6 Febrero 2018: Puede ser el momento de rendirse, abandonando los objetivos del ego y permitiendo que se manifiesten los de dimensiones superiores

6 Febrero 2018. TORMENTA Cristal 12. Onda de la Estrella. Mano 13 y Sol 6 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 5 Caminante del Cielo.

Estamos acabando el Tzolkin, preparándonos para comenzar otra etapa. Pero hoy, en este día entre eclipse y eclipse, tenemos una nueva oportunidad para que el exterior se adapte a nuestra vibración actual.

Si sentimos que estamos en un callejón sin salida, si se acaba un plazo y no sabemos qué hacer, si la situación parece insostenible… Puede ser el momento de rendirse (que no es lo mismo que resignarse), abandonando los objetivos del ego y permitiendo que los objetivos de dimensiones superiores se manifiesten.
Quizá estemos impidiendo que llegue algo que puede ser maravilloso, por intentar que no haya cambios.
Quizá tenemos miedo a fracasar en nuestras expectativas o en las expectativas de otros.
Quizá pensemos que no vamos a ser capaces de salir adelante.

Permitamos que lleguen las nuevas energías, aunque desbaraten el mundo que hemos creado y que aparentemente nos aporta seguridad.
Confiemos y fluyamos. Lo que nuestro ser superior ha pedido se empieza a manifestar.

Gracias y perdón.

22 mayo 2017: Atrevámonos a recibir y dar la bienvenida a los cambios

22 mayo 2017. TORMENTA Cristal 12. Onda de la estrella. Mano 13 y Sol 6 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 5 Aj

En este año maya tormenta 11 en el que nos encontramos, asociado a los cambios liberadores, nos encontramos en este momento, justo cuando acabamos el Tzolkin, ante la tormenta 12, que nos propone participar en los grandes cambios evolutivos en los que está inmersa la sociedad.

Cada vez que hay un encuentro entre seres de luz, la interacción entre ellos, dirigida por los guías, posibilita las grandes transformaciones e incluso los milagros. Son momentos en los que todo es posible, donde todo lo trabajado en los últimos tiempos se puede materializar, tanto exterior como interiormente.

Está disponible una energía regeneradora y catalizadora, capaz de producir resurrecciones. Si estábamos esperando una oportunidad como esta, ya está aquí, disponible y a nuestro alcance.
Dejemos a un lado miedos e inseguridades y atrevámonos a recibir y dar la bienvenida a los cambios.

Gracias y bendición.

4 de septiembre. Los cambios ya están preparados. Solo queda ser conscientes de ello

4 de septiembre. TORMENTA Cristal 12. Mano 13 y Sol 6 en el Tzolkin evolutivo.
Entramos en el tercer vinal de este año maya que comenzó en tormenta 11. Esta es por lo tanto la tercera vez que aparece la tormenta, y después vendrán todos los otros sellos.
El 3 habla de servicio y el tono del día es el 12, que significa colaboración con todo lo existente. Además estamos finalizando la onda de la estrella, asociada a la creación de la sociedad celeste, y también el Tzolkin.

Es por lo tanto un momento de grandes transformaciones, donde cada cambio personal supone un gran avance para todo el colectivo. Si una persona supera un bloqueo, trauma o miedo, está repercutiendo en toda la sociedad. Y hoy es un día propicio para las grandes transformaciones o incluso resurrecciones.
Así, este día puede representar el momento milagroso necesario para cambiar una tendencia, actitud o incluso toda una vida. Observemos lo que ocurre a nuestro alrededor y seamos testigos de las buenas nuevas.

Los cambios ya están preparados. De alguna forma está todo hecho. Solo nos queda saber verlo y ser conscientes de ello.
Gracias por estar abiert@ a los cambios exteriores y dispuest@ a las transformaciones interiores.
In lak’ech

18 de diciembre. Permitamos que la tormenta haga su trabajo. Después, aparecerá la luz.

luz entre los árboles s
18 de diciembre. TORMENTA Cristal 12. Mano 13 y Sol 6 en el tzolkin evolutivo.

Terminando la onda de la estrella y el Tzolkin es un momento para que las transformaciones se manifiesten, y no solo a nivel individual sino colectivo.
Son posibles los milagros. Las sociedades se transforman. La realidad se va adaptando a la nueva vibración y, aunque en algún momento pueda parecer lo contrario, ya no hay marcha atrás.

Podemos seguir el camino ya marcado con la cabeza bien alta, mirando a nuestros compañeros con orgullo, sabiendo quién somos, de dónde procedemos y hacia dónde vamos.
Es posible que a veces no entendamos lo que sucede, que sigamos enganchados a sufrimientos del pasado, que no seamos capaces de ver más allá de las apariencias… Pero eso poco a poco va desapareciendo de nuestras vidas porque, si así lo decidimos, el futuro se manifiesta, en algunos casos de forma inmediata.

La visión transcendente, acompañada del reconocimiento de los errores cometidos, se materializa en la sanación de nuestro cuerpo por medio de las células madre.
Esta visión elevada activa también las neuronas espejo, restaurando la maya de luz que une a los seres humanos. La luz actúa de puerta.

Permitamos que la tormenta haga su trabajo. Después, aparecerá la luz.

Gracias y perdón.

2 de abril. Aprovechemos la intensidad del día para producir grandes cambios en nuestro entorno

2 de abril. TORMENTA Cristal 12. Mano 13 y sol 6 en el tzolkin evolutivo.
Nos encontramos ante una verdadera tormenta-huracán, cuya fuerza reside en lo espiritual. Todo lo mueve. Todo lo puede.
Nos empuja a colaborar con el entorno, a crear nuevos tipos de relación, a interactuar, a ver más allá de lo aparente.
Es posible una nueva forma de vivir en sociedad.
Aprovechemos la intensidad del día para producir grandes cambios en nuestro entorno.
Gracias y perdón.

16 julio. Buen momento para reflexionar sobre lo que hemos transitado; todo lo experimentado, vivido y sentido; lo realizado y lo abandonado; el amor expresado y compartido

TORMENTA CRISTAL 12. Mano 13 y Sol 6 en el tzolkin evolutivo.
A punto de finalizar el tzolkin actual es buen momento para reflexionar sobre lo que hemos transitado; todo lo experimentado, vivido y sentido; lo realizado y lo abandonado; el amor expresado y compartido.
En este día podemos ver cómo el cambio interior también se manifiesta en nuestro entorno, incluyendo en el más cercano.
Quizá podamos hacernos alguna pregunta del tipo ¿nos encontramos mejor internamente, independientemente de las circunstancias exteriores? ¿tenemos algo más de serenidad?, ¿somos capaces de gozar más, aunque sea puntualmente?
Si las respuestas son negativas, entonces puede ser el momento de cambiar de rumbo, de plantearnos cómo vivir nuestra vida, más allá de apariencias y superficialidad, cómo encontrar un camino que nos lleve a un disfrute más profundo.
Y si las respuestas son mayoritariamente positivas, quizá estamos accediendo, aunque sea a trompicones, a otra forma de vivir y relacionarnos, colaborando en la creación de la sociedad celeste.

Pero no nos quedemos en un plano mental o teórico. Vivamos este día, asociado a los cambios transcendentes, a las transformaciones repentinas, a los milagros. Es un día para resurgir y resucitar.

Gracias y perdón.