nos sustenta y no sólo en el plano físico o material. Nos protege y nutre, y nos sirve de vehículo, como el cuerpo, para realizar nuestra misión. Como una madre, siempre está presente y nos acompaña en nuestros procesos.
Todos formamos parte de una malla energética, que va evolucionando de forma colectiva: la tierra, el ser humano y también la luna.
La Tierra nos sustenta, pero es la que vuela, pues orbita. Es el paso intermedio en una escalera al cielo; un peldaño para la conciencia, para ascender al cielo.
La Tierra, desde el punto de vista de lo que cae, sirve para enterrarte, pero desde el punto de vista evolutivo es un peldaño al cielo. Está esperando la maduración; ayuda a que todo madure.
Para las personas materiales es un lugar material y contiene dolor; un lugar donde te puedes hacer daño fácilmente. Pero para las personas en estado evolutivo, es un lugar donde encontrar el espíritu, en el cuarto castillo, y entonces es un peldaño de ascensión al cielo. De hecho la Tierra es maestra en el volar, porque la Tierra vuela.
La Tierra no pide nada a cambio y por mucho que la abandonemos, agredamos o ignoremos, siempre está ahí, proporcionándonos cobijo y alimento. Pero no espera recompensa, sino sólo compartir nuestros procesos, y que nuestra evolución sea también la suya.
La Tierra, que no es de nadie sino que se entrega a todos los seres humanos, sin excepción y sin juicio, es decir sin valorar aptitud, moralidad, sabiduría o belleza. La Tierra, que nos protege y nutre en nuestro camino interior de evolución, es un ejemplo del voluntario.

EL SELLO OCULTO:
El sello interior u oculto asociado a la Tierra es la Semilla.
La Semilla nos ayuda a alinearnos con la Tierra desde nuestro interior, sacando a la luz aspectos de nuestra personalidad, actitudes o dones que estaban profundamente guardados esperando el momento adecuado. Y ahora es el momento de florecer.
La Semilla saca fuerza de sus raíces, que están como en otra dimensión de la realidad, rompe la Tierra y sale hacia la luz y desde entonces siempre se dirige hacia la luz. De hecho las plantas no se mueven espacialmente, no andan y no se desplazan pero sí se mueven permanentemente hacia la luz, en un viaje de crecimiento hacia el Sol y, como en Espejo, sus raíces se mueven hacia el centro de la Tierra.
De alguna manera, la Semilla y la Tierra anticipan los contenidos de canalización del tono siete resonante y de la columna siete, lo cual se ve reforzado por el hecho de que la Semilla y la Tierra son en la séptima columna la Semilla siete y la Tierra siete.
La columna siete significa de alguna manera el cielo y también canalizar, como forma de expresión sin doblez donde expresas totalmente tu corazón. Señala cómo esa actitud sin doblez es la adecuada a los momentos de más placidez y goce.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El espejo: Es la verdad, y la verdad y la realidad sólo pueden ser lo mismo

EL ESPEJO (Extracto del Libro de los Sellos)

El Tzolkin presenta el Espejo como arquetipo de la realidad.
Es el momento de la fusión y del Espejo. El famoso “In lak’ech” es el saludo del Espejo, porque cuando te miras al Espejo y ves una persona, que eres tú, dices “yo soy tu” y además “tú eres yo”.
Por eso la ley del Espejo es tal vez la mejor de las leyes. Y de cualquier manera, más allá de ser una ley, es un instrumento de conocimiento maravilloso.
El Espejo es la verdad, y la verdad y la realidad sólo pueden ser lo mismo.
El Espejo propone observar, contemplar, aceptar lo que es. Pero contemplar no es evadirte. Contemplar no es pensar en otra cosa mientras “pasa” el asunto, sino sumergirte en él, sólo que sin nada. Sumergirte en el asunto con la conciencia desde el vacío. Simplemente mirando, como cuando llegas a un lugar nuevo y simplemente miras para situarte, para entender.
Estás totalmente presente. Eso es lo importante: estar presente y vacío.
Si simplemente miramos, vemos que el Espejo es blanco y contiene como dibujo una especie de escalera ascendente y descendente, o doble, o en Espejo. También podría sugerir una pirámide escalonada.
Podría haber varios horizontes, según se considere, pero ciertamente y sin duda posible, la figura es escalonada. Lo que se quiera representar al niño, a lo inocente dentro de ti, se hace a través de una escalera. Como hablando de niveles, o de subir y bajar.
El Espejo en algunas tradiciones se llama cuchillo y cosas así, o sea de cortar, incluso se sugiere que se ve un cuchillo ceremonial en el glifo; otros ven una pirámide. Algunos presentan este cuchillo como lo que corta el error, espada de la verdad, o como un bisturí que quita el tejido dañado. Todo sirve. La verdad de las cosas corta el error. La verdad de lo que es hace desaparecer lo erróneo.
Personalmente en el Espejo veo una X. La X es utilizada en matemáticas como la respuesta que se busca, es decir la X es la incógnita. Pero es la incógnita para un estudiante, para un estudiante que debe conocer la fórmula que le da la respuesta adecuada.

EL SELLO 18:
La presencia de la realidad, expresada a través del Espejo en el Tzolkin, expresa cómo la realidad no es algo evidente, algo inmediata.
Sólo aparece al final de un largo proceso, y además lo hace en la segunda onda, la del Mago, que es la onda del aprendizaje.
La realidad tiene que ser aprendida, descifrada, y al mismo tiempo es lo que le da fuerza al Mago, porque en la onda aparece en quinto lugar.
La persona “normal”, es decir “sufriente”, encaminada a ser crónica vive en una realidad por inercia.
El Mago aprende, busca la realidad y recibe amorosamente energía de la realidad.
El sello Espejo aparece en el lugar 18 de 20. Sólo faltan dos para terminar la serie, y uno es el Sol, que es primero y último, el final, donde vamos. Por eso no cuenta; está ahí pero no pertenece al trascurso, no es del camino.
Y la Tormenta es el sello19 y por varias razones podemos considerarlo como una puerta. La puerta sí está en el camino, pero es la mínima expresión del camino.

EL SELLO OCULTO:
El Tzolkin es un espejo. Y conocer lo oculto, o sea conocer qué hay más allá de la realidad aparente, es fundamental; conocer la realidad más allá de lo aparente, y sobre todo más allá de los contenidos de la realidad del sufrimiento, que es la realidad de lo aparente. Y eso es lo que te muestra el Espejo, la realidad real.
El Espejo siempre es la Noche; la realidad siempre es el ensueño y el ensueño siempre es la realidad.
Una de las claves de encuentro de la realidad es adentrarse en el ensueño.
Los sabios mayas creadores del Tzolkin sitúan la Noche, que es el ensueño, como oculto del Espejo.
La realidad aparece, no haciendo cosas frenéticamente en la doble realidad del miedo, sino experimentando el ensueño.
Tú creas la realidad con lo que crees. Cocreas la realidad con tu intento. El intento y la conciencia muestran la realidad al ser humano ciego. Por eso son tan importante los trabajos con la Noche, o sea con el Espejo, o sea buscar la sociedad de las estrellas, o sea caminar por el cielo.
El Espejo es la realidad y el Espejo es el ensueño, ya que son ocultos y van juntos.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El sello humano está asociado con el libre albedrío, ejercido con sabiduría en su conexión espiritual

EL HUMANO (Extracto del Libro de los Sellos)

El sello Humano y el ser humano están asociados con el libre albedrío, ejercido con sabiduría en su conexión espiritual.
El ser humano es libre en su semejanza con Dios. Y ese es el significado del sello Humano, la libertad pero también los pensamientos elevados.
Pero si hablamos de pensamientos elevados sólo podemos hablar de verdades. Realmente los pensamientos elevados son verdades, no fantasías. Si fueran fantasías no merecerían ser considerados como elevados. Los pensamientos elevados son accesos a realidades muy reales, aunque no siempre evidentes.

EL SELLO OCULTO:
El sello oculto del Humano es la Luna, asociada al agua y a las emociones. En el Tzolkin el agua propiamente está representada por la Luna.
Luna forma familia con Semilla, Mago y Tormenta, y los cuatro son la familia del agua, que es la familia que inicia la cuenta calendárica, o sea la conciencia del tiempo. Para esta sabiduría maya se inicia desde algo que se considera agua. Pero el Humano es el oculto de la Luna, es decir que la Luna, o sea el agua, y el humano, son lo mismo. El humano y el agua son lo mismo.
El agua es importante, de hecho es simplemente imprescindible para vivir. Para ser humano es imprescindible ser humano, o sea vivir.
Una cualidad del agua es que no tiene fronteras. Cuando una gota de agua toca otra gota de agua, se forma o aparece otra gota de agua más grande, porque no hay nada que divida, no hay obstáculo para el otro. Para el ser humano es importante la transparencia frente a la luz, o sea frente a la realidad de dimensiones superiores, pero también es imprescindible que no haya una frontera con el otro. Cuando una gota de agua encuentra a otra gota de agua, dice “tú eres otro yo” o “in lak’ech”. Este es el lenguaje del agua.
La emoción, atribuida también a la Luna, es poderosa. La emoción te hace libre, porque te hace humano. Tal vez de lo que se trata es que los humanos conozcan y reconozcan que lo importante no es solo la luz sino también el agua, o sea las emociones; incluso quizás el agua luminosa, pero ciertamente el agua. Reconocer el AGUA es imprescindible para el human@.
La persona que cree en la fuerza no es libre, y además tiene miedo. Por eso la Luna está asociada al humano y a la libertad. Y antes de entrar en la quinta dimensión y el amor, el agua, que es la emoción, te ayuda como tarea a ser libre. Quitar al humano la libertad es impedir al humano conectar con su interior, la Luna, que como onda es justamente el inicio del quinto castillo, asociado al éter y al cielo.

EL 12:
El Humano es el sello 12, la libertad. La resonancia de Humano como tono es el 12, o sea “cómo puedo colaborar con todo lo que existe”.
De modo que el ser humano es intrínsecamente libre y necesita ser libre para ser feliz, pero también es intrínsecamente colaborador, o sea amoroso, generoso, compartidor para ser feliz. Y si desea otra cosa solo encontrará frustración, enfado, depresión, miedo, cuando se cumplan sus sueños.
Así, parte de los pensamientos elevados asociados al Humano, son pensamientos de colaboración, de respeto, de aprecio, de entrega con todo lo que existe.
En esa nueva realidad que está apareciendo, lo más importante ya no es ser el númer@ un@, sino colaborar con todo lo que existe.
El 12 une en el objetivo de “colaborar con todo lo que existe” al ser humano, como sello 12, y a la Semilla, que es la onda 12. Cualquier cosa que contenga la Semilla tiene relación con colaborar con todo lo que existe. Y cualquier cosa que contenga el Humano tiene relación con colaborar con todo lo que existe.
Una de las formas en que se expresa la paz es a través de la colaboración. Si no hay colaboración, no hay paz.
El ser humano impregnado de la solidaridad luminosa del Dragón, es el gran colaborador de todo lo existente. Da igual lo que hagan las demás personas, porque quizá no lo sepan. Sí es importante qué haces tú ante ese programa que te dice quién eres.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

¿Por qué los mayas determinaron la existencia de 13 tonos que corresponden a 13 ciclos lunares?

¿Por qué los mayas determinaron la existencia de 13 tonos que corresponden a 13 ciclos lunares?, ¿por qué usaron el 13 y no el 14, por ejemplo?
(compartimos la respuesta)

Los mayas hablan de los 20 kines, que significan días, y luego hablan de otra ordenación basada en el 13, que determina ondas. En el lenguaje común se le llama 13 tonos lunares, pero lo importante no es que sean lunares o no lunares, porque hablar de 13 tonos lunares puede simplemente significar que se trata de 13 energías, 13 tonos que no siguen la secuencia de los días, que son solares.
Entonces, estaríamos diciendo que son 13 tonos no solares, como equivalente a lunares. Es decir, es otra secuencia diferente a la de los kines, no siendo lo más importante el que sea lunar o no, sino que es una secuencia diferente de la anterior.

Esa secuencia de 13 explica las 13 columnas que aparecen en el Tzolkin de 260 kines. Por ese motivo no hay 14, porque la columna 14 es la repetición de la columna 1.
Lo importante es encontrar que uno de los ritmos vitales aparece como 20. La observación te puede llevar a encontrar que hay una secuencia que está basada en el 20 para que sucedan cosas, y que mientras está sucediendo esa secuencia de 20, aparecen otras cosas en una secuencia de 13, mostrando que la profundidad de la realidad contiene muchos planos y muchos niveles, y unos se superponen en otros.

Que haya secuencias de 20 sellos, de 20 ondas, de 13 tonos y de 13 columnas, y que de ahí se pueda sacar una enseñanza, muestra cómo el hombre es un ser multi dimensional y que está actuando al mismo tiempo en varios niveles y no solamente en uno.
También expresa cómo hay sucesos que son los de tu voluntad, que quieren ir hacia un sitio que está en el futuro, pero que también hay acontecimientos que van del futuro hacia ti. Es decir, desde donde no has llegado hay algo que se está dirigiendo hacia ti para darte energía, y ese es el camino de los guías que vienen a buscarte.

En esa secuencia de 13, el centro, es decir el tono 7, equivalente a la columna 7, contiene un momento especial, que se expresa como nuevo nacimiento y que está envuelto en esos 13. Puedes reconocer cómo en tu vida hay un momento especial que tiene una preparación, que es el periodo del 1 al 7, pero que luego tiene una continuación, que es el periodo del 7 al 13.
Ese momento ha sido tal vez una idea fulgurante que ha aparecido en tu interior como una cosa muy puntual, pero te ha permitido luego un desarrollo; no era solamente encontrar esa idea sino su desarrollo posterior de esa idea.

Es decir, hay un momento de genialidad y eso corresponde al 7, porque esa genialidad está sustentada en lo que has vivido antes, pero su importancia está en lo que vas a vivir después.
Eso está expresando el ritmo de 13. Es importante que llegues al 13, pero antes sucede una cosa maravillosa en el 7. En el 7 es donde se encuentra la energía fluyente, como 7, con la energía que viene a buscarte desde el 13, también como 7.

Vivir el 14 también es importante, porque es como sello el mago, es decir, entrar en lo que hay más allá de la apariencia, y como onda el perro, es decir, la vivencia del amor incondicional. Pero el Tzolkin como tal expresa 13 columnas.

También los 13 tonos se pueden asociar con 13 meses lunares de 28 días. La única cuestión es que realmente la luna no tiene un ciclo de 28 días, sino que lo que nosotros vemos desde la tierra es un ciclo de 29,5 días aproximadamente. Consecuentemente, hay años que puedes ver 13 veces la luna, pero también hay muchos años que solamente vas a ver 12.
De cualquier manera, las 13 columnas también pueden hacer referencias a 13 agrupaciones de 28 días, donde van a aparecer en cada agrupación cuatro niveles de 7 en 7, donde 7 días pueden ser rojos, 7 blancos, 7 azul y 7 amarillos.
Como no aparece espacio para el verde, aquí la denominación lunar mostraría que se trata de algo que sucede en la cuarta dimensión, mientras que los 20 sellos, con sus cinco niveles, muestran un camino a la quinta dimensión.
Sin embargo, la quinta dimensión siempre está presente, y aquí aparece en el día fuera del tiempo. Las 13 lunas de 28 días, que hacen referencia a los 13 tonos, acabarían el día 364, quedando un día y también una fracción para completar el año. Ese día es el “día fuera del tiempo”, de ajuste y meditación, que también expresa la quinta dimensión.

El caminante del cielo

EL CAMINANTE DEL CIELO (Extracto del Libro de los Sellos)

Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio.
No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.

LA ONDA TIPO:
El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.
Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia. Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.
Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.
Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.

LA ONDA 13:
Como final de onda, el 13 indica transcendencia. Pero el Tzolkin también muestra la onda 13, que comienza en la Tierra y termina en la Luna.
El uno siempre es Dragón, pero el trece es como sello, es decir de forma individual, un Caminante del cielo, y como onda, es decir como asunto grupal, Tierra.

LA ONDA DEL CAMINANTE DEL CIELO:
El Caminante del cielo, en su onda propia termina en la Serpiente, y la Serpiente es energía, kundalini, una energía de elevación, pero asociada al gozo.
Hay un intercambio de contenidos entre la situación del sello en el lugar 13, y la situación del propósito, Caminante del cielo, como onda en el lugar quinto, que es el de la Serpiente.
Por ello, Caminante del cielo siempre es energético. Su gozo, su expansión, su exploración del espacio son enclave de plenitud y de fuerza. Y su conexión es directa con el Dragón, porque el Dragón es rojo, y el Caminante del cielo también es rojo y un inicio, sólo que en otro nivel.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012-2013.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.
La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.
Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero ni por la publicidad ni por las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La mano: sanación, canalización, interacción y la realización


SELLO MANO (Libro de los Sellos)
La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.
La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.
La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.
En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.
El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.
Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.
Una de las características más importantes de la mano es que, en la horizontal, es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

EL TONO 7:
El primer tono 7 del Tzolkin es la Mano, sello 7.
El tono 7, en la transmisión del conocimiento de los creadores del Tzolkin, está especialmente resaltado como instrumento de canalización, de dimensiones superiores. Canalizar es emitir y recibir, y el tono siete presenta la sanación, la Mano, como centro y lugar del suceso canalizado.
Esto nos sitúa en que la Mano la podemos utilizar sin conciencia, como algo en la tercera dimensión, para simplemente hacer cosas; también la podemos utilizar desde la cuarta dimensión, es decir con conciencia, para todas las acciones que contienen conciencia como es expresar cariño, hacer mudras, etc. La persona que utiliza mudras conoce su poder; la persona que acaricia como expresión amorosa, conoce su poder. Todos esos elementos y otros del mismo estilo, hablan de la conciencia.
El estudio de los tonos siete de todas las ondas es muy instructivo para las personas interesadas en adentrarse en la sabiduría de la malla, de la red que une a todas las personas y que queda patente y manifiesta para los más dubitativos por las neuronas espejo y la creciente realidad de telepatía y metalenguaje que nos acompaña diariamente, a poco que estés atento a la sincronía de los sucesos.
En esta consideración encontramos que el primer tono 7 sería la Mano, y la Mano está asociada a canalizar y a sanar. Pero el segundo tono 7 es el Sol en la primera columna, que corresponde al número 20, mostrando como en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
Pero además de reunir significados de canalizar, es decir aquello que viene facilitado desde dimensiones superiores, el tono 7 también muestra, por su relación con la columna siete, algo que te encamina al nacimiento de tu ser auténtico más allá de lo convencional y lo lógico.

EL LIBRO DE LOS SELLOS