ONDA EVOLUTIVA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS:

Cuando sitúas la onda del enlazador en el Tzolkin de ondas, aparece en el sexto lugar, es decir, los 13 tonos de la onda del enlazador se superponen con las 13 formas en que aparece el enlazador. De esta manera el enlazador es como un diccionario, o sea una traducción.Podemos encontrar los 13 tonos de la onda encantada traducidos, pero de cualquier onda encantada, bajo la forma del enlazador, en las 13 formas en que aparece. La luz toma una forma para cumplir una misión y eso es el dragón, pero el enlazador es la segunda formulación de esa luz que ha tomado una forma para cumplir una misión. Por eso las 13 formas del enlazador, asociado numéricamente a los 13 tonos, también son una expresión de la luz cumpliendo una misión.
El enlazador 6 es la PRIMERA forma del enlazador, por lo que en el propósito del enlazador, enlazador 1, siempre subyace su característica de 6, que es una puerta por su referencia a la columna 6, asociada a las columnas de Hércules y puerta a la inmortalidad.
La SEGUNDA vez que aparece el enlazador es como enlazador 13 y se superpone al segundo tono de la onda del enlazador, que es la mano 2. De esta manera, el enlazador asocia el tono 2 a la transcendencia, pero también a la mano. En ese sentido unimos, con alguno de los cien ojos con que se debe considerar el Tzolkin, la presencia de nuestros amados peregrinos de la sierra madre, redimiendo sus ofensas al amor como expresión del arquetipo humano, es decir, haciendo un acto sagrado del juicio de Osiris en favor de toda la humanidad. La mano azul siempre nos trae a la presencia el venado azul, y en concreto la mano 2 es el venado azul como otro, es decir, todo lo que tú puedes hacer por el otro sin esperar recompensa en esta dimensión, solamente por reconocer lo sagrado en el otro.
La otra forma en que aparece la onda del enlazador es precisamente en la CUARTA COLUMNA. Todos los tonos 4 que van desde la onda 6 hasta la onda 18 expresan la onda del enlazador. Así, el enlazador está asociado al cómo. Hay una manera de ser, una manera de actuar que es enlazadora. Pero también está haciendo referencia a que esa manera de actuar que expresa el tono 4, se sustenta sobre los otros contenidos del cuatro, que son la semilla (sello 4) como programa y el sol (onda 4) como iluminación.Hay una manera de ser que traduce un diseño, pero lo que contiene es la luz. Y algo así es lo que encontramos en la autoexistencia.
En esta dimensión en que nos encontramos tenemos una conexión en el interior que nos conecta con dimensiones superiores. El desapego es una puerta a esa conexión.

ONDA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS: Del 16 al 28 de septiembre

La onda del enlazador es la segunda onda del segundo castillo, o dicho de otro modo es la onda 2 del castillo 2, y como no puede ser menos viene expresada por el segundo color que es el blanco.Si el dos hace una referencia al otro, esta onda contiene al menos por triplicado esa referencia. Por ese motivo la persona no puede ser ego, yo, sino “otro”, y de esa manera descubre su química, que es de unión, de enlazar y de tender puentes y conexiones con el otro.
No es el atrapamiento del otro, como vemos que está hoy tan de moda y tan de manifiesto. La publicidad trata de atrapar al otro pero para vaciar sus bolsillos; la política trata de atrapar al otro, también para vaciar sus bolsillos, endiosando a sus líderes; y cierto tipo de sexualidad trata de convertir al otro en una cosa. Pero el enlazador lo que expresa es la solidaridad y el desapego. Expresa la solidaridad porque pertenece a la familia del dragón, es decir, es luz procedente de dimensiones superiores que entra en la forma para cumplir una misión. El enlazador también es el dos del dragón, por lo que es la onda dos del castillo dos, apareciendo con el color 2 blanco, pero también es el dos del dragón.
El enlazador presenta un simbolismo complejo, y por lo tanto más necesario de atención, porque hay un misterio y un regalo en ello. El enlazador es la segunda forma en que aparece el dragón (familia cardinal), que es la luz cumpliendo una misión, que toma forma, como explica el Bosón de Higgs. Lo primero que hace la luz, el fotón, es transformarse en materia en el Bosón, y decimos que eso lo hace cumpliendo una misión, desde esa energía que se ocupa de todos, que inicia, instruye, nutre y se interesa por todos los seres.
Pero ese mismo dragón que es el Bosón de Higgs, visto desde otro ángulo aparece como un enlazador, como algo que une. Es importante encontrar en la luz el significado de unir, porque cada vez que tu conciencia recibe un extra de luz, se siente más unido a todas las personas.La iluminación no te hace ver como malvadas a las demás personas ni despierta energías destructivas, sino que, al contrario, refuerza tu conexión con las demás personas y con la realidad en cualquier forma en que aparezca, porque aumenta tu capacidad de amar.La iluminación activa lo que te une, despertando las neuronas espejo y la empatía. La iluminación te hace amar y no destruir.
Por un lado, hay una fuerza en la sociedad que impulsa frenéticamente a construir y fabricar cosas para que se deterioren y se rompan, o para que “pasen de moda”, de forma que sea necesario fabricar y comprar otra cosa nueva. Por otro lado, hay otra corriente que se encamina hacia el reciclado, la conservación y la sanación, y hacia la modificación de la forma de vivir y la ampliación de la conciencia como forma de sanarte.
En la primera versión, la de fabricar y romper para consumir, el cuerpo se trata como robot y entonces parece que el ideal no es sanar sino, a través de operaciones, poner prótesis y dispositivos. Parece entonces que vamos en dos direcciones. Aquí vemos que la libertad y el ser humano están asociados a la luz cumpliendo una misión de manera enlazadora, uniendo, no deshaciéndote.
Podríamos pensar que el enlazador, que también significa la muerte y el desapego, te invita no a unir sino a deshacerte de las cosas, pero si miramos la onda del enlazador, que es la forma blanca del dragón, es decir la forma emocional y amorosa del dragón, vemos que lo primero que propone es la MANO (tono 2 onda enlazador), que es la impecabilidad de la acción, la sanación y, muy importante, el reconocimiento de en qué momentos actúas en contra del amor. Es decir, se sitúa en un plano emocional, no físico.
El tercer elemento es la ESTRELLA, reforzando lo que te une a las demás personas, que en definitiva es la luz y por tanto esa iluminación que te permite amar a todas las personas.En cuarto lugar aparece la LUNA, que es la emoción y el agua. Y en quinto lugar lo que le da fuerza es el amor incondicional del PERRO. Consecuentemente no vemos nada que contenga la idea de deshacerte de nada ni de nadie, ni de trozos de tu cuerpo, sino al contrario, de lo que habla esta onda es de luz y amor.
En sexto lugar, como puerta, está la alegría y la recuperación de la inocencia (MONO), y en séptimo lugar, como canalización, está la libertad (HUMANO). En octavo lugar está la integridad del CAMINANTE DEL CIELO y en noveno lugar, dándole también fuerza para llegar a la transcendencia, vemos al MAGO, que también es una consideración amorosa de la realidad. En décimo lugar, como perfección, está la visión de la maravilla del ÁGUILA, y en el lugar once, como liberación de luz, vemos la expansión de la conciencia del GUERRERO. Como 12 está la TIERRA, con esa alineación con el corazón del cielo que te convierte en un voluntario; un voluntario para vivir la vida tal y como aparece, porque reconoces que el orden está sustentado desde dimensiones superiores. Y como 13 te sitúas en el ESPEJO. Aquí la espada no es el bisturí que quita las arrugas, sino que el espejo y el cuchillo de obsidiana es la ley del amor, el in lak’ech, es decir, lo que te une a todo.

Las personas que tienen sellos blancos o azules, a través de sus experiencias están viviendo el presente

Hay unas personas que nacen en sellos blancos o sellos azules, y otras que nacen en sellos amarillos o rojos.

El blanco y el azul son sellos ocultos, y también el rojo y el amarillo. Así, la persona que nace en sello blanco tiene como oculto un sello azul, y al revés, y la persona que nace en sello amarillo tiene como oculto al rojo.

Las personas que tienen sellos blancos o azules, a través de sus experiencias están viviendo el presente. Son personas que están concretizando el presente, mientras que las personas con sellos rojos o amarillos, que están más relacionadas con el futuro y el pasado, están concretizando en el mundo real lo que está en el mundo de lo posible, pero sin una implicación emocional. No les mueve una emoción, sino más bien el cumplimiento de una misión, qué tienen que hacer, qué saben hacer y qué terminan por hacer, a pesar de cómo interfiere toda la parte educacional, que les lleva en otras direcciones, pero finalmente se conectan con esa misión que tienen que realizar.

Entonces, hay unas personas cuyo cometido es vivir el presente, aportando esa conexión con las emociones (sellos blancos y azules), y otras que están creando realidad (sellos rojos y amarillos).

El amarillo es el rojo, solamente que ha madurado y ha dado un fruto. El rojo-amarillo es la necesidad de crear realidad y el azul-blanco es cómo entra la emoción, el agua de más allá del sol. El agua, que es creador, crea el presente a través de las personas que nacen con esa configuración.

Entonces, por una parte está el agua y por otra está lo que llamamos la luz, el sol, el calor. Hay unas personas que son rojo y amarillo, que tienen más relación con la luz y son más creadoras y menos emocionales, y otras que tienen más que ver con el agua, con el amor y son más emocionales.

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila. De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.
Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.
COLUMNAS 3 Y 4:La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.
Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.
LA FILA DE LA SERPIENTESi la Tierra es el cielo, y qué otra cosa puede ser un cuerpo celeste, lo que impide que además de serlo lo parezca está en la conciencia de los seres humanos, que es a quienes les parece una cosa u otra. Claro que ese “parecimiento” o conciencia se va a traducir en actitudes, y las actitudes en hechos o formas de vivir. Es decir, según sea la actitud de una persona como expresión de sus contenidos internos, la Tierra va a ser el cielo o el no-cielo.
Hay algunas personas, o quizás sea una sola, que creen que hay serpientes volando por los aires de la Tierra, o quizás sea una sola la serpiente que parecen creer que vuela.Pero si hay serpientes que vuelan y tú no, no hay serpiente voladora en aquella Tierra que eres tú, por bonito que lo pintes.Todas las personas viven, como voluntarios o sin apercibirse, aquello que expresa el Tzolkin como SERPIENTE, porque es su luz, y su luz es su energía vital. Si la persona reconoce su luz hablamos de luz, pero si no, hablamos de energía vital. Sin embargo, todas las personas lo tienen y lo son.

El sello, el tono y la onda natal; la cuarta y la quinta dimensión

Decimos que cuando naces, naces en un sello y un tono. Normalmente se da más importancia al sello, pero también son importantes las cualidades y la descripción que aporta el tono.

El sello está en una secuencia de 20 y el tono en una secuencia de 13. Cada secuencia tiene un recorrido diferente y de alguna manera te lleva a dimensiones de la realidad que son también diferentes. El 13 te lleva al cuarto escalón, a la cuarta elevación, y el 20 finaliza el quinto escalón.

Los 20 sellos de los calendarios de mesoamérica, mayas, toltecas, aztecas, etc, son de cuatro colores, siempre en el mismo orden, normalmente rojo-blanco-azul-amarillo, aunque a veces al azul se le traduce como negro.

Entonces, el 13 es la cuarta vez que aparece el primer color, es decir, inicia el cuarto nivel. Todos han aparecido tres veces, lo cual da 12 (3×4) y ahora empieza con el 13 una nueva secuencia.

Mientras, el 20 es la quinta vez que aparece el último color, con lo cual todos han aparecido 5 veces. Está cerrando la quinta manifestación de los colores.

Así, el sello está en la frecuencia 20 y el tono en la frecuencia 13.

Tu tono, el tono en que naces, te va a acompañar y a conectar con todos los tonos similares al tuyo, aunque sean de otras familias o de otros colores. Todas esas cualidades están en ti. Todas las cualidades que representan tu tono, cuando las vives, activan tu don y entonces, gozas.

Luego está el sello. El sello hace una descripción de otra serie de cualidades y dones, que además forman una secuencia inevitable; ya que uno va después de otro. Por ejemplo, el sello 4-la semilla siempre va detrás del 3, y el sello 5 la serpiente siempre va detrás del 4. Y así todos.

Da igual donde comience. Esa rueda tiene 20 comienzos, que son las 20 ondas. Por eso también es importante ver en qué onda estás.

Encontrar la descripción de la secuencia es importante. Es importante encontrar tu interpretación personal de la secuencia, lo cual te abre el diálogo con el Tzolkin.

Pero ya simplemente centrándote en tu sello te habla de una serie de cualidades que conviene conocer.

El sello se puede expandir. En un segundo momento tu visión se va haciendo más aguda y donde estabas viendo un sello ahora ves una secuencia de 13. Todo lo que te conecta con el 13 te conecta con una determinada dimensión y todo lo que te conecta con el 20 te conecta con otra dimensión.

Los sellos y los tonos te van a dar diferentes lecturas. A la quinta dimensión se accede desde la secuencia 20 y la secuencia 13 te prepara para la quinta dimensión.

De modo que hay 13 sellos que son los que configuran una onda, mostrándote la cuarta dimensión, y otros 7 hasta completar los 20, a los que puedes acceder una vez que has vivido tu onda, la onda que finaliza en el 13.

El lugar 14 inicia lo mágico. El lugar 14 contiene al mago como sello en la secuencia de los 20 sellos tipo que está en la primera columna del Tzolkin.

En tu configuración personal lo que aparece en el lugar 14, da igual lo que sea, para ti muestra lo mágico, tanto desde la onda de tu kin natal como propósito, como desde tu onda natal. Cuando ves el 14 desde tu kin, el sello que aparece como 14 desde tu kin natal te muestra lo mágico como trabajo interno, mientras que el kin que aparece como 14 desde tu onda natal, que es el inicio de la siguiente onda, te muestra lo mágico desde lo grupal, es decir desde lo que haces. El primero configura lo mágico desde tu interior y el otro desde tu acción, desde tu exterior.

Además, el lugar 14 como onda contiene al perro. Esto nos deja ver cómo lo mágico es el amor y no el poder.

Cuando trasciendes tu onda y empiezas a caminar en lo mágico como amor, empieza a sanarse la visión. Se empieza a ver en quinta dimensión. Y es entonces cuando te configuras en guerrero de la luz y cuando limpias tu espejo.

Claro, el espejo es la realidad y tú ya no distorsionas la realidad. Tú ya no eres tóxico.

Muchas personas buscan lo tóxico y quieren huir de lo tóxico, y no se trata de eso. Se trata de entrar en el terreno mágico del amor, sanando la visión y expandiendo la conciencia. Y la realidad aparece pura en tu espejo. Es entonces cuando suceden milagros y cuando se hace la luz.

Tu Kin de nacimiento contiene 3 informaciones

Compartimos por si es de interés la respuesta a una persona sobre el sello y la onda:

Hay 3 datos. Tu Kin de nacimiento contiene 3 informaciones.
Te sitúa en un sello, con todos los contenidos asociados a ese sello, cuya forma expandida es una onda. Naces en uno de los 20 sellos, y cada uno de los 20 sellos puede ser expandido en una onda, de modo que los 20 sellos se expanden en 20 ondas. Eso es el Tzolkin.

Tu Kin de nacimiento también te está dando un tono, que expresa el momento en que apareces dentro de esa onda. Cada onda tiene 13 tonos y tu naces en uno de ellos.
Entonces, ahí aparece tu onda de nacimiento.

Cada sello tiene unos contenidos y cada tono tiene también unos contenidos. La persona que nace con un tono 12 colabora con todo lo existente, encuentra un don en esa colaboración. De modo que si culturalmente algo le lleva a no colaborar, no encuentra ese don y no vive ese gozo. La persona que nace en un tono 4 sabe cómo realizar el propósito, es una persona muy práctica, de modo que cuando confía en su sabiduría interior encuentra un don, y al vivir el don, un gozo, y cuando duda de sí mismo no le sucede esto.

Hay 13 tonos y 13 características, de la misma manera que hay 20 sellos y otras 20 características. Pero son 3 datos diferentes, porque la persona siempre va a ser su sello y su tono, da igual en que onda esté. Pero también va a ser su onda natal.
El cómo conjugar estos datos está en la escucha interior y en el diálogo interior. Los 3 son importantes.

EL CAMINANTE DEL CIELO:

EL CAMINANTE DEL CIELO (Libro de los Sellos): Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio. No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.
LA ONDA TIPO:El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia. Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.
LA ONDA 13Como final de onda, el 13 indica transcendencia. Pero el Tzolkin también muestra la onda 13, que comienza en la Tierra y termina en la Luna.El uno siempre es Dragón, pero el trece es como sello, es decir de forma individual, un Caminante del cielo, y como onda, es decir como asunto grupal, Tierra.
LA ONDA DEL CAMINANTE:El Caminante del cielo, en su onda propia termina en la Serpiente, y la Serpiente es energía, kundalini, una energía de elevación, pero asociada al gozo. Hay un intercambio de contenidos entre la situación del sello en el lugar 13, y la situación del propósito, Caminante del cielo, como onda en el lugar quinto, que es el de la Serpiente. Por ello, Caminante del cielo siempre es energético. Su gozo, su expansión, su exploración del espacio son enclave de plenitud y de fuerza. Y su conexión es directa con el Dragón, porque el Dragón es rojo, y el Caminante del cielo también es rojo y un inicio, sólo que en otro nivel.
En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012-2013.La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador. La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad. La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero ni por la publicidad ni por las sugerencias de parecer alguien importante.
En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.
https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

ONDA DEL CAMINANTE DEL CIELO: Del 3 al 15 de septiembre

La energía del caminante del cielo, que no tiene límites ni restricciones mentales, va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta), a la energía del guerrero, que representa la expansión de la conciencia:Según vamos trabajando en la eliminación de las restricciones y patrones limitantes de comportamiento, estamos expandiendo la conciencia, y de esta forma conseguimos aumentar la energía (serpiente, tono 13 en la onda del caminante del cielo) y alcanzamos la sociedad celeste (estrella, tono 13 en la onda del guerrero).
La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13). Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)El sello que da fuerza al caminante del cielo es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales.
En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012.La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador. La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad. La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero, la publicidad o las sugerencias de parecer alguien importante.
En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.

Hay muchos propósitos, pero la mayoría son propósitos sin trascendencia

Hay muchos propósitos, pero la mayoría son propósitos sin trascendencia. Son como propósitos heredados, sin mucha conciencia, porque se desconoce qué es la conciencia.

La mayoría de los padres tienen el propósito de que sus hijos salgan adelante, primero frente a las enfermedades infantiles, y luego que aprendan y estudien cosas para “ganarse la vida”, que significa ganar suficiente dinero como para “evitarse problemas”.

También tienen el propósito de que sus hijos sean obedientes con las leyes y respetuosos con las personas, para a su vez ser respetados en sus comunidades.

Pero todo eso son propósitos sin conciencia, porque no se ha descubierto que la conciencia es una conexión con energías superiores y por tanto trascendentes. Es decir, de alguna manera la creencia es que lo más importante es el dinero y la posición social.

Eso te sitúa únicamente en la realidad donde lo más importante es el dinero y la posición social.

No estamos diciendo que lo importante sea la salud, porque en esa valoración no es la salud lo más importante. Muchas fórmulas suponen que ganas dinero aunque pierdes salud. Y muchas “diversiones” también son a costa de tu salud.

En esa visión tampoco lo más importante es el amor, ya que muchas veces el amor no existe; se niega su existencia, y entonces todo se compra y se vende, incluso los sentimientos.

Sin embargo, en la vida de muchas personas, y en estos tiempos cada vez más, hay un momento en que haces un descubrimiento. Descubres que hay otra realidad; descubres que suceden hechos milagrosos, sucesos imposibles. Y cuando descubres que hay otra realidad, empiezas a adentrarte en la trascendencia.

Nuestros abuelos mayas situaban la trascendencia asociada a la experimentación. La persona que decide, como un acto soberano desde su integridad, explorar la realidad, ha llegado a la experiencia de la trascendencia. Explorar la realidad y ampliar la realidad está asociado a la trascendencia.

El símbolo que asociaban nuestros abuelos mayas a esa exploración, a esa apertura a la trascendencia, era el junco, el cañaveral, la caña. La caña que vive en el borde de los lagos o de corrientes de agua, se asienta y se adentra en la madre tierra, pero se rodea de agua y entonces crece hasta el cielo. Así, el ser humano, bien asentado en la realidad y no en la irrealidad, pero en contacto con sus emociones, con su agua cósmica, con su capacidad de sentir amor y emitir amor, crece hacia el cielo y entra en la trascendencia.

La otra figura que nuestros abuelos mayas tenían para explicar la trascendencia era la propia madre tierra. Cuando decimos “nuestros abuelos mayas” nos estamos refiriendo a que son nuestros, porque pertenecen a la humanidad, y son abuelos porque son personas de conocimiento y por tanto representan a todos los seres humanos en su conexión con la trascendencia a través del conocimiento, y desde ahí continúan emitiendo su vibración amorosa y trascendente para todos los seres humanos.

Entonces, decimos que nuestros abuelos mayas también tenían otra imagen para explicar la trascendencia, y era la de la propia madre tierra, que fluye armónicamente con los demás seres celestes: estrellas, lunas, planetas, sol…, ocupando con su conciencia todo su espacio vital, pero alineados con el centro del universo en su asociación armónica con el sol.

Hay trascendencia cuando la persona fluye con los acontecimientos como un voluntario. Hay trascendencia cuando la persona no se pelea con lo que sucede, sino que, ante un suceso que parece adverso, mantiene la conciencia y la conexión con el centro del universo. Sabe que todo lo que sucede tiene sentido y que incluso, adentrándose en cosas que parecen hostiles, está cumpliendo una misión, la misión de llevar la trascendencia y la conexión con las energías del amor y de la vida, en todas las circunstancias.

Y esto lo asociaban con el número 13, el sello 13 y la onda 13.

Se asocia la trascendencia a ese junco, ese cañaveral que en algunas lenguas mayas pronuncian como “AJ” y en otras como “BEN”, que es el sello 13. Ese sello 13 aparece como onda 5, con lo cual el 5 también aparece como trascendente, que es donde está la serpiente, que algunos llaman “KAN” y otros “CHICCHAN”. Siendo el sello 5, como inicio de onda aparece en el lugar 9, y entonces, el 9 también es trascendente.

Las serpientes son las energías vitales, la kundalini, todo lo que lleva a preservar la vida. Entonces, también es importante estar atento a tu intuición, a tus mensajes internos, para entrar en la trascendencia. Aquello que el sello 13, AJ o BEN, ha trasladado al ocupar el lugar 5 como onda al lugar 9, inicia algo que se asocia con nuevo nacimiento. Tu interior te quiere llevar de forma clara e inevitable a una experiencia de nuevo nacimiento.

La onda 9 inicia un cuantum energético vital donde aparece una experiencia de iluminación. No tengas miedo de tu energía vital. Ten conciencia, ten lucidez, ten conexión.

A su vez, este lugar 9 en las ondas se relaciona con el lugar 9 en los sellos, que es lo que llaman luna y está hablando del agua cósmica en tu interior. Dentro de ti hay fuerzas creadoras desde el amor.

1, 5, 9, 13, pero también 17.