Es necesario soñar. Si no, no vives, solo subvives

Es necesario soñar. Si no, no vives, solo subvives. Para estar vivo, es necesario soñar; es necesario para la estructura corporal entrar en el sueño.
Por eso hay un tiempo de actividad y un tiempo de sueño. Hay un tiempo en que predomina la activación del sistema nervioso simpático y un tiempo en que es necesario la activación del sistema nervioso parasimpático, durante el cual te reconstruyes.

Pero dentro del periodo de relajación y de activación de la actividad, es necesario fisiológicamente conectar con otra dimensión, es decir, no solo descansar, relajarte y dormir.
Si interrumpen tu sueño antes de que entres en el nivel profundo, se produce un grave deterioro de la vitalidad. Y, ¿qué sucede en el nivel más profundo del sueño? Ahí conectas con otras dimensiones, recibiendo una nutrición especial para afrontar aquella tarea que estás desempeñando o una instrucción para situarte en la disposición adecuada para lo que tienes que hacer. Puede ser que recibas una instrucción que te permita recolocarte y resituarte, y entonces hacer aquello para lo cual eres un voluntario.

Todo eso sucede en el nivel profundo, no de la relajación sino del sueño, cuando las imágenes de aquello que parece constituir la realidad desaparecen y entonces aparecen otras imágenes. Hay una realidad donde las cosas parece que son de una determinada manera, pero hay una realidad profunda donde las cosas son de otra.
Entonces, es imprescindible soñar para estar vivo. Es imprescindible soñar para encontrar aquel nivel de la realidad que constituye la plenitud. Eso no solo está asociado a esa relajación. El cine, el teatro, la música, la contemplación, el amor, el enamoramiento, el ensueño, todas aquellas situaciones donde parece que te vas a otro sitio, son imprescindibles, necesarias y fundamentales.

Gran parte del despertar consiste en reconsiderar y reubicar esa necesidad que te revitaliza, y al hacerlo encontrar tu conexión con tu ser espiritual; encontrar y reforzar esa conexión que de alguna manera está recolocando las líneas del tiempo, haciendo transmutar aquello que parecía un karma y que de repente se está convirtiendo en una plenitud, en una maestría.
Es necesario soñar para que la realidad se haga cada vez más real.

Es necesario soñar

Es necesario soñar. Gracias sabio pueblo maya, que nos señalas la existencia de lo atemporal como algo fundamental instalado en el interior del tiempo.
Sí, podemos afirmarlo con total rotundidad, apoyados en la experimentación clínica y científica de tantas universidades, donde se ve que al interrumpir el sueño profundo la persona se desestabiliza completamente, incluso terminan manifestando enfermedades físicas y mentales.
Es necesario entrar en el sueño profundo; es necesario soñar; es necesario, como dicen los abuelos o sabios, entrar en la otra dimensión. Todos los días, todas las personas tenemos que entrar en la otra dimensión, gracias a Dios, bendito sea. Todas las personas necesitamos entrar en contacto con una dimensión no material, donde no hay éxitos y fracasos, enfermedad, carencia o abusos.
Es necesario salir de esa realidad y entrar en otra donde lo que existe siempre es gozo, contento, plenitud y maravilla. Eso es lo que sucede en la noche, en el ensueño, bendito sea.
Gracias y perdón

Construir imágenes, meditar, soñar la abundancia es en realidad la creación de un puente entre dos mundos

LA NOCHE: La onda oculta (Extracto del Libro de los Sellos)
La onda oculta de la Noche es la onda del Enlazador de mundos. Construir imágenes, meditar, soñar la abundancia es en realidad la creación de un puente entre dos mundos. Así mismo, enlazar mundos es realmente ensoñar.
El ensueño y la visualización tienen una característica enlazadora: visualizando atraes las cosas a la realidad, si es oportuno.

OCUPAR LA VIDA (Extracto del Libro de las Sincronías)

Sucede, pero ¿qué sucede?, ¿cuál es el suceso?
El mismo suceso tiene distintas interpretaciones según el enfoque, el punto de vista que utilizas, y también según el tiempo. Parece una cosa, pero al final del proceso era otra.
Si interiormente no sabes quién eres, cualquier cosa te va a hundir más, porque ya estás empequeñecido, porque solamente puedes no saber quién eres porque no llenas todo el espacio de lo que eres.

Si aceptas un criterio que no has comprobado, tal vez te encuentres con que en esa obra, en esa escenificación, en esa película, como no es tuya tú no eres el protagonista, y quizá el papel que tengas sea de figurante, y, tratando de ahorrar, siempre te pagarán poco.
No puedes estar muy contento. Pero en tu centro, tú eres tú; incluso ante una adversidad, tú eres tú. Si no eres protagonista de tu vida, tendrás que conformarte con la calderilla para vivir.
Si la vida es Dios o Dios es la vida, eso es algo que está dentro de ti, y a la hora de referenciarte tal vez te sea de utilidad y te des cuenta de que hay un espejo donde puedes mirarte siempre, devolviéndote tu verdadera imagen en abstracto, hasta que sea en concreto.

Pero, ¿cuál es el suceso?, ¿qué es lo que sucede?
Nos interesa mirar, escuchar, abrir los sentidos y dialogar con nuestro ser espiritual o con nuestros ángeles, porque en estos momentos están abriéndose muchas puertas de conocimiento.
Y sobre todo nos interesa escuchar y no desechar las respuestas, porque las respuestas en un diálogo interior, suceden dentro de ti, y casi cualquier cosa que se te ocurra y digas “es imposible”, merece la pena considerarla y dedicarle un tiempo.

Hay un lugar para el nuevo nacimiento, como posibilidad, abierto al intento.
Podemos elegir, de entre las múltiples realidades que componen el suceso, la que queremos, como posibilidad, como intento.
Cuantos más nos atrevemos a desear lo mejor, a soñar lo mejor, más aparece. De modo que incluso los que no eligen, entran a vivir el mismo suceso, como posibilidad, como intento.

(para información de cómo adquirir el libro o e-book puedes escribir a nuevocalendariomaya@gmail.com Gracias)