ONDA EVOLUTIVA DE LA NOCHE

La noche es el número 3 como sello, con lo cual asocia ya de entrada la noción del servicio. Como onda es la 15, incorporando los contenidos del águila, que es el sello 15. La onda 15 se va a situar sobre los sellos que ocupa el sello 15 del águila.La visión del águila también es azul y por tanto una experiencia vivencial. En sí, el sello del águila aparece como transcendencia en la onda de la noche, que expresa el servicio, de tal manera que le aporta el contenido de servicio transcendente a la humanidad. Por eso la visión en este caso no significa que necesites gafas para corregir la miopía o la presbicia, ni tampoco que veas muy bien las cosas materiales de esta dimensión, sino que se trata de una experiencia vivencial, es decir, algo que te transforma y ayuda a expandir tu conciencia, y es precisamente a través de las cosas que ves.
La noche significa ver cómo suceden cosas maravillosas a las personas que te rodean, o sea, visualizar. La noche es ensoñar la abundancia y visualizar, pero no porque tengas la abundancia delante de ti, sino porque tu actitud como ensueño te lleva a situarte en una dimensión posible donde lo que sucede es maravilloso para todos.Es un servicio, porque es algo intencionado. Y también es un ver porque se trata de formar mentalmente esas imágenes. Por tanto, son imágenes que nacen del amor incondicional.
Cuando la noche como propósito, noche 1, se sitúa en la fila 15 donde están los sellos del águila, aparece el águila 2, que es el 2 de la onda del mago, que también es un 2.La onda del mago contiene algo donde tú estás respondiendo a la propuesta del Tzolkin contenida en la primera onda, de cómo desde la solidaridad entras en el cielo. Entonces, el águila 2 es parte de la respuesta que emocionalmente das: “sí quiero”, “quiero que se realice”. Y como regalo desde la onda del mago tienes, en el águila 2, la apertura de la visión de la maravilla. Por eso en todo el ensueño contenido en la onda de la noche, entre las vivencias experienciales encontramos unos regalos. Soñar la abundancia y ver la maravilla para las demás personas desapegadamente trae un regalo al alma, porque sana la visión; aparta los ojos de mirar desde el odio, el miedo, el abuso y el engaño, y lo sitúa en la visión de la maravilla.


COLUMNA 10:
La onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10, cuyo contenido fundamental es la expresión del tono 10 como perfección, que a su vez viene de la expresión del amor incondicional.El ser humano, cuando actúa desde los contenidos del tono 10, no está significando que sea un virtuoso en alguna disciplina, sino que la perfección del Tzolkin es la del amor incondicional, lo que a su vez supone que has ido haciendo una evolución desde el propósito, tono 1, hasta el tono 10.
Como onda, el 10 significa que en tu evolución has llegado al nuevo nacimiento, deshaciéndote de los engaños del depredador y del ego, despojándote del miedo y del juicio, y te encuentras en el espejo, en la vivencia del “tú eres otro yo” y en la realización de la ley del amor. Esa es la perfección que expresa el 10.
Una de las formas donde esto se vivencia experiencialmente es desde la onda de la noche. Como onda azul indica que es algo que SUCEDE, o sea una vivencia experiencial. No es algo que dices o que pone en un libro, ni una teoría o posibilidad, sino una realización y una experiencia. Por eso la onda de la noche es azul.
Así, aportando contenido a la onda de la noche, tenemos el servicio, el amor incondicional, la ley del amor y también la visión del águila.

El lugar donde se cruzan las dos ondas, es decir cuando la onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10 y cuando la onda de la noche se sitúa en los sellos del águila, se produce en el águila 13, que es esa visión trascendente que completa el servicio que existe en el ensueño.

Curso Online: vídeos, documentos y soporte whatsapp

Tenemos el placer de anunciar el nuevo curso online de Calendario maya – Tzolkin.
Está compuesto por cuatro niveles, cada uno con cuatro clases en vídeo de media hora de duración. Hay soporte por whatsapp para dudas y documentación en pdf de cada clase.
El importe es de 25 euros por cada nivel, con opción de tutoría por videollamada de 40 minutos de duración, por 20 euros.

El primer nivel del curso online consta de las siguientes clases:
– El Tzolkin como símbolo
– Los Sellos
– Los Tonos y las Ondas
– Los Colores

Gracias por el interés

El tono 9 se denomina “Solar”

El tono 9 se denomina solar. Si se le pone ese nombre es para señalar o remarcar que lo que significa ese tono es que hay luz. Y no solo hay luz, sino vida, porque en nuestra dimensión de la tierra, el Sol es imprescindible para la vida, para la fotosíntesis. Tanto las plantas, como los animales y los seres humanos necesitan la luz del sol. Cuando esa luz falta aparecen tumores y malformaciones. Entonces, el tono solar está mostrando no solamente luz sino también vida.

El tono solar, tono 9, está ocupado en la primera manifestación del Tzolkin por el sello de la luna. Hay una información encriptada en ese posicionamiento. Decimos que la luna es solar y sin embargo la luna normalmente no coexiste con el sol, ya que su territorio es la noche y el territorio del sol es el día. La luna puede significar la noche o la ausencia de sol, y el sol puede significar el día, la actividad, etc.

Vemos que intencionadamente se le da el nombre de solar a algo que se expresa con la luna. Es decir, todos los valores del sol asociados a la vida, también se asocian con la luna. En la oscuridad también hay luz.

La oscuridad para los seres humanos puede ser la depresión, la ruina, los problemas, la enfermedad, la cárcel. Todo ese mundo de carencias puede representar también la oscuridad. Sin embargo, lo que estamos diciendo es que, en la ausencia, en la carencia, también hay luz, también hay vida, como valoración primera.

Si profundizamos siguiendo la línea del Tzolkin vemos que la luna no solamente se asocia con ese territorio de la noche en el cual también hay luz, sino que cuando situamos a la luna como onda es justamente ahí cuando comienza lo óptimo, si consideramos lo óptimo como el quinto castillo, castillo verde. Donde comienza lo maravilloso es donde parecía que no había luz, que no había día, que no había vida. Entonces, vemos que está revalorizado ese posicionamiento.

Al mismo tiempo vemos que la luna aparece como inicio del castillo verde cuando está situada como onda 17 y no como sello 9. Eso nos lleva a ver qué ocupa el lugar 9 como onda, para ver si ahí también se extrae la misma simbología.

En el lugar 9 como onda aparece la serpiente, que también simboliza la energía luminosa que está dentro del ser humano, que en algunas tradiciones se llama kundalini. Efectivamente también la kundalini está calificada como luz en la oscuridad.

Es decir, donde parece que no hay luz, en el cuerpo y en los instintos, también hay luz, solo que no se ve, por eso es luz en la oscuridad.

Esa luz en la oscuridad representada por la serpiente como onda 9, abre un lugar mágico, que es el presente, el castillo azul. De esta manera vemos la relación que hay entre el presente y lo óptimo, la relación entre el castillo 3 y el castillo 5, porque en su inicio siempre hay algo que ha sido calificado como 9, como luz en la oscuridad. De esa manera, la carencia, la enfermedad, es una puerta. No son fuerzas hostiles. Es simplemente una puerta, que ahora sí llama a tu conciencia.

La luz está sin ser vista en el ser humano, en su cuerpo, en sus instintos, en aquello que no es racional, en aquello que protege la vida, incluso sin la presencia de la conciencia. La luz está abriendo, conectando con el presente, pero el presente mágico.

El presente es lo que haces en cada momento, esa oportunidad que tienes de hacer algo diferente de lo que haces siempre, de hacer voluntariamente un cambio. Y al introducir ese cambio diferente en lo que haces, te estás encaminando a lo óptimo.

La serpiente como onda abre el tercer castillo, castillo azul del presente, cuando haces cosas diferentes de las que haces habitualmente, repetidamente y un poco por inercia, cuando lo haces por una decisión de entrar en lo nuevo. Eso te conecta con otra formulación del 9, que es la luna, pero que ahora como onda, que ocupa el lugar 17, está abriendo el castillo verde.

Esto nos conecta con otros dos valores que son el caminante del cielo como onda (onda 5), que significa ampliar la realidad, explorar, que es el lugar donde estaba la serpiente, y por otro lado nos comunica con la tierra, que es el sello 17, que es el lugar que va a ocupar la luna, esa luz en la oscuridad.

El valor de la tierra lo identificamos como la conciencia del voluntario, que ocurre cuando estás alineado, situándote en un momento de máxima lucidez, porque todo tiene sentido, has conectado con el corazón amoroso de la vida.

Entonces es importante conectar con esa luna, esa luz en la oscuridad, que también hace una referencia a la energía luminosa, a la energía interna. La luna la relacionamos con el agua, y el agua con las emociones. Por eso es importante conectar con el agua, dar valor a ese agua en tu interior, a esas emociones, a esa conexión con el agua cósmica, con el ser extraterrestre durmiente en cada persona.

Las hormonas responden a las emociones. Las emociones despiertan una respuesta hormonal, en el presente. Esa respuesta hormonal sucede en el presente, no es un efecto del pasado o del futuro, sino que aparece en el presente. Forma parte del presente, que es donde está la onda 9 abriendo el camino del presente, encaminándote, a través de esa exploración y ampliación de la realidad cuando te sitúas como voluntario y encuentras la realidad donde eres un voluntario, hacia lo óptimo, hacia el castillo verde.

 Las hormonas en el mundo de comprar y vender, que es lo que creemos que es lo real, el mundo de lo que vemos, no aparecen, es como que si no existieran. Sin embargo, las hormonas dan vida. Esos envíos, esos mensajes que son las hormonas, son los que activan el cuerpo y los que están creando vida en la oscuridad. Son luz en la oscuridad. Por eso es tan conveniente encontrar esa luz en la oscuridad, porque estamos más en la oscuridad que en la luz.

LA NOCHE (Libro de los Sellos)

La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia. Mediante la meditación o ensoñación podemos visualizar la abundancia, y al permitir disfrutar de la imaginación, propiciar que se convierta en realidad.
La Noche representa el poder de la visualización y el sistema de creencias. Está asociado a ensoñar la abundancia, es decir crear la abundancia para todos, pero también a modificar el sistema de creencias, que presenta la realidad como algo encogido lleno de imposibles.Noche es ver sólo cosas buenas para los demás, sin pactar con lo que quiere que veas lo malo en los demás; es bendecir a todas las personas, decir bien de todas las personas
La Noche es el tercer sello y nunca puede ser comienzo del año y tampoco es el comienzo del Tzolkin. Es uno de los tres sellos antes de la primera línea temporal representada por la Semilla, primer sello que puede abrir el año, o sea el tiempo real. Aparece una línea que marca el tiempo, y todo lo anterior se sitúa en lo atemporal. Es y existe sin referencia al tiempo. Por ello Noche estaría en lo atemporal.

El Viento es como el fuego del Dragón, las llamas que salen de la boca del Dragón, y la Noche es como las raíces de la Semilla. La Noche está antes de la manifestación, pero muy cerca. Es la puerta del amanecer. 
El Dragón, la solidaridad, el Viento y la Noche sirven para mostrar cualidades de lo sagrado. Lo sagrado, lo anterior al tiempo, se presenta como algo que te cuida y te nutre (el Dragón), pero también se presenta como algo que quiere dialogar contigo (Viento). Lo atemporal sirve como carta de presentación de aquello que nos busca desde dimensiones superiores: aquello que nos espera, nos cuida y nos guía.

El Sello Oculto:
Como sello, la Noche es el oculto-gemelo del Espejo. El ensueño no es sólo un sueño, sino que conecta con la realidad, proyectando nuestras intenciones y deseos. Ensoñar la abundancia es visualizar para ir construyendo la realidad, co-creando. Siendo conscientes de lo que somos y hacia dónde vamos, podemos manifestar la luz en nuestros sueños para que se haga realidad.
Parece contradictorio, pero nada es más real que el ensueño.La Noche no es el presente de soñar la destrucción y la maldición, sino la abundancia y la bendición. Es co-crear un presente de exuberancia. Estamos hablando de la Noche y su oculto el Espejo; descubrir la realidad Dios en cada persona.
El Espejo es pura y simplemente la realidad, solo que a la realidad no se accede mirando lleno de conceptos falsos sino soñando la abundancia. La propuesta maya no es aquello de “piensa mal y acertaras“, sino piensa lo mejor y acertarás.

El Tono 3:
El primer tono 3 que aparece en el Tzolkin está asociado a la Noche. En Noche siempre hay servicio. Hay una gran generosidad, creatividad, disfrute y realismo a través del ensueño.
Y recordemos que el servicio como tono tres siempre está asociado con la liberación como tono once.
Ver lo mejor, soñar, permitir la abundancia, configurar la realidad como abundancia es el tono tres, la misión de todos y de cualquiera. Así se presenta desde lo atemporal, eso que te busca desde realidades superiores.

El Color Azul:
Lo azul aparece por primera vez en la Noche, asociado al fuego, al presente y a la transformación. Todas las experiencias del azul te transforman, que es lo propio del azul: la experiencia del ensueño de la NOCHE, la canalización de la MANO, el osar desde la inocencia del MONO y la creatividad del ÁGUILA.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

ONDA DE LA NOCHE: Del 11 al 23 de Enero

En esta onda se llega desde la ensoñación de la abundancia (noche, tono 1) hasta la visualización elevada (águila, tono 13).
El desafío (semilla, tono 2) es acertar con el momento oportuno para la visualización, dejando madurar las circunstancias hasta llegar a la creatividad.
La misión en esta onda (serpiente, tono 3) es elevar la energía personal luminosa, aumentando la capacidad de meditación y ensueño de los seres humanos
En este camino, a la visualización le da fuerza la realización en su vertiente sanadora (mano, tono 5), siendo la creatividad reforzada por el juego y la alegría (mono, tono 9).

Interpretación
En la noche se sueña la abundancia desde esa dimensión óptima que significa lo verde: el día verde, el día sin tiempo, la familia del día verde y la quinta dimensión.
Soñar la abundancia desde esa quinta dimensión se ve reforzado desde la mano (tono 5).
En esta relación entre la mano y lo expresado por la noche, que contiene la vivencia de la quinta dimensión, se nos plantean dos acepciones.Por una parte, hacer bien y sanar, y por otra aparece una resonancia maravillosa con la actividad de los huicholes y sus ceremonias, donde es imprescindible reconocer las faltas al amor.
En la primera formulación, al estar en un color azul se trata de experiencias vivenciales pidiendo hacer algo para activar el contenido. La forma de sanar y hacer de la mano, en la medida que traduce las cosas buenas y la abundancia que estás ensoñando, es la forma directa de hacer todo lo que puedes en favor de ello. De alguna forma refuerzas el propósito de esta manera.
En la otra formulación, se trata de reconocer dónde has roto la conexión con lo óptimo a través de tu falta al amor. Restablecerlo es volver a conectar con lo óptimo, y de alguna manera le da fuerza, porque los contenidos de la ensoñación entonces se ven revitalizados al poder fluir.
Cuando se restablece la conexión le da sentido a ese ensueño.

Estamos en el tiempo de las palabras

Estamos en el tiempo de las palabras. No estamos en el tiempo de las cosas. Puede parecer que estamos en el tiempo de las cosas por la abundancia de cosas que ahora mismo nos rodea, que ahora mismo se ha convertido en fundamental, pero solo aparentemente.

Ahora las cosas se han convertido en fundamentales, por eso hay que estar constantemente fabricando cosas que se rompan para volver a fabricar cosas, pero que muchas veces ni son necesarias ya que podrían tener una duración mucho mayor y ser reparadas constantemente.

Por eso parece que estamos en el tiempo de las cosas, que es también el tiempo de las necesidades falsas. A través de una palabra te enganchas a una necesidad, como si eso fuera necesario, o a través de una palabra te enganchas a una ideología, a un pensamiento, porque donde está ahora mismo el foco de la luz es en la palabra.

La palabra te crea falsas necesidades, incluso falsas enfermedades, pero es como quien está delimitando el territorio del no, para que tú encuentres el territorio del sí, que comienza cuando empiezas con tu conciencia a ver qué sucede simplemente al invocar, al nombrar, al hablar.

Es el momento de hablar de lo que quieres que sucede, pero también de lo que amas. No es el momento de hablar de lo que no quieres que suceda y temes que suceda, ni tampoco de hablar desde el miedo, el odio o el enfado.

La realidad aparece a través de las palabras, incluso en tu cuerpo aparece la realidad a través de las palabras, ya que estas crean hormonas y respuestas fisiológicas.

Es el momento de la palabra porque es el momento de la conciencia. Es el momento de “quién soy”, “dónde estoy”, “qué digo que sucede”, “quién son las demás personas que me rodean”…

La palabra te introduce en lo mágico, y lo mágico es encontrar que la realidad responde a tu palabra. Lo mágico es encontrar que las cosas no suceden según has aprendido desde el miedo y desde el dolor.

Por eso es un momento necesario para desaprender lo aprendido y simplemente situarte en la conciencia diciendo “no se qué puedo suceder, pero quiero tal cosa, necesito tal cosa, amo tal cosa”.

Gracias. Bendición.