6 febrero 2019: la onda del humano nos lleva al encuentro con uno mismo, con la esencia divina manifestada de forma individual

6 febrero 2019. SEMILLA Cósmica 13. Onda del Humano. Serpiente 6 y Estrella 1 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 6 Espejo

La libertad se manifiesta de forma trascendente cuando el humano consigue ser él mismo, desarrollando lo que lleva dentro, sin necesidad de imitar a otros o reaccionar ante algo. Sólo tiene que conectar con lo que es.
Ese es el camino a donde nos lleva la onda del humano, al encuentro con uno mismo, con la esencia divina manifestada de forma individual, en un cuerpo, en unas circunstancias, en una familia.
Gracias. Bendiciones.

22 mayo 2018: La trascendencia pasa por atreverse a ser uno mismo. Esa es la forma de crecer y florecer

22 mayo 2018. SEMILLA Cósmica 13. Serpiente 6 y estrella 1 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 6 espejo.

No podemos seguir queriendo emular o seguir a otros. La evolución del ser humano pasa porque cada persona encuentre su lugar, su sitio de poder, donde se encuentra bien y desde el que puede cumplir su misión (tierra, sello oculto)
Para ello hay que atreverse a sentir y a mirar el interior, tanto dones como heridas. Somos nosotros pero también nuestras circunstancias.
Queremos crecer? Queremos cambiar cosas en nuestra vida?
La trascendencia pasa por atreverse a ser uno mismo. Esa es la forma de crecer y florecer.

Gracias. Bendiciones

4 septiembre 2017: estamos preparados para seguir sembrando pero también para recoger los frutos

4 septiembre 2017. SEMILLA Cósmica 13. Onda del Humano. Serpiente 6 y Estrella 1 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 6 Espejo.

Estamos ante un momento trascendente, donde tenemos la oportunidad de conectar con lo que somos, desarrollando nuestra esencia para así florecer y crecer. Y todo ello desde nuestra elección, ejerciendo el libre albedrío, que es uno de los dones más importantes del ser humano (onda del humano).

La tierra nos sirve de apoyo y sustento, empujándonos, con el movimiento de su kundalini, a elevar nuestra kundalini y a asumir nuestro lugar de poder.

Desarrollar nuestros dones nos recarga y nutre. La semilla tiene una gran potencialidad y estamos preparados para seguir sembrando pero también para recoger sus frutos.

Gracias por compartir tus dones en estos momentos trascendentes.
Bendiciones.

18 diciembre 2016. De forma evolutiva se abre una puerta. Quizá sea el momento de atravesarla

18 diciembre 2016. SEMILLA Cósmica 13. Serpiente 6 y Estrella 1 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 5 Noj

Terminamos la onda del humano, donde estamos averiguando qué representa la libertad para el arquetipo, no solo de forma individual sino grupal. ¿Hacia dónde se encamina de forma transcendente el ser humano?
Hoy el Tzolkin nos responde que esa libertad transcendente consiste en conectar con lo que somos, desarrollando el programa diseñado en dimensiones superiores y dejando de imitar o querer ser como otras personas.
Todos tenemos cualidades específicas que nos hacen ser como somos, diferentes del resto, con una misión propia. Pero encontrarlas forma parte del proceso.

El ser humano no es superior al resto de seres ni a la propia tierra. De hecho, ni siquiera es autónomo o autosuficiente. Es como las semillas, que necesitan del sol, el agua y la tierra para crecer y florecer.

De forma evolutiva se abre una puerta. Quizá sea el momento de aprovechar la oportunidad y atravesarla.
Gracias y perdón.

2 de abril: Dejar que surja lo que ya ES

2 de abril. SEMILLA Cósmica 13. Serpiente 6 y Estrella 1 en el Tzolkin evolutivo.

El ser humano está evolucionando hacia el desarrollo de su esencia luminosa, despertando su programa interior, que es transcendente.
No necesita ser diferente a como es, ni esforzarse por conseguir un objetivo, sino solamente crecer y florecer, dejando que surja lo que ya ES.

Quizá todavía no confiamos en nosotros mismos y creemos que no somos capaces, no sabemos o no estamos preparados. Sin embargo, el ser humano sí está preparado y tiene todo lo necesario en este momento para expandirse y dar el salto evolutivo.

De forma evolutiva estamos elevando nuestra energía vital y activando así las células madre que regeneran nuestro cuerpo.
Crear sociedad partiendo de nuestro entorno activa las neuronas espejo y nos acerca al resto de seres humanos.

Conectemos con lo transcendente en nuestro interior.
Gracias y perdón.

16 de julio. El ser humano ya no tiene que esforzarse o luchar por lo que quiere. Es el momento de cultivarse, crecer y florecer

16 de julio. SEMILLA Cósmica 13. Estrella 1 y Serpiente 6 en el tzolkin evolutivo.

Nos encontramos en la transcendencia de la onda del humano, en el día 13, donde el arquetipo del ser humano aparece más definido, libre y pleno de pensamientos elevados.
El ser humano ya no tiene que esforzarse o luchar por lo que quiere, ni siquiera sería necesario trabajar. Es el momento de cultivarse, crecer y florecer, permitiendo que la realidad se manifieste, sin imposiciones ni autoritarismos.
Nuestro entorno es un reflejo, como microcosmos, del macrocosmos. Antes de pelear con Dios, coloquemos en nuestra familia la figura del padre.
Demos gracias, porque todo está preparado para nuestra nutrición. El agua, la tierra y el sol que necesitamos están a nuestro alcance.
La labor del ser humano es ahora enderezarse, conectar con su interior y alinearse con el corazón del cielo y el corazón de la tierra (oculto, la tierra), permitiendo que el programa interior se desarrolle. Es momento de crecer.

De forma evolutiva el “ser humano” pasa a ser el “ser social” en la nueva sociedad, donde “tú eres otro yo”, mi libertad es la tuya, y tu elevación es la mía.

Nos estamos preparando para entrar en la onda de la serpiente, donde el cuerpo no es ni mucho menos un obstáculo, sino una puerta para la iluminación.

Gracias y perdón, desde el corazón.

29 de octubre. El ser humano tiene como transcendencia o final de camino el descubrimiento de su esencia personal luminosa, el reencuentro consigo mismo y el reconocimiento de su autoexistencia

29 de octubre. SEMILLA Cósmica 13. Estrella 1 y Serpiente 6 en el Tzolkin evolutivo
El ser humano tiene como transcendencia o final de camino el descubrimiento de su esencia personal luminosa, el reencuentro consigo mismo y el reconocimiento de su autoexistencia.
Aunque quizá todavía le falte confianza en sí mismo y seguridad de lo que es, el ser humano ya está preparado para dar el salto evolutivo.
Pero no es necesario apresurarse, porque la fruta madura cae por sí sola. Todo sucederá en el momento apropiado 🙂
In lak’ech.

Estamos en tiempos iniciáticos para el ser humano, donde las relaciones solo pueden darse desde el amor

El tiempo final es el tiempo del inicio.
No sé si ahora estamos en tiempos finales, pero sí estamos en tiempos iniciáticos para el ser humano.

El siglo XXI podemos verlo en el arcano XXI, saltando fuera del agujero de gusano.
Vivimos tiempos iniciáticos que responden al contenido de las palabras.
Gracias pueblo del gracias, porque el camino del gracias es el camino del salto evolutivo, EL PASO. Sí, pasar.

El asunto está dirigido a las personas del siglo XXI. Podríamos pensar qué sucede, qué habrá sucedido o qué sucederá con las personas de otros siglos, claro que esto sería divagar, porque el tiempo es un regalo para la persona que está viviendo en el tiempo, y este es el tiempo iniciático, de los milagros -sí, gracias, tiempo de los milagros-, de la iluminación, de liberar la luz interior; el tiempo en que la luz interior sale fuera de la oscuridad interior. Las palabras son muy importantes como vehículos de contenidos, ya que encienden la luz.

No es un asunto étnico ni cultural, sino del arquetipo humano. Todos los seres humanos son expresión y semejanza de Dios porque todos están unidos desde la realidad de lo óptimo, porque son lo óptimo, y solo pueden relacionarse desde el amor. Ese es el tiempo actual y por eso es iniciático.

La nave de Isis es una celebración que se realizaba en la primera luna llena después del equinoccio de primavera. La pascua judía también sucede en la primera luna llena después del equinoccio de primavera, y también ese momento es elegido por Jesucristo.
Jesucristo contiene algo que genera el tiempo común para todas las personas, porque tanto amigos como enemigos aceptan por el motivo que sea esta nomenclatura del tiempo, habiendo elegido incluso las inteligencias máquina de las computadoras esa nomenclatura.
Lo vimos claramente en el año 2000 cuando de repente se tuvieron que rehacer los programas. El hecho de que hubiese temor o incertidumbre sobre qué iba a suceder con tantos programas informáticos que controlaban ascensores, trenes, hospitales y bancos, demuestra que la misma inteligencia que podemos llamar “artificial” había elegido ese soporte para hacer una demostración de algo, y muy exactamente de la existencia real de un tiempo común, bajo esa nomenclatura y no otra, aunque había muchas otras.

Así, tenemos que dar por válido que en el siglo XXI hay un tiempo común, que a través de acuerdos determina que el año comienza el 1 de enero.
Está situado en el mundo de los acuerdos porque no corresponde con exactitud a una posición de los astros. Por ello el argumento no debe ser medir si es antes o después, porque entonces podríamos denominarlo un tiempo común donde la informática toma el lugar de las estrellas y podría parecer una aberración, y sin embargo la materia siempre es luz cumpliendo una misión, y aquí está preparando un escenario para una comunicación, o sea para vehiculizar conceptos iniciáticos.

Entonces, si el año comienza el 1 de enero, siempre y en todos los casos el momento que se denomina nave de Isis o Pascua va a suceder en la cuarta luna a partir del 1 de enero.
Podemos ver un ejemplo en el año 2000, donde la primera luna llena fue el 21 de enero, la segunda el 19 de febrero, y la tercera el 20 de marzo a las 04:45.
Aunque se podía ver la luna llena la noche del 20 de marzo, el equinoccio de primavera sucede varias horas después, y la pascua sucede en el mes de abril. Tal vez para los judíos la pascua hebrea fue el 18 de abril, y en la semana santa, el domingo de pascua fue el 23 de abril.

En realidad están conmemorando el mismo acontecimiento, ya que son los acuerdos de cómo establecer un calendario los que lo diferencian -el calendario lunar hebreo a veces tiene 12 meses, en total doscientos cincuenta y tantos días, y a veces tiene 13 meses, en total doscientos ochenta y tantos días-, entre otras cosas porque no se puede confiar en ver salir la luna por ejemplo en un día nublado, y por eso se hace un cálculo que no siempre es coincidente, aunque tampoco lo pretende, ya que la importancia está en otro sitio.

El mes siempre está traduciendo el movimiento de la luna, que se mueve con un ritmo de 29,5 días, es decir de 29 días completos y otro día parcialmente, de modo que toda cuenta en meses está basada en la luna.
Entonces encontramos que la primera luna después del inicio de la primavera en el tiempo común, que se inicia en lo que se denomina 1 de enero, siempre hace referencia a un cuarto mes lunar.
La cuarta luna es como hablar del cuarto mes, que en el tiempo común es el mes de abril, por lo que el día 14 de nisán lo podemos traducir como 14 de abril, o día 104 del año común.
Y el día 104 en el Tzolkin corresponde al final del segundo castillo (52 del primer castillo + 52 del segundo castillo), exactamente a la SEMILLA 13 siendo su oculto TIERRA 1.

De esta manera podemos asociar el día de la Nave de Isis y del paso o salto dimensional, a la semilla 13, que es la forma transcendente del humano, guiada por la estrella 13, que a su vez es la frontera con el castillo verde.
Hablar de la semilla 13 es hablar del humano que ha conectado con su programa interior en forma transcendente, alineándose con el programa de su creación y deshaciéndose de todo lo que obstaculiza ese contacto.
En su interior está la tierra 1, donde lo que encontramos es la traducción del voluntario y la alineación perfecta con el corazón del cielo, que da como resultado en el interior de la persona la liberación que supone decir “sí, quiero”.
Y el paso siguiente a la semilla 13 es la serpiente 1, que es el inicio del despertar de la luz interior.

Con un Tzolkin llegamos a los 260 días y 5 castillos, es decir que estamos hablando de un periodo de 260 días que es un fractal del tiempo expresado por el año platónico -26.000 años, tiempo que tarda en volver a situarse en el mismo sitio la precesión de los equinoccios-
Son 5 castillos, pero el año terrestre, que es la rotación de la tierra alrededor del sol, contiene el equivalente a 2 castillos más para llegar a la iluminación (5 castillos + 2 castillos = 364 días), es decir 7 castillos, siendo el inicio del nuevo tiempo el octavo castillo, donde encontramos a la serpiente, como iluminación interior.

Ese es el tiempo actual. Bendición. El voluntario siempre expresa bendición. Gracias.

11 de Febrero. SEMILLA 13

Serpiente 6 y Estrella 1 en el Tzolkin evolutivo

Es un momento de transcendencia y el final de un camino (fin castillo blanco) para el ser humano, donde ha encontrado su esencia y está preparado para crecer y florecer en lo personal, y para construir la nueva sociedad celeste (estrella 1) en lo evolutivo y grupal.

No hay espacio ni tiempo para lamentaciones o culpas, sino para asumir el camino propio, integrando la luz en la materia y en el cuerpo, para vivir con conciencia.

Gracias a todos los seres humanos por ser y por decidir vivir en estos momentos de grandes cambios.

Ya no hay sitio para el miedo 🙂

Gracias