La hipnosis es una meditación

La hipnosis es una meditación. A veces se puede pensar que es otra cosa, pero aún siendo otra cosa o pudiendo serlo, es una meditación.

Es una meditación porque no haces nada. Ni el hipnotizado ni el hipnotizador hacen nada.
Solo hablan. Apenas gastan calorías, pero ese dialogo coloca certeramente la realidad, endereza lo torcido, devuelve la libertad a lo que esta cautivo, resucita lo muerto, levanta lo caido y sana lo enfermo.

Y todo eso sin hacer nada. Solo hablando.
La hipnosis coloca lo óptimo, nombrándolo.
Entonces es bendición.
Lo óptimo aparece nombrándolo.
Siempre está ahí. Y tu siempre puedes nombrarlo.
Gracias y bendición

El orden de los días de la semana

El año común mostró al comienzo del nuevo milenio que era común, a pesar de las diferencias de las culturas locales, y lo mostró gracias a los ordenadores, que en todo el mundo tuvieron que ser reactualizados a la nueva fecha que comenzaba con el 2000 en lugar del 1000. Y cuando decimos “en todo el mundo” queremos decir que pasó en Australia, África, Asia, Europa, Antártida, América y cualquier isla de cualquier mar.

Entonces, efectivamente existe algo que une a toda la humanidad. El asunto era la economía, pero en realidad estaba mostrando cómo los seres humanos estaban unidos aunque no se dieran cuenta.

Una de las formas en que se expresa el tiempo en el año común es a través de las semanas: lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo. ¿Significa algo este orden?, ¿tiene algún sentido más allá de la apariencia?

Algunas páginas que explican esto dicen que sucedía en la astrología helenística, ya que era de esa forma como atribuían a quienes presidían las primeras horas de cada día, solamente que ellos lo hacían desde el domingo, día del sol.

Antes, el orden iba del día del Sol al día de Saturno y ahora nosotros vamos del día de la luna al del Sol.

El domingo en la forma más generalizada no se trabaja. Si decimos que vamos del domingo al sábado significaría que vamos de “no trabajar” a “sí trabajar”, mientras que si decimos que vamos de lunes a domingo, vamos de “trabajar” a “no trabajar”.

Aunque algunas personas puedan creer que la semana empieza en domingo, el famoso weekend expresa que la semana termina en domingo. Es decir, vamos del esfuerzo al descanso. Y eso como biorritmo es maravilloso. Es maravilloso que trabajemos para descansar, porque el final es descansar. Mientras que si descansamos para trabajar, quiere decir que nacemos para trabajar.

Si consideramos que la semana va de lunes a domingo encontramos el siguiente orden: Primero está la Luna-Lunes. Uno de los simbolismos de la luna es el agua. Encontramos que el agua es algo que viene de más allá del sol, desde los cometas a la tierra, como lo atestigua la NASA. Pero también encontramos que todas las personas nacen cuando la madre llueve, es decir, cuando rompe aguas. Todos descendemos en el agua. Por eso podemos encontrar que es el principio y que es coherente situar a la luna, el agua cósmica, el nacimiento, como primero.

Después viene Martes-Marte, que es el dios de la guerra. Vemos que los bebés de cualquier animal compiten por mamar. También vemos que los bebés en un primer momento compiten en las guarderías con otros bebés por los juguetes. Encontramos que lo primero que hace el ser humano instintivamente es competir.

Posteriormente, los bebés en las guarderías ya no interactúan compitiendo y mordiéndose, sino que dialogan. Y eso es lo que significa Mercurio-Miércoles.

Primero instintivamente se compite, pero en un siguiente paso se dialoga. Eso es el miércoles, el tiempo del diálogo.

Luego viene el jueves, asociado con Júpiter, que es abundancia, bonanza, disfrute.

Y finalmente aparece Viernes-Venus, el amor.

Las personas primero compiten, luego aprenden a dialogar, después disfrutan de los acuerdos y finalmente se establecen relaciones amorosas de afecto, que es lo que representa Venus.

La semana nos está mostrando la evolución normal de las personas.

El siguiente salto es a la sabiduría, Sábado-Saturno, porque Saturno es el dios de la sabiduría, del aprendizaje. Hay un periodo en las personas, cuando ya son mayores, en que son sabias, y entonces es cuando están dispuestas a conectar con Dios, con el Sol, con la luz (Domingo).

De esta manera parece que hay un sentido en estos simbolismos, más allá del simple nombre.

El agua de la luna también significa la emoción. De alguna manera cuando conectas con tus emociones es cuando puedes empezar en otro nivel, el nivel en el que estamos viviendo la humanidad de salto cuántico.

Así, si conectamos con la emoción, aunque pasemos por un arrebato de enfado podemos entrar más fácilmente en esa quietud del diálogo y del acuerdo, de forma que aparezcan esos afectos de Venus, que de alguna forma también son previos a la sabiduría que te reintegra en la luz.

La otra versión más antigua, que comenzaba con la luz, también es cierta, porque todo comienza en la luz, entendiendo que la luz es la realidad Dios.

Así, lo primero es la realidad Dios y luego la creación que aparece como luna-lunes. Entonces, se trata de un descenso que te lleva a la sabiduría.

Sin embargo, en estos momentos el asunto empieza en el agua. Ese agua que ha descendido, ahora no solo asciende a la sabiduría, sino que asciende a la luz.

En tiempos de planeta retrógrado

Los tiempos de planeta retrógrado son maravillosos. Son momentos para sanar el pasado. Son momentos para ver lo que en su momento no viste. Ver lo que no viste sana el pasado porque reescribe la historia. Ver lo que no viste te permite perdonar y agradecer. Te permite encontrar, te permite saber, te permite ser. Fluir en los tiempos de planeta retrogrado es maravilloso. Es maravilloso fluir en la incertidumbre, fluir sin puntos fijos porque la certeza es interior.Nacer en tiempos de planeta retrogrado te situa en el tiempo del despertar y el salto cuantico y te invita a colaborar en el proceso desde tu maestría recobrado.

(respuesta a una persona nacida en tiempos de planeta retrógrado)

Los 4 acuerdos toltecas y la familia central maya

Existe una estrecha relación, una relación directa entre lo que aparece en la familia central y los cuatro acuerdos toltecas.

La familia de los símbolos mayas que se denomina central contiene el viento, la palabra; la mano, la acción; el humano, la libertad y los pensamientos elevados; y la tierra, el fluir y el estar alineado con el corazón amoroso de la vida, el corazón amoroso del cielo, el corazón amoroso de la tierra.

Existe una relación directa, una estrecha relación, que ya hemos señalado en otras ocasiones y en la que ahora nos reafirmamos, entre los acuerdos toltecas y esa familia central.

Uno de los acuerdos toltecas habla de la impecabilidad de la palabra, de honrar la palabra, de cómo puedes a través de la palabra incidir en la realidad. Y vemos que esto está relacionado con el viento, el símbolo maya que recoge la imagen del viento y significa también la comunicación.

Otro acuerdo tolteca está relacionado con la acción, haz todo lo que puedas, todo lo que sea posible, a través de tu acción entrégalo, se impecable en la acción, no guardándote nada sino dándolo todo. Esto está relacionado con la mano, que en sí misma significa la acción, la acción impecable, la acción sana. Hay una relación directa. 

También hay una relación directa, menos evidente y que necesita una reflexión, entre el sello maya que expresa la tierra y el acuerdo tolteca que dice “no des nada por sentado, comprueba las cosas”. 

Encontramos que el sello maya de la tierra significa estar alineado con el corazón amoroso de la vida, el corazón amoroso del cielo. Quiere decir que cuando no compruebas, según pide el acuerdo tolteca, y empiezas a imaginar cosas irreales, estás creando irrealidad. No estás en conexión con el corazón amoroso de la vida, no estás creando vida. 

A través de la palabra impecable creas vida, porque la palabra crea vida, a través de la acción impecable creas vida, pero cuando tu mente está entrando en imaginaciones no reales, te estás alejando. Ya no estás actuando como la tierra, ya no estás fluyendo, ya no estás alineado. 

Otro de los significados que encontramos en la tierra es encontrar tu lugar de poder. Hay una tierra, un lugar donde tú te expandes al máximo, que es cuando estás alineado con el corazón amoroso de la vida y cuando fluyes con los acontecimientos, cuando no te peleas con los acontecimientos. Eso es encontrar tu lugar de poder y cuando te despiertas a esa realidad entonces te sitúas como un voluntario, porque estás ahí y además te gusta estar ahí, te das cuenta de que es eso lo que quieres, mientras que los pensamientos acerca de la realidad que no están comprobados te están llevando a lo irreal, te están sacando de lo óptimo, no te llevan a lo óptimo.  La palabra impecable te lleva a lo óptimo, y el no comprobar y adentrarte en un mundo irreal te sacan de lo óptimo. Eso consideramos que se expresa de forma similar con el sello de la tierra.

Y luego, el cuarto acuerdo, que no quiere decir que sea el último, hace referencia a “no te tomes las cosas personalmente”. Esto lo relacionamos con el humano. Si te tomas todo de forma personal, entonces cada vez que suceda algo negativo lo tomas como una agresión. “Algo negativo” significa por ejemplo que vas con prisa y empieza a haber obstáculos y entonces empiezas a considerar que hay fuerzas contrarias, que hay algo en contra tuyo. Eso te está llevando a vivir en una guerra, porque tienes enemigos, y lo que está sucediendo entonces es que estás perdiendo libertad, porque no estás haciendo lo que quieres. 

Eres libre cuando haces lo que quieres y no eres libre cuando lo que haces no es lo que quieres, sino que estás obligado. Entonces, si te tomas todo de forma personal y empiezas a entrar en un mundo de conflictos, todo lo que se pone en contra de lo que quieres hacer se convierte en tu enemigo y estás perdiendo la libertad, que es lo que expresa el sello del humano, y además no tienes pensamientos elevados. 

El humano significa los pensamientos elevados y la libertad. Cuando estás entrando en los conflictos no estás siendo libre, estás perdiendo libertad, de tal manera que en cuanto alguien no te aprueba, no cuantas con su aprobación, ya tienes a un enemigo.


Entonces, encontramos que hay una relación muy directa entre esta familia de sellos mayas y los acuerdos toltecas.

Los incendios de Amazonía

Alguien nos pide opinión o posicionamiento ante los incendios  de Amazonia.

Causa dolor ver a los hermanos árboles arder.

Causa dolor ver quemarse o huir aterrorizados a los hermanos cocodrilos, monos y toda clase de aves.

Causa dolor ver a nuestros hermanos guardianes de la Amazonia, a tantas naciones indígenas sufrir ante estos incendios devastadores.

Encontramos que la solidaridad inicia y abre la puerta al despertar de la conciencia e inicia el movimiento de ascensión a la quinta dimensión.

Cualquier cosa que sucede en la realidad tiene dos posibles consideraciones, una es la que dice que la vida es trabajo, sufrimiento y finalmente la muerte, y que todo lo más a lo que podemos aspirar es a ser lo suficientemente ricos o precavidos como para evitar los males conocidos.

La otra consideración es que estamos aquí para aprender algo y para cumplir una misión como seres individuales y como especie donde todos somos uno. Estamos al final de un proceso para dar un salto dimensional y pasar de la dimensión del sufrimiento a la dimensión del gozo, con la conciencia despierta.

En el primer caso estamos en la dimensión del sufrimiento. La visión de la Amazonia ardiendo produce sufrimiento y algunos pueden decir que es un empobrecimiento, y emocionalmente también podemos sufrir por la madre tierra. En la dimensión del sufrimiento, se sufre en el mejor de los casos, o se hace sufrir en el peor de los casos.

Pero en la dimensión del salto cuántico, que es también la dimensión del aprendizaje y del cumplimiento de la misión, nos movemos con otros valores.

Y entonces te puedes preguntar “esto que es”, porque sabes que NADA ES LO QUE PARECE.

El mago ve otra realidad. Ve la realidad más allá de la apariencia. Estamos en un año mago magnético según la sabiduría de los mayas Yucatecos. Los incendios han comenzado con esa magnitud aterradora en la primera semana de agosto y justo durante la primera semana de agosto estaba finalizando la onda del Mago, ese mago que se ha despertado iniciando el año el 26 de julio.

El mes de agosto ha comenzado con el sol magnético o sol 7, que, junto con su oculto el dragón 7, dan soporte al Tzolkin. El sol 7 es el final de la primera manifestación de los 20 sellos que comienza con el dragón 1 y el dragón 7, que expresa la energía oculta del sol 7, da inicio a la última manifestación de los 20 sellos, que culmina con el sol 13. Nos hacen ver los 4 rumbos, las 4 direcciones, los 4 soportes del Tzolkin: solidaridad, energía femenina, de nutrir e iniciar del dragón; ver más allá de la apariencia del Mago; ver la maravilla de todo lo que te rodea del águila; y ser luz de forma trascendente, del sol.

Desde nuestro dolor, en la dimensión del dolor, creemos que es importante que todos los países colaboren en apagar estos incendios, pero sobretodo que colaboren en la creación de leyes que protejan a los árboles de la depredación. Pero eso en todo el mundo.

También creemos que es importante que haya una solidaridad mundial económica para paliar estos daños, pero nuestra opinión es que el dinero que se recaudase debería ir a las naciones indígenas habitantes del lugar, que convivían con todas estas plantas y animales, para que puedan comprar toda esa tierra.

Si nos situamos en la dimensión del salto cuántico, entendemos que es imparable. Es un terremoto, es un movimiento no humano. Los abuelos aztecas consideran que el quinto sol, la quinta dimensión, es el terremoto, el movimiento de la tierra. Y es imparable.

Sí, el movimiento de la madre tierra necesita recurrir a movimientos suprahumanos para actualizar el despertar. Entonces, este terremoto, y llamamos a este incendio voraz, terremoto, porque es un movimiento incontrolable, llama al despertar, urge el despertar. Y tu forma de colaborar es adentrándote en tu propio despertar.

Pero tu propio despertar se activa desde la humildad. El dios según los aztecas, los abuelos Nahua, es un dios sufriente lleno de pupas y de llagas, no un arrogante. No el arrogante y poderoso.

Los árboles son inmortales y los animales son santos, son luz cumpliendo una misión. Todos son invulnerables, como la madre tierra es invulnerable. Ningún ser humano puede crear la tierra, ni siquiera todos juntos. La madre tierra está en otro rango de vida. Y somos los seres humanos los que estamos aquí sufriendo y aprendiendo.

La madre tierra se come la radioactividad, la contaminación y es invulnerable. Pero los seres humanos, no.

Estamos en el tiempo del despertar de la visión más allá de la apariencia. Aquí no hay ni buenos ni malos, porque todos somos buenos y todos somos malos. Pero el gozo está en la elevación.

Gracias y bendición. Bendición a los hermanos árboles, a los hermanos jaguares, a los hermanos águilas, a las hermanas abejas.

Gracias a los hermanos árboles, jaguares, águilas y abejas por su sacrificio. Gracias por mostrar al Bubosito.

Bubosito y Ollin

En la visión de la realidad desde la sabiduría nahua-azteca encontramos al Bubosito (Nanahuatzin), un Dios sufriente, y al terremoto o movimiento (Ollin), como asociados a la quinta dimensión.
El símbolo de Ollin es una Cruz.

Preguntamos: ¿tiene algo de extraño que en ese territorio y sociedad que se sitúa dentro de la Cruz del quinto Sol llamada Movimiento (Ollin) y del Dios sufriente Nanahuatzin, el de las llagas sangrantes, aparezca otra gente que también sigue a un Dios herido, con llagas sangrantes y también con el símbolo de la Cruz?, ¿no es eso una sincronía?, ¿y la sincronía no es mágica?
¿Y qué cosa es el atravesar el mar océano impulsados por el Viento sino la escenificación del Movimiento?
¿Y quien quiere parar el movimiento?, ¿la inercia, el disco rallado, la repetición?
¿Y quién puede parar a Ollin? ¿Quién puede parar a Movimiento? ¿Quién puedes parar el Terremoto?

Esa es una de las características de la quinta dimensión. No depende de que tú quieras o no. Existe y su movimiento es imparable. Donde estas no te puedes quedar. Y no te puedes imponer. Mejor fluir, dejarte llevar.
También significa que hay muchas ayudas. Todo colabora al suceso.

La otra característica es la humildad. La humildad abre la puerta.
Sincrónicamente se utiliza el mismo símbolo en el viejo y en el nuevo Mundo: el fuego. Nanahuatzin se inmola en una hogera y así aparece como Sol. El otro lenguaje, habla de un bautismo de fuego.
El fuego separa el oro de lo que no es oro. El oro pertenece a la quinta dimensión, porque no se forma en la tierra, se forma en las estrellas. Para crear oro es necesario un calor que no existe en la dimensión terrestre y que es conocido como quinto Estado de la materia, que solo existe en las estrellas.
La humildad hace aparecer tu Sol. La arrogancia, no.

Bubosito, el dios humilde

Tenemos el camino de Santiago, conocido en todo el mundo, con su presencia de cruces de Cristo (Cruz vertical, +) y de Andrés (Cruz diagonal, x) .
La Cruz de San Andrés, que es una X, aparece en prácticamente todas las iglesias del camino de Santiago, y por supuesto la de Cristo, que es una cruz vertical.

Pero el camino de Santiago se dirige, apunta a América. Y en América se encuentran por duplicado, esperando el momento adecuado, la cruz y la equis en la Chacana, compuesta por una orientación en cruz y otra en equis. Y también le espera el Tzolkin, situado sobre una cruz y una equis.

El camino de Santiago, camino a lo nuevo, también es el camino de Ulises, el camino de Jonás, el camino de Hércules, el camino de Colón.
Todos se dirigen a lo nuevo, al salto cuántico, a la quinta dimensión, al quinto Sol.
Pero el Sol del Quinto Sol es el Sol de Bubosito.
Bubosito (Nanahuatzin), el Dios herido, enfermo, callado y encogido, aquí es el que se convierte en luz, en Sol.

Es la historia también de Kiron, el sanador sanado, o sea la época de Acuario, y en una palabra cortita, solo de tres letritas, HOY.
Entendemos que “hoy” es el presente. Todos estamos en el presente, solo que habitualmente atrapados y no libres en el pasado o en el futuro.
Es importante encontrar el presente y recordar tu misión, tu propósito.

Todos esos viajes son guías y ayudas para la conciencia y la ELECCIÓN.
La elección, como el amor, tiene que ser libre y voluntaria.

Para los mayas el Dios Creador es Huracán

Para los mayas el Dios Creador es Huracán.

Encontramos a Huracán también en Viento-Tormenta.

Podemos situar a la palabra dentro del Viento y por lo tanto de Huracán. Entonces la palabra es creadora. Es como un regalo, ya que lo tienes pero no te ha costado nada tenerlo. Viene de fábrica.

Huracán o Dios en ti. Se trata de unificar.

El día del eclipse en el Tzolkin

Una vez que hemos encontrado que el eclipse sucede en ese día que parte el año en 182 a un lado y 182 al otro lado, podemos preguntarnos qué aparece en el Tzolkin en ese lugar que sería el sello 183. Y en ese lugar aparece la noche magnética o noche con el tono 1.

El eclipse pudiera estar señalando, de la mano de Valum Votan, un lugar, y si ese lugar es la noche magnética como sello 183, entonces nos lleva a la forma azul en el cuarto castillo. Eso subraya la importancia de lo que te transforma, lo que te produce modificaciones, cuando estás viviendo la cuarta dimensión, que has iniciado como voluntario (onda tierra). Cuando te has situado como voluntario es cuando comienzas ese diálogo.

¿Y dónde te lleva ese propósito?, porque la noche 1 es un propósito, el propósito de ensoñar la abundancia para todos. El voluntario ensueña la abundancia para todos y eso le transforma. Claro, lo sueña desde el amor incondicional (onda perro), que es la forma blanca. Y le lleva a sanar su visión, despertando al águila en forma trascendente.

De esta manera aparece especialmente relevante en este momento, en estos tiempos, ensoñar activamente la abundancia para todos, eliminando todos los pensamientos de carencia, engaño, sufrimiento y desconfianza.

¿Qué es lo que te puede transformar para adentrarte en la quinta dimensión? Tu ensueño. Directamente lo decimos.

Viracocha y los oráculos

Vemos a Viracocha y está claramente con los brazos en cruz. También Viracocha elige la cruz, como aquel que llamamos Jesús y que dicen que dijo “toma tu cruz y ven”.
Pero, ¿qué es tomar tu cruz sino abrir la puerta que te convierte en Viracocha, o subir la escalera o cruzar el puente?

Y, ¿qué hace falta? Lo que hace falta es querer que suceda; afirmar solemnemente que quieres que suceda. Con tu palabra pronunciada desde tu corazón se abren puertas.
Las manos de Viracocha hacen.

Cuando miramos la Cruz que forma el oráculo maya también vemos a Viracocha. Si miras la imagen de un oráculo, verás una cruz.
En el centro de la imagen de Viracocha está su corazón. En el centro del oráculo maya se coloca tu kin de nacimiento.
Encontrar qué significa es encontrar que las cualidades que expresa ese kin que te define también expresan el corazón de Viracocha.

En la parte alta vemos la cabeza de Viracocha y en el oráculo encontramos algo que definimos como guía, según la tradición yucateca, o como origen, según la tradición quiché.
El ensueño de Viracocha te guía y también es tu origen.

Abajo están las rodillas de Viracocha, porque Viracocha en la puerta del Sol de Tiahuanaco está sobre las rodillas y no se ven los pies.
En el oráculo, abajo, está tu oculto según los hermanos yucatecos y tu destino según los hermanos quichés.
Este oculto está oculto porque pertenece a la realidad plegada, y es tu destino, porque llegas a tu destino al desplegar la realidad, al hacer real a Viracocha que está en tu corazón, pero que ahora está plegado.

Viracocha en la tradición tiene dos ayudantes, y aquí vemos que son las manos. Las manos, con su conexión con el corazón, son tus ayudantes.
Antípoda y análogo también les llaman, pero son manos. La mano es la acción. Lo que haces, presenta a Viracocha.
También la mano, manik, es el Venado Azul de los hermanos Huicholes.
Para hacer bien es necesario reconocer qué no haces desde el amor.