Curso online próximo martes 13 junio: LOS CASTILLOS


Curso online próximo martes 13 junio: LOS CASTILLOS

El sello te aporta información sobre ti y tus experiencias personales.
La onda, que son 13 sellos, te sitúa en relación con las demás personas, hablando de tu comportamiento social. De alguna manera no solo eres un sello y un tono, sino que toda la onda eres tú.
Pero los castillos te informan de cómo eres más real y eficaz en la quinta dimensión.

Los castillos se forman al situar las 20 ondas del Tzolkin agrupándolas de cuatro en cuatro.

Los castillos siempre comienzan con una onda roja, continuando con ondas de color blanco, azul y amarillo, al igual que sucede con los sellos.
Castillos y colores
La secuencia de colores aparece en horizontal en cada nivel (rojo, blanco, azul y amarillo), pero también en vertical en los castillos (rojo, blanco, azul, amarillo y verde).
Los castillos se numeran del 1 al 5, incorporando a los cuatro colores de los sellos un quinto color que es el verde.

Los colores tienen que ver con dimensiones de la vida, y la propuesta de 4 colores, que hace saber quién eres y ayuda a reconocerte, te introduce en la cuarta dimensión, mientras que el conocimiento de las ondas y los castillos hace aparecer los 5 colores, y presenta cómo transcender la cuarta dimensión.
La presentación de los sellos te ayuda a entrar en la cuarta dimensión, y el trabajo en las ondas y los castillos a transcender la cuarta dimensión y entrar en dimensiones superiores.

Curso online gratuito en Youtube en directo en https://www.youtube.com/calendariomayatzolkin
Solo tienes que suscribirte.

Tendrá lugar los martes, de 20:30 a 22:00, GMT/UTC+2 en España, 15:30 en Argentina, 12:30 en México DF, 16:30 en Brasil (Brasilia), etc.

Más información en calendariomaya@viatzolkin.com o en +34 697 666 252

Curso online martes 8 noviembre: Los castillos

sólidos platónicos y castillos

Curso online martes 8 noviembre: Los castillos.
También hablaremos de su relación con los sólidos platónicos:

Estos sólidos platónicos aparentemente no tienen nada que ver con el Tzolkin y sin embargo hablan de lo mismo, incluso de la misma manera y son accesibles por el mismo sistema, compartiendo sabiduría. El acceso a esta sabiduría es mirando.

El cubo es el primer sólido platónico. Es un poliedro regular compuesto por cuadrados. Normalmente significa la tierra y podría ser el primer chakra o la parte estructural del cuerpo, la red de colágeno.
El segundo poliedro es el icosaedro, que normalmente se asocia con el agua. Está formado por 20 triángulos, que están unidos de cinco en cinco, de tal forma que más allá del triángulo aparece el pentágono. Podemos decir que está compuesto por triángulos y de alguna forma también por pentágonos.
El tercer poliedro es el tetraedro, de cuatro caras y compuesto también por triángulos. Corresponde al fuego.
El cuarto poliedro es el octaedro, que corresponde al aire y está formado por triángulos. Pero más allá del triángulo, forma cuadrados.
El quinto elemento es el dodecaedro, que está formado por 12 pentágonos. Se corresponde con el éter.

Estos cinco poliedros sólo contienen 3 tipos de figuras en plano: el cuadrado, el triángulo y el pentágono.
Hay que destacar que en el 1º, 3º y 5º, es decir en el cubo, tetraedro y dodecaedro, la forma de sus caras es pura, sea cuadrado, triángulo o pentágono respectivamente, mientras que el 2º y 4º, icosaedro y octaedro, tienen caras de dos tipos.
Por otra parte los sólidos impares, 1, 3 y 5, tienen una base estable, mientras que en el caso del 2 y 4 es más inestable e incluso se suelen representar apoyados en un vértice.

Información y reservas:
calendariomaya@viatzolkin.com
697.666.252 (Ana, whatsapp)
curso online

Recapitulación de ondas asociadas

ondas asociadas, castillos, solidos platónicos
Es conveniente de vez en cuando recapitular y resituar los conceptos, recapitular los contenidos. Por eso, en este momento queremos reasignar los contenidos de las ondas, viendo nuevas posibilidades o simplemente recapitulando los contenidos no conocidos habituales.

ONDAS DEL DRAGÓN Y LA ESTRELLA:
La onda del dragón tiene como asociada a la onda de la estrella.
La persona que nace en la onda del dragón tiene su energía oculta en la onda de la estrella, y viceversa. Son energías complementarias, que se complementan.
En la conciencia de la persona debe aparecer ese contenido, para expandirse.

Las personas que nacen en la onda del dragón están situadas en un territorio donde es favorable el iniciar, el contenido de la solidaridad y la energía femenina.
La energía femenina inicia, porque como madre gesta y da a luz. Toda la vida de un ser humano ha comenzado siendo una célula del cuerpo de su madre; toda la vida inicia su viaje exterior desde la energía femenina, que es la que la nutre, gesta y enseña.
La energía femenina también tiene el contenido de solidaridad, ya que esa forma de cuidar y proteger es una expresión de solidaridad.

La energía de esta onda está asociada a la de la estrella, que corresponde a una forma donde la sociabilidad se ha expandido. Ya no está en cuestión la sociabilidad, sino que es reconocida, creándose la sociedad de la estrella, donde todas las personas son maravillosas desde tu visión. Cuando tu águila mira a las demás personas, ve que todas son maravillosas, sin juicios.
Esto es una forma elevada de solidaridad.

Entonces, vemos que las energías de las ondas del dragón y la estrella van juntas. La energía de iniciar va junto con la energía de la expansión; la energía de la solidaridad con la energía de la sociabilidad, armonía, estética y belleza.

ONDAS DEL MAGO Y EL ÁGUILA:
Si continuamos, encontramos que la onda del mago, como aquel que conoce la otra realidad, más allá de la apariencia, está asociada a la onda del águila.
El águila que ve la maravilla, lo profundo y lo lejano es la que facilita al mago el conocimiento de la otra realidad.

ONDAS DE LA MANO Y EL VIENTO:
A su vez vemos que la onda de la mano, de la impecabilidad del hacer, la acción sana y la realización, está asociada y tiene su oculto, onda asociada o complementaria en el viento.
Cuando tu expresas la realidad, puedes hacerlo desde el juicio o desde la bendición, expresando el agradecimiento.
Entonces, esa impecabilidad de palabra está asociada a la impecabilidad en la acción, porque si no, habría una discordancia: dirías cosas pero no harías cosas, o harías cosas pero no dirías cosas.

ONDAS DEL SOL Y LA LUNA:
Luego tenemos la onda del sol y la onda de la luna, que también son ondas complementarias. El proceso de iluminación contiene un proceso donde la emoción es permitida y liberada.
La emoción te lleva al cielo y a la iluminación, y también la iluminación te adentra en la emoción.

Estas ocho ondas corresponden a las cuatro del primer castillo y las cuatro del quinto castillo o castillo verde. Vemos que está totalmente imbricada la realidad visible, mesurable y medible (primer castillo) con la realidad de la quinta dimensión (quinto castillo). La materia está llena de espíritu. La materia está llena de luz.
La solidaridad (dragón) está totalmente asociada a la ética, belleza y armonía (estrella); el conocimiento de la realidad más allá de la apariencia (mago) está totalmente relacionado con el águila; la impecabilidad de la acción (mano) con la impecabilidad de palabra (viento); y la luz (sol) con la emoción (luna).

ONDAS DEL CAMINANTE DEL CIELO Y EL GUERRERO:
Si continuamos con los castillos segundo y cuarto, encontramos que el caminante del cielo es un guerrero. El guerrero de la luz, de la expansión de la conciencia es un caminante del cielo, que está atrayendo el cielo a la tierra.

ONDAS DEL ENLAZADOR Y LA NOCHE:
El enlazador, que es la forma emocional de la solidaridad (familia del dragón) y el deshacerse del ego, está vinculado con el ensueño (noche).
Ensoñar en la noche, que atrae la abundancia, es un enlazamiento; enlazas con la abundancia. Por lo tanto, enlazar se recubre en las características del ensueño de la noche, que pertenece a la energía del día verde (familia señal), y todo el enlazamiento, cuando actúa desde el enlazador, está enlazando con lo óptimo.
Deshacerte del ego es lo que te permite enlazar con lo óptimo y liberarte del depredador.

ONDAS DE LA TORMENTA Y EL PERRO:
La tormenta, esa energía de resurrección, está asociada al amor incondicional. Siempre que aparece el amor incondicional viene, en lo oculto tal vez, con la resurrección. Siempre que aparece la resurrección tiene como base el amor incondicional.
Es conveniente reconocer la relación entre las ondas del enlazador y la noche, pero también es conveniente y práctico reconocer la relación entre la tormenta y el perro. Muchas personas viven bajo la tormenta, en el sentido que su vida se complica, y les está reclamando la solución del amor incondicional.

ONDAS DEL HUMANO Y LA TIERRA:
El humano está asociado con el voluntario (la tierra). La máxima expresión de la libertad y los pensamientos elevados es alinearte con el corazón del cielo.
Alinearte con el corazón del cielo y ser voluntario para colaborar con la vida y con todo lo existente, es resituarte en tu interior y ser voluntario para ser tú, para ser humano.

En este otro grupo de 8 ondas se está trabajando con el segundo y cuarto castillo, el castillo blanco donde está la emoción, y el castillo amarillo, de la expansión y la madurez.

ONDAS DE LA SERPIENTE Y LA SEMILLA
Luego tenemos la serpiente asociada a la semilla, ya en el castillo azul.
En este castillo la primera onda trabaja con la última y la segunda con la tercera, al contrario que en los demás castillos. Esto convierte a las ondas del castillo azul en similares a la familia del día verde, que son sus propios ocultos como sellos.
Son similares también a la familia central, donde las ondas son ocultas entre sí (humano y tierra, viento y mano).

El humano (segundo castillo) establece su territorio prioritario en el segundo y cuarto castillo, que están relacionado con poliedros de caras triangulares.
El segundo castillo está asociado al icosaedro, con 20 lados que son triángulos, y el cuarto castillo con el octaedro, con 8 caras triangulares.
Eso está relatando el territorio del humano, asociándolo al triángulo, mientras que el cielo (quinto castillo) estaría asociado con el pentágono y la tierra (primer castillo) con el cubo.

Pero en el tercer castillo, asociado al tetraedro, que también tiene caras triangulares, la serpiente se asocia con la semilla.
El surgimiento o elevación de la kundalini está asociado al avance que hagas en tu auto-identificación, en ser tú. Siendo tu es como tu kundalini se puede elevar, haciendo la paz con quien tu eres, con la vida y con todo lo existente, y entrando en el programa a hacer lo que tienes que hacer y a ser lo que eres.
Entonces, la kundalini se eleva, iniciando su ascensión la luz interior.

ONDAS DEL ESPEJO Y EL MONO
Las ondas del espejo y el mono también están asociadas, en el interior del tercer castillo. En cuanto encuentras el espejo se produce el nuevo nacimiento.

Al llegar a ese lugar todas las ondas encuentran ya sentido, permitiendo establecer el contenido de los castillos. Primero hay que trabajar con los sellos, luego con las ondas y después con los castillos.

Entonces, te das cuenta que hay una secuencia de castillos (primero, segundo, tercero, cuarto y quinto), y a partir de ahí estás en una frontera donde descubres que después del quinto castillo no entras de nuevo en el primero, sino que expandes el quinto en el sexto castillo, porque sus contenidos son ocultos entre sí. Eso forma parte también de una experiencia de expansión.
Gracias y bendición.

Los sólidos platónicos

sólidos platónicos y castillos
SÓLIDOS PLATÓNICOS:
Para los pitagóricos eran importantes los poliedros regulares, que han venido a llamarse sólidos platónicos.

Estos sólidos platónicos aparentemente no tienen nada que ver con el Tzolkin y sin embargo hablan de lo mismo, incluso de la misma manera y son accesibles por el mismo sistema, compartiendo sabiduría. El acceso a esta sabiduría es mirando.

El cubo es el primer sólido platónico. Es un poliedro regular compuesto por cuadrados. Normalmente significa la tierra y podría ser el primer chakra o la parte estructural del cuerpo, la red de colágeno.
El segundo poliedro es el icosaedro, que normalmente se asocia con el agua. Está formado por 20 triángulos, que están unidos de cinco en cinco, de tal forma que más allá del triángulo aparece el pentágono. Podemos decir que está compuesto por triángulos y de alguna forma también por pentágonos.
El tercer poliedro es el tetraedro, de cuatro caras y compuesto también por triángulos. Corresponde al fuego.
El cuarto poliedro es el octaedro, que corresponde al aire y está formado por triángulos. Pero más allá del triángulo, forma cuadrados.
El quinto elemento es el dodecaedro, que está formado por 12 pentágonos. Se corresponde con el éter.

Estos cinco poliedros sólo contienen 3 tipos de figuras en plano: el cuadrado, el triángulo y el pentágono.

CASTILLOS, COLORES Y SÓLIDOS PLATÓNICOS:
Si ahora nos aproximamos desde el Tzolkin, vemos que la secuencia de
los colores es rojo, blanco, azul y amarillo.
El ROJO siempre significa lo primero, lo que inicia, igual que el cubo en los sólidos platónicos y la tierra en los elementos.

En segundo lugar aparece el BLANCO, que es refinar. Te dan algo y, sea lo que sea, lo primero que hace ese algo es aparecer y en segundo lugar tú evalúas para qué puede valer o qué utilidad le puedes dar.
Cuando algo aparece por primera vez en tu conciencia o en tu campo visual, no le das inmediatamente una adhesión, sino evalúas si supone un peligro o puedes aceptarlo. Todo ese tipo de procesos están en el blanco. Si dijéramos que solamente se trata de pensar para qué vale, diríamos que el blanco es una acción mental, pero cuando algo aparece por primera vez lo que se pone en marcha muchas veces está más relacionado con la supervivencia, no con el sentido práctico.
Por ese motivo, lo blanco no significa lo mental, sino tal vez algo más relacionado con respuestas de empatía dentro del mundo de la emoción.
Así, lo que el Tzolkin llama refinar, en una explicación desde los sólidos platónicos es el agua, el mundo de las emociones.
De esta manera, lo segundo es el blanco, el icosaedro, el agua y las emociones.

En tercer lugar aparece el AZUL, que es transformar. Corresponde al fuego y aparece como algo más práctico, transformando los alimentos, como fuego de la digestión, en energía útil para ti.
El tercer lugar entonces está ocupado por el azul, el tetraedro y el fuego.

En cuarto lugar se muestra el AMARILLO, asociado a la maduración y a la expansión. En los sólidos platónicos es el octaedro y el aire, cuya característica es que sus moléculas no tienen una fuerza de atracción.

De esta forma, el rojo es la tierra, el blanco es el agua, el azul es el fuego y el amarillo es el aire, significando iniciar, refinar, transformar y madurar.
La característica de la tierra es surgir y aparecer con una forma.
Refinar es reconocer; perteneciendo al mundo de las emociones.
El fuego es la descripción de la transformación; ser o no ser.
Y el aire es la expansión.

Acabamos de ver la relación entre los sólidos platónicos y los colores en el Tzolkin: rojo, blanco, azul y amarillo. También los castillos, al seguir la secuencia de los colores en el Tzolkin, están asociados a los sólidos platónicos: primer castillo rojo con el cubo, segundo castillo blanco con el icosaedro, tercer castillo azul con el tetraedro, cuarto castillo amarillo con el octaedro y quinto castillo verde con el dodecaedro.

Todas las palabras son parábolas, pero si no tienen contenido son ruido, o en el nivel escrito, rayajos y manchas

El Tzolkin tiene una estructura cuadrangular expresada a través de sus cuatro colores.
De alguna manera está manifestado en los sólidos platónicos por el cubo, que es como un cuadrado pero en relieve, y eso viene a traducir la forma y la materia.
El Tzolkin adopta esa forma, de cuatro en cuatro.
Cada ensamblaje de los cuatro colores, que por separado podrían aparecer como cuatro unos, donde cada color sería uno más, está significando también “uno”. Cada uno es un uno, pero los cuatro también son uno en otra dimensión.

Esto expresa la estructura de la realidad formada por distintas capas, que van expandiéndose desde núcleos únicos hasta ensamblarse creando otra forma de la realidad. Así, cada uno de los cuatro ensamblados está presente y representa a los otros.

De esa manera, aquello que inicialmente se simboliza en el Tzolkin como un sello rojo, en ese nivel tiene también lo expresado por los siguientes sellos blanco, azul y amarillo. Los cuatro forman una realidad; no son cuatro realidades sino una realidad con cuatro aspectos. Es similar a ver a una persona de frente, de espaldas, desde arriba o desde abajo; es la misma persona pero cambiando los enfoques.

Entonces, para extraer una conclusión podemos decir que esa luz entrando en la forma, que representa al DRAGÓN, también es siempre algo de lo representado por el VIENTO, es decir comunicación y espíritu. Así, la luz entrando en la forma para cumplir una misión siempre es también espíritu, comunicación y emoción amorosa, que es lo representado por el viento.

Pero también la luz entrando en la forma, que es lo expresado por el dragón, es siempre un tiempo donde se activan las imágenes, que es lo representado por la NOCHE. Las imágenes son siempre enlazadoras, porque no debemos olvidar que la noche es soñar la abundancia para todos, no para ti, y eso es algo que obligatoriamente es enlazador, porque te une con todas las demás personas.

Y además de que esa luz cumpliendo una misión, o sea el dragón, siempre es espiritual, emocionalmente amorosa y expresión de comunicación; y que cuando accedes a ella y entras en ese tiempo las imágenes toman una vida a través de los significados que te enlazan con las demás personas; a través del cuarto color asociado a sí mismo, o sea el amarillo, es la expansión de un programa inicial, del cual tú eres consecuencia, donde “programa inicial” es la voluntad de que “sea, suceda, aparezca, viva”, expresada por la semilla.

Esto sitúa al viento, a la PALABRA, en un lugar primordial asociado a la luz, ya que el viento es una expresión de la luz cumpliendo una misión; asociado también a un significado a través de las imágenes; y asociado también a la unión de esos 4 aspectos cuando se fusionan, a la maduración del “sea” y a la expansión del programa inicial y de la voluntad creadora del programa inicial.

Entonces, resulta muy importante considerar qué son LAS PALABRAS.
Según aparece en el Popol Vuh, en su primer capítulo: “Solamente había inmovilidad y silencio en la oscuridad, en la noche. Sólo el Creador, el Formador, Tepeu, Gucumatz, los Progenitores, estaban en el agua rodeados de claridad. Estaban ocultos bajo plumas verdes y azules. Llegó aquí entonces la palabra, vinieron juntos Tepeu y Gucumatz, en la oscuridad, en la noche, y hablaron entre sí”.
Ni siquiera dice que aparece Tepeu o que aparece Gucumatz, sino que quien llega es la palabra.

Desde esta página consideramos a las palabras como ondas portadoras de luz. Encontramos que las palabras pueden ser escritas o habladas, pero siempre necesitan que despierte el ensueño, es decir que atraigan un tiempo donde las imágenes, proviniendo de las palabras, produzcan transformaciones. Esto sucede a través de la resonancia que despiertan los significados, es decir, la palabra solo es palabra si tiene un significado. Si la palabra no despierta un significado, bien porque no lo tenga o porque no lo conozcamos, no actúa como palabra sino como sonido. No todos los sonidos son palabras; solo lo son los que contienen un significado conocido, es decir que son segmentos o trozos de un discurso, donde “discurso” es algo que transmite unos contenidos.

Palabra viene de “parábola”. Todas las palabras son parábolas, pero si no tienen contenido son ruido, o en el nivel escrito, rayajos y manchas. Para que la palabra sea parábola, no puede ser un ruido.
Pero por favor, no olvidar que el ensueño pertenece al día sin tiempo, es decir al tiempo de lo óptimo. Por ese motivo las palabras son ondas portadoras de luz, pero los idiomas son fronteras que impiden su acceso.
Si cada familia tuviera su propio idioma, estaría significando el tiempo de la oscuridad.

Si miramos aquello que señala la luz, a través de la ubicación de un creador de palabras como es García, en un lugar concreto de la tierra –gracias tierra, madre tierra-, nos encontramos que Aracataca, ese río del jefe, nos abre el zoom sobre el pueblo o la etnia chibcha, donde 128.000 personas hablan 25 lenguas.

Los idiomas internacionales son la fibra óptica. Sí, gracias.
Pero gracias pueblo chibcha por ese esfuerzo. Gracias y bendición a todas las personas que cumplen su misión.

Los sólidos platónicos y otras dimensiones

El fuego significa comer. Claro está que estamos hablando de esta dimensión.

El fuego significa comer en esta dimensión, porque es un proceso de oxidación-reducción donde hay un intercambio de partículas subatómicas, de modo que una substancia toma partículas de otra, es decir una entrega y otra recibe, una toma y otra da, y en ese proceso se produce calor, agua, gases y cenizas o residuo sólido.

 

Así, el fuego contiene la transformación de una substancia en otra, que es una de las características que el Tzolkin atribuye al azul, y el resultado es algo SÓLIDO, que son las cenizas y en el Tzolkin lo rojo, AGUA, que en el Tzolkin de los colores es el blanco, y GASES, que es lo amarillo. Y esto se considera oxidación-reducción.

 

Decimos que significa comer en esta dimensión porque la característica que une al ser humano y a todos los organismos vivos es que todos comen, actualizando y dando contenido al significado de oxidación-reducción cada vez que se alimentan, ya que reciben el alimento y producen una cadena de reacciones metabólicas donde se produce calor, liberación de agua y residuos.

El proceso de oxidación-reducción de los elementos químicos lo realiza el ser humano cada vez que come y también todos los organismos vivos, entendiendo esto como vida orgánica, y es lo que les permite a los seres estar vivos.

 

De esta manera, el fuego define esta dimensión, al menos cuando lo aplicamos al código de los colores presente en el Tzolkin. Todas las presencias, todo lo que tiene forma pero no come, está en otra dimensión: las piedras, el aire, el agua.

Todas esas presencias están en la dimensión donde se come, que es esta dimensión, pero su realidad sucede en otra dimensión, y no tenemos criterio, por lo menos fácil o inmediato, para comunicarnos con la vida existente en esas presencias.

 

Los sólidos platónicos

Cuando contemplamos la correlación existente entre los sellos que aparecen en el Tzolkin y los sólidos platónicos, el cubo de 6 caras es la forma que representa a lo sólido y el sello correspondiente es el 6-Enlazador, pero como representante de la familia del dragón, y por eso aparece en la segunda formulación.

Eso expresa la máxima intensidad de comunicación. Lo rojo aparece como blanco, y es esa justamente la invitación a seguir mirando. Eso es una señal.

 

El enlazador además es un soporte del entramado Tzolkin, porque es lo mismo al considerar las 20 posibilidades como sellos que como ondas.

La onda 6 y el sello 6 son el Enlazador, por lo que el 6 en el código Tzolkin siempre es algo unitivo, que une y enlaza los significados de los sellos y de las ondas.

El Enlazador es de color blanco, que significa la emoción y el espíritu, y además trabajando, porque enlazar es la expresión de una actividad intencionada; enlazar es un trabajo. En su analogía con un puente, enlazar supone algo que es realizado para que algo sea posible.

 

Consideramos entonces que lo sólido está expresado por lo que significa el espíritu y la emoción, es decir lo inmaterial, y que además significa que está cumpliendo una misión, realizando voluntariamente un esfuerzo, una intención.

Encontramos que lo sólido y la materia lo que expresan es una realidad amorosa y entregada, favorable al ser humano y, personalizando, favorable a ti. La realidad te ama. Es amorosa.

 

Los otros sellos que expresan los poliedros regulares que denominamos sólidos platónicos, están todos en el color amarillo, que significa expansión.

La expansión que se produce en lo rojo, en lo sólido, casualmente aparece como aire, es decir que no es más sólido sino más aire y más distancia entre los átomos que componen ese elemento, y eso también dice algo acerca de la persona, porque la evolución no es más rigidez sino que la expansión es apertura y movilidad.

 

¿Dónde está el Guerrero?

Otra consideración surge de la presencia única de un sello blanco, el sello del enlazador representando a la familia del dragón, como expresión de lo que significa lo sólido y el cubo, mientras que los demás sólidos platónicos están expresados aquí por lo amarillo: ¿qué sucede con el sello que expresa lo amarillo en esa familia?, ¿dónde está?, ¿por qué no aparece asociado a los sólidos platónicos?

 

Todas las familias se asocian a un poliedro en su forma expandida, pero lo sólido, no; lo sólido se asocia en este lenguaje a través de la emoción, del espíritu y de lo inmaterial. Pero, ¿qué sucede con lo que representa la expansión en esta familia, que sería el guerrero?

La presencia de este sello blanco en el mismo rango donde aparecen los sellos amarillos contiene una pista importante evolutivamente, que además da sentido a todo lo demás.

 

El guerrero, expansión de la familia del dragón, expresa lo amoroso y lo inmaterial más allá de la forma, y contiene una expresión de expansión útil para el ser humano, porque tiene dos vinculaciones trabajando desde lo oculto, desde más allá de la forma.

En una vinculación el guerrero es también la energía luminosa expresada por la serpiente (sello oculto), que es la realidad de cada persona despierta, y en otra vinculación, el guerrero evolutivamente (onda oculta), está asociado desde dentro con el caminante del cielo, que es el inicio del segundo castillo.

De tal manera que la expansión de la conciencia, que es una expansión real de la persona y también de la realidad, actúa favoreciendo la subida de la kundalini a nivel personal, y evolutivamente actúa como expansión cuando transitas la senda de los castillos que te lleva al castillo verde.

Entonces el guerrero, que es la última onda del cuarto castillo y la frontera con el quinto castillo, aparece como aquello sólido que da soporte a todo ese aprendizaje, previo al salto evolutivo.

 

De esa manera el guerrero aparece como lo sólido para acceder a lo verde. La expansión de la conciencia eleva su kundalini y la expansión de la conciencia transcendente, que es la estrella 13, te introduce en la vivencia de lo verde y te permite encontrar la sociedad de la estrella.

Por eso es tan importante que la persona reconozca los contenidos de lo blanco, es decir del espíritu detrás de la materia.

EL HUMANO Y LOS SÓLIDOS PLATÓNICOS (Extracto del Libro de los Sellos)

Si desplegamos los veinte sellos del Tzolkin y los relacionamos con los sólidos platónicos según el número de caras, encontramos que el cubo, con seis caras, se corresponde con el Enlazador de mundos, el icosaedro con el Sol, el tetraedro con la Semilla, la Estrella con el octaedro y el Humano, sello doce, se corresponde con el dodecaedro, que es el poliedro de doce caras o planos, y que representa la quinta dimensión. Entonces no es el Sol, la luz, la quinta dimensión, sino el human@, o sea tu.

El dodecaedro es el final del camino, la llegada, y el resto de los sólidos platónicos son el transcurso, el cómo llegar, EL CAMINO.

Los sólidos platónicos son un lenguaje. Son una comunicación viajando en la dimensión tiempo, con un mensaje codificado, fácil de descodificar si te interesas. La simple contemplación eleva tu nivel vibracional. Son gratis y trabajan colaborando en beneficio de todo lo existente.

Es decir, son ejemplo de lo que es el tono doce y la quinta dimensión. El Humano es el sello doce y representa el dodecaedro de doce caras, el final del trayecto y la quinta dimensión.

El sello doce y el dodecaedro, que corresponde al éter, presenta al ser human@ como un microcosmos bello, armónico, que se ama y colabora con todo lo existente, como Espejo de un macrocosmos bello, armónico, amoroso.

 

Todos los sellos que se corresponden con los solidos platónicos son amarillos, por eso supone un trabajo de maduración, excepto el sello inicial, que es blanco de refinar y está representado por el Enlazador, o sea la puerta al nuevo mundo. El Enlazador es un Dragón, porque es de esa familia, pero también es un Guerrero, o sea la expansión de la conciencia.

 

Todos estos sellos son pares, o sea representan al dos, al Viento. Es el trabajo del espíritu y abre una nueva perspectiva y una nueva comprensión. El Dragón, esa luz entrando en la materia, es un vehículo.

La luz es vehículo del espíritu, no es un fin en sí. El fin es que el espíritu entre en el human@. Primero hay una sanación, que es recuperar el patrón original, después una iluminación, que es recuperar el cielo. Luego aparece el human@solidos_platonicos_y_sellos_3