Los símbolos en la figura de Ra

Seguimos mirando el símbolo con el cual representaban a Ra los constructores de las pirámides, que por cierto estaban prácticamente en la edad de piedra, ya que por ejemplo desconocían el hierro y, por lo menos aparentemente, no poseían una civilización tecnológica como la actual informática. Sin embargo, tenían unos conocimientos extraordinarios a los cuales es posible que ni siquiera hayamos llegado en una civilización tecnológica como la nuestra.
De cualquier manera, si seguimos mirando este símbolo, el símbolo de Ra, con el cual expresan al dios creador y también a la luz, nos encontramos con que muestra una transición que la ciencia nuestra actual ha ido encontrando poco a poco. Es decir, ellos ya expresan con ese símbolo algo que lo que llamamos ciencia ha ido descubriendo en el transcurso de siglos y milenios.

La figura con la que representamos a Ra la desglosamos en cuatro conceptos. Por un lado, está el hombre, por otro el águila, por otro la serpiente y por otro el sol. Es decir, en un extremo está el cuerpo del ser humano y en otro está el sol. Si esto fuera algo descendente, primero estaría el sol, luego aparecería la serpiente, después el halcón y finalmente el humano. Hay que decir que también existe el viaje contrario: el humano, el halcón, la serpiente y el sol.

Hay una invitación del humano a expandirse hasta el sol y al mismo tiempo nos está informando de que hay un descenso de la luz hasta el humano. Es un viaje en las dos direcciones.
En realidad, esto es un mapa. De la luz al humano es la realidad. La nueva realidad, que asociamos al despertar, es la que el humano decide iniciar como un camino hacia la luz, hacia la iluminación, de la cual hablan todas las tradiciones.

La ciencia encuentra con el transcurso de los siglos que el embrión pasa por distintas fases, donde primero es similar a un reptil, luego a distintos animales hasta llegar a ser muy similar al mono y finalmente se desarrolla como un embrión humano. Eso que encuentra la ciencia es similar a cómo expresa el Génesis la creación del ser humano, donde primero ha creado las plantas, luego los animales y luego el hombre. Lo que encuentra la ciencia y que aparece explicado en teorías evolucionistas, lo que dice el Génesis y lo que dice este mapa es similar.

Primero aparece la serpiente, que no tiene patas y tampoco es un mamífero, y nos sitúa en el mundo de los reptiles, parte de los cuales puede vivir en el agua y parte de ellos en la tierra. De los que viven en la tierra hay algunos que van a terminar desarrollando alas y volando, y luego va a aparecer el humano.
Es decir, lo que dice la ciencia, lo que dice el Génesis y lo que dice este mapa del símbolo de Ra es similar. En el símbolo de Ra el final es el humano. Las teorías evolucionistas presentan como momento final al humano y el Génesis también. Eso es viajar en ese mapa en esa dirección, de la luz al humano.

Pero resulta que la neurociencia nos cuenta la misma historia. Primero hay un cerebro antiguo que es el cerebro reptil, el cerebro de la serpiente. Luego hay un cerebro emocional que se asocia a los mamíferos. En la imagen de Ra hay un mamífero que es el humano.
También aparece la imagen del halcón, y en el humano encontramos que hay un cerebro lógico, pensante, que se va a nutrir en gran parte de las imágenes que procesa. Hay un cerebro reptil, instintivo, hay un cerebro emocional mamífero y hay un cerebro lógico, que podría corresponder al halcón.
También hay un cerebro genio, un cerebro lúcido, que es al que accede una persona en los momentos de iluminación.

Nos está contando la misma historia; explicando el mapa.

María Magdalena es un símbolo o arquetipo que representa a cualquier persona, tanto hombre como mujer

Decimos que María Magdalena es un símbolo o arquetipo, que representa a cualquier persona, tanto hombre como mujer.
Representa a cualquier persona, tanto hombre como mujer, siempre y cuando sea consciente de haber vivido la experiencia que contiene el símbolo. Es decir, siempre y cuando sea consciente de que la historia que cuenta el símbolo sea su historia.

¿Y cuál es la historia que cuenta María Magdalena? María Magdalena cuenta que ha visto a Dios. Cuenta que Dios está vivo, que Dios existe, que ella lo ha visto y se ha encontrado con El.
María Magdalena representa a cualquier persona que ha tenido una experiencia trascendental, sea como sea la experiencia en concreto.
Pero no solo se trata de que haya tenido una experiencia trascendental como testigo viendo suceder algo maravilloso, como por ejemplo que un familiar se haya sanado de algo incurable gracias a oraciones o a cualquier otra manifestación maravillosa, sino que lo que representa María Magdalena es una experiencia trascendental donde no solo sucede algo maravilloso, normalmente imposible, sino que además ESO habla contigo.

Sabes que no solo se trata de una energía sino de una conciencia amorosa. María Magdalena dialoga con ELLO, porque ELLO dialoga contigo.
Ese asunto que te hace fuerte es comunicar. Y “fuerte” es justamente Magdala o Migdala. Migdala se trasforma en AMIGDALA, que significa Magdalena, “de Magdala” y nos lleva al quinto chacra de la comunicación. Es justamente lo que hace María Magdalena, comunicar lo que ha visto. Pero para llegar a eso primero ha tenido que estar en Betania.

¿Qué significa “estar en Betania”? También es un arquetipo, es decir, lenguaje cifrado o codificado.
Betania, la casa de los pobres, es la cuarta dimensión. Es el trabajo personal. Es el despertar de la conciencia. Es la conexión con tu ser espiritual. Es Noe construyendo el Arca. Es Cenicienta hablando con su hada madrina. Es el lugar donde suceden los milagros. Es el lugar de la trasformación. También es el desierto donde el agua brota de la Roca, donde aparece el maná.
Es el lugar de la RESURRECCION.

María Magdalena es un símbolo, una palabra

María Magdalena es un símbolo, una palabra. Pero un símbolo no es que no sea nada, una cosa o una persona, sino que, al contrario, precisamente por no ser solamente una persona o una cosa, un símbolo es mucho más.
Es mucho más no porque haya algo que pueda ser más, más cosa o más persona, ya que en cada persona está la realidad Dios, sino que es más como traduciendo la realidad espiritual de dimensiones superiores.

El símbolo se sitúa y vive en dimensiones superiores a la dimensión puramente material que conforma la realidad ordinaria, donde la luz en un descendimiento toma forma, o sea aparece como materia, donde los átomos están muy juntos en una realidad plegada apareciendo como forma.
Las cosas en esa dimensión tienen forma y las personas a través de su cuerpo tienen forma reconocible. Esa es la razón de la forma. Permite que las cosas sean reconocibles y puedan ser nombradas y reconocidas a través de su nombre.
A través de su nombre, es decir de la palabra que identifica las cosas y las personas por su cuerpo, aparece una realidad comprensible que puede ser descrita con palabras y luego con frases, lo cual permite el aprendizaje y el dialogo.

La palabra, el dialogo, el reconocimiento, la información y la expresión son lo propio de María Magdalena. María Magdalena ve, comprueba y reconoce la resurrección, es decir aprende e interioriza cómo la vida es superior a la muerte, recibiendo el encargo de trasmitirlo. Eso significa que recibe la misión de enseñar con su palabra a los discípulos, que son los que están buscando la vida y el conocimiento, y que están dialogando con el espíritu a través de señales.
Por eso María Magdalena aparece como un arquetipo, como un símbolo y no necesita ser una persona porque son todas. María Magdalena son todas las personas que experimentan la resurrección, o sea que dan el salto dimensional, cosa por otra parte que está en su programa como posibilidad. De modo que en realidad lo que sucede es que despliegan y ocupan su realidad. En dos palabras: se despiertan y salen de la irrealidad a la realidad. Pasan.

La fuerza y realidad trascendente se conocen desde antiguo en la humanidad, pero en “este tiempo”, en el tiempo del despertar, se han reinventado desde el Reiki, los mudras y la geometría sagrada. “Este tiempo” es el tiempo del triunfo aparente del cerebro o de la lógica frente al sentir, a la magia, al mundo de los espíritus y de las realidades espirituales, pero sobre todo es el tiempo PRESENTE, el aquí y ahora, en ese escenario tan cerebral, lógico y aparentemente aséptico, asociado al triunfo material, al éxito social.
Parecía que para vivir había que ser lógico, cerebral y no sentir, no escuchar tu corazón. Pero en ese mundo cerebral, materialista y dialectico ha vuelto a asentarse con fuerza la realidad espiritual, la realidad Dios, mostrando esa realidad material consumista incluso de éxito como una falsa realidad para la vida.
Los milagros son superiores como realidad a la mera productividad. Los milagros y la maravilla pertenecen a la alegría y a la vida mientras que la productividad esquilma la vida porque contamina, enferma, mata, esclaviza y te hace insensible a las necesidades de las demás personas.
Sin embargo todas las personas estamos unidas por las neuronas espejo, las neuronas de la empatía. Las neuronas espejo de la empatía muestran la realidad más allá de la dimensión material y hablan de cómo es imposible ser feliz sin conexión al todo.
Activar las neuronas espejo es activar la energía femenina y es adecuado en este momento. Por eso, en estos momentos aparece María Magdalena como arquetipo para la humanidad en el aquí y ahora. Y es conveniente entrar en ese arquetipo para que se despierte en ti y te posibilite el salto dimensional a la plenitud.

La energía amorosa de Isis

LA ENERGÍA AMOROSA DE ISIS (Extracto del nuevo libro “El poder del agua, El poder de la emoción”)

En el mito de Osiris, su hermano Seth le mata. Ahí aparecen connotaciones negativas, expresadas por la mentira, el engaño y la envidia, ya que Osiris es rey y Seth quiere ocupar su puesto con el uso de la fuerza.
Todo esto se pone en el lado donde el ser humano, como hombre y mujer, aparece como más fuerte físicamente. De modo que parece como si dijera que la fuerza tiene un fácil camino hacia el abuso, cuando se aconseja del odio, la envidia, la mentira, etc.
En el otro lado, se encuentra la energía amorosa y creadora de vida que se asocia a la mujer. La mujer de Osiris, Isis, con la fuerza de su amor vuelve a darle vida a Osiris. Es capaz de crear vida en ese nivel, pero además engendra un hijo, Horus, con lo cual demuestra que es capaz de crear vida en otro nivel. Uno es el nivel del estar y otro es un acceso a lo que no está. La mujer y la energía femenina parecen tener un poder de hacer entrar en el estar a algo que no está.

(Puedes adquirir el e-book por 5 euros, pago seguro por paypal en ebook

El símbolo de Osiris y Seth

EL SÍMBOLO DE OSIRIS Y SETH (Extracto del nuevo libro “El poder del agua, El poder de la emoción”)

También las narraciones mitológicas expresan la realidad, como las religiones, las ideologías políticas y las filosofías. Lo diferente es que normalmente la mitología utiliza símbolos. No cuenta una historia utilizando el lenguaje de las letras para crear palabras, sino que utiliza para crear palabras el lenguaje de los símbolos, porque muchas de estas explicaciones son anteriores a la escritura fonética.
Muchas veces parece que simplemente son historias fantásticas o infantiles, y en realidad son algo similar a los papiros de Egipto o las estelas mayas, donde se escribe con símbolos.
Por eso es interesante descifrarlos, porque es un contenido primordial.

Es algo que va viajando en el tiempo desde antes de la predominancia del hemisferio lógico, y es importante precisamente porque el dolor se crea desde el hemisferio lógico. El dolor se refuerza con el recuerdo. En el otro hemisferio, en el creativo, no hay dolor. El tiempo actual es el tiempo de salir del dolor, de salir del miedo para volver a conectar con lo creativo.
Está claro, salir del dolor y del sufrimiento es liberarte del inframundo y entrar en lo creativo, y el gozo es acceder al olimpo, o sea al cielo y a lo óptimo.
Por eso conviene mirar los símbolos de las tradiciones ancestrales.

Si miramos a Osiris y a Seth pudiera ser que en una de las visiones de los cien ojos apareciera esta historia, aunque desde otro ojo quizá podría haber otra cosa.
Osiris es el rey de Egipto y Seth le mata por envidia. El hecho de que Seth represente al hermano de Osiris no significa necesariamente que tuviesen el mismo padre o la misma madre. También sus mujeres son hermanas. Todos son hermanos entre sí: hermanos que se casan con hermanas y hermanos que asesinan a hermanos.
Una visión es que tienen el mismo padre, la misma madre o ambos, pero otra visión posible como símbolo es que todos los seres humanos tienen el mismo origen y por tanto son hermanos: todos los seres humanos son hermanos.
No estamos hablando de incestos ni de historias así, sino de conflictos entre seres humanos.

(Puedes adquirir el e-book por 5 euros, pago seguro por paypal en e-book)