El mecanismo interior que da sentido a las palabras

Hay un mecanismo interior que da sentido a la palabra. Cuando estás ante un problema, algo que te deprime, te da miedo o te hace sentir mal emocional o espiritualmente, si lo expresas y empiezas a ponerlo en palabras, tomar otro sentido.
Para eso necesitas haber conectado anteriormente con tus emociones y haber aprendido a expresarlas. Aprender a compartir en palabras lo que sientes es un mecanismo que te ayuda a iluminar tu vida, a tener una imagen más clara de lo que está sucediendo y entonces salir de los estados depresivos.
Estos estados depresivos, aunque no les pongas palabras, sí las tienen, porque estás diciendo que todo va mal en el sentido que sea. Si puedes expresar lo que sientes, empieza todo a tomar otro sentido. Ya lo puedes manejar, porque la palabra permite verlo fuera. Y entonces, al dialogar puedes eliminar exageraciones y distorsiones.

Hay un sentido en lo que sucede

Hay un sentido en lo que sucede (Extracto del LIbro “Tiempo de gracias, Tiempo de perdón”)

Hay cosas circunstanciales y cosas reales, solo que las circunstanciales se instalan en lo obvio, es decir en la capa más superficial, más aparente de la realidad.
Pero según avanza el proceso de despertar y según se va instalando la persona expandidamente en la realidad, las cosas que interesan no son las superficiales ni las obvias. No interesa tanto la parte teatral del asunto, ya que sabemos que el teatro puede durar dos horas pero luego los actores quieren irse a su casa.

Lo que reclama la atención de la persona que está expandiéndose en su realidad, es decir rellenando contenidos de plenitud, es aquello que traduce los contenidos de realidades superiores, que es justamente lo que va a dar sentido al presente.

Así, es importante situarse y encontrar qué estás haciendo. Tal vez estás llenando el basurero de residuos y dándole trabajo a la incineradora, al no sacar la mayoría de tus valoraciones de dimensiones superiores, no siendo expresión del amor sino de la guerra, el juicio, el miedo, la envidia o el sentimiento de inferioridad o de superioridad.
Hay un momento donde puedes preguntarte qué haces llenando el basurero de escombros, empezando a buscar la realidad espiritual de cada contenido, transformándote en un sanador de la realidad, en un rescatador/a de la realidad y en un reciclador/a.

TIEMPO DE GRACIAS. TIEMPO DE PERDÓN

La aplicación del Tzolkin en la vida (respuesta a una pregunta)

Compartimos la respuesta a una pregunta sobre cuál es la aplicación del Tzolkin en la vida:

La primera aplicación es de auto-conocimiento, porque al saber qué kin aparece el día de tu nacimiento y descifrar sus valores, te dice cosas acerca de ti que en ocasiones desconocías o incluso tratabas de ignorar porque no correspondían a las expectativas acerca de ti que transmitía la sociedad. Por ejemplo, puedes tener determinados dones, que no son valorados en tu entorno, porque se considera más importante otra cosa. Pero si quieres ser tu, necesitas ser quien eres.

Hay una primera información que viene del kin y luego otra que proviene de la onda, que te da una información acerca de cómo relacionarte con las demás personas, cuál es tu servicio, cómo lograr el propósito, qué es lo que da fuerza al propósito, cómo puedes abrir la puerta que te conecta con tu nuevo nacimiento, cómo canalizas, cómo eres íntegro, cómo recibes fuerza para ser transcendente, cuál es la perfección para ti, cómo emites luz, cómo puedes colaborar con todo lo existente y cómo eres transcendente.

Estos dos niveles son los más elementales. Una vez que estableces diálogo con el Tzolkin encuentras muchas más informaciones acerca de la realidad y cómo entrar en la cuarta y en la quinta dimensión, es decir, cómo dar un salto evolutivo, lo cual transforma tu actitud y te limpia de programas ajenos.

Los sucesos forman palabras agrupadas coherentemente, como si cada acontecimiento fuera una letra

(julio 2013)
Entiendo que hay un orden en el transcurrir de los acontecimientos, sean cual sean, y que todos los acontecimientos están enlazados, sean cual fueren.
Entiendo que hay un orden en el suceder de las cosas, y que todas las que suceden son adecuadas.
Entiendo que hay un orden y una conveniencia y un sentido en todo lo que aparece en el rango de lo real, y que ni todos los deseos se cumplen ni afortunadamente todos los miedos forman la realidad a suceder.
Entiendo que todo lo que sucede tiene sentido aunque no siempre se comprenda inmediatamente.
Entiendo que no hay sucesos mayores y otros menores, sino que todos son necesarios y apropiados, y que los sucesos son tal vez como las letras que forman palabras cuando se agrupan en quantum energéticos con vocación de transmitir algo coherente.
Los sucesos forman palabras agrupadas coherentemente, como si cada acontecimiento fuera una letra, de modo que aun faltando alguna letra o suceso puedas reconstruir el asunto y conocerlo.
El quantum de energía coherente que accede a tu conciencia despierta en ti resonancias transformadoras y vitalizantes. Por eso hoy es importante velar, estar despierto y atento al suceso, a la persona y sobre todo a la resonancia.
Mucho sucede en el interior, en el territorio del espíritu, y solo aparece atendiendo a la realidad espiritual, es decir atendiendo al espíritu de las cosas y de las personas, no solo de las personas, y a la resonancia que despiertan.
Muchos seres humanos ya son LIBRES y te liberan; son PORTALES. Tú también tal vez lo seas. Gracias.