La Chakana y el Tzolkin


Nos situamos de frente al Tzolkin. Miramos el Tzolkin y vemos el lugar que ocupa el perro 11, que es el sello 50 en la columna 3, y el mono 12, sello 51 en la columna 3, y vemos su color negro contrastando con las demás casillas blancas.
Encontramos, abriendo una diagonal de casillas negras, la luna 4, kin 69, en la columna 4, y el humano 7-kin 72, también en la columna 4. Y vemos que esos dos lugares también están resaltados en negro. Y vemos también, siguiendo esas dos diagonales, la estrella 10 y el caminante del cielo 2, ambos en la columna 5.

La singularidad de estos lugares es que conforman una segunda línea de portales. Cada uno de los 20 sellos tiene una línea de portales hasta la columna resonante. Sin embargo, estos sellos que hemos citado, estrella-luna-perro-mono-humano-caminante, tienen dos portales.

Si miramos bien, vemos que el perro 11, la luna 4 y la estrella 10 conforman también una figura en escalera. Son tres escalones ascendiendo. Y el mono 12, humano 7 y caminante del cielo 2 también son tres escalones descendiendo. Si el horizonte está entre el perro y el mono, perro-luna-estrella es algo que sube.
También vemos que en el nombre de los sellos aparece algo similar: el perro se separa un poco de la tierra, la luna está algo más elevada y las estrellas están mucho más elevadas del horizonte. Vemos una línea ascendente.

En el mono-humano-caminante del cielo vemos una línea descendiendo. Son también 3 escalones. También nos cuentan una peculiar historia. Primero está el mono, luego aparece el humano. La evolución del humano a partir del mono forma parte de las discusiones entre los científicos.
Sin embargo, la línea es mono-humano-caminante del cielo. Mono puede significar como lo más antiguo, humano es como el presente. Cuando te quedas solamente a manejar los conceptos humano y mono, estás en el presente, has llegado a la dimensión del sufrimiento, no trasciendes. Estás solamente en la realidad de esta dimensión material asociada al tiempo. No estás en lo atemporal.

Sin embargo, si continúas el descenso de estos tres escalones mágicos, vemos que el mono se convierte en un humano, y el humano se puede convertir en un caminante del cielo. En estos momentos estamos en la tierra como lugar de sufrimiento, carencia, guerras, envidias… Si eres amoroso con la gente de tu alrededor, tienes la sensación a lo mejor de que no te devuelven lo que tu das. Si eres muy sensible, cualquier cosa te hiere.
Estamos en una dimensión de esfuerzo, de sufrimiento. Pero, hay un paso más, situarte en el valor del caminante del cielo, que en esta cuenta es el lugar 13 que asociamos a la trascendencia.

Entonces, vemos que en el horizonte están perro-mono, porque el perro y el mono en el lenguaje Tzolkin expresan la misma realidad, son ocultos entre sí.
Hay una elevación desde el perro, que en el lenguaje Tzolkin significa el amor incondicional. El amor incondicional te eleva hacia la luna, que es el agua, la emoción pura que te lleva al cielo y te hace encontrarte, como expresa la estrella, con que todos los demás seres humanos son seres de luz, son estrellas: el amor incondicional, perro; el agua pura de la luna, que es la emoción que te lleva al cielo; y la sociedad de la estrella, donde todos los seres humanos son estelares. Ahí hay una elevación que comienza con el amor incondicional.

Luego tenemos el mono, el humano y el caminante del cielo. El mono es la inocencia. Conectar con tu inocencia es parte del trabajo espiritual. Cuando conectas con tu inocencia, despiertas a otra realidad. Conectar con la inocencia te hace libre, porque eliminas pensamientos limitantes. Y eso se expresa como humano, asociado a la libertad y a los pensamientos elevados.
Pero hay un tercer salto que es el que te sitúa como un caminante del cielo. El amor incondicional te lleva a situarte en la sociedad de la estrella, donde todos los seres humanos son seres de luz, y la inocencia te lleva a situarte como un caminante del cielo, como alguien que está en el cielo.
Entonces, este concepto, caminante del cielo, se sitúa debajo de tus pies. Son tus pies, como expresión de la realidad, los que están en el cielo. Vemos que esto se adapta a esa figura que hemos descrito mono 12-humano 7-caminante del cielo 2, perro 11– luna 4-estrella 10.

Esta figura es media chakana. Esa figura aparece en la chakana. La chakana es una puerta, un puente entre dimensiones. El horizonte, el lugar donde se encuentra fácticamente es entre el amor incondicional y la recuperación de la inocencia, la conexión con tu alma.

Al otro lado del espejo, si entendemos que el espejo es la columna 7, encontramos la estrella 12, la luna 7, el perro 2, el mono 3, el humano 10 y el caminante del cielo 4. Vemos que de nuevo aparece una segunda línea de portales con la configuración de una chakana.
Entonces vemos que la chakana que aparece en el Tzolkin está como separada, como en dos partes. Pero si miramos qué separa las dos mitades, vemos que las columnas 6, 7 y 8 corresponden íntegramente al tercer castillo, castillo azul, y que contienen la experiencia del nuevo nacimiento.
El perro y el mono, el amor incondicional y la recuperación de la inocencia, conforman el horizonte, y en el centro aparecen las columnas 6, 7 y 8, donde sucede el nuevo nacimiento y que corresponde al castillo azul. Podemos considerar al castillo azul como al castillo de la conciencia, al castillo del presente.

El amor incondicional, perro, y la conexión con el alma, mono, te sitúan ante el presente, abren un presente iniciático, que es lo que aparece como tercer castillo.
Vemos que la chakana tiene en su centro un círculo vacío. Esas tres líneas, 6, 7 y 8 corresponden al círculo vacío, mostrando que hay un territorio con una materialidad, que está envolviendo otro territorio donde aparece ese vacío circular, mostrando una experiencia cumbre de naturaleza diferente del resto de las experiencias.
Aquí de nuevo encontramos un diseño. En el centro que corresponde al círculo vacío el Tzolkin va a situar las columnas 6, 7 y 8.
El primer valor asociado al 6 es enlazador de mundos. Enlazar dimensiones. La chakana entonces se muestra como un puente entre dimensiones según los contenidos que expresa el Tzolkin.
Al avanzar por ese puente entre dimensiones se produce la sanación, que es la mano, y el resultado de tu sanación personal, que es lo que está expresado con la mano, es que entras en la sociedad de la estrella, recuperas tu luz, sanas tu visión y entonces puedes encontrar que las demás personas son seres de luz.

En el centro de la chakana, que también es el centro del Tzolkin, hay una experiencia extraordinaria.

El Tzolkin con su tripleta de configuración binaria es como un panal de abejas

El Tzolkin con su tripleta de configuración binaria es como un panal de abejas, pero en invierno, cuando las abejas están hibernando. La configuración binaria permite buscar los ocultos de forma muy gráfica. Los ocultos están mostrando una energía toroidal que entra y viaja hacia el centro y de nuevo sale y se aleja.
Esa es la imagen que muestra la tripleta de configuración binaria, cómo hay dos energías que van a confluir en el centro, una avanzando y otra retrocediendo. Muestra cómo eso es algo permanente en la configuración de la realidad. Tú vas hacia algo y algo va hacia ti de manera simultánea. Tú quieres conseguir algo, y algo quiere que lo consigas.

Si se rompe este enlazamiento es que muestra que hay una fractura en algo; algo está roto, algo no está conectado y solamente puede ser algo en tu interior, porque el exterior, la maravillosa realidad amorosa que te rodea, es permanentemente activa, como lo muestra que estuviera allí antes de que tú estuvieras. Antes de que tu conciencia emergiese ya estaba la realidad. Incluso has estado durante muchos años en la realidad ignorando la realidad, en el sentido de que desconocías que la realidad que te rodeaba interactuaba contigo.

Esa realidad permanentemente está conectada con tu interior y sabe todos tus pensamientos, todos tus deseos, todas tus necesidades, todos tus miedos, todos tus problemas, todas tus miserias y también todas tus generosidades.
La realidad exterior sabe y conoce cada vez que te emocionas. Por eso hay una interacción con el exterior que te convierte en un mago del amor cuando lo reconoces y te permite florecer y favorecer el florecimiento de todo lo que te rodea.

Atlántida, Flor de la Vida y Tzolkin

ATLÁNTIDA, FLOR DE LA VIDA Y TZOLKIN (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

En la descripción que hace Platón de la Atlántida, Poseidón, el dios del mar, era el amo y señor de las tierras atlantes.
Poseidón se enamoró de una mortal llamada Clito y para protegerla o mantenerla cautiva creó tres anillos de agua entorno a la montaña donde habitaba su amada. La pareja tuvo 10 hijos y al mayor, Atlas o Atlante, le entregó el reino que comprendía la montaña rodeada de círculos de agua. En honor a Atlas la isla entera fue llamada Atlántida y al mar que la circundaba, Atlántico.

La Atlántida es un territorio formado por círculos. Hay un centro, que es la montaña y está rodeado de varios círculos donde se alternan el agua y la tierra sólida.
En la imagen que ofrecemos se ve unas fotografías que National Geographic considera que puede ser la Atlántida, precisamente por los círculos.
También en la imagen vemos la fotografía realizada desde el acelerador de partículas en el proyecto Atlas, en el momento en que se produce el Bosón de Higgs experimentalmente. También se trata de un lugar rodeado de círculos.
La Atlántida es un territorio circular y el bosón de Higgs también.

También la flor de la vida es un territorio circular formado por círculos haciendo círculos concéntricos. Si unimos los centros de los 6 círculos interiores se forma el primer círculo concéntrico.
Un segundo círculo concéntrico se forma con los centros de los 6 siguientes círculos. En total van 13 círculos, incluyendo el círculo central.
El tercer círculo concéntrico se forma uniendo los centros de los 6 círculos restantes, que son los que están en contacto con el círculo exterior.
El último círculo concéntrico es precisamente el exterior.

La flor de la vida, como lugar meditativo, también está compuesta por círculos concéntricos. Independientemente de los 19 círculos más el exterior, 20 círculos en total, se forman otras 3 circunferencias uniendo los centros, de 6 en 6, a las que hay que añadir la circunferencia exterior.
La flor de la vida expresa la frecuencia 13:20. En ese sentido es similar al Tzolkin, que también expresa una frecuencia similar 13:20, con 5 niveles que son los 5 castillos, y también con una imagen hexagonal, que es la formada por la línea de portales de la tripleta de configuración binaria.

La flor de la vida es un territorio de meditación, que por sí solo te entrega información.
El Tzolkin es un territorio de diálogo. Dialogar con el Tzolkin te entrega información.
En estos momentos, en el Tzolkin, donde ya hay muchos conceptos acuñados, es apropiado establecer diálogo de una forma enlazadora y resonante.
La resonancia aparece cuando simultáneamente conectas la información de Valum Votan con la de los abuelos, porque para muchas personas la información de los abuelos todavía está encriptada.

El Tzolkin habla a los que aman la paz: escrito

EL TZOLKIN HABLA A LOS QUE AMAN LA PAZ:
Hablamos para personas que dialogan con el Tzolkin, para seres humanos del siglo XXI con acceso a una información global, pero sobre todo para personas que aman la paz y que en su diálogo con el Tzolkin responden a la información del in lak’ech o “tú eres otro yo”, al conocimiento de que cualquier persona eres tú. Tú estás en conexión con todas las personas y todas las personas están en conexión contigo, con un mismo origen, destino y presente.
Es una información total, con un contenido movilizador total, que abre todas las posibilidades y te saca del aislamiento. La persona que escucha eso empieza a ver las cosas de una forma diferente y a entrar en un comportamiento diferente.

Ha habido un tiempo que se pensaba que la realidad se traducía por materia y energía, pero ha entrado un nuevo concepto que es el de la información. La energía es toti-potencial y puede ir en todas las direcciones, pero elige una dirección por una decisión.
Junto a la información aparece la conciencia. Hablamos para esa persona que accede, sabe y quiere despertar su conciencia. Es la persona que está dialogando y quiere recibir esa información, pero no en el sentido exclusivista del “yo soy el que sabe”, sino del “estoy abierto a la información”.

En esa ecuación que relacionaba la materia y la energía, ahora está la información como destacada, porque la energía se mueve en una dirección como resultado de esa información.
El Tzolkin forma parte de esa ventana que se abre a la realidad de este paradigma, visión o forma de considerar y contemplar la vida. Puedes estar haciendo algo, con un convencimiento de que eso es bueno y positivo, pero de repente recibes una información que te dice “no, no, eso ya no es bueno”. Por ejemplo, puedes estar considerando que hay enemigos, defendiendo tu posición, como esos soldados que estaban ahí perdidos después de la segunda guerra mundial, y seguían en guerra aunque ya se había acabado, pero no lo sabían porque les faltaba información.
Puedes ser también como esa persona que está defendiendo algo y de repente le dicen “no, no, ya no hay que mirar hacia fuera buscando un enemigo, sino hacia dentro, buscando el diálogo con las demás personas”.
La información transforma toda tu energía y la canaliza en otra dirección. Eso es lo que aparece en el Tzolkin, a través del diálogo con él y con las demás personas.

A las personas que les interesa esto, que han entrado en conexión con el Tzolkin, les interesa en estos momentos ampliar los conceptos, mirando desde tantos ángulos como sea posible y sin encerrarse en los conceptos, porque si creen que poseen el concepto entonces ya están eliminando a los que no lo consideran igual. Proponemos ampliar los conceptos, dando validez a una cosa y a su contraria, encontrando donde se unen. Eso es parte del diálogo con el Tzolkin.
En el ámbito maya existen los gemelos como héroes que han vencido a los señores de Xibalba, a la muerte podríamos decir. Uno de los hermanos va a situarse como el sol y el otro como la luna. Ahí hablamos de algo que une al sol y la luna, algo que une los opuestos. Eso es lo que nos interesa, vencer a los señores de Xibalba uniendo a los opuestos.