En el Tzolkin el 52 es un número de poder, y también el 73

En 52 años se viven 73 Tzolkin, de 260 días cada uno.
52 es un número de poder del Tzolkin, que corresponde por un lado a los días de un castillo, y por otro lado a los 52 años, que es el tiempo que tardas en volver a situarte en tu kin de nacimiento, y que también da origen a los 52 posibles inicios de año.
De este modo vemos que 52 es un número Tzolkin que corresponde a vivir todas las posibilidades de tu kin, recabando toda la información posible, para al volver a repetir las experiencias, hacerlo con una conciencia plena.
Eso traduce también las 73 veces que vives cada uno de los kin del Tzolkin, de tal manera que el 73 también es un número de poder, de recibir una información completa.

Encontramos que también son 73 vinales los que hay en un periodo de 4 años, es decir, de bisiesto a bisiesto (365 días X 4=1460; 1.460/20=73). Todos los bisiestos inician el periodo el 1 de marzo y ese día siempre es el sello humano.
Como sucede cada 4 años, o con un ritmo de 4, en los 3 otros años aparecen los otros sellos de la familia (tierra, viento y mano), pero a los 4 años vuelve a ser humano, incluso aunque no sea bisiesto. Es el ritmo de 4, que es con el que aparecen los sellos de la familia.
De esta forma, cada vinal en este periodo lo vas a vivir 73 veces, de la misma manera que en un periodo de 52 años vives 73 veces todo un Tzolkin.

Eso hace que cada vinal se pueda equiparar a un Tzolkin. Hay una información compactada disponible a la conciencia abierta a esa posibilidad. Y eso es de lo que se trata.
En este día, que es humano 5, iniciamos un nuevo vinal que es el número 10 de este periodo entre bisiestos. Si cada vinal es similar a un Tzolkin, cada día del vinal es similar a una onda, de modo que hoy puedes vivir todas las experiencias asociadas a la onda del dragón.

Por otra parte, los 73 vinales, que serían equivalentes a los 73 Tzolkin que vives en 52 años, los podemos traducir a casillas del Tzolkin.
El kin 73 del Tzolkin es el caminante del cielo íntegro, en tono 8. Es la integridad que te transforma en un caminante del cielo, que podemos decir es lo que sucede a los 52 años.
De esta manera, al atribuir a cada Tzolkin de los 73 y a cada vinal de los 73, la equivalencia con un día del Tzolkin, al comenzar el vinal 10, estarías en el perro 10, amor incondicional perfecto.

Así, nos situamos en un periodo de tiempo que puede ser simplemente un día, pero que también puede contener todas las vivencias de un vinal y también todas las vivencias de un Tzolkin completo, con la característica del amor incondicional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *