Hay un comienzo que no está en un lugar físico sino en un lugar vibracional, y comienza por sentir

El dragón es un inicio, pero el inicio también es un lugar.
Es interesante el concepto o quizá el contenido presente en la palabra peregrino. Los huicholes en su pureza ofrecen una resonancia maestra acerca de la vida, y de esa manera hacen una aportación real a la conformación de la realidad – gracias-.
No sabemos si Wirikuta necesita que la salven, porque quizá dibuja esa figura de necesidad de salvamento en un espejo, donde somos nosotros los que necesitamos salvación; en realidad lo que ofrece es un inicio de conciencia, o sea una salvación de la no conciencia, o sea de la indefinición, o sea imperfección, o sea irrealidad.

Sin embargo hay un comienzo que no está en un lugar físico sino en un lugar vibracional, o sea en un lugar mucho más lugar, no un “lugarcito”, y comienza por sentir.
A través del sentir, de repente, te das cuenta que estás moviéndote dimensionalmente, porque la energía es una realidad que viene en nuestra ayuda dimensionalmente para que cada persona pueda recuperar su alma, o sea su ser espiritual puro, y entonces puede suceder que pases de ser un mendigo de afecto o un vagabundo reactivo, a ser un peregrino, es decir alguien que cumple una misión, que quizá es comprendida o no por su entorno, pero que ni siquiera necesita que su entorno le reconozca, porque el reconocimiento es interior. Esa es la figura de Noé construyendo la nave de Isis, o sea la nave donde el peregrino se va a transformar en un ser iluminado, en luz.
Gracias peregrinos y perdón.

El dragón en el Tzolkin también está señalando un lugar dimensional, que es un inicio de un peregrinaje. Ya no es algo errático, ni estás huyendo de nada, sino que es un Tao, un camino que lleva a un lugar, al lugar donde sucede la transmutación. Hay personas que pueden sentir que ese camino es el suyo, y lo sabrán internamente.

El viaje dimensional es un hecho A NIVEL DE TODA LA HUMANIDAD. Algunas personas, como los hijos de Noé o como las parejas seleccionadas de animales y las plantas, harán también ese viaje, pero el soporte es Noé.
También personas viajarán contigo. No son muchas, sino todas, porque hay muchos Noé que dan soporte a la humanidad.
Si tu eres, no busques otras prioridades, o búscalas si quieres, pero esto ya está en marcha.

En realidad estamos en el tiempo de los regalos

Estamos en el tiempo de los regalos.
Bueno, en realidad todo es gratis. Quizá no se trata de comprar y de vender. Vivir no es una cuestión de comprar y vender, porque en la realidad del amor es imposible y además ni siquiera es deseable.
¿Por qué morir por comprar y vender si todo es gratis? ¿Por qué matar por comprar o por vender si todo es gratis?
Hay una resurrección que es entrar en esa realidad donde todo es gratis, donde todo se te da, todo se te regala, porque es la realidad de lo óptimo, del amor.
La transmutación, la alquimia y la resurrección es salir del ansia de comprar y vender, o de identificar la vida con comprar y vender, para entrar en la libertad de amar.

El tono 9 es una fuerza que te impulsa a la transmutación, a pasar de un tiempo que te destruye a un tiempo del gozo, al tiempo del ser siendo.

El otro lugar en la onda encantada que conecta con dimensiones superiores para dar fuerza es el 9, que en este caso da fuerza a la finalización.
El tono 5 da fuerza al propósito y el tono 9 es una fuerza para llegar a la trascendencia, a la realización del tono 13, es decir a la consecución y logro de la onda.

El prototipo de tono 9 es la luna y aquí el desarrollo no se manifiesta a través de una familia, como en el tono 5, donde vemos que algo que está tocando la tierra se va a transformar en el sol, haciendo ese viaje ascendente, sino que en el tono 9 el mecanismo de comprensión se va a dirigir en otra dirección.
El tono 9 expresa una característica de transmutación, transformación, por eso te lleva a la transcendencia.
La luna es el primer sello que aparece en el lugar 9 y contiene varios conceptos. Uno de ellos es que está asociada al tiempo consciente, al inicio del tiempo contado; el tiempo pasa, pero hay un momento en que empieza a ser contado con los calendarios.
Ya es un acto consciente, entrando en contacto consciente con el tiempo.

Otro de los elementos va a aparecer al considerar el Tzolkin en su totalidad, después de haberle dado muchas vueltas al asunto y haber autotraducido muchos contenidos. Sabemos que la luna, que es un inicio del tiempo, en el Tzolkin desplegado aparece como el inicio del quinto castillo, es decir no solo del tiempo sino del tiempo verde.
Aquí ya empieza a manifestarse que el contenido, la fuerza que contiene el tono 9, es una fuerza transmutadora; hay una transformación del tiempo quemante, del tiempo que te lleva a la muerte, en un tiempo que te introduce en la inmortalidad. Es una transmutación del tiempo. Estás viviendo en el tiempo que te lleva a no ser y entras en el tiempo que te lleva al ser.
Esto también viene manifestado porque la luna es el tono 13 del propósito que comienza en la tierra. Ahí se manifiesta que algo que está en la tierra y abajo, va a aparecer como un cuerpo celeste. Es una transmutación de la tierra.

De esta manera es una fuerza que te impulsa a la transmutación, incluso a llegar al final de la onda, al logro, que en sí consiste en pasar de un tiempo que te destruye a un tiempo del gozo, al tiempo del ser siendo.