24 diciembre 2017: Estamos materializando y concretando aquí, en la tierra, todo lo que hemos alcanzado a percibir en nuestros vuelos a dimensiones superiores

24 diciembre 2017. ÁGUILA Resonante 7. Onda de la Luna. Caminante del Cielo 11 y Tierra 7 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 13 luna.

En este día podemos volar entre las dimensiones, acercándonos a realidades superiores para bajar a la tierra energías celestes. Estamos materializando y concretando aquí, en la tierra, todo lo que hemos alcanzado a percibir en nuestros vuelos.
Para eso hay que soltar lo que nos lastra (enlazador, sello oculto), ya sean actitudes, dependencias o posicionamientos, dejando volar al águila, sin retenerla, permitiendo que extienda sus alas y se eleve lo más alto posible, divisando la maravilla (la onda del águila es la anterior a la onda de la estrella, que es la última del Tzolkin).

Las emociones pueden ser trascendentes, elevadas, motivadoras y evolutivas. En este día, que representa de alguna forma un nacimiento a lo divino, podemos acercarnos al cielo y disfrutar de lo que sentimos.

En este día están más que nunca activados los vínculos que unen a los seres humanos. Incluso las personas que están solas o aparentemente aisladas, están unidas a otros seres de luz mediante la gran malla que alcanza a toda la humanidad.
Todas las personas son bienvenidas.
Gracias. Bendiciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.