Honrar la vida

HONRAR LA VIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)

Es tiempo de honrar. Es tiempo de honrar a la vida. No se puede decir nada malo de la vida, porque es maravillosa.
Solo que no es maravillosa del tipo del niño malcriado “quiero esto y lo quiero ya”, sino maravillosa mientras profundiza en la realidad y la hace amplia.

A veces, lo que parece que necesitas en realidad te está haciendo amplio el corazón.
A veces lo que parece que te hace sufrir, te está haciendo amplio el corazón.
A veces la tardanza te está haciendo amplio el corazón.
A veces el aparente abandono y la aparente soledad te están haciendo amplio el corazón.

Es importante hacer amplio y expandir el corazón, entrando en la realidad expandida, donde habla el viento y el corazón no pesa, ampliando el corazón para que el ego se salga por las rendijas.

La mujer y la vida

LA MUJER Y LA VIDA (Libro de las Sincronías)

El ser humano sólo puede amar cuando es libre. Y en estas lides, la mujer representa una maestría innata, porque siempre ha creído en el amor y ha sabido construir la vida.
Hoy es imperativo no pactar con los que merman a la mujer; es imprescindible para la vida.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-las-sincronias/

Desperar te introduce en la vida

DESPERTAR TE INTRODUCE EN LA VIDA (Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)

Podemos estar hablando de una guerra ideológica o de despertar.
Podríamos estar hablando simplemente de una guerra ideológica o incluso de una amenaza extraña, dar elaboradísimos argumentos y demostraciones brillantes y tal vez cultísimas explicaciones, y exponer brillantes blablablás o teorías.

Pero solo se trata de despertar, de ser tú, inicialmente SER. Eso ya es despertar. No se trata de ser parte de un cuadro y luego convertirte en “caspa” y desaparecer por viejo, sino de SER PLENAMENTE, expandirte, llenar toda tu realidad, ser tú, pero por supuesto no una “copia” sino TU ORIGINAL, tú mismo, o sea ser desde lo original, desde la vida y desde la realidad originaria y originadora.

SÍ, claro, despertar es una palabra con letras o sonidos, pero eso es en su forma exterior. También puede estar habitada de luz, provocando una cascada de respuestas químicas, de liberación de hormonas, neurotransmisores y otros enlaces que determinan nuevas formas de entender, de pensar y de ver.
La resonancia no necesariamente sonora de las palabras libera, haciendo surgir imágenes visuales invisibles, que son vistas desde el ser espiritual interno. Incluso puede que seas el único que las veas, porque hay un momento donde el ser humano es único, y no puedes sentir miedo por eso, puesto que para ser real tienes que ser único y no formar parte del coro.
La unicidad, el ser único y diferente es la afirmación de todo lo existente, porque todo lo existente tiene un sello único, a diferencia de lo que fabrica el ser humano, que trata de repetir para abaratar costes. Incluso parece ser, aunque yo no me lo creo, que está intentando clonarse, pero debe ser otra cosa.

Cuando son vistas estas imágenes visuales invisibles, ponen en marcha e inician otra cosa, despertando otra forma de ver la realidad, totalmente real, dialogante y con mucha paciencia. Parte de esa nueva forma de ver la realidad es momentánea, pero puede ser nuevamente activada, aunque hay trasformaciones que se mantienen permanentemente desde ese momento, solo que también pueden crecer y desarrollarse plenamente si quieres.
El “si quieres” es clave, porque es un asunto de conciencia y de consciencia. Se trata de expandir la conciencia, no de anularla. Se trata de ser plenamente consciente, por eso “despertar” sirve para expresarlo.
Despertar, como despiertas cada día, no te mata sino que te introduce en la vida. Por ello este despertar nuevo ya lo conoces porque levemente ya lo haces cada día y además quieres hacerlo. Por eso necesitas ver la otra realidad accesible desde la resonancia y confirmar que “sí, quieres despertar”.

Es un conflicto interior. Lo que te imposibilita el encuentro de tu realidad interior, que es donde te conectas con la realidad global, total o real es un conflicto interior. Por eso está la referencia que hacemos al comienzo de esta exposición a la guerra. Mientras estás secuestrado por el terror y dominado por el miedo no podrás moverte, y entonces tampoco podrás abrir los ojos a la percepción de las imágenes visuales invisibles, o sea a la luz.

El asunto está en el corazón. El corazón no se dedica únicamente a bombear sangre, sino que es en realidad donde comienza la cascada hormonal.
El corazón envía más información al cerebro que la que el cerebro le envía. Eso significa que el corazón fisiológicamente manda sobre el cerebro, y la función del corazón es enlazar a través del amor.
La función del cerebro es preservar la vida en favor del ego. Por eso la fuerza del corazón es el amor y la fuerza del cerebro en parte es el miedo, ya que el cerebro es un solucionador de problemas para evitar el daño. Evitar el daño es el miedo.
Si el cerebro secuestra al corazón es porque en realidad el miedo domina al amor. El miedo crea sus propias imágenes de miedo e inhibe las imágenes de amor. Ese es el nivel en que se desarrolla un conflicto.
La vida es el amor. Si estás bajo el miedo, estás apartado de la vida.

Sí, existe una maravillosa cascada hormonal que te hace en determinados momentos sentirte rodeado de personas maravillosas. Sí, existe una maravillosa activación de neurotransmisores que te permite ver en un momento que todo es bello. Sí, hay momentos maravillosos, donde puedes transformarte en un catalizador de maravillas. Merece la pena. ¡Y es tan fácil!

TIEMPO DE GRACIAS. TIEMPO DE PERDÓN

El acceso al núcleo amoroso de la vida

EL ACCESO AL NÚCLEO AMOROSO DE LA VIDA (Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)
Los seres humanos somos un centro donde se conecta todo el mundo. Desde tu corazón puedes conectar con cualquier persona, y eso da una profundidad a tu vida extraordinaria y convierte tu interior en un lugar sagrado, donde pueden suceder cosas maravillosas, especialmente en un encuentro amoroso.

Acceder al núcleo amoroso de la vida es totalmente sagrado, fundamental para el ser humano en su viaje ascensional.

TIEMPO DE GRACIAS. TIEMPO DE PERDÓN

La perfección compite con la maravilla. La vida real es superior al Photoshop.

La perfección compite con la maravilla. De hecho, la perfección ocupa el terreno de la maravilla, expulsándola de la vida, que entones no llega a ser maravillosa y solo llega a parecer perfecta.
La perfección en este caso pertenece al lenguaje de la máquina, mientras que la maravilla pertenece al territorio del humano, porque no hay perfección en el error, pero la maravilla sí puede comenzar con un error.

La maravilla aparece en todas las posibilidades, en el acierto y en el desacierto. Incluso la desgracia puede ser la puerta de la maravilla, pero no de la perfección. Por eso la perfección habla el lenguaje máquina y la maravilla habla el lenguaje de las emociones y de la visión profunda del águila.
La maravilla no necesita la perfección, sino que, al contrario, la perfección es un territorio donde se excluye la maravilla, porque la máquina no necesita ser maravillosa, ya que solamente tiene como máxima aspiración ser perfecta, y entonces solo puede ser eso, una máquina perfecta.

El territorio del ser humano es el territorio de la maravilla, que es el territorio de las emociones, donde todo es posible, aunque en este momento o en algún momento determinado no haya plenitud.
Se puede ganar perdiendo o perder ganando, pero cuando el ser humano despierta, su ser espiritual se da cuenta de que está siempre dando vueltas entorno a la maravilla y que cuando lo escucha su corazón entonces se encuentra dentro.

El mundo de las emociones y de los sentimientos es maravilloso y por eso no necesita ser perfecto.
Ese es el territorio a explorar en estos momentos.
La vida real es superior al Photoshop.

Cuando te alejas del amor, te alejas de la vida

La vida es el amor y el amor es la vida. Por eso cuando te alejas del amor, te alejas de la vida.

Cuando te alejas de vivir desde el amor, dejas de vivir desde la vida, viviendo la no vida, o sea la muerte; cuando lo que haces no está fundamentado ni nutrido en el amor, entonces te adentras en la no vida, que es la muerte.

Por eso es importante reconocer en qué momento estás alejado de la vida, para volver a reintegrarte en ella.
Por eso es importante reconocer cuándo has actuado desde el miedo, dándole de comer, porque es lo contrario del amor.
Cuando reconoces que estás dando de comer al miedo y que te has alejado de la vida y del amor, puedes reintegrarte otra vez en la vida y en el amor.

Es como si viviéramos muchas vidas a la vez y estuviéramos presentes en muchas realidades, siendo la iluminación descartar aquellas realidades que no pertenecen a la vida, por no estar fundamentadas en el amor, entrando con plenitud en aquella realidad que reconoces fundamentada en el amor.
Cada vez que te das cuenta de que tu actitud no está basada en el amor, se produce una iluminación que deshace el hechizo. Por eso, la iluminación es integración; te hace más íntegro porque te hace cada vez más real, porque tú eres amor.

Cuando eres vida, eres amor, porque el amor es la vida y la vida es el amor.
Por eso no se trata de un juicio sino de una iluminación. Se trata de ser libre, libre para amar.

Gracias, bendición, perdón.

Hablar de la realidad es hablar de la conciencia

Hablar de la realidad es hablar de la conciencia. Es hablar de las cosas existentes y de lo real.
Lo que estamos hablando la conciencia lo percibe o reconoce como existente.

Podemos estar hablando de lo existente como algo inerte, manipulable, incluso troceable, o de una realidad donde las cosas están vivas y llenas de energías, percibiendo por debajo de lo aparentemente inerte fuerzas y energías; no son cosas inertes sino activas.
También podemos encontrar que por debajo de esa realidad viva compuesta de energías existe una realidad dialogante. A través de vivencias experienciales, es decir, de experiencias vivas, reconocemos que esa realidad dialoga, anticipándose o retrasándose como método de diálogo.

A veces se anticipa y nada más formular un pensamiento algo sucede, se realiza o se modifica, causando una cierta sorpresa y llamando la atención.
Pero en otros momentos del diálogo, formulas un pensamiento que puede ser un deseo o una necesidad, y la respuesta se dilata sin conseguirlo, lo cual te va haciendo modificar tu conciencia y percepción de las cosas, formulando diferentes pensamientos, de manera que la espera y la dilatación en conseguir el resultado forman parte de lo que despierta tu conciencia y transforma tu pensamiento.

Esa realidad que parece inerte pero que luego descubres está compuesta de energías vivas, se presenta como una realidad dialogante, y a través de ese diálogo aparece una realidad espiritual o realidad que te transforma.
Es una realidad maestra que no solamente dialoga, sino cuyo diálogo es evolutivo porque amplía tu conciencia y tu gozo: al ampliar la conciencia amplía tu gozo.
De modo que esa realidad aparece como maravillosa.

Las mujeres están hechas de risas, de risas desbordantes

Las mujeres están hechas de risas, de risas desbordantes.
Quien no lo sepa quizá no está vivo. Quizá únicamente está ensoñando, solo que es una pesadilla o sueño de terror que le impide vivir.
Por eso es importante despertar y limpiar el corazón de hechizos.

Es importante despertar. Es importante sentir la ligereza, el desapego y la falta de necesidad de defenderte, acumular, ser fuerte y dominar.
La mujer, que está hecha de risas, puede ser dominada, porque con sus risas y su sumisión está protegiendo la vida y esperando a que despiertes.

La mujer está hecha de risas, de risas desbordantes, como el agua, y puede ser dominada aparentemente, pero solo porque no lucha ni compite. No es su terreno ni su naturaleza, porque su misión es proteger la vida y no destruirla.
La esencia de la vida es el amor, y la mujer, como guardiana defensora y protectora de la vida, no guerrea, sino que espera a que el amor sea posible. El amor no puede ser impuesto, ya que ese el territorio del miedo y la risa una expresión de la paz y el amor.

Por eso se puede decir que la mujer está llena de risas, llena de lo que hace que la vida merezca la pena ser vivida. La mujer es protectora de la vida.
Quien no sabe que la mujer está hecha de risas, quizá tenga miedo.
La mujer se enfrenta al miedo. No tiene miedo al miedo, sino la misión de hacerlo desaparecer.
Por eso, para poder estar a tu lado, que tienes miedo, parece que se somete.

La mujer está hecha de risas. Qué bendición poder bañarse en ese río.

El hombre no es más fuerte porque puede matar a alguien, sino porque puede hacerle vivir

Si el todopoderoso quisiera matar a un ser humano no lo crearía.
Si el todopoderoso quisiera destruir a alguien, previamente no le habría permitido nacer.
No habría deseado su nacimiento y existencia, y entonces no hubiese aparecido esa persona.

Por eso encontramos que el hombre no es más fuerte porque puede matar a alguien, sino al contrario, es más fuerte porque puede hacerle vivir. Si el hombre puede resucitar a otro hombre, es más fuerte ese poder que el de matarle o destruirle.
Siendo esto válido para ambos géneros, masculino y femenino, es importante decirlo y reconocerlo para los humanos masculinos, donde muchas veces está ese error de que es más fuerte quien más daño puede hacer.

La mayor conexión con la vida propia del despertar de la conciencia ha alejado aquel tiempo en que eso pudiera ser útil. La telepatía omnisciente y la realidad espiritual hacen inútiles esos planteamientos.
En la cercanía de la fecha en que la bomba atómica cayó sobre Japón es conveniente repetirse esto: el hombre no es más fuerte porque pueda matar, sino porque puede producir vida, es decir, porque puede amar, ya que la vida es el amor.
La destrucción solo responde al miedo y no nos interesa.

En un momento en que la vida se abre, como en el actual; en un momento en que la maravilla se abre, como en la época actual; donde las potencialidades creadores y creativas del ser humano se abren, como en el tiempo actual; donde la conexión con la parte espiritual expande la realidad del ser humano y sitúa en lo posible cosas hace poco imposibles, en ese momento el poder creativo o creador del ensueño es cada vez más activo y más reconocido. El poder sanador de reconocimiento de la falta al amor es cada vez más activo, y la reconexión con la realidad más profunda de la vida es cada vez más activa y más real.