Encuentro de fin de semana para celebrar el nuevo año maya con conciencia

El viernes 26 comienza el nuevo año maya 2019, con el mago 1, que también es el inicio de 13 años de ondas blancas.Este fin de semana nos reuniremos para compartir, preparar y celebrar estas fechas tan significativas. Será en Burgos (España).
Las actividades que vamos a realizar son:
– Recapitulación año maya 2018 luna 13- Revisión conceptos básicos del Tzolkin- Entrega documentación personalizada
– Activación del cuerpo con automasaje, chi-kung, mejorando la conciencia corporal- Activación de los chakras con voz y tambores- Conexión con el ser interior, con la propia energía, mediante la visualización del aura.
– Constelaciones familiares- Meditaciones guiadas
Todavía quedan algunas plazas. Anímate a participar.Información y reservas en 697666252 (Ana, whatsapp)

Comenzamos los cinco días fuera del tiempo, que finalizan este periodo de 13 ondas rojas

En este momento comenzamos los cinco días fuera del tiempo, que finalizan este periodo de 13 ondas rojas, donde ha habido muchos cambios y se han abierto muchas posibilidades. La humanidad se ha enfrentado a muchos desafíos y descubrimientos, pero cada persona en su vida también se ha enfrentado a muchos descubrimientos e iluminaciones, acerca de su naturaleza interior, acerca de sus errores, acerca de su espiritualidad y también acerca de su ego.

Por eso conviene recapitular. Estos 5 días fuera del tiempo conviene recapitular. El primero de estos días va a tener una característica roja (luna 9), el segundo va a tener un color blanco (perro 10), el tercero azul (mono 11), el cuarto amarillo (humano 12) y luego un día verde (caminante del cielo 13) como preludio del inicio de 13 años de ondas blancas desde el mago.

Este periodo de 13 años de ondas blancas se inicia con el propósito del mago y culmina cuando el mago llega a la trascendencia.

Pero ahora es el momento de recapitular acerca de tu vida en estos 13 años de surgimiento de una nueva realidad.

Estamos terminando el Tzolkin y también un año solar según los mayas yucatecos

1.

Estamos terminando el Tzolkin y simultáneamente también estamos acabando un año solar según el calendario de los mayas yucatecos.

El nuevo Tzolkin comenzará el día 13 de julio y el próximo año maya acabará el día 24 y recomenzará el día 26 como mago 1, haciendo emerger el día sin tiempo el 25 de julio, donde la energía verde está presente.

Son dos calendarios distintos. El Tzolkin es un calendario sagrado de 260 días, y el año solar ocupa un calendario de 365 más alguna fracción que obliga cada cierto tiempo a hacer algún reajuste.

El asunto es que el calendario de 260 días que conocían los sabios mayas es un fractal del año platónico, que también era conocido por los griegos, babilonios y otras culturas antiguas, mostrando así la esencia que une a todas las culturas.

El año platónico, o precesión de los equinoccios, está midiendo el tiempo, según el eje de rotación de la tierra, que tarda en dibujar un círculo en el cielo, que son 26.000 años, mientras que el año solar es el tiempo que tarda la tierra en dar la vuelta al sol y son 365 días.

Si hablamos de ciclos de cientos de días se ve claramente que son ciclos humanos, pero los ciclos de miles de años no. El asunto es que tenemos conciencia de que estamos en un ciclo humano, pero no siempre tenemos conciencia de que estamos también viviendo un ciclo celeste. Tanto si lo sabemos como si no, todos los seres humanos vivimos un ciclo celeste.

Si tienes un hijo, está claro que tienes un hijo, pero quizá no está tan claro que toda la humanidad tiene un hijo y que de alguna manera todos los hijos están expresando el arquetipo humano.

El despertar de la conciencia a esa conexión con todos los seres humanos y también a la conexión con todos los planetas, con todos los átomos, con todas las partículas subatómicas, actualiza la conciencia y promueve un cambio de actitud que produce una transformación que podemos asociar al nuevo nacimiento o salto cuántico. El caso es que te abre una puerta dimensional y toda tu vida se transforma.

La trascendencia y el mago 1

Sucede algo con el 13 y con el 1, considerados como tonos; algo que no sucede con los demás tonos. Y es que son ocultos entre sí y están juntos.
Los tonos mayas van del 1 al 13, de modo que cuando llegas al tono 13 continúas con el tono 1. Eso sucede constantemente. Si hablamos de meses lunares, sucede varias veces en cada mes y si hablamos del año, también sucede varias veces.

El asunto es que el tono 13 y el tono 1 son ocultos entre sí como tonos. El oculto del dragón 1 es el sol 13. El oculto del caminante del cielo 13 es la estrella 1. La forma en que aparecen los ocultos de los demás tonos es la siguiente: el oculto del 2 es el 12, el oculto del 3 es el 11, el oculto del 4 es el 10, el oculto del 5 es el 9, el oculto del 6 es el 8 y el oculto del 7 es el 7.
De esta forma vemos que el 13 y el 1, que son tonos ocultos, aparecen juntos, pero todos los demás aparecen distanciados de su tono oculto. Parece que hay algún conocimiento encriptado en esta situación.

Nos interesa conocer qué es el 13. El tono 13 entendemos que es el tono de trascendencia. Entonces, nos preguntamos ¿qué es la trascendencia? Trascendencia puede ser una palabra muy sugestiva, que quizá no sabemos exactamente de qué se trata. Y quizá el Tzolkin de una explicación.

En el Tzolkin el 13 está asociado con el caminante del cielo, que es el sello 13, y también con la tierra, que es la onda 13.
El sello del caminante del cielo aparece por primera vez justamente como caminante del cielo 13. Luego se despliegan las 13 posibilidades en que puede aparecer el caminante del cielo, la última en la onda de la estrella como tono 6, es decir, caminante del cielo 6.

De esta manera no encontramos nada aparentemente relevante. Sin embargo, cuando miramos la onda de la tierra, onda 13, vemos que se inicia en la tierra como propósito, que es el lugar donde estamos. Nuestros pies descansan sobre la tierra, inevitablemente por la ley de la gravedad. En esa onda el tono 13 aparece configurado como luna. La luna está en el cielo y no pertenece al lugar donde estamos.
Vemos que la onda 13 es algo que te lleva de la tierra al cielo. Es como una escalera ascendente. Y podemos deducir que la trascendencia es un acceso a otra dimensión, a una dimensión superior.

De esta manera, la onda, si decides vivirla intencionadamente, con conciencia, es una escalera que te lleva al cielo. Pero ahí no se acaba la cosa, sino que comienza, solo que en otra dimensión. Y aparece un tono 1.
Entonces, la trascendencia es cómo evolucionar hasta que te sitúas en un lugar donde entras en contacto con dimensiones superiores y empiezas un nuevo ciclo.

Sin embargo, los sellos son 20 y cuando se desarrollan en el Tzolkin tipo encontramos dos propósitos, dos tonos 1. El primer propósito te lleva a la trascendencia en la onda del dragón, al caminante del cielo, sello 13. Pero el segundo propósito ya no te lleva a la trascendencia, si estamos hablando del mundo de los sellos, que son 20, sino a la resonancia.
Y si identificamos la resonancia con lo que acontece en la columna 7, vemos que es el nuevo nacimiento. Es decir, cuando llegas a la trascendencia se ha producido un cambio, pero tú todavía sigues gobernando, todavía son tus decisiones de persona adulta las que funcionan. Pero has entrado en otra dimensión.
Sin embargo, cuando llegas desde el nivel 14 de los sellos al nivel 20, llegas a un tono 7 de resonancia, y si lo asociamos con un nuevo nacimiento significa que ya no te riges con los criterios de tu conocimiento de adulto, sino que has conectado con tu inocencia sabia.
Al aparecer como tono 7, que también es canalización, sucede que tu transformación te hace totalmente transparente. Lo que canalizas es la luz, porque dejas pasar la luz a través tuyo.

Así, comprendemos por qué junto con esta onda 13 de la tierra aparece asociado el 13 como caminante del cielo. El caminante del cielo también es, si la luna es el cielo, el que tiene los pies en el cielo, el que ha subido esa escalera.
Entonces, comprendemos que esa escalera que te ha llevado al cielo, que es la luna, lo que hace es llevarte a la quinta dimensión, porque la luna, que identificamos como la transformación o conversión de la tierra en cielo, es el inicio del quinto castillo y el lugar que expresa la familia del caminante del cielo, como quinto color, color verde.

Entonces, tú comienzas el primer propósito, que te va a llevar a la forma trascendente de la primera onda, como habitante de la tierra, pero cuando inicias el segundo propósito ya se ha cambiado algo en ti. Y ese es el lugar que describe el mago.

Nos estamos dirigiendo al propósito del mago, que será el inicio del nuevo quantum de tiempo, el nuevo año maya, mientras viajamos alrededor del sol.

Año maya 2019 Mago 1: es maravilloso estar despierto, porque van a suceder cosas extraordinarias

El nuevo año maya, según los mayas yucatecos, comenzará el 26 de julio con el kin Mago 1. De esta manera todo el año, todo el periodo, se tiñe de los valores del mago blanco, es decir del mago amoroso que conoce la realidad más allá de la apariencia y cuya acción es trascendente.

El oculto del mago 1 es la mano azul 13. De esta manera hay dos fuerzas sosteniendo la realidad del nuevo año, una fuerza blanca y emocional, y una fuerza azul, de acción sanadora.
Es muy importante encontrar que nos adentramos en un momento profundamente sanador y amoroso: azul y blanco, blanco y azul.

Se trata del sello 14 y de alguna manera te invita a buscar el equivalente al sello 14 de tu onda, que es el inicio de la siguiente onda. Algo te invita a mirar buscando qué realidad hay detrás de lo aparente, de lo habitual; qué realidad hay más allá del mundo de los conflictos.
Una onda tiene 13 sellos, pero existen 20 sellos. Sea cual sea tu onda natal, siempre habrá un sello en el lugar 14 desde el propósito de tu onda y siempre habrá algo mágico en ese lugar, que corresponde a tu segunda onda natal. Y si al 2 le damos el valor del otro, te va a conectar con el otro.

Este periodo que se abre el 26 de julio se cerrará el 24 de julio del año siguiente como tierra 13. Todo ese quantum de energía presente en ese año te invita a descubrirte como mago, como conocedor y te lleva a situarte como voluntario trascendente, en la figura de la tierra 13.

Cuando el año es mago sucede que, salvo excepciones, en su magia trae el bisiesto, de tal manera que durante ese tiempo se va a producir un nuevo enlazamiento entre la tradición maya yucateca y la maya quiché, que va a ser funcional durante los cuatro años hasta el siguiente bisiesto.
Cuando comparas tu kin natal desde la tradición yucateca y lo unes con la propuesta de los mayas quichés, muchas veces encuentras una expansión en aquello que atribuías a tu kin natal y tu propósito de vida.

Siempre que el año es mago, el 28 de febrero es mono. Con el año es mago es cuando suceden los bisiestos, de modo que existe un 29, que en esta tradición no se cuenta, y el 1 de marzo siempre es humano.
Pero en la tradición de los mayas quichés se cuenta todos los días. Entonces, este año el 28 de febrero es mono 10 para los yucatecos y serpiente 3 para los quichés. El 29 de febrero sigue siendo mono 10 para los yucatecos, pero para los quichés es enlazador 4. Y el día 1 de marzo es humano 11 para los yucatecos y para los quichés es mano 5, iniciando así un periodo de 4 años donde el humano siempre va a ser mano.

Aquí podemos decir que cuando el ser humano emite luz (humano 11 espectral), y emite luz porque está cumpliendo su servicio (tono 3 oculto: luna 3), es decir está entregando su agua cósmica que revitaliza a todas las personas a su alrededor, entonces, ese humano que está emitiendo luz también está realizando acción sanadora desde la quinta dimensión, mano 5, porque en su interior se ha despertado el mago solar, mago 9, y es capaz de llevar su luz solar al interior del inframundo, del sufrimiento de las personas.

En este periodo de 4 años que se inaugura con el bisiesto van a quedar los sellos de la siguiente manera:
El humano va a ser también mano.
El caminante del cielo va a ser también estrella
El mago va a ser también luna
El águila va a ser perro
El guerrero va a ser también mono
La tierra va a ser también humana
El espejo va a ser también caminante
La tormenta va a ser también mago
El sol va a ser también águila
El dragón va a ser también guerrero
El viento va a ser también tierra
La noche va a ser espejo
La semilla va a ser también tormenta
La serpiente va a ser sol
El enlazador va a ser dragón
La mano va a ser viento
La estrella va a ser noche
La luna va a ser semilla
El perro va a ser serpiente
El mono va a ser enlazador

Se fusionan los contenidos. Podemos ver que ambos son de la misma familia, lo cual supone un incremento energético completo.
El año 2019 contiene al 20 del sol y el 19 de la tormenta y los hechos milagrosos (según los sellos), o la estrella y la visión maravillosa del águila (según las ondas). Es decir, empieza un momento donde es maravilloso estar despierto, porque van a suceder cosas extraordinarias.

Encuentro nuevo año maya 2019: 26 al 28 de julio en Burgos


¿QUÉ CELEBRAMOS?
Celebramos el nuevo año maya 2019 que comienza el 26 de julio, en un entorno natural.
Será el fin de semana del 26 al 28 de julio, en Burgos, cerca del cañón del Río Ebro.

¿QUÉ ES EL TZOLKIN?:
El Tzolkin es un mensaje enviado desde dimensiones superiores de la vida a todos los seres humanos sin excepción, es decir, no tiene que ver con culturas ni etnias, porque es para todos.
La riqueza contenida en el Tzolkin había pasado desapercibida, y aparecía más bien como un hecho folclórico, algo bonito, curioso o peculiar, pero de un contenido de sabiduría por debajo de nuestra ciencia.
Sin embargo, cuanto más avanza la ciencia hacia postulados que se alejan de la lógica, más atrayente y sabia resulta la información contenida en el Tzolkin.

En este año y después del viaje a Perú, incorporamos la simbología de la Chakana y de Viracocha. Estamos reconociendo e integrando, para tomar conciencia de lo que somos.

El 26 de julio de 2019 comienza el año maya MAGO Magnético 1, que inicia un ciclo de 13 años blancos, asociados a la emoción, a la espiritualidad y a la realización de ajustes interiores.

QUÉ ACTIVIDADES SE REALIZAN:
Las actividades previstas a desarrollar son:
– El Tzolkin como herramienta evolutiva, propiciando el diálogo con dimensiones superiores
– Recapitulación, colocando lo sucedido en el año que termina
– Marcha chamánica, entrando en el futuro. Lo que ves es el futuro
– Reencuentro con los antepasados: constelaciones familiares
– Otros: chi-kung, meditación, danza con animales de poder, …

CUÁNDO SERÁ:
El encuentro comienza el viernes 26 de julio por la tarde y termina el domingo 28 de julio después de comer.

CUÁNTO CUESTA:

Talleres, estancia en habitación doble o cuádruple y comida (2 desayunos, 2 comidas, dos cenas, meriendas…): 180 € si se reserva antes del 21 de junio. A partir de esa fecha el precio será de 200€

QUÉ NECESITAS:
– Tener ganas de compartir y disfrutar en la naturaleza, en un ambiente cordial y cercano, acercándote al Tzolkin o calendario maya como herramienta de autoconocimiento y evolutiva.
– Ropa cómoda para realizar paseos o actividades ligeras

PROFESIONALES: José Cabal y Ana de Lucas

INFORMACIÓN Y RESERVAS:
697.666.252 (Ana, whattsap),
calendariomaya@viatzolkin.com

REFERENCIAS
• https://www.facebook.com/cmayatzolkin
• https://www.viatzolkin.com
• http://www.facebook.com/Anaconstelaciones

Libros publicados:
• El Libro de los Sellos
• El Libro de las Sincronías
• El Libro de las Familias
• Tiempo de gracias. Tiempo de perdón
• El poder del agua, el poder de la emoción
• Subiendo la montaña o La impecabilidad sin esfuerzo
• Tzolkin 2012

Hay un camino de la tierra al cielo (año maya luna 13)

Hay un camino de la tierra al cielo, porque hay un camino de la tierra a la luna. En el mundo simbólico hay un camino de la tierra a la luna, que es lo mismo que decir que hay un camino de la tierra al cielo, porque la luna está en el cielo para cualquier persona que está en la tierra.

En el mundo simbólico de los mayas aparece un camino que une la tierra y el cielo. Esto sucede en la onda 13, que es la onda de la tierra, cuyo final es la luna como tono 13.
También en las vivencias del viejo mundo Jacob nos habla de una escalera al cielo por donde bajan los ángeles. Sucede justo cuando Jacob se transforma en Israel, mostrando cómo esa escalera que comunica arriba y abajo transforma a la persona. La forma en que Jacob expresa ese cambio es asumiendo el nombre de “fuerte con Dios”. Nos está indicando que esa transformación, que de alguna forma es un despertar, es fundamental, porque en el lenguaje de acierto y fracaso, o éxito y pérdida, la debilidad no es éxito y tampoco es acierto. Solo es acierto la debilidad que se transforma en fuerza. La experiencia de la debilidad para Jacob se transforma en “fuerte con Dios”.
Todo el mundo puede verlo. Todo el mundo puede verlo. Todo el mundo puede verlo.

En el mundo maya el propósito de la tierra que te lleva a la luna como forma trascendente, nos sitúa ante la onda 13. Nos está diciendo, con esa asignación al 13, que estamos ante la trascendencia.
La escalera que une la tierra y el cielo, o la tierra y la luna, es trascendente. ES LA TRASCENDENCIA. Es la onda 13, que significa trascendencia.

Nadie puede acceder a la trascendencia sin transitar por ese TAO que muestra la onda 13. Comienza con el voluntario para llegar al agua cósmica, que es justo el año en que estamos. Estamos en el año del agua cósmica, que se inicia con el voluntario. Se inicia en tu pasado. Aunque no te hayas dado cuenta, el asunto ya se ha iniciado. Ya estás en ese camino. Borramos el “ya”; estás en ese camino.
Eso quiere decir que, aunque quizá no estés en ese camino, está abierto para ti. El asunto está abierto para ti. Es importante saberlo, porque el camino está hecho para ti, porque tu lugar está en la trascendencia.

Sencillamente estamos hablando de este año. Sencillamente, estamos hablando de ti. Sencillamente, hoy hemos enviado una sonda al sol. Sencillamente la humanidad como arquetipo está dialogando muy conscientemente con la luz.

Gracias. Bendición. Elige ser feliz. Sí, elige ser feliz, para que todos puedan ser felices.