¿Por qué los mayas determinaron la existencia de 13 tonos que corresponden a 13 ciclos lunares?

¿Por qué los mayas determinaron la existencia de 13 tonos que corresponden a 13 ciclos lunares?, ¿por qué usaron el 13 y no el 14, por ejemplo?
(compartimos la respuesta)

Los mayas hablan de los 20 kines, que significan días, y luego hablan de otra ordenación basada en el 13, que determina ondas. En el lenguaje común se le llama 13 tonos lunares, pero lo importante no es que sean lunares o no lunares, porque hablar de 13 tonos lunares puede simplemente significar que se trata de 13 energías, 13 tonos que no siguen la secuencia de los días, que son solares.
Entonces, estaríamos diciendo que son 13 tonos no solares, como equivalente a lunares. Es decir, es otra secuencia diferente a la de los kines, no siendo lo más importante el que sea lunar o no, sino que es una secuencia diferente de la anterior.

Esa secuencia de 13 explica las 13 columnas que aparecen en el Tzolkin de 260 kines. Por ese motivo no hay 14, porque la columna 14 es la repetición de la columna 1.
Lo importante es encontrar que uno de los ritmos vitales aparece como 20. La observación te puede llevar a encontrar que hay una secuencia que está basada en el 20 para que sucedan cosas, y que mientras está sucediendo esa secuencia de 20, aparecen otras cosas en una secuencia de 13, mostrando que la profundidad de la realidad contiene muchos planos y muchos niveles, y unos se superponen en otros.

Que haya secuencias de 20 sellos, de 20 ondas, de 13 tonos y de 13 columnas, y que de ahí se pueda sacar una enseñanza, muestra cómo el hombre es un ser multi dimensional y que está actuando al mismo tiempo en varios niveles y no solamente en uno.
También expresa cómo hay sucesos que son los de tu voluntad, que quieren ir hacia un sitio que está en el futuro, pero que también hay acontecimientos que van del futuro hacia ti. Es decir, desde donde no has llegado hay algo que se está dirigiendo hacia ti para darte energía, y ese es el camino de los guías que vienen a buscarte.

En esa secuencia de 13, el centro, es decir el tono 7, equivalente a la columna 7, contiene un momento especial, que se expresa como nuevo nacimiento y que está envuelto en esos 13. Puedes reconocer cómo en tu vida hay un momento especial que tiene una preparación, que es el periodo del 1 al 7, pero que luego tiene una continuación, que es el periodo del 7 al 13.
Ese momento ha sido tal vez una idea fulgurante que ha aparecido en tu interior como una cosa muy puntual, pero te ha permitido luego un desarrollo; no era solamente encontrar esa idea sino su desarrollo posterior de esa idea.

Es decir, hay un momento de genialidad y eso corresponde al 7, porque esa genialidad está sustentada en lo que has vivido antes, pero su importancia está en lo que vas a vivir después.
Eso está expresando el ritmo de 13. Es importante que llegues al 13, pero antes sucede una cosa maravillosa en el 7. En el 7 es donde se encuentra la energía fluyente, como 7, con la energía que viene a buscarte desde el 13, también como 7.

Vivir el 14 también es importante, porque es como sello el mago, es decir, entrar en lo que hay más allá de la apariencia, y como onda el perro, es decir, la vivencia del amor incondicional. Pero el Tzolkin como tal expresa 13 columnas.

También los 13 tonos se pueden asociar con 13 meses lunares de 28 días. La única cuestión es que realmente la luna no tiene un ciclo de 28 días, sino que lo que nosotros vemos desde la tierra es un ciclo de 29,5 días aproximadamente. Consecuentemente, hay años que puedes ver 13 veces la luna, pero también hay muchos años que solamente vas a ver 12.
De cualquier manera, las 13 columnas también pueden hacer referencias a 13 agrupaciones de 28 días, donde van a aparecer en cada agrupación cuatro niveles de 7 en 7, donde 7 días pueden ser rojos, 7 blancos, 7 azul y 7 amarillos.
Como no aparece espacio para el verde, aquí la denominación lunar mostraría que se trata de algo que sucede en la cuarta dimensión, mientras que los 20 sellos, con sus cinco niveles, muestran un camino a la quinta dimensión.
Sin embargo, la quinta dimensión siempre está presente, y aquí aparece en el día fuera del tiempo. Las 13 lunas de 28 días, que hacen referencia a los 13 tonos, acabarían el día 364, quedando un día y también una fracción para completar el año. Ese día es el “día fuera del tiempo”, de ajuste y meditación, que también expresa la quinta dimensión.

Curso online gratuito 31 enero: Las ondas y los tonos

Curso online gratuito 31 enero: Las ondas y los tonos
Los sellos y las ondas
El próximo martes 31 de enero hablaremos de la onda encantada y los tonos:

Se llama ONDA ENCANTADA a cualquier ciclo de trece: trece días, trece semanas, trece lunas, trece años, etc.
En la onda de 13 sellos, cada sello está asociado a un tono distinto, con un objetivo común. El tono 1 es el propósito de la onda, y por lo tanto de los 13 sellos de la misma, y el tono 13 es el que termina la onda, determinando el fin del trabajo.
La onda supone un trabajo grupal evolutivo.

La onda encantada concretiza la onda vibracional. Está formada por 13 y es algo muy concreto, con una vibración amplia. La onda convierte los 20 sellos en 260 kines.

El Dragón es el sello 1 y la onda 1, y por lo tanto el prototipo de todo lo que comienza. Y es luz, porque la luz es la realidad que podríamos llamar corpórea, sólida, de otra dimensión diferente de la nuestra.
En nuestra dimensión el Dragón es luz tomando una forma, y eso crea los cuerpos sólidos, que en realidad están compuestos de luz. La luz está asociada al sello sol, que es el último sello y el oculto del dragón. También, de alguna forma es el sello anterior al dragón, aunque en otro Tzolkin.
La luz es como hablar de personas que son voluntarias para cumplir una misión.
Cuando el sello se transforma en onda, lo que hay incorporado es la transcendencia, que está compuesta de conciencia y libertad. Esa libertad se llama voluntariedad, es decir está compuesta de una claridad mental tal que te permite elegir ser voluntario y entonces empiezas a vivir transcendentemente, pasando del sello a la onda.

El sello traduce a dimensiones superiores y es una propuesta; es lo que desde dimensiones superiores te sugieren. Y la onda traduce al ser humano, que está evolucionando; es la respuesta que el ser humano puede dar a la propuesta que le hacen desde dimensiones superiores. La onda es el terreno del hombre. El ser humano evoluciona al vivir las ondas.
Es muy importante el conocimiento de tu sello natal y toda la explicación que contiene acerca de lo que estás haciendo y de tus fuerzas ocultas, de tu interior, es decir conocer tu familia y tu familia oculta. Ese trabajo contiene elementos de esta dimensión, que puede ser tercera o cuarta. Sin embargo, son las ondas las que te llevan a dimensiones superiores.

La onda te introduce en la cuarta dimensión. Con la primera onda se llega al primer sello del cuarto nivel, el caminante del cielo, siguiendo las agrupaciones de 4 en 4 de los sellos, cada uno con los 4 colores.
Sin embargo, no te lleva al quinto escalón, formado por la tierra, el espejo, la tormenta y el sol, a donde te lleva el trabajo de los castillos.

Los sellos tienen una presentación como SELLOS, que los numera del 1 al 20, y una presentación como propósito, o sea como ONDA, donde la numeración es diferente.
La presentación de los sellos como sellos, los numera del 1 al 20 y es lo que constituye la primera columna del Tzolkin. Y la presentación de los sellos como propósito, también los numera del 1 al 20 aunque en un orden diferente, es decir como ondas, porque el propósito es el inicio de una onda donde van a aparecer los tonos.

En la presentación de los sellos del 1 al 20 se pueden tomar los sellos de uno en uno y encontrar que cada uno tiene un contenido individual y propio, que es el que le conviene a la persona encontrar asociado a su fecha natal, para reconocerse. Reconocerse es básicamente la primera tarea, y ya supone muchas veces modificaciones sobre ti.
El sello habla a la persona, la onda informa sobre lo evolutivo, que siempre tiene una referencia grupal porque la evolución es grupal, y el TZOLKIN habla sobre la humanidad como arquetipo. Está formado por 260 periodos temporales, que son la combinación de 20 sellos y 13 tonos. Comienza en la onda del Dragón, y va recorriendo el resto de ondas hasta acabar en la de la Estrella.

Más información sobre el curso online en:
curso online gratuito

La onda encantada: audio (extracto curso online 2/8/2016)

tonos new
LA ONDA ENCANTADA: Audio (extracto curso online 2/8/2016)
La onda encantada es un ciclo de 13. Lo más habitual es que sea un ciclo de 13 días, pero la onda también podría ser un conjunto de 13 años, 13 siglos, etc.
A diferencia del sello, que está asociado a un trabajo a realizar y unas capacidades a desarrollar, la onda está más relacionada con el trabajo grupal o evolutivo.
La onda encantada de días está formada por 13 kines (sello más tono) con un propósito común, indicado por el primero de los 13 sellos.
En el Tzolkin hay 20 ondas, que comienzan con cada uno de los 20 sellos. La secuencia de las ondas es diferente al de los sellos.
Los tonos tienen sentido en el transcurso de la onda. Indican la posición de cada sello en la onda, aportando una característica.
https://www.ivoox.com/onda-encantada-agosto-2016-audios-mp3_rf_12424572_1.html

Los tonos 7 y 11 en la onda: vídeo

Los tonos 7 y 11 en la onda: vídeo

El tono 7 está asociado a la columna resonante, donde aparece uno de los espejos del tzolkin.
El 11 está asociado al otro espejo del tzolkin, situado entre las filas 10 y 11. El 11 ya está en esa otra realidad, más allá del espejo.
Pero ¿por qué son especiales los tonos 7 y 11 en las ondas?

Curso online: Los tonos hablan de una función, característica o explicación del sello en la onda

tonos
El próximo martes 22 de diciembre hablaremos en el curso online sobre las ondas, incluyendo los tonos, los guías, la onda personalizada, etc.

LOS TONOS:
Es en el contexto de la onda donde aparecen los tonos. Cada sello en la onda está numerado, del uno al trece, según su posición en la onda.
Los tonos se representan por puntos y rayas, siendo cada punto una unidad y cada raya , cinco unidades.
Los sellos y los tonos contienen información, que es igualmente válida y necesaria. De hecho, los tonos se traducen a sellos y los sellos se traducen a tonos, pese a ser informaciones diferentes.
Así ocurre con otros conceptos del Tzolkin, por ejemplo con las columnas, que al ser 13 pueden ser traducidas mediante los tonos. De esta forma, por ejemplo podemos llamar a la columna 7, “columna resonante”.

Cada tono habla de una función, característica o explicación del sello en la onda.

INFORMACIÓN Y RESERVAS:
Curso online
nuevocalendariomaya@gmail.com (Ana)
Teléfono (+34) 697.666.252 (whatsapp)

Encontrar el sentido retrógrado es importante porque establece una conexión con algo que no has propuesto pero que te busca

árbol y piedras s
Todos los tonos en la onda tienen un tono asociado, que es el de su oculto, y desde esa asociación favorecen la realización de lo que propone el tono.
De esa manera el propósito de la onda, tono 1, se ve favorecido desde la transcendencia, tono 13 de la onda asociada que es donde están los ocultos, el tono 2 se ve favorecido por el tono 12, el 3 con el 11, el 4 con el 10, el 5 con el 9, el 6 con el 8 y el 7 con el 7.

En el tono 7 ya no aparecen dos tonos que se asocian, sino un solo tono que se refuerza, mostrando que hay una confluencia hacia el tono 7, que es el tono resonante. Todos los tonos excepto el 7 establecen una cooperación entre dos, pero el tono 7 se refuerza en sí mismo; la resonancia refuerza la resonancia. Se trata de un lugar donde las dos ondas confluyen, la fluyente y la oculta, que va en sentido retrógrado.
Encontrar el sentido retrógrado es importante porque establece una conexión con algo que no has propuesto pero que te busca; establece una conexión con dimensiones superiores donde se muestran los guías, colaborando con tu propósito para llevarlo a la transcendencia.

El tono 7 es uno de los lugares donde se encuentra el espejo. La columna 7 establece un espejo entre lo que está a la derecha y a la izquierda. Es una frontera entre dos realidades, entre la realidad común y la segunda realidad.
Ese lugar de confluencia está expresado en el tono 7 de la onda. El tono 7 es donde el propósito, que es el propósito de los guías y traduce la kundalini del cielo, se vuelve resonante, apareciendo como retrógrado desde nuestra posición porque va hacia el centro de la tierra, que justamente es donde se conecta con la kundalini de la tierra.
Identificar ese lugar, que es un espejo, es importante para la persona que está trabajando con el Tzolkin.

El trabajo con el sello natal es insuficiente. Hay un momento en que es necesario saltar a la onda, asumiendo lo que significa. La onda forma 4 palabras o mantras, e identificar cada una es importante. Son los 4 niveles de la onda.
El cuarto nivel, a partir del tono 13, te sitúa en la frontera con lo no visible, que es la cuarta dimensión donde la persona convive con la quinta dimensión.
La cuarta dimensión es un estado intermedio donde la conciencia de la persona convive con la quinta dimensión, siendo la quinta palabra, que no está expresada en la onda más que por su ausencia, vacío o no presencia, la que corresponde al quinto escalón que diseñan los 20 sellos.

En la onda tipo, onda del dragón, esos escalones comienzan con los sellos rojos, desenvolviendo en forma coherente los 4 colores. La onda del dragón rojo acaba en el caminante del cielo rojo, como cuarta presentación del rojo, que da inicio a ese cuarto escalón donde se sitúa la cuarta dimensión y que va a permitir la fusión con la quinta dimensión en el siguiente rojo.
De esa manera, la onda se compone de 13 sellos visibles y otros que contienen comunicación pero que pertenecen a lo no visible, pero dentro de la coherencia. Lo que está más allá de la forma dentro de la coherencia te está situando en la cuarta dimensión porque ya convives en la quinta dimensión, cuya presencia es a través de las vivencias experienciales, donde intercambias con los guías y seres espirituales.

Entonces, conectar y encontrar el espejo en la onda en que naces es importante. Esa es la vivencia que te propone como resonante tu nacimiento. Tu sello resonante es el tono 7 de tu onda.
Pero también hay otra consideración del espejo, entre arriba y abajo, que explica en parte la resonancia.
La resonancia está compuesta por dos tonos 7, el oculto y el visible, pero en el otro espejo entre arriba y abajo, cuya línea divisoria está entre el 10 y el 11, entre el perro y el mono, lo que encontramos asociado al 11 es la emisión de luz.
El tono espectral significa que emites luz, algo que haces cuando llegas al espejo. Cuando en tu evolución llegas al 10 de la perfección, estás en el espejo y entonces estás emitiendo luz.

El juego entre los ocultos que se ve en el tono resonante y en su expansión en la columna resonante, entre algo que se ve y algo que no se ve, se ve explicado en el espejo de las filas 10 y 11, donde aparecen los dos en lo visible, como tonos 10 y 11 de la onda.
Conocer qué te propone como tono 10 para emitir luz en el tono 11, también es importante para el trabajo en la onda personal.

Curso online: la onda encantada, los tonos y los guías

El próximo martes en el curso online hablaremos sobre las ondas y conceptos asociados: tonos, guías y onda personalizada o exponencial.
Los sellos y las ondas

LAS ONDAS:
Se llama ONDA ENCANTADA a cualquier ciclo de trece: trece días, trece semanas, trece lunas, trece años, etc.
En la onda de 13 sellos, cada sello está asociado a un tono distinto, con un objetivo común. El tono 1 es el propósito de la onda, y por lo tanto de los 13 sellos de la misma, y el tono 13 es el que termina la onda, determinando el fin del trabajo.
La onda supone un trabajo grupal evolutivo.

El Dragón es el sello 1 y la onda 1, el prototipo de todo lo que comienza. Y es luz, porque la luz es la realidad que podríamos llamar corpórea, sólida, de otra dimensión diferente de la nuestra.
En nuestra dimensión el Dragón es luz tomando una forma, y eso crea los cuerpos sólidos, que en realidad están compuestos de luz.
La luz es como hablar de personas que son voluntarias para cumplir una misión.
Cuando el sello se transforma en onda, lo que hay incorporado es la transcendencia, que está compuesta de conciencia y libertad. Esa libertad se llama voluntariedad, es decir está compuesta de una claridad mental tal que te permite elegir ser voluntario y entonces empiezas a vivir transcendentemente, pasando del sello a la onda.
El sello traduce a dimensiones superiores y es una propuesta; es lo que desde dimensiones superiores te sugieren. Y la onda traduce al ser humano, que está evolucionando; es la respuesta que el ser humano puede dar a la propuesta que le hacen desde dimensiones superiores. La onda es el terreno del hombre. El ser humano evoluciona al vivir las ondas.
Es muy importante el conocimiento de tu sello natal y toda la explicación que contiene acerca de lo que estás haciendo y de tus fuerzas ocultas, de tu interior, es decir conocer tu familia y tu familia oculta. Ese trabajo contiene elementos de esta dimensión, que puede ser tercera o cuarta, pero son las ondas las que te llevan a dimensiones superiores.

Los sellos tienen una presentación como SELLOS, que los numera del 1 al 20, y una presentación como propósito, o sea como ONDA, donde la numeración es diferente.
La presentación de los sellos como sellos, los numera del 1 al 20 y es lo que constituye la primera columna del Tzolkin. Y la presentación de los sellos como propósito, también los numera del 1 al 20 aunque en un orden diferente, es decir como ondas, porque el propósito es el inicio de una onda donde van a aparecer los tonos.

En la presentación de los sellos del 1 al 20 se pueden tomar los sellos de uno en uno y encontrar que cada uno tiene un contenido individual y propio, que es el que le conviene a la persona encontrar asociado a su fecha natal, para reconocerse. Reconocerse es básicamente la primera tarea, y ya supone muchas veces modificaciones sobre ti.
El sello habla a la persona, la onda informa sobre lo evolutivo, que siempre tiene una referencia grupal porque la evolución es grupal, y el TZOLKIN habla sobre la humanidad como arquetipo. Está formado por 260 periodos temporales, que son la combinación de 20 sellos y 13 tonos. Comienza en la onda del Dragón, y va recorriendo el resto de ondas hasta acabar en la de la Estrella.

Más información en: curso online

La obediencia puede ser forzada o voluntaria, pero lo que interesa es la libertad

La obediencia puede ser forzada o voluntaria, pero lo que interesa es la libertad, la conciencia, es decir actuar desde el corazón de la vida, siendo voluntario para vivirla.
La obediencia puede ser forzada, como unos presos o esclavos que obligatoriamente siguen a su master, pero la obediencia y el seguimiento también pueden ser libres, es decir intencionados y voluntarios, pero no por eso conllevar conciencia.

El cazador también sigue a su presa, voluntariamente, y en eso es libre, pero el discípulo cuando sigue a su maestro, aunque también es libre no es un cazador. Haciendo lo mismo, siguiendo libremente su objetivo, hacen cosas diferentes.
Uno tal vez hace un trabajo en conciencia y otro tal vez desde su ego, es decir uno hacia el desapego y otro hacia el apego, hacia “lo mío”.

El Tzolkin contiene tonos asociados a guías, y tonos donde el guía es uno mismo. Es como si estuviéramos hablando de seguir y de alguna forma obedecer, y de otros tonos donde siendo tu mismo tu propio guía, no es el seguir y el obedecer lo que da sentido al asunto.
Los tonos 1, 6 y 11 son los tonos donde uno es su propio guía, es decir el kin es el propio guía. Por supuesto que el kin puede ser una interrogación, no una certeza, pero en todo caso es su propio guía y contiene en sí mismo todo lo necesario para la acción adecuada.
Los tonos 2,3,4,5,7,8,9,10,12 y 13 son los otros tonos donde también aparece un guía, pero es diferente a su kin.

Si colocas la rueda de 20 sellos y la rueda de 13 tonos, y sitúas el primer sello de tu familia como el primero de los tonos, resulta que son los tonos de tu familia, es decir los que te representan a ti, los que aparecen guiados por sí mismo. Es decir, los tonos 1, 6 y 11 son los que te representan a ti, junto con el 16 que ya está fuera de la cuenta de 13.
De alguna manera está manifestando cómo el trabajo del Tzolkin y en tu familia, es decir en ti, es el trabajo en el despertar de la conciencia y en el aumento de la libertad.
Cuando sitúas tu familia, y meditativa y vivencialmente consideras esa posición que aparece, estás activando algo que tiene que ver con el 1, que es un propósito. Es decir siempre que conectas con el Tzolkin, lo haces con un propósito DESDE DIMENSIONES SUPERIORES.

También conectas con el 6, que es una puerta que vas a abrir desde tu libertad y tu conciencia. Los guías y los consejos estarán antes, pero hay un momento donde toda la intensidad está en ti. Toda la intensidad y TODO EL RECONOCIMIENTO, porque abrir puertas es una labor de reconocimiento, de re-conocimiento, de reencontrar algo conocido, de rellenar tu espacio.
La columna 6 y su columna asociada 8, que están claramente marcadas en el Tzolkin, son las puertas ante otro nivel de realidad. Ese nivel de realidad es ESPEJO; el 6 te sitúa ante el espejo. Es el espejo de derecha a izquierda, el espejo horizontal, y cuando abres la puerta lo haces a la canalización, que es PURA ESPONTANEIDAD, donde ya el miedo ha desaparecido, donde ya la estrategia ha desaparecido porque es innecesaria; la estrategia de supervivencia ya no es necesaria para vivir. Y la obediencia es una estrategia de supervivencia. Ser siendo es espontaneidad. Escuchar a tu corazón y actuar desde tu corazón es espontaneidad.

También el tono 11 se encuentra en el espejo; es entrar en el espejo. El 10 del amor incondicional y de la perfección es llegar hasta el espejo. El amor incondicional te lleva al espejo, y te hace nacer en él, en el tono 11.

El propósito desde dimensiones superiores, el espejo horizontal en el 6 y el espejo vertical en el 11, son los tonos que no necesitan guía. Entrar en el propósito es ya entrar en el espejo.

Tener un guía no implica obedecer, solo que el 1, el 6 y el 11 son momentos privilegiados. Simplemente puedes probar, y probar porque algo te lo sugiere es como obedecer esa sugestión voluntariamente, pero hay momentos privilegiados.
Estamos hablando de lo real.