En los momentos de beatitud

EN LOS MOMENTOS DE BEATITUD (Extracto del nuevo libro en preparación)

En los momentos de beatitud es maravilloso permitir asomarse a tu momento gozoso a las personas que amas y con las que te sientes vinculado.
Esos momentos maravillosos se ven enriquecidos por la presencia desde el ensueño de tus seres queridos. La presencia de las personas que amas siempre te enriquece y da sentido a tu vida.

El camino del gozo se abre cuando asumes que en ti está presente todo tu linaje y seres queridos. Eres el encargado de entrar en ese momento maravilloso para todos, porque tú eres todos y todos son tú.
Todas las vivencias del ser humano desde la profundidad de lo óptimo, pertenecen también al arquetipo.

Es parte de la misión de los humanos de hoy, que son los humanos del in lak’ech. Desapegarse del ego y gozar para el arquetipo.

Cuanta más conciencia, más gozo

CUANTA MÁS CONCIENCIA, MÁS GOZO (Extracto del nuevo libro en preparación)

Cuanta más conciencia, más gozo. Normalmente le pedimos el gozo a las cosas, pero el gozo es una vibración y no el resultado de las cosas sino de la conciencia.
El gozo es la vibración normal de la quinta dimensión y la forma de acceder a ella es a través de la conciencia.

Por eso cuando le pedimos gozo a las cosas, no tardamos en darnos cuenta de que no es así. Cuando tienes conciencia no tardas en darte cuenta de que el gozo que vives es una realidad vibracional, cuya puerta es la conciencia.

De lo que se trata es de lo que se define con el color azul: vivencias experienciales que transforman tu conciencia. Hacen aparecer la conciencia y luego la van transformando poco a poco, permitiéndola crecer.
La conciencia te amplía el gozo.

Haz el amor y no la guerra

HAZ EL AMOR Y NO LA GUERRA (Extracto del nuevo libro en preparación)

Haz el amor y no la guerra es similar a “construye la realidad, no la destruyas”. Crea la realidad desde la energía creadora, que es la energía amorosa de Dios. No la destruyas, ya que esa es la energía depredadora del envidioso.

Haz el amor y no la guerra. Crea la realidad. Crea la vida. No la destruyas.

El amor es la verdad

EL AMOR ES LA VERDAD (Extracto del nuevo libro en preparación)

El amor es una emoción, pero no es una emoción. Es la verdad.
El amor es una emoción y actúa en el terreno de las emociones, provocando cascadas emocionales y respuestas fisiológicas, a favor de la vida o huyendo de la vida.
Pero dejar al amor, que es la verdad, solo en el territorio de las emociones, es una reducción, y de esa manera le privas en parte de su potencialidad. Mientras que reconocer la realidad de verdad en el amor no le priva de sus características como emoción, sino que, al contrario, las potencia, porque reconocer la verdad te hace más real y más cierto.

La vida es gratis

LA VIDA ES GRATIS (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

Lo que es importante ahora, en el tiempo que estamos como humanidad, es la creatividad. Pero eso no se estudia, sino que se escucha.

Hay líderes políticos que dicen que la precariedad es tener contratos temporales a tiempo parcial, por ejemplo de 20, 15 o incluso de 10 horas a la semana, y que todo el mundo debería tener contratos fijos, a ser posible de 8 o 10 horas al día.
Pero eso sí es precariedad. Además, no pertenece a lo real sino a lo falso y no te permite ser más humano, sino que te ata a una falsa seguridad que neutraliza en ti el recuerdo de lo óptimo.

Actualmente la humanidad está fabricando cosas para que se rompan y poder fabricar otras, y no para que duren. Está pidiéndole gozo a las cosas, pero luego pide a las cosas que se autodestruyan para poder volver a fabricarlas.

Pero lo real, que es la vida, es gratis. Lo que más gozo produce al ser humano es el amor, la creatividad, la vivencia del “tú eres otro yo”, la contemplación y el diálogo con la naturaleza, con la madre tierra, con las plantas, con el espíritu de los animales, con el agua y con las estrellas.
También produce extraordinario gozo el trabajo en favor de tu grupo, que puede ser la humanidad; la cooperación en favor de personas en ese momento más desfavorecidas, aunque solo aparentemente desfavorecidas porque en realidad son ángeles y por tanto fronteras de un mundo maravilloso; y ese trabajo compartido que no está basado en el interés personal sino compartido.

Hay más precariedad en el trabajo en beneficio propio.
Nuestro vaticinio para el tiempo futuro es que las personas dedicarán parte de su tiempo a trabajos comunitarios, por ejemplo 3 o 4 horas, donde tratarán de ser útiles al resto del grupo, quedando mucho tiempo libre para la creatividad, la naturaleza, el amor y las relaciones.
Todos los que hablan de la necesidad del trabajo, en realidad nos llevan hacia atrás y nos impiden evolucionar.

Hay una frontera donde por un lado está el mundo lógico y por otro lado el mundo maravilloso.
Mucha gente pone su creatividad en servicio de la lógica, pero es el tiempo de poner la lógica al servicio de la creatividad.
Cada persona tiene una misión, un servicio y una forma de ser útil, y es importante encontrarlo. Pero también cada persona tiene acceso a un tiempo de gozo que le permite caminar en lo bello. Esa es la frontera entre la lógica y la maravilla.

No hemos venido a trabajar sino a bendecir. No hemos venido a triunfar sobre las demás personas sino a interactuar amorosamente.

Saber quién eres te da fuerza para serlo

SABER QUIÉN ERES TE DA FUERZA PARA SERLO (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

A veces saber quién eres te da fuerza para serlo.
Pero saber quién eres no es ver tu vida como una película, ya que entonces serías personaje de una película, sino el resultado de oír, porque saber quién eres es algo vibracional.

A veces, saber quién eres se despierta como resultado de oír algo; oyes unas palabras, como resonancias que entran en lo profundo, y despiertan en ti al ser.

A veces, oyes unas palabras y desde entonces se despierta el conocimiento de quién eres, poniendo todo en su sitio.
Aparece un convencimiento que te asegura que todo está bien, que la vida tiene sentido, que te estás dirigiendo en una dirección, y que eso que estás haciendo lo estás haciendo bien.
Eres fuerte, puedes y eres capaz.

No tengas miedo a vivir bellamente

NO TENGAS MIEDO A VIVIR BELLAMENTE (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

El espíritu te invita a vivir bellamente, encontrando la estrella como experiencia y viviendo en la estrella como realidad.
El espíritu te invita a vivir bellamente, a encontrar lo óptimo y vivir desde lo óptimo, porque detrás de lo óptimo, la ética, la armonía, la belleza y la poesía no está la ruina sino la abundancia.
La abundancia está detrás de vivir con corazón, asumiendo tus emociones, porque hay muchos ángeles colaborando en esa realidad dimensional.
Detrás de la acción con corazón no hay ruina sino prosperidad y abundancia, ya que no necesitamos todo lo que nos ofrece la complicidad comercial.
La realidad del ser humano es luminosa cuando vive desde la emoción y el amor incondicional en forma transcendente. Su emoción es luz y su cuerpo emite e intercambia fotones. Eso es gozo.

Pero además, se abren oportunidades y puertas, y la realidad que aparece es consistente. No tengas miedo a vivir bellamente.

El poder creador del ser humano

EL PODER CREADOR DEL SER HUMANO (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

Si el todopoderoso quisiera matar a un ser humano no lo crearía.
Si el todopoderoso quisiera destruir a alguien, previamente no le habría permitido nacer. No habría deseado su nacimiento y existencia, y entonces no hubiese aparecido esa persona.

Por eso encontramos que el hombre no es más fuerte porque pueda matar a alguien, sino al contrario, es más fuerte porque puede hacerle vivir. Si el hombre puede resucitar a otro hombre, es más fuerte ese poder que el de matarle o destruirle.
Siendo esto válido para ambos géneros, masculino y femenino, es importante decirlo y reconocerlo para los humanos masculinos, donde muchas veces está ese error de que es más fuerte quien más daño puede hacer. La mayor conexión con la vida propia del despertar de la conciencia ha alejado aquel tiempo en que eso pudiera ser útil. La telepatía omnisciente y la realidad espiritual hacen inútiles esos planteamientos.

Es conveniente repetir esto: el hombre no es más fuerte porque pueda matar, sino porque puede producir vida, es decir, porque puede amar, ya que la vida es el amor. La destrucción solo responde al miedo y no nos interesa.

En un momento en que la vida se abre, como en el actual; en un momento en que la maravilla se abre, como en la época actual; donde las potencialidades creadoras y creativas del ser humano se abren, como en el tiempo actual; donde la conexión con la parte espiritual expande la realidad del ser humano y sitúa en lo posible cosas hace poco imposibles… En ese momento el poder creativo o creador del ensueño es cada vez más activo y más reconocido.
El poder sanador de reconocimiento de la falta al amor es cada vez más activo, y la reconexión con la realidad más profunda de la vida es cada vez más activa y más real.

Honrar la vida

HONRAR LA VIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

Es tiempo de honrar. Es tiempo de honrar a la vida. No se puede decir nada malo de la vida, porque es maravillosa. Solo que no es maravillosa del tipo del niño malcriado “quiero esto y lo quiero ya”, sino maravillosa mientras profundiza en la realidad y la hace amplia.

A veces, lo que parece que necesitas en realidad te está haciendo amplio el corazón.
A veces lo que parece que te hace sufrir, te está haciendo amplio el corazón.
A veces la tardanza te está haciendo amplio el corazón.
A veces el aparente abandono y la aparente soledad te están haciendo amplio el corazón.

Es importante hacer amplio y expandir el corazón, entrando en la realidad expandida, donde habla el viento y el corazón no pesa, ampliando el corazón para que el ego se salga por las rendijas.

La vida es el amor y el amor es la vida

LA VIDA ES EL AMOR (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

La vida es el amor y el amor es la vida. Por eso cuando te alejas del amor, te alejas de la vida.
Cuando te alejas de vivir desde el amor, dejas de vivir desde la vida, viviendo la no vida, o sea la muerte; cuando lo que haces no está fundamentado ni nutrido en el amor, entonces te adentras en la no vida, que es la muerte.

Por eso es importante reconocer en qué momento estás alejado de la vida, para volver a reintegrarte en ella. Por eso es importante reconocer cuándo has actuado desde el miedo, dándole de comer, porque es lo contrario del amor. Cuando reconoces que estás dando de comer al miedo y que te has alejado de la vida y del amor, puedes reintegrarte otra vez en la vida y en el amor.

Es como si viviéramos muchas vidas a la vez y estuviéramos presentes en muchas realidades, siendo la iluminación descartar aquellas realidades que no pertenecen a la vida, por no estar fundamentadas en el amor, entrando con plenitud en aquella realidad que reconoces fundamentada en el amor.
Cada vez que te das cuenta de que tu actitud no está basada en el amor, se produce una iluminación que deshace el hechizo. Por eso, la iluminación es integración; te hace más íntegro porque te hace cada vez más real, porque tú eres amor.

Cuando eres vida, eres amor, porque el amor es la vida y la vida es el amor. Por eso no se trata de un juicio sino de una iluminación. Se trata de ser libre, libre para amar.