4 febrero 2018: Se trata de conectarnos con el cielo, bajando las energías celestes a la tierra, materializándolas y concretándolas en nuestro día a día

4 febrero 2018. TIERRA Planetaria 10. Onda de la Estrella. Dragón 13 y Sol 5 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 3 Mono.

Estamos trabajando en la co-creación de una sociedad nueva aquí en la tierra (onda de la estrella), con energías y valores procedentes de dimensiones superiores. Se trata de conectarnos con el cielo, bajando las energías celestes a la tierra, materializándolas y concretándolas en nuestro día a día. Es una alineación perfecta con cielo y tierra, con el corazón de la vida, como los árboles, que con sus raíces conectan con la tierra y con sus ramas se dirigen hacia el cielo.
Y cuando estamos así conectados, las sincronías son más aparentes que nunca, mostrando cómo estamos en el camino correcto y cómo nos acompañan.

La madre tierra es perfecta y amorosa (tono 10), y con su energía nutritiva y protectora nos facilita la vida en la tierra y la creación de esa nueva sociedad.
Gracias, madre tierra. Recibimos tus bendiciones.

20 mayo 2017: Estamos caminando hacia la iluminación de la humanidad. Todo es transcendente.

20 mayo 2017. Tierra Planetaria 10. Onda de la Estrella. Dragón 13 y Sol 5 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 3 Batz

La perfección (tono 10) que nos propone el Tzolkin en esta onda de la estrella está asociada a la conexión con el corazón del cielo y el corazón de la tierra. Para alcanzar la armonía y la belleza interior hay que estar alineado con cielo y tierra. Así además se consigue interactuar, reconociendo al otro como un ser de luz.

El universo nos acompaña, materializándolo mediante sincronías. No estamos solos ni abandonados y surgen señales a cada paso. ¿Las queremos ver?, ¿las podemos ver?
Quizá lo que sentimos en nuestro interior en este día se vea confirmado por las señales que nos llegan del exterior.
Estamos caminando hacia la iluminación de la humanidad. Todo es transcendente.
Gracias por estar ahí.
Bendiciones.

2 de septiembre. La madre tierra nos guía. Todo está sincronizado y cada uno tiene su misión

2 de septiembre. TIERRA Planetaria 10. Dragón 13 y Sol 5 en el Tzolkin evolutivo.
Nos encontramos en la fase final de la onda de la estrella, acabando este Tzolkin en estos momentos de eventos astronómicos (eclipses, equinoccio, etc.).
La tierra se presenta como algo perfecto (tono 10) para llevarnos a ese final transcendente. La tierra acompaña a la humanidad en su evolución y nos recuerda nuestro papel de voluntarios. Por eso propicia las sincronías y la conexión con el corazón del cielo. Pero no busca seres sumisos o seguidores de rutinas, sino personas comprometidas con el proceso evolutivo.
No somos pues una carga para la tierra, ni la tierra es un lastre para la evolución de los seres humanos. Estamos compartiendo camino evolutivo, acompañándonos y sosteniéndonos mutuamente. La madre tierra nos guía. Todo está sincronizado y cada uno tiene su función o misión.

Es un buen día para trabajar de forma evolutiva y trascendente las emociones. Los miedos podrían tener un sentido para sobrevivir, pero ahora ya no estamos en ese proceso, sino en el del camino al cielo, explorando de forma gozosa. El miedo es incompatible con el amor y desgasta tanto física como emocionalmente. Sin embargo, el trabajo trascendente con las emociones activa en el día de hoy las células madre, regenerando nuestro cuerpo.
Hoy podemos mirar al miedo y escuchar lo que nos quiere decir. Si por el contrario huimos de él, continuará persiguiéndonos. Cuanto más grande sea el miedo, mayor será el amor que lo puede sustituir.

Gracias y perdón.

16 de diciembre. Si así lo queremos podemos experimentar el camino del ego. Pero también podemos vivir la vida del voluntario.

16 de diciembre. TIERRA Planetaria 10. Dragón 13 y Sol 5 en el Tzolkin evolutivo.

Nos encontramos en la parte final del tzolkin, en los últimos días de la onda de la estrella, en el castillo verde.
El castillo verde está asociado a la quinta dimensión y representa una oportunidad para dar un salto evolutivo. A partir de este momento podemos repetir otro tzolkin o dar un salto y comenzar a vivir la misma realidad pero desde un punto de vista totalmente distinto, sabiendo que todo tiene sentido.
Esta oportunidad está disponible para cualquier voluntario amoroso que esté alineado con el corazón del cielo y el corazón de la tierra.

De forma evolutiva en este día se activan las células madre, que regeneran nuestro cuerpo y por ello suponen una puerta hacia la inmortalidad, mediante la solidaridad transcendente.
Las neuronas espejo se activan, restaurando con ello la empatía y los vínculos de amor con los seres humanos, simplemente iluminando y dando fuerza a la conciencia.

¿Sabemos dónde nos encontramos?, ¿en qué lado estamos posicionados?
Si así lo queremos podemos experimentar el camino del ego.
Pero también podemos vivir la vida del voluntario. Al menos es cuestión de probarlo.
No se trata de ser bueno o responsable, sino de vivir en consonancia con nuestra luz interior, disfrutando con ello. La oportunidad está ahí.

Gracias por colaborar en el salto evolutivo de la humanidad.
Perdón por mis limitaciones.

31 de marzo. Es fácil ser voluntario. Solo tienes que decir “sí, quiero”

31 de marzo. TIERRA Planetaria 10. Dragón 13 y Sol 5 en el Tzolkin evolutivo.
Es fácil ser voluntario. Solo tienes que decir “sí, quiero”, de forma libre y entusiasta.
En este día hablamos de la disponibilidad para colaborar en la creación de la nueva sociedad, de experimentar y co-crear nuevas formas de interactuar entre las personas y modos de vida basados en el respeto y en el amor.
Tenemos la oportunidad de crear unos cimientos sólidos desde donde pueda surgir la nueva sociedad.

Ya se están creando asociaciones y grupos de trabajo. Hay tiempo por delante. Conectemos con el corazón del cielo y el corazón de la tierra.
Gracias y perdón.

14 julio. El cordón umbilical que nos mantiene en estado de gestación va dejando de ser necesario

TIERRA Planetaria 10. Dragón 13 y Sol 5 en el tzolkin evolutivo.
La tierra se ofrece en estos momentos como voluntaria para acompañarnos amorosa y maternalmente en nuestra evolución.
¿Por qué nos sentimos solos? Quizá es el momento en que más ayudas estamos recibiendo, y sin embargo en muchos casos no lo percibimos así.
Si interiorizamos, podemos percibir la conexión existente desde nuestro corazón con el corazón de la tierra y con el corazón del cielo, latiendo acompasadamente.
Pero, ¿somos capaces de abrir nuestro corazón para sentir el ritmo del universo?
El cordón umbilical que nos mantiene en estado de gestación va dejando de ser necesario, porque estamos decidiendo, personal pero también socialmente, nacer a una nueva forma de vida.
Y es preciso hacerlo de forma consciente.
¿Podemos sentir los vínculos que nos unen a otros seres humanos?, ¿y a otras dimensiones?, ¿somos conscientes de lo que estamos avanzando?

Gracias y perdón.
Solo decirlo ya es liberador.