EL CAMINANTE DEL CIELO (Libro de los Sellos)

Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio.

No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.

LA ONDA TIPO:
El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.

Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia.

Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.

Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.

Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.

Onda del Caminante del Cielo: del 21 de mayo al 2 de junio

La energía del caminante del cielo, que no tiene límites ni restricciones mentales, va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta), a la energía del guerrero, que representa la expansión de la conciencia:

Según vamos trabajando en la eliminación de las restricciones y patrones limitantes de comportamiento, estamos expandiendo la conciencia, y de esta forma conseguimos aumentar la energía (serpiente, tono 13 en la onda del caminante del cielo) y alcanzamos la sociedad celeste (estrella, tono 13 en la onda del guerrero).

El caminante del cielo es un guerrero. El guerrero de la luz, de la expansión de la conciencia es un caminante del cielo, que está atrayendo el cielo a la tierra.

La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13).Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.

En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.

La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)

El sello que da fuerza al caminante del cielo es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012.

La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.

La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.

Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.

La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero, la publicidad o las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.

SELLO SOL (Libro de los Sellos)

El Sol está asociado a la iluminación y la elevación de conciencia.

La luz siempre nos acompaña aunque no siempre sepamos verlo; hace que desaparezca la oscuridad, las dudas y los miedos, y nos ofrece una visión más enfocada, brillante y real de las cosas.

La iluminación es ocupar todo tu espacio y ser transparente, dejar pasar la luz del Sol. Puede expresarse con “hay luz, y tú eres luz con la luz”; no te la quedas, la das, la dejas pasar. Es una maduración, es decir algo que llega a ser real porque esa es su realidad. No se la inventa uno, sino que “la encuentra”.

La iluminación te está esperando.

El ser humano está hecho para la iluminación, sea esto lo que sea.

EL NÚMERO 20:
El Sol es el último sello, el número 20, vinculado a la onda 20, que es la onda de la Estrella, la última del Tzolkin.

El Tzolkin se inicia con Dragón 1, o sea con Dragón como onda, con la propuesta de la solidaridad y la energía femenina como propósito, para transformarte en un habitante del cielo.

Pero después de completar el viaje del Tzolkin, es decir de vivir todas las ondas, resulta que la onda 20 es la onda de la Estrella, que te lleva a la iluminación del Sol 13, última casilla o iluminación. No por ser la casilla 260, sino por haber vivenciado su contenido.

Si se ha producido la iluminación se acaba el Tzolkin, no hay que repetir y lo que sigue podría ser denominado la onda veintiuno. Y esto sucede al cumplir la onda de la Estrella.

El Sol 13 es el final de la onda de la Estrella y nos expresa la realidad de una sociedad similar a la nuestra, pero de seres iluminados.

Quizás eres Sol y te gusta la luz como tarea, pero evolutivamente el asunto no es tanto lucir o brillar, como hacer aparecer la Estrella, la luz en los demás; el Sol, como encontrar soles, o sea estrellas.

EL SELLO OCULTO:
El sello oculto del Sol es el Dragón, que es el comienzo del Tzolkin. El Sol en tono 13 es el final del Tzolkin, siendo así el Sol el último de los sellos, y sin embargo el primero.

No puede el Dragón ser el primero sin existencia del Sol, puesto que el Dragón es el Sol entrando en la manifestación. El Dragón es el Sol, o sea la luz, sólo que es la luz oculta que desciende a la materia, a la forma. El Dragón es el oculto del Sol, por eso es luz oculta, pero luz.

De esta manera, en el Tzolkin, el Sol, la luz, se sitúa como lo primero y lo último.

Dragón está en un extremo, inicia la cosa, pero como oculto, el Sol ocupa el extremo final, de modo que Dragón–Sol contienen la realidad. Mono–Perro está en medio de todo, envuelto por la realidad, abrazado amorosamente por Dragón–Sol.

LA ONDA:
El Humano trece es el final de la onda del Sol.

De esta manera el Humano es un Sol, un bebé Sol, un Sol en desarrollo y aprendizaje, y los pensamientos elevados serían la maduración de un proceso, la culminación.

Ciertamente sería entonces comprensible que interiormente sea un Dragón, con sus palabras como luz expresando su pensamiento. Y ese pensamiento solar sólo puede ser elevado.

LA ONDA OCULTA:
La Luna es la onda que acompaña al Sol. La Luna no tiene luz propia, refleja la luz del Sol; es el espejo del Sol. Pero también es la perfección del Sol, al ser el tono 10 de la onda del Sol, y el amor incondicional.

Abrirte a los contenidos de la subconsciencia parece formar parte del proceso de la iluminación.  

La Luna, perfección del Sol, y comienzo del castillo verde, se presenta en el Tzolkin bajo dos formas significativas, una como onda asociada a la onda del Sol, y otra como sello oculto del Humano.

El Sol es luz; la luz no encuentra oscuridad por más que la busque, porque la luz disipa por su propia naturaleza, la oscuridad. Y sin embargo en nuestra dimensión, es decir, como seres humanos, experimentamos muchas veces la oscuridad.

Onda del Sol: del 8 al 20 de mayo

En esta onda, el propósito es la iluminación, de uno mismo y de los demás, y para ello el desafío (dragón) está en ser solidario, nutrir a la gente, proteger, cuidar con energía maternal.

El servicio hacia los demás se realiza a través de la comunicación, desde el espíritu (viento).

La forma de conseguir la iluminación es visualizar la abundancia y crear situaciones positivas (noche).

Da fuerza en esta onda el encontrar la esencia de uno mismo, mostrándose como es, y sembrando en el momento oportuno, sin hacer más de lo necesario (semilla).

Para colaborar con la humanidad, hay que recuperar el niño que está en uno mismo, mostrando alegría e inocencia (mono).

Y así se camina hacia la libertad (humano, tono 13), manifestándose en toda su esencia el ser humano.

Interpretación

La onda del sol es la cuarta onda del primer castillo. Cada castillo empieza con una onda de color rojo y la cuarta onda está reservada al color amarillo, que es la forma expandida. El color rojo significa la configuración material y el color amarillo es la forma expandida.

Así, el primer castillo nos dice que la materia está compuesta de solidaridad y luz cumpliendo una misión (dragón). Pero la forma expandida de la materia aparece expresada por la onda del sol, es decir, la forma expandida de la materia es luz.

Esta configuración nos hace considerar la materia bajo otro ángulo, no inerte y tonta, sino sabia y amorosa, cumpliendo una misión para que tu despiertes a la luz.

En el tono 7 de la onda encontramos al enlazador. El tono 7 expresa la resonancia y la canalización, y nos sitúa en que la materia, que en forma expandida es la luz, es resonante a través de su vibración enlazadora.

La materia enlaza, da un soporte a las personas y las permite encontrarse. El contenido que asociamos al enlazador es el desapego. Deshacerse del ego aumenta tu resonancia y libera al águila (el águila 7 es el oculto del enlazador 7).

La forma transcendente del sol, de la luz, es la libertad expresada por el humano 13, pero en el centro se encuentra esa resonancia que se abre de manera enlazadora hacia los demás, soltando el ego para liberar al águila que ve la maravilla.

Encontramos a la estrella, con los contenidos de armonía, belleza, estética y ética, como algo que da fuerza a esa transcendencia de la libertad, que es similar a hablar de luz transcendente.

También encontramos en la onda del sol una invitación al reconocimiento de las emociones. La luna en tono 10 indica la perfección. Te conecta desde la incondicionalidad con la emoción.

Cuando conectas con tu emoción te sitúas en la vibración del castillo verde, ya que la onda del sol y la onda de la luna, que es la primera del castillo verde, trabajan en conjunto.

El castillo verde precisa de tu iluminación, porque es una realidad visible con los ojos del alma.

Esta emoción que te introduce al castillo verde desde la incondicionalidad, te conecta con el núcleo central que está expresado por el antípoda. El antípoda del sol es el perro, de modo que el perro 11 te muestra cómo estás emitiendo luz. Y desde esa situación de amor incondicional que expresa el perro 11, puedes despertar al niño para poder colaborar con la humanidad desde la inocencia y la alegría, y entrar en la transcendencia, humano 13.

La onda del sol, cuando llega su transcendencia, te introduce en el caminante del cielo, dando origen al segundo castillo.

Onda Evolutiva de la Mano:

Las ondas evolutivas aportan enfoques diferentes que permiten que se desplieguen contenidos compactados de la realidad. Así, la consideración del Tzolkin desde el punto de vista de las ondas, situando las ondas en las 13 casillas de cada fila, despliega y actúa como portal de las dimensiones compactadas, lo cual favorece el proceso evolutivo.

La tercera fila

En el caso de la onda de la mano, al establecer el Tzolkin de ondas aparece en la tercera fila, asociando los contenidos del ensueño de la noche a la actividad de la mano; hay una fuerza creadora del ensueño de la noche que procede de su característica como expresión de la familia verde y del día verde. De modo que ensoñar es el “hacer” de los ángeles.

La onda de la mano, cuando se considera desde esa perspectiva despliega y hace accesible una realidad compactada, que también traduce una expansión de la realidad y por eso es evolutiva.

La mano, que también relacionamos con el peregrinaje sagrado de los Huicholes y su reconocimiento a las faltas del amor, asocia un ensueño creador, que le da realidad al “hacer” de la mano, que es un hacer sanador. Cuando es evolutivo no solo sana el cuerpo sino también la capacidad de acceder a la inmortalidad a través de la plenitud de las vivencias experienciales.

De modo que el propósito de la mano (mano 1) está asociado con el ensueño como servicio (noche 3) de la onda del dragón, es decir, en favor del cumplimiento de la misión desde la solidaridad. En su forma transcendente (tormenta 13), resurrección transcendente, se fusiona con la noche 9 de la onda del águila, es decir, es la sanación de la visión que permite ver la sociedad de la estrella, viendo siempre lo óptimo y conteniendo una fuerza que le impulsa al despliegue total de la onda en su forma transcendente, y que como expresa una tormenta, es una resurrección.

Hay un hecho resucitador (tormenta), que se activa desde la visión (onda del águila en el Tzolkin evolutivo) en el territorio de las vivencias (color azul), que en su máximo despliegue (mano 13), te sitúa en la expansión del castillo verde, onda estrella.

Columna 2

La consideración de la línea vertical es que donde se sitúa la onda de la mano en el Tzolkin tipo van a aparecer todos los tonos 2 entre la onda 7 y la 19, conteniendo un regalo y también un desafío.

La presencia del 7 a través de la onda 7 de la tormenta y del sello 7 de la mano quiere decir que estamos ante un fenómeno resonante en todos los niveles, que hace referencia a la vibración intrínseca de la realidad que entonces es excepcionalmente accesible.

El propósito de la onda de la mano (mano 1) cuando la onda de la mano está situada en vertical (Tzolkin tipo) se superpone con el tono 2 de la onda de la tormenta que aparece cuando colocamos las ondas en sentido horizontal. El tono 2 de la onda de la tormenta es la iluminación como regalo, el sol.

También, el resto de los lugares ocupados por la onda de la mano son regalos desde este nivel: caminante del cielo 2, mago 2, águila 2, etc., hasta el guerrero 2 en la onda del águila, creando así un puente entre las vivencias del segundo castillo y las del quinto castillo o castillo verde.

Se establece un puente -por eso es evolutivo- que propicia desde la experiencia vivencial el acceso al castillo verde, siempre como regalo, porque el cielo no es conquistable sino siempre un regalo desde la actitud.

El acceso a la experiencia vivencial requiere una actitud de respeto, pero no de miedo sino de paz, es decir de aceptación, y sobre todo una actitud de amor.

LA MANO (Libro de los Sellos)

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.

La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.

La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.

En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.

El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.

La mano en la horizontal es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.

Otra de las asociaciones importantes de la Mano es con el reconocimiento de los errores cometidos respecto al amor. La Mano, o Kej en otras tradiciones, también es el venado azul, que está relacionado según la leyenda con la marcha de los Huicholes en busca de la tierra sagrada. Todavía hoy siguen peregrinando y antes de iniciar su camino realizan ese reconocimiento del error.

EL TONO 7:
El primer tono 7 del Tzolkin es la Mano, sello 7.
El tono 7, en la transmisión del conocimiento de los creadores del Tzolkin, está especialmente resaltado como instrumento de canalización, de dimensiones superiores. Canalizar es emitir y recibir, y el tono siete presenta la sanación, la Mano, como centro y lugar del suceso canalizado.

Esto nos sitúa en que la Mano la podemos utilizar sin conciencia, como algo en la tercera dimensión, para simplemente hacer cosas; también la podemos utilizar desde la cuarta dimensión, es decir con conciencia, para todas las acciones que contienen conciencia como es expresar cariño, hacer mudras, etc. La persona que utiliza mudras conoce su poder; la persona que acaricia como expresión amorosa, conoce su poder. Todos esos elementos y otros del mismo estilo, hablan de la conciencia.

El estudio de los tonos siete de todas las ondas es muy instructivo para las personas interesadas en adentrarse en la sabiduría de la malla, de la red que une a todas las personas y que queda patente y manifiesta para los más dubitativos por las neuronas espejo y la creciente realidad de telepatía y metalenguaje que nos acompaña diariamente, a poco que estés atento a la sincronía de los sucesos.

En esta consideración encontramos que el primer tono 7 sería la Mano, y la Mano está asociada a canalizar y a sanar. Pero el segundo tono 7 es el Sol en la primera columna, que corresponde al número 20, mostrando como en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.

Pero además de reunir significados de canalizar, es decir aquello que viene facilitado desde dimensiones superiores, el tono 7 también muestra, por su relación con la columna siete, algo que te encamina al nacimiento de tu ser auténtico más allá de lo convencional y lo lógico.

Onda de la Mano: del 25 de abril al 7 de mayo

La onda asociada del viento es la mano, ya que el oculto del viento 1 es la tormenta 13, cuya onda comienza en la mano.

La onda de la mano, de la impecabilidad del hacer, la acción sana y la realización, está asociada y tiene su oculto, onda asociada o complementaria en el viento.

Cuando expresas la realidad, puedes hacerlo desde el juicio o desde la bendición, expresando el agradecimiento.

Entonces, esa impecabilidad de palabra está asociada a la impecabilidad en la acción, porque si no, habría una discordancia: dirías cosas pero no harías cosas, o harías cosas pero no dirías cosas.

La comunicación (viento) va asociada a la sanación y realización (mano): la palabra o el sonido es lo más sanador que hay o, dicho en negativo, lo más ofensor que hay, incluso puede destruir a una persona. Si te cierras a la comunicación, enfermas. Incluso algunas personas asocian el aislamiento con enfermedades graves como el cáncer.

Según el viento se transforma en mago (onda del viento), la mano se va transformando en tormenta (onda de la mano). Esto quiere decir que cada vez que se avanza en la sabiduría, te vas transformando, pudiendo conseguir la sanación instantánea, aunque exija un esfuerzo.

La capacidad de sanación instantánea por lo tanto es posible trabajando con las ondas del viento y de la mano. Podrá exigir un esfuerzo de conciencia, centrándose, pero es posible.

Mano y Viento son de la misma familia y expresan una similitud, donde lo que cambia es el tipo de experiencia.

El Viento es una Mano, que viene a querer decir que el espíritu es la energía que hace todas las cosas. Si algo llega a realizarse, o sea si algo llega a ser real, es desde una dimensión espiritual  

La onda de la MANO hace referencia a la impecabilidad de la acción, y también a la sana acción y a la acción sanadora. Termina en la tormenta, por lo que cuando trabajas en esta onda estás avanzando hacia la transformación.

Lo primero que nos encontramos como tono 2 es que la impecabilidad de la acción te sitúa en la armonía de la ESTRELLA en tu interacción con el otro. Es decir que para que la acción sea impecable tu relación con el otro, con el dos, tiene que ser ética, armónica y bella, porque la belleza es algo vibracional. Si no aparece esa vibración de la maravilla y de la belleza, la acción podrá ser correcta y adecuada, pero impecable es algo más que correcto.

La onda de la mano, que es la tercera onda, la onda del servicio, también es la que enlaza con el sol, con la iluminación. La auténtica sanación es la iluminación, de modo que cuando el sol se abre a la transcendencia, vemos cuál es la naturaleza de esa iluminación, y es todo lo que contiene el castillo verde; algo nuevo, pero que siempre ha estado ahí.

La luna aparece como tono 3 en la onda de la mano. Es el tercer tres. Y la luna es la emoción. Pero el número tres es el servicio. Siente, permítete sentir, para ayudar a los seres humanos a ser humanos. De alguna manera es un servicio, que está dentro de ti y lo puedes hacer en cualquier momento. Sueña lo mejor, sueña la abundancia, para que ocurra. Tiéndele un puente a la abundancia.

La acción impecable tiene que estar llena de una emoción (LUNA), que solo puede ser amorosa (PERRO) para que sea útil al grupo. El tono 4 nos habla del amor incondicional. Para que una acción sea impecable tiene que estar hecha como indica el perro, es decir, llena de amor incondicional. Y lo que le da fuerza (tono 5) es la alegría y la inocencia (MONO).

En el tono 6 la impecabilidad de la acción nos habla de la libertad (HUMANO). Asociamos el tono 6 con la columna 6, donde están todos los portales que te permiten acceder a la resonancia, al nuevo nacimiento.

Entonces vemos cómo en la impecabilidad de la acción también se abre una puerta a la resonancia, desde la libertad. Si una acción es correcta, pero es forzada y no libre, no abre esa puerta a la resonancia porque no es impecable; no lleva en la vibración la sanación.

La libertad abre una puerta que hace un exorcismo y eso sucede en todas las direcciones. Hace un exorcismo sobre la persona que es impecable en su hacer desde la libertad, y hace un exorcismo sobre las personas que reciben el resultado de esa acción. Y por eso es una acción sana y sanadora.

La liberación se consigue en esta onda con la alineación y el encuentro con uno mismo (tierra, tono 11).

El cambio de energía en esta onda desde la sanación hacia la transformación, se produce con el caminante del cielo (tono 7), donde se puede canalizar y por lo tanto resulta fácil, la eliminación de patrones mentales y restricciones.

La transcendencia se alcanza al llegar a la tormenta, que corresponde a los cambios instantáneos. En nuestras manos está la capacidad y oportunidad de sanación, hacia nosotros y hacia los demás.

El espejo se presenta como tono 12 de la onda de la Mano, es decir como algo sanador con vocación de colaborar con la vida, con todo lo existente.

ONDA EVOLUTIVA DEL MAGO

La onda del mago es la segunda onda del Tzolkin y la primera de color blanco.

El Tzolkin evolutivo o Tzolkin de ondas aparece cuando se colocan los sellos de izquierda a derecha en vez de en sentido descendente.

Así, la primera onda ocupa la primera fila, situándose sobre los sellos ocupados por el dragón en el Tzolkin tipo, y la segunda onda, que es la del mago, se sitúa sobre los SELLOS DEL VIENTO, de tal manera que hay una correlación, traducción o similitud conceptual entre los sellos del viento y los componentes de la onda del mago.

COLUMNAS 1 y 2:
Por otra parte, la onda del mago ocupa el primer lugar de las filas 14, 15,…, y 20. El primer lugar corresponde al propósito como primer tono, por lo que la onda del mago es el lugar del propósito de las 7 últimas ondas.

También ocupa el segundo lugar de las 6 primeras ondas, por lo que la onda el mago ocupa el nivel del propósito en las 7 últimas ondas y el nivel del regalo en las 6 primeras.

Traducido al escenario de los castillos, el contenido expresado por el mago -que potencialmente es cualquier persona que se inicia en el Tzolkin- corresponde a los propósitos de las 7 últimas ondas, que expresan el cuarto castillo y cuarta dimensión, y el quinto castillo o castillo verde en plenitud; y también las 6 primeras ondas, que corresponden al castillo rojo y parcialmente al castillo blanco.

El intento que supone esa apertura donde el mago -esa persona que está adentrándose en el Tzolkin- se abre a nuevas posibilidades, desaprende y se desapega de sus conocimientos y valoraciones para acceder a un nuevo ver, forma parte de lo que significa el acceso a dimensiones superiores expresado en el castillo verde.

EL MAGO (Libro de los Sellos)

El Mago representa la sabiduría, la atemporalidad e incluso la magia. También tiene un significado de aprender, o de aprendizaje e iniciación.

No es una forma de poder, que es el falso camino, porque te aísla y no te une, sino que es de color blanco y por lo tanto tiene una fuerza que une.

El Mago pertenece a la familia del agua. Tiene que ver con el mundo de las emociones. Es de color blanco, por lo que su conocimiento no le viene del estudio sino de su relación con las emociones, con el amor.

Es la forma blanca de lo que comienza con la Luna. Se puede decir que ve más allá de la apariencia, ya que mira desde el amor.

Representa un ajuste hacia la atemporalidad, el nacimiento a una realidad más allá del tiempo, un aprendizaje hacia la sabiduría. No es necesario hacer, sino observar y escuchar. Y todo esto lleva, quizá a veces incomprensiblemente para nosotros, hacia la realización y la sanación.

El Mago, cuyo oculto es la Mano, habla en términos iniciales de atemporalidad, de encantar, etc., pero si rescatamos el significado asociado al oculto, podemos decir que la característica del Mago es el aprendizaje. El Mago podemos relacionarlo con el aprendiz de Mago. Y ese aprendizaje en su forma oculta es la Mano, algo realizador y sanador.

Evidentemente la característica de atemporalidad es fundamental, porque el tiempo como condicionante te limita las posibilidades y te engaña. La atemporalidad es un descubrimiento. Cuando entras en el Mago es porque de alguna manera reconoces la atemporalidad como la realidad. No eres un suceso fortuito con una duración limitada, sino que en tu interior está la inmortalidad, la atemporalidad. Por eso nosotros relacionamos el Mago con el aprendizaje, asociándolo con la salud, con la vida, porque te va deshaciendo de lo temporal, que es la muerte.

EL SELLO OCULTO:
El Mago y la Mano son ocultos entre sí; detrás de la sabiduría y atemporalidad del Mago, está la sanación, y viceversa.

La herramienta del Mago es la Mano, sólo que la Mano contiene varios significados posibles. Como séptimo sello, es canalizar, y canalizar es recibir y emitir, es decir que el Mago está recibiendo información de otra dimensión. Y desde ahí actúa, realiza o sana, que son los otros significados. Veámoslo con más detalle.

Para hacer algo hay que aprender, pero también se deduce del Tzolkin que para aprender hay que hacer, hay que realizar, estando el aprendizaje unido a la práctica.

Por otra parte el aprendizaje es una oportunidad de sanación y quizá sanarse es empezar a gustar de lo atemporal. Hay un nivel de existencia donde aprender es sanarse. Salir del error es sanarse; una información verdadera te trasforma y te sana, o “la verdad os hará libres”.

EL NÚMERO 2:
El Mago es la segunda onda, que es la acción del espíritu, refinando. Por eso el diálogo con el espíritu es fundamental.

La segunda onda del Tzolkin solo aparece aceptando y realizando la primera, la del Dragón, que es imprescindible para que la segunda onda ocupe su lugar.

El Dragón, o sea la luz cumpliendo una misión, tomando una forma, también viene a enseñar algo, de la misma forma que tu madre te enseña a hablar, a comer y a comportarte. Y eso viene expresado por el Mago. Y la madre también te enseña a rezar, o sea la madre también te introduce en lo atemporal.

La relación del Mago y el Dragón se manifiesta en su nombre, según algunas tradiciones, como IX y IMIX respectivamente.

En todas las columnas tanto el Mago como el Dragón se presentan con el mismo tono. El Mago, que es la onda siguiente a la del Dragón, es una forma amorosa de la solidaridad.

Al ser la segunda onda del Tzolkin, el Mago está relacionado con los desafíos y con las oportunidades. El Mago con su sabiduría nos regala la oportunidad de ver las cosas bajo un enfoque diferente. Todo conlleva una oportunidad, pero el trabajo es percibirla.

El Mago habla de la segunda realidad. Es la segunda onda, pero también tiene el segundo color y se presenta en las columnas por segunda vez con el mismo tono. Por lo tanto, está asociado a la forma de relacionarse con el otro.

Onda del Mago: del 12 al 24 de abril

Es importante considerar la onda del mago, puesto que es la forma en que la persona va a ir evolucionando.

Lo primero que vemos es que la onda del mago es la primera onda blanca, pidiendo que pongas tu atención en lo que significa el blanco como expresión de la parte emocional, que es lo que te permite refinar o encontrar tu ser. A través de la emoción y del desapego refinas tu personalidad, para que se deshaga de los lazos que le unen al depredador, aquello que va contra la vida, y entonces te permita entrar en la sociedad de la estrella, en lo óptimo, en el desapego, en el amor incondicional y en la ley del amor del in lak’ech.

El viento, con esa joya que es la palabra, traduce al corazón y te hace más auténtico, refinándote. El trabajo de refinar es entrar en el tiempo del ser siendo, en el tiempo de la inmortalidad, es decir, entrar en el tiempo saliendo del tiempo. El refinamiento supone que sales del tiempo que te desgasta, te mata y te engulle, para entrar en el auténtico tiempo, que es el del amor.

El oculto del mago 1 es la mano 13, que es el final de la onda del águila, indicando su transcendencia. Pero si miramos el regalo, es decir el tono 2 de la onda, también encontramos al águila, asociada a la visión elevada. El águila es el número 2, el siguiente al mago, y sí, valoramos la visión elevada como un regalo para potenciar más al mago. La visión y la contemplación son fundamentales para el mago.

El espejo se presenta como el tono 5 de la onda del Mago. Da fuerza al estudioso, al que quiere saber, al Mago, al que busca la verdad. La realidad tiene que ser aprendida, descifrada, y al mismo tiempo es lo que le da fuerza al mago.

La persona “normal”, es decir “sufriente” y encaminada a ser crónica, vive en una realidad por inercia. El mago aprende, busca la realidad y recibe amorosamente energía de la realidad.

Contemplar la realidad habilita y despierta al mago que está dormido en el interior de cada persona y le abre un camino en su despertar hacia una transcendencia donde se abre el acceso a otra realidad.

La contemplación del mago, que es la contemplación de la realidad, aparentemente puede parecer no activa para las personas que van corriendo detrás de la materia, pero supone máxima actividad y máxima sanación.

La realidad oculta tras la apariencia contemplativa del mago es la acción expresada por la mano, oculto del mago, que parece quizá poco activa pero es porque se trata de canalizar, y canalizar es abrir paso a otra realidad, donde tal vez actúas únicamente como un catalizador, quedando inalterable pero produciendo una gran transformación.

La contemplación del mago es el máximo de salud, máximo de actividad y máxima acción benéfica en favor de la vida.

El primer tono 7 en el Tzolkin está en la primera columna y en la primera onda, y es la mano, la sanación y la canalización. Pero el segundo tono 7 resonante es el sol resonante, situado en la primera columna pero en la segunda onda (onda del mago), mostrando cómo en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.

La onda del mago te sitúa como canal de la luz, ya que lo que aparece en séptimo lugar en esa onda, es el sol. Y lo que hace la luz es eliminar la oscuridad, que es el error, la enfermedad y la depresión.

Por ello trabajar voluntariamente en la onda del mago es adentrarse en la sanación, la salud, la iluminación finalmente.

El enlazador en esta onda es un mago enlazador, mago transcendente (tono 13). El mago lo que está aprendiendo es a enlazar, que es la transcendencia de esta onda. La transcendencia, el enlazador, significa que el aspirante a mago ha conseguido su objetivo, que es poder conectar con otras dimensiones siempre. Y la palabra, la fonética (el viento como tono 9), es una fuerza para conseguir esa transcendencia. Toda la humanidad está convocada a ese encuentro con otras dimensiones, sólo que quizá el aprendiz de mago es la avanzadilla.

La perfección del mago, es decir el tono 10 de su onda, nos lleva a la noche, porque soñar la abundancia es la fotosíntesis más poderosa, y, de hecho, puede limpiar todos los karmas, incluso los familiares y los karmas ajenos, porque el mago es alquímico.

En el quinto lugar de su onda está el espejo, que es el que da poder. El manejo del espejo confiere poder al mago, pero el espejo es también espejo-noche (pareja de ocultos), y la noche es soñar la abundancia.