Nos estamos acercando al 2020 del tiempo común

Nos estamos acercando al 2020 del tiempo común, quedando en estos momentos menos de 50 días.

Lo primero que encontramos es que el año 2020 se presenta con una característica numerológica de 4. Hoy en día todo el mundo conoce algo de numerología, asociándose con el 4 lo práctico, los valores y el orden. Podemos considerar que entramos en un periodo de tiempo ordenado, donde se pueden realizar y materializar las cosas que interesan a las personas.

Siguiendo el calendario maya yucateco encontramos que ese día 1 de enero de 2020 es caminante del cielo autoexistente, es decir, con el tono 4. Y el tono 4 coincide con la numerología de 4, ya que se le otorga el significado de “cómo conseguir el propósito”.

Vemos que efectivamente es un año que también desde ese punto de vista es para conseguir el propósito. Aparece ante nosotros un año lleno de posibilidades, donde todo confluye a la realización, al logro.

El año desde el punto de vista maya va a concluir el 31 de diciembre de 2020 como tierra 4. De esa manera todo el año queda dentro de los valores del 4, de “cómo conseguir el propósito”.

También tenemos que incluir el valor del caminante del cielo, que trae el cielo a la tierra a través de la exploración, ampliando la realidad. De esta manera, la forma de lograr y conseguir los objetivos es situándote en el caminante del cielo, es decir, el que explora ampliando la realidad.

Sin embargo, no es suficiente decir que “explora ampliando la realidad” para determinar el valor del año. El caminante del cielo es el sello 13, de modo que tenemos que decir que explora, ampliando la realidad, cuando permite emerger su ser trascendente. Cuando escucha su ser trascendente en su interior es cuando explora y amplia la realidad, y así logra el propósito de su alma.

Ese caminante del cielo autoexistente se va a transformar durante el periodo 2020 en el voluntario que aparece al final (31 diciembre 2020) como tierra 4, tierra autoexistente.

Entonces, nos encontramos con otro contenido valioso para el que sigue el camino de su expansión de conciencia, el camino del guerrero, en su diálogo con el Tzolkin, ya que se despliega ante nosotros algo extraordinario. El sello 13, que es el caminante del cielo, se va a transformar en aquello que significa como onda también el valor 13, que es la tierra.

Cuando manejas los contenidos de los sellos, estás haciendo un trabajo personal. Los sellos tienen un valor numérico. Hay algo que aparece en el lugar 13 con ese contenido de explorar ampliando la realidad, es decir, hay una trascendencia en ampliar la realidad, salir del encajonamiento de la seguridad, salir del pequeño mundo, trascender ese encapsulamiento de la seguridad y convertirte en un caminante del cielo.

Pero también hay 20 ondas que representan 20 números y en el lugar 13 aparece la onda de la tierra. El 13 como sello es el caminante del cielo y como onda es la tierra. La onda es el resultado de tu trabajo personal, que aparece en la forma en que interactúas con las personas.

Si el sello 13 significa lo mismo que la onda 13 podemos decir que el caminante del cielo es un ser alineado con el corazón amoroso de la vida, que fluye en todas las circunstancias, porque no se pelea con nada de lo que sucede ni con ninguna persona, sino que fluye con los acontecimientos porque ha encontrado que todo tiene sentido y se reconoce como un voluntario, ya que ha encontrado su tierra, su lugar. Está interactuando con las demás personas, reconociendo lo que le une a las demás personas. Amplía la realidad en su interacción.

Entonces, conviene saber de qué se trata la onda 13 de la tierra, que está expresando al caminante del cielo, que es lo que en este cuantum de tiempo del año 2020 te lleva al logro del propósito de tu alma.

Vemos que la onda de la tierra expresa que la persona que se sitúa como ese voluntario que está traduciendo al caminante del cielo, es resonante a través de su visualización, la noche 7. Su forma de expresar la perfección es enlazando, uniendo, porque el enlazador de mundos es el tono 10 de la onda de la tierra. Y su forma espectral, tono 11, expresa que cuando emite luz es a través de la acción (mano 11), de las cosas que hace, de cómo convierte el aquí y ahora en acciones impecables y sanadoras. Por eso amplía la realidad. Por eso lleva luz. A través de sus acciones lleva luz y amplía la realidad posible.

Y su forma trascendente es desde su emoción, como luna 13.

Entonces, de alguna manera este año nos invita a un trabajo interior de reasignar los valores y modificar nuestro discurso, a través de encontrar que aquello que significa el caminante del cielo necesita expresarse como tierra en la interacción con las demás personas.

El valor del 4 en la numerología y el valor del tono 4 del caminante del cielo asignados a este año, se ve reafirmado cuando vemos que los mayas quichés dicen que el día 1 de enero es mano 10. Es un año para la acción perfecta según esta tradición de los hermanos quichés.

Nos encontramos ante un año para lograr los propósitos al vivir desde la trascendencia; logras propósitos al ser trascendente.

Es un año donde la perfección aparece desde tus acciones. Claro que lo que hay oculto en la mano es la magia (mago 4). Es un año para encontrar el poder mágico de tu alma y permitirlo expresar, sin miedo a los imponderables. Es un año para lograr el propósito de tu alma a través de la incertidumbre, a través de la impecabilidad mágica de tu acción.

Onda evolutiva del Espejo:

La onda del espejo es la décima onda. Es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.
La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo. Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor. También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas. No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.
Como decíamos, colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo. Ese lugar lo ha determinado previamente en el Tzolkin tipo el perro.De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

COLUMNAS 6 Y 7:
También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.
De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo del que estamos hablando es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad. Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, que no es la luz interior dormida o tapada por un velo.La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.

PERRO 13:
El lugar más importante y que fusiona todos los conceptos es el perro 13, lugar del nuevo nacimiento.El perro 13 es el lugar único donde se enlazan la realidad del perro en la décima fila con la realidad resonante dentro del acotamiento expresado por la onda del espejo. El perro 13 por tanto es un lugar resonante porque está en la columna resonante; es un lugar que pertenece y expresa al espejo, exactamente en forma transcendente, y también es un lugar que se sitúa en la horizontal 10, donde se encuentran los valores del amor incondicional.
Ese punto centra todos estos contenidos. Por eso es importante ver que el perro 13, como lugar decimotercero de la onda del espejo, se va a transformar en perro 3, indicando que ese lugar del nuevo nacimiento es un servicio a la estrella, a la sociedad celeste. Si vas a ese lugar y se te olvida en casa la actitud de servicio al arquetipo humano, no encontrarás el espejo. No digo que no encuentres nada, sino que el perro 13 es un servicio a la sociedad de la estrella.
El perro 13 también es una resonancia del programa diseñado en el corazón amoroso de la vida, porque sobre el lugar donde está el perro 13 se va a situar la semilla 7, es decir es un servicio a la sociedad celeste. Pero es muy fácil porque solo necesitas ser tú vibracionalmente, o sea semilla 7.Claro que semilla 7 está asociado a tierra 7, o sea que la mejor forma de ser tú y de participar en el servicio a la sociedad de la estrella es desde la actitud del voluntario resonante; voluntario para lo existente.

El despertar es un transvase

El despertar es un transvase, porque gran parte del despertar sucede en el mundo de las emociones. Es necesario limpiar, desintoxicar y sacar el daño emocional, y la emoción es el agua.

La emoción conecta con el ser multidimensional, que de alguna manera es el ser extraterrestre. Todo el agua que hay en la tierra viene de más allá del sistema solar y el ser humano está también hecho de agua en un 70%. Conectar con ese agua extraterrestre es recuperar tu conciencia extraterrestre. Entonces, te das cuenta de que estás aquí no circunstancialmente sino cumpliendo una misión, intencionalmente. Has venido aquí a recuperar, a sanar algo, a recuperar tu conciencia de plenitud.

El caminar en ese presente, que te traslada del presente sufriente al presente maravilloso, se hace a través de la conciencia de la emoción, y eso es un transvase.

Dentro de esa conciencia, de esa iluminación de la emoción, se trata de eliminar aquello que proviene del miedo, del sufrimiento, del odio, de la envidia, del auto desprecio, del desprecio del otro o del desprecio de la vida, y conectar con la maravilla.

La forma de eliminar todo ese contenido desde lo mágico maravilloso es simplemente decir, deseando que suceda, sabiendo que es posible: “elimino estos programas y activo la conciencia de la plenitud, la conciencia del gozo y la conciencia del amor. Elimino y elijo”.

Desde el mundo mágico-maravilloso del agua cósmica, puedes elegir, y eso es lo que provoca el transvase, de una situación a otra.

Quizá es simplemente a lo que venimos, a despertar.

La belleza te nutre. La belleza y la amistad te nutren

La belleza te nutre. La belleza y la amistad te nutren.

La belleza es lo que te rodea. No se trata de la belleza de los rostros y de los cuerpos, que pueden ser simplemente apariencia o una máscara. La belleza que nutre es encontrar belleza en todo lo que te rodea, en todo lo que sucede.

La belleza que nutre es encontrar vida, porque la vida es bella; encontrar vida en lo que sucede, aunque no sea lo que tu deseabas o lo que te esforzabas por conseguir; encontrar que la vida te acompaña con su maravillosa belleza, y eso te nutre.

La belleza, que es la vida, te nutre, y también la amistad.

La amistad es la acción impecable. Es el respeto a las personas, a las cosas y a los procesos. La acción impecable no es encontrar aprobación, que también puede ser simplemente estrategias aprendidas de éxito, sino el respeto y la ecuanimidad. La acción impecable es ceder el paso, permitir que las cosas sean.

La acción impecable o la amistad es encontrar que la vida de todas las personas es importante y tiene sentido, aun pareciendo incomprensible.

EL ESPEJO (Libro de los Sellos)

El Tzolkin presenta el Espejo como arquetipo de la realidad.
Es el momento de la fusión y del Espejo. El famoso “In lak’ech” es el saludo del Espejo, porque cuando te miras al Espejo y ves una persona, que eres tú, dices “yo soy tu” y además “tú eres yo”.
Por eso la ley del Espejo es tal vez la mejor de las leyes. Y de cualquier manera, más allá de ser una ley, es un instrumento de conocimiento maravilloso.
El Espejo es la verdad, y la verdad y la realidad sólo pueden ser lo mismo.
El Espejo propone observar, contemplar, aceptar lo que es. Pero contemplar no es evadirte. Contemplar no es pensar en otra cosa mientras “pasa” el asunto, sino sumergirte en él, sólo que sin nada. Sumergirte en el asunto con la conciencia desde el vacío. Simplemente mirando, como cuando llegas a un lugar nuevo y simplemente miras para situarte, para entender.
Estás totalmente presente. Eso es lo importante: estar presente y vacío.
Si simplemente miramos, vemos que el Espejo es blanco y contiene como dibujo una especie de escalera ascendente y descendente, o doble, o en Espejo. También podría sugerir una pirámide escalonada.
Podría haber varios horizontes, según se considere, pero ciertamente y sin duda posible, la figura es escalonada. Lo que se quiera representar al niño, a lo inocente dentro de ti, se hace a través de una escalera. Como hablando de niveles, o de subir y bajar.
El Espejo en algunas tradiciones se llama cuchillo y cosas así, o sea de cortar, incluso se sugiere que se ve un cuchillo ceremonial en el glifo; otros ven una pirámide. Algunos presentan este cuchillo como lo que corta el error, espada de la verdad, o como un bisturí que quita el tejido dañado. Todo sirve. La verdad de las cosas corta el error. La verdad de lo que es hace desaparecer lo erróneo.
Personalmente en el Espejo veo una X. La X es utilizada en matemáticas como la respuesta que se busca, es decir la X es la incógnita. Pero es la incógnita para un estudiante, para un estudiante que debe conocer la fórmula que le da la respuesta adecuada.

EL SELLO 18:
La presencia de la realidad, expresada a través del Espejo en el Tzolkin, expresa cómo la realidad no es algo evidente, algo inmediata.
Sólo aparece al final de un largo proceso, y además lo hace en la segunda onda, la del Mago, que es la onda del aprendizaje.
La realidad tiene que ser aprendida, descifrada, y al mismo tiempo es lo que le da fuerza al Mago, porque en la onda aparece en quinto lugar.
La persona “normal”, es decir “sufriente”, encaminada a ser crónica vive en una realidad por inercia.
El Mago aprende, busca la realidad y recibe amorosamente energía de la realidad.
El sello Espejo aparece en el lugar 18 de 20. Sólo faltan dos para terminar la serie, y uno es el Sol, que es primero y último, el final, donde vamos. Por eso no cuenta; está ahí pero no pertenece al trascurso, no es del camino.
Y la Tormenta es el sello19 y por varias razones podemos considerarlo como una puerta. La puerta sí está en el camino, pero es la mínima expresión del camino.

EL SELLO OCULTO:
El Tzolkin es un espejo. Y conocer lo oculto, o sea conocer qué hay más allá de la realidad aparente, es fundamental; conocer la realidad más allá de lo aparente, y sobre todo más allá de los contenidos de la realidad del sufrimiento, que es la realidad de lo aparente. Y eso es lo que te muestra el Espejo, la realidad real.
El Espejo siempre es la Noche; la realidad siempre es el ensueño y el ensueño siempre es la realidad.
Una de las claves de encuentro de la realidad es adentrarse en el ensueño.
Los sabios mayas creadores del Tzolkin sitúan la Noche, que es el ensueño, como oculto del Espejo.
La realidad aparece, no haciendo cosas frenéticamente en la doble realidad del miedo, sino experimentando el ensueño.
Tú creas la realidad con lo que crees. Cocreas la realidad con tu intento. El intento y la conciencia muestran la realidad al ser humano ciego. Por eso son tan importante los trabajos con la Noche, o sea con el Espejo, o sea buscar la sociedad de las estrellas, o sea caminar por el cielo.
El Espejo es la realidad y el Espejo es el ensueño, ya que son ocultos y van juntos.

EL COLOR BLANCO:
Cualquier cosa que pueda representar el Espejo está relacionada con los otros sellos blancos: Viento, Enlazador, Perro, Mago.
Por lo blanco, el Espejo comparte naturaleza con el VIENTO, o sea la realidad es espiritual; con el MAGO, o sea la realidad puede ser aprendida, está abierta al estudio, porque también tiene niveles, como expresa la escalera de su símbolo. También la realidad es expresada por el ENLAZADOR, es decir que hay algo en la realidad que sirve para unir; algo de la faceta escalera del Espejo sirve para encontrar, para unir, para unificar y para enlazar con otras dimensiones. Y finalmente la realidad se presenta como amor a través del sello PERRO.
El Espejo o la realidad, comparten contenido sustancial con Viento por el simple hecho de ser de color blanco, pero como Viento es espíritu, manifiesta cómo la realidad es más real cuando se la considera desde su realidad espiritual.
Pero además, el Espejo ve reforzado sus características de color blanco por su relación con sellos blancos:
El Viento en las ondas es un 18, como el Espejo en los sellos.
El Perro es un 10 en los sellos, como el Espejo en las ondas.
Eso refuerza la relación de la realidad como algo espiritual, pero también amoroso puesto que numéricamente se unen Espejo y Viento, como 18, y Espejo y Perro, como 10.

MES NOVIEMBRE 2019 (Calendario año 2019)

Noviembre comienza con el humano 8 de la onda de la serpiente, recordando al ser humano el valor de la integridad, y termina con el dragón 11. En este mes termina la onda de la serpiente y aparecen las ondas del espejo y del mono, que forman parte de la columna resonante. Estamos en un momento de alta resonancia vibracional, donde recuperas la conexión con tu alma y tu alegría e inocencia.

Parte del trabajo personal, del diálogo interior y de las afirmaciones están dirigidas a esa conexión con tu alma, que es simplemente recuperar la inocencia, porque la inocencia es sabiduría instantánea.

El mes se inicia hablando del humano y muestra cómo la integridad del humano va a terminar con la espectralidad, esa emisión de luz, asociada a la solidaridad desde la inocencia. Son momentos maravillosos, sorprendentes y rejuvenecedores, y muchas personas van a conectar con su niño interior.

Son momentos favorables para desear que se limpie el agua cósmica que forma parte del cuerpo, ya que todos los seres humanos somos agua en un 70%.

El agua es una riqueza. Tu emoción da vida a las personas a las que amas, sobre todo cuando has recuperado tu inocencia. Entonces, eres benéfico y la vida es tremendamente divertida. Merece la pena saltar, brincar, despreocuparte de la economía y conectar con tu alma y con la realidad Dios en tu interior, porque el niño divino está dentro de ti.