Siempre que recuperas tu alma, recuperas tu energía vital

Siempre que recuperas tu alma, recuperas tu energía vital, es decir aumenta tu energía vital.
Cuando recuperas el alma y encuentras el corazón dentro de tu alma, reconociendo que es tu corazón, entonces normalmente se produce una reconexión con tu energía vital luminosa.

Siguiendo el orden de los sellos, el camino entre el quinto sello, que es la serpiente y corresponde a la energía vital, y el noveno sello, que es la luna y corresponde al mundo emocional del alma, está ocupado por el desapego, sello 6 del enlazador de mundos; al que le sigue el sello 7 de la mano, donde podemos encontrar una sanación en la que también aparece el reconocimiento de las faltas contra el amor en la enseñanza de los sabios huicholes y el venado azul; y finalmente, el sello 8, asociado a la sociedad de la estrella, donde reconoces la luz en todas las personas, así como la armonía y la belleza.

Lo que une la energía vital, que los egipcios llamaban KA, y la energía emocional del alma, que llamaban BA, es una descarga o un deshacerse de lastre, porque el desapego es un abandono del ego en favor de la solidaridad, ya que el ENLAZADOR expresa al dragón y la solidaridad en su segunda versión (misma familia).
La MANO también es una segunda versión del azul, y el reconocimiento de las faltas al amor que proponen los sabios huicholes y el venado azul, es también un aligerarte de peso, porque todas las faltas contra el amor son también una adoración del ego, o sea del depredador, y el reconocer esa falta es deshacer un nudo que te une a él.
La sociedad de la ESTRELLA, donde reconoces a otras personas como maravillosas, o sea que tú no eres el maravilloso sino que las personas que encuentras son maravillosas, solo se puede producir cuando te has desecho del ego. No puedes entrar en la sociedad de la estrella diciendo “aquí estoy yo, obedecedme, reconocedme”, sino dando las gracias. Y entonces es cuando es posible que la energía luminosa perteneciente a dimensiones superiores se una a la energía amorosa del alma.

En este tramo de los sellos, todos expresan el dos: la serpiente es el segundo rojo, el enlazador es el segundo blanco, la mano es el segundo azul y la estrella es el segundo amarillo, y todos estos segundos colores hacen esa función de unir lo separado, es decir de unir o resucitar a Osiris.
Unir lo separado es participar en la resurrección. Reunir lo sagrado disperso forma parte de lo encargado a todo lo que aparece por segunda vez, entendiendo que también el mago como onda contiene una función unitiva y resucitadora.

La historia verdadera es la historia del amor, y quizá de cómo has abandonado la guerra para entrar en el camino del amor

En el Tzolkin tipo la línea 20 está ocupada por los 13 sellos que expresan al sol, asociando el sello del sol con cada uno de los 13 tonos. Pero al situar el Tzolkin siguiendo las ondas, en la línea 20 lo que aparece es la onda de la estrella.

Hay una sumación entre los contenidos del sol y los contenidos de la estrella. Claro que el sol está solo, porque el sol es la estrella de ese sistema solar que es el nuestro.
Pero el sol cuando está con sus pares, con sus semejantes, con sus otros yo, es una estrella que pertenece a la sociedad de las estrellas, de modo que el trabajo personal para llegar hacia la iluminación es también el trabajo que te lleva a encontrar a tus otros yo luminosos, es decir a la sociedad de la estrella.

Este año el destino ha determinado, en gran parte con ayuda de las computadoras y los teléfonos móviles, que sea denominado 20-14 papalmente – con “papalmente” queremos decir que a pesar de que mucha gente por distintos motivos, algunos culturales, otros religiosos, otros motivados por no se qué razones, que sin duda son importantes en la subjetividad, es anti-Papa-. Sin embargo el destino, incluso con la ayuda de cosas inventadas por anti-Papas sigue la moda del Papa, es decir, todas las aplicaciones de internet insisten en que este año, siguiendo una moda bastante antigua, sea llamado 20-14.

En realidad, a los que miramos el Tzolkin nos viene muy bien, porque nos habla de la luz al hablar del 20 y del mago al hablar del 14.
¿A quién no le gusta hablar del mago? Porque claro, hablar del mago, que es el sello 14, contiene una invitación a hablar del amor incondicional, que es la onda 14. ¿Y a quién no le gusta hablar del amor incondicional? Incluso, ¿a quién no le gusta sentirse incondicional para el amor?
Entendemos que por lo menos este año sigamos esa moda papal, o sea hablar de la luz y del amor incondicional, o sea hablar de encontrar la sociedad de seres iluminados y de la magia del amor.

Si miramos el Tarot, que también contiene una escalera evolutiva, encontramos que estaríamos hablando del juicio cuando hablamos del 20, que en realidad es una resurrección, ya que el ángel que toca la trompeta está con su resonancia, que recuerda a la columna resonante en su verticalidad. Está abriendo los sepulcros o ataúdes también en forma grupal, sumando este contenido al que aporta el sello del sol y la onda de la estrella.
Esa iluminación transciende la muerte, te libera del poder del inframundo, y también aparece como algo grupal porque tú no eres solo, sino que es una imagen donde hay muchas personas viviendo lo mismo.
El tarot, desde el mago, arcano 1, hasta el juicio, arcano 20, contiene ese viaje a la transcendencia, que también se expresa en el Tzolkin con los 20 sellos y las 20 ondas, quizá en esa subjetividad que encuentra.

También podríamos considerar ese periodo y escenario como algo relacionado con la cuarta dimensión. El arcano 21, es decir lo que va después del arcano 20 y del juicio, es el acceso a la quinta dimensión, mientras que el cero o el 22, que sería el loco, puede expresar a la persona que libremente desea salir de la tercera dimensión, es decir de la dimensión del ego y del depredador, o sea del abuso, del victimismo y de la muerte.

De modo que se establecen como tres niveles que también podemos entender como una escalera chacana, puesto que el arcano 20 contiene una cruz en el centro y se trata del centro de esta experiencia liberadora.
Como tal cruz chacana, también es un Tzolkin, con su columna resonante y su línea del horizonte, es decir la que está entre las horizontales 10 y 11, que es donde se produce el nuevo nacimiento.

Claro, el arcano 14, la templanza, contiene un ángel, que está pasando el agua de un vaso a otro, es decir las emociones, o sea fundamentalmente el amor. Pero su traducción como sendero en el árbol de la vida es más interesante, porque une el sol y la luna, o la luna y el sol, o sea Tiferet y Yesod, o sea tiene algo de luna-solar –bueno, creo que se puede “o sear” un poco-, y esa misma línea también aparece como la columna resonante de un rombo, donde se unen Hod y Netzach. Estas dos líneas forman una cruz, justo como el Tzolkin.

Claro –bueno, creo que también se puede “clarear” un poco-, el propio Tiferet aparece como sol de los 8 senderos, y entendemos que es un poco como el día verde de este año, que era estrella 8, sobre todo si consideramos que el sol es una estrella. Así que aquí habríamos llegado a encontrar tanto la estrella 8, día fuera del tiempo de este año, como la luna 9, inicio de este año.
La puerta, es decir, el sello anterior, presenta la mano 7, que también es el venado azul en forma canalizada. Pero el venado azul lo primero que te pide para entrar en la ceremonia, ya que esta es la puerta al día verde y a la luna solar, es el reconocimiento de tus faltas para el amor.

La unión del sol y la luna es la unión del alma y del espíritu, y ese es el momento actual en la vía del despertar, es decir el surgimiento del mago incondicional, o sea amoroso.

La luna tiene muchas historias, pero cuando aparece como luna 9, que es como está este año en el Tzolkin, podemos encontrar que es como el ermitaño que lleva su luz y que como ancian@, es decir con muchas historias, cuando lleva la luz en la mano quiere decir que ha iluminado su historia. Sabe que nunca la historia es la de la guerra sino la del amor; la historia del mago solo es la historia del amor.
Las guerras sirven para las películas. Para la evolución y la llegada a la estrella solo sirve el amor.

Solo sirve el amor. A veces la paz, como palabra, también es un arma de guerra, sobre todo cuando pides “paz”, que es una palabra, y puede convertirse en “paz por territorios”, pero entonces los territorios del entrecomillado sirven para seguir la guerra.

Por eso no interesa esa paz como una palabra sino solamente la paz de no hacer la guerra, o sea la paz de color azul, en presente: just do it.
La historia verdadera es la historia del amor, y quizá de cómo has abandonado la guerra para entrar en el camino del amor. Y para eso no hace falta firmar ningún papel, solo hacerlo. Por eso la templanza viene muy bien para expresarlo.

Este año es casualmente 20 y 14, y fundamentalmente tiene que ver con unir el alma y el espíritu, y esto sucede en el corazón. Luego hay muchos temas subjetivos, para los que existe luz, quizá la luz del 20, o sea de todo este siglo, ya que hay 100 años que van a empezar por 20.
Bendita sea la luz y los magos del amor incondicional.

Hay un tiempo asociado al reconocimiento que viene de fuera, otro al reconocimiento que viene de dentro y otro a la transcendencia

Hay un tiempo donde las personas necesitan afirmarse.
Hay un tiempo donde las personas y también las sociedades necesitan afirmarse, igual que hay un tiempo en el que el bebé para su expansión necesita que le miren y telepáticamente conectar con la imagen.

Hay un tiempo donde lo importante es “tú eres otro yo”, “yo soy otro tú”, como hay un tiempo donde un recién nacido necesita fusionarse en el juego e interactuar con otras personas. Entonces, que le pongan una barrera y le digan “no juegas” le produce daño y disgusto. Aunque también contiene impulso evolutivo subjetivamente le produce disgusto, hasta que encuentra que su autoexistencia no depende del reconocimiento externo sino interno.

Ahí comienza la nave de Isis o también la Pascua como paso a la libertad.
Muchas personas están ya maduras para ello.
Ciertamente es un momento para recapitular y para reconocerse.

Conectar con el programa interior, o sea reconocer la autoexistencia, también es un paso previo para la sociedad de la estrella. Por eso hay dos o quizá tres momentos cumbre en la experiencia interna. Uno está asociado al reconocimiento que viene de fuera, otro al reconocimiento que viene de dentro, que sería la resonancia, y otro a la transcendencia, donde encontramos al caminante del cielo, la sociedad de la estrella y al quinto castillo como expresión.

El “tú eres otro yo” no necesita situarse en lo “correcto”, sino que es una vivencia y una actitud que contienen un “sentir” grato

Muchas personas viven extrañadas de su cuerpo, o sea viven como si su cuerpo fuese un extraño, y en ocasiones algo peor. Eso no es bueno para la paz y hace imposible la sociedad de la estrella.
Si vives extrañad@ de tu cuerpo y no puedes decirle “tú eres otro yo” y amarle, cómo vas a tener esa vivencia con cualquier otra persona.
Pudiera ser que considerases el “tú eres otro yo” del espejo, o sea la ley del amor que facilita y hace real la sociedad de la estrella, como un ideal y situarlo en lo “correcto”.
Si lo consideras así, pudiera ser que lo hagas desde contenidos puramente intelectuales, y quizá sea adecuado que repitas ese eslogan muchas veces, porque de alguna forma le das fuerza a ese contenido.

Sin embargo, el “tú eres otro yo” es una vivencia y ni siquiera necesita ese enunciado, sino una actitud, descubriendo dentro de esa actitud un “sentir” grato.
Es decir, la interacción con las personas no consiste en decir “lo estoy haciendo bien”, ni se ve mejorada por eso. Esa actitud podría ser condescendiente si encuentras que las personas te “obligan” a mantenerte en esa actitud, porque en realidad no te agrada tratar con ellos y no empatizas, pero tú lo quieres hacer bien y solo te gratifica si sientes que lo haces bien.
Lo importante no es hacerlo bien, sino disfrutar con ello, lo cual es un sentir. Y si no estás ahí, tienes que seguir buscando y produciendo cambios en ti.
De modo que encuentras que a través de las personas se expresan los guías y que el asunto no consiste en ponerse medallas.

De alguna manera sucede lo mismo en tu relación con la sociedad de la estrella presente en el cuerpo, porque el cuerpo también es una sociedad de la estrella, donde todas las células, siendo individuales trabajan para el bien común, de formas extraordinarias y maravillosas, sobre todo en circunstancias especiales.
Pero puede ser que haya cosas en tu cuerpo que no te gustan, como puede ser que tampoco te gusten cosas en personas o en situaciones de tu vida.
En muchos sentidos estos contenidos son evolutivos, permitiéndote ver la maravilla cuando estés en el enfoque adecuado, o encontrarte con la transmutación cuando tu vibración sea la indicada.

Los contenidos mentales, desencarnados, no sentidos, solo pensados y además convertidos en leyes, fácilmente acaban inventando la guillotina, el gulag, los integrismos -que hoy se santifican matando personas en los supermercados y cuando pueden en las torres gemelas-, las enfermedades autoagresivas, las depresiones, o incluso a Drácula.

El “tú eres otro yo” también comienza con el cuerpo, en el cual hay una sabiduría amorosa que merece ser escuchada.

Todas las personas, para entrar en la sociedad de la estrella, estaríamos requeridos para alguna modificación, en relación a la incondicionalidad o a la colaboración con todo lo existente.

La chacana en el Tzolkin dibuja un rombo en el centro del Tzolkin, el rombo de la estrella.
La chacana dibuja una estrella; no “una”, sino “la” estrella. Claro que es la estrella una, si entendemos que “una” une.
La chacana también puede ser una cruz orlada, cuando encontramos el conversor del cuadrado en círculo, o sea la cuadratura del círculo o la circulatura del cuadrado.

La chacana que aparece en el centro del Tzolkin está formada por portales dimensionales. Sabemos que es interesante mirar este símbolo como quien escucha, para recibir su consejo. Por supuesto nos referimos a las personas que perciben, o sea conviven y sienten la otra realidad, del amor, más allá del miedo.

Los portales de la chacana cuando dibuja la estrella solo contienen 6 sellos, por lo que quizá alguna persona pudiera darse en pensar que no va con él/ella, ya que su kin natal es otro y no uno de los 6.
Pero estos 6 sellos expresan una totalidad y están dirigidos a todas las personas, porque concentran todas las familias. Elegimos la palabra “concentran” para indicar que se trata de una energía concentrativa, o sea unitiva en grado extremo, porque contiene una super puerta.
Es como la puerta de entrada al coso o plaza de toros de Pamplona, donde toda una multitud corre hacia un lugar cada vez más estrecho, que es el paso de las calles al interior de la plaza, donde muchas veces se producen amontonamientos.

Los seis sellos son la estrella, la luna, el perro, el mono, el humano y el caminante del cielo.
En ellos se encuentran representadas las 5 familias, estando la del día verde o día sin tiempo, que es la que encuentra sus ocultos en su misma familia, representada dos veces.
Es decir, hay 3 sellos y sus 3 ocultos, y esto de manera doble.

Claramente podemos ver cómo es también una expresión de los colores, donde el verde surge como un nuevo rojo, o sea como un nuevo inicio, dándole de este modo al rojo el valor de verde, al menos si entre comillas ponemos “posible”. Todo rojo es un verde posible, donde “posible” significa real, solo que visto desde la dimensión donde no se ve, porque el verde no se ve si no te lo indican.
Los indicadores del verde realizan un maravilloso trabajo, un trabajo total, no para unos pocos sino para todos.

Este asunto ha sido guardado celosamente por los sabios guardadores, pero los que hoy quieran guardarlo ya no están trabajando para el verde, ya que hoy el verde quiere aparecer unitivamente, concentrativamente, amorosamente. Sí, gracias a todos y a todas, los guardadores y los guardadoras. Pero hoy se trata de hablar de tod@s sin excepción.

El diseño de la estrella hecho por la chacana enlaza la estrella con el caminante del cielo, perteneciendo ambos a la misma familia y siendo ocultos entre sí. Este es el portón agujero de gusano que comunica las dimensiones. Esta familia aparece de modo diferente a las otras, ya que expresa una realidad dimensional distinta.
Toda persona que haya nacido en algún sello de esta familia vive sus 52 posibilidades en el Tzolkin, cuando llega a vivir 52 años, pero los 4 kines que aparecen dibujados por la chacana (estrella 10, estrella 12, c.cielo 2, c.cielo 4) expresan un contenido que optimiza dimensionalmente la misión expresada inicialmente por el kin de nacimiento.
La persona que nace en esta familia en cualquiera de los 52 kines tiene como importante las vivencias de la estrella incondicional (ESTRELLA 10) y de la estrella que colabora con todo lo existente (ESTRELLA 12). Es decir, los tonos 10 y 12 son un extra en cualquiera de los sellos de la familia, pero sobre todo cuando la persona vivencia la sociedad de la estrella.

En la formulación del oculto de la estrella 10 va a aparecer el CAMINANTE DEL CIELO 4, que te dice que no puedes pensar que estás viviendo la experiencia del amor incondicional desde la sociedad de la estrella si tu comportamiento y tu manera de vivir no son los de un caminante del cielo. Y tu forma de colaborar con todo lo existente desde la estrella, que es lo que va a dar sentido a esta familia a nivel de experiencia personal, necesita también la presencia en tu hacer de lo que expresa el CAMINANTE DEL CIELO 2, donde claramente aparece su raíz en la libertad (humano 1). Eso que se denomina exploración es una desaparición de todas las fronteras y barreras, que va a habilitar tu colaboración con todo lo existente desde la estrella.

La familia portal va a estar presente, pero no a través del mago o de la tormenta, ni tampoco a través del descubrimiento de la perfección amorosa de la realidad, sino que las personas de esta familia acceden a la estrella cuando vivencian la emoción.
La LUNA aparece aquí con el tono 4, que también estaba presente en el caminante del cielo 4. Es decir, hay un modo de ser, de comportarse, que es fundamental en la estrella.
El comportamiento emocional aparece en esta familia también asociado al tono 7, donde podemos encontrar que la emoción viene de dimensiones superiores. Por eso el abrirse, dialogar con la emoción, reconocerla y dejarla fluir, forma parte del acceso y consolidación de la estrella.

La familia portal tiene sus ocultos en la familia central, donde podría parecer lo más importante el viento, ya que es una representación también del gran espíritu, la propia tierra, con su característica de alineación y voluntario, o la mano, donde encontramos al venado azul o la sanación, y sin embargo lo que aparece como más importante es el HUMANO, pero el humano emocional, ya que el humano 10, que indica perfección, contiene esa perfección asociado al cómo, que es el cómo emocional. Y también aparece la canalización, que es la entrada en la libertad.

La otra pareja de familias son Cardinal y Polar.
La familia Cardinal contiene al dragón, que es la luz entrando en la forma para cumplir una misión, pero que aquí aparece en forma de nuevo nacimiento, de MONO.
El mono es azul, por lo que es también una expresión del tiempo, que es una dimensión en sí mismo, y no tiene nada que ver con el reloj ni con el envejecimiento.
Hay un tiempo vibracional que es el de la luz cumpliendo una misión, que es reconocible desde el sentir, o sea desde el cuerpo emocional, y está asociado al amor incondicional, el PERRO.

Para estas dos familias lo más importante es lo expresado por estos dos sellos, el perro y el mono. La familia que contiene toda la expresión de la luz se va a concentrar en el amor incondicional, y la de la luz cumpliendo una misión se va a concentrar en la apertura, es decir en el nuevo nacimiento, que contiene algo de mirar sin miedo.

El mono aparece con los tonos 12 y 3, con lo cual se va a asociar a la estrella 12 y a colaborar con todo lo existente.
La otra pareja de familias, también se asocia a la estrella, a través del cuatro, donde se trata de una forma de vivir, de un “cómo”.
Cada pareja de familias va a tener una recomendación desde lo verde. Para una pareja de familias va ser más importante la expresión del amor incondicional a través de una manera de comportarse y para la otra, la indicación de colaborar con todo lo existente y de lo expresado por el tono 2 como desafío o regalo.

Parece como si las personas tuviesen que resolver dos tipos de problemáticas.
Una sería la expresada por la estrella 10, donde lo importante es el amor incondicional, y la otra sería la expresado por la estrella 12, donde lo importante es hacer cosas como traducción de colaborar con todo lo existente.
En el amor incondicional no se trata de hacer cosas, sino fundamentalmente de producir modificaciones internas que incluyan o asienten el no juzgar. Es decir, hay una modificación interior en la incondicionalidad, que permite que todo exista, soportando en ocasiones cosas que parecen contrarias, y todo eso es como una expresión del amor incondicional.
Mientras, colaborar con todo lo existente tiene una parte más activa y lo que le pide a la persona es que entable contacto con las demás personas y salga de sí mismo, de su cerco, protección, gusto o pequeño círculo para colaborar activamente con todo lo existente. Es decir, todo lo existente te pide abrirte al todo, es decir salir de tu pequeño mundo.
Sin embargo, en el amor incondicional, la incondicionalidad sería lo que tiene más valor y eso es algo que está relacionado con el sistema de creencias, con la forma en que organizas el mundo desde tus propias valoraciones.

Todas las personas, para entrar en la sociedad de la estrella, estaríamos requeridos para realizar alguna modificación.
La modificación de colaborar con todo lo existente se asocia a la luz cumpliendo una misión (familias cardinal y polar), y es algo activo, y la asociación con la incondicionalidad va a estar presente en las familias a las que se les requiere abrirse a las emociones (familias portal y central).