Trabajar no es ganarse la vida

(Extracto del Libro de las Sincronías)
Actualmente se habla como un problema de la generación NINI, es decir de los que no hacen nada, ni trabajar ni estudiar. Sólo les interesa la música, divertirse, los amigos, ser diferentes, cosas así que no tienen que ver con ganarse la vida.

Pero, por otro lado, tampoco hay suficiente trabajo para los jóvenes y el que se les da, mal pagado, es insuficiente para vivir.
Entonces resulta que ni hay mucho interés por parte de muchos jóvenes por ganarse la vida, ya que sus padres se lo dan todo hecho, ni hay mucho interés por parte de la sociedad en que los jóvenes se ganen la vida, ya que no hay trabajo.
Así, por una parte hay preocupación social – tal vez a la gente le guste estar preocupada -, y por otra parte, lo que llamaremos concreción de la energía en su aspecto laboral, impide o no favorece el ganarse la vida.

Llamamos concreción de la energía a la forma en que la energía se presenta, y suponemos que la energía es inteligente y sabia, aunque solo sea por lo antigua que es.
De tal manera que pudiera ser que si la energía se presenta en su aspecto laboral como insuficiente -poco trabajo y poco dinero-, y sin interés para los jóvenes, que por otra parte sí manifiestan interés por las ONG –trabajo sin ánimo de lucro-, eso podría significar simplemente que trabajar no es ganarse la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *