Kin 27 julio 2019 : El desafío para el crecimiento de la persona que está aprendiendo a ser mago, es elevar la visión

27 julio 2019. ÁGUILA Lunar 2. Onda del Mago. Noche 1 y Viento 9 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 8 Luna.

El desafío para el crecimiento de la persona que está aprendiendo a ser mago, es elevar la visión, sin engancharse, sin limitar o etiquetar. No es necesario. Al elevar la visión aparece la magia creadora de una nueva realidad.

Gracias. Bendiciones.

7 mayo 2019: El mago es capaz de acceder a la realidad más allá de la apariencia, allí donde no hay carencia ni sufrimiento

7 mayo 2019. MAGO Cristal 12. Onda de la Noche. Tormenta 10 y Aguila 1 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 5 Estrella.

Para que el aprendiz se convierta en mago y conecte con la sabiduría es necesario que colabore con el entorno, ensoñando la abundancia para todos, tanto los cercanos y afines como para los lejanos y diferentes.
El mago es capaz de acceder a la realidad más allá de la apariencia, allí donde no hay carencia ni sufrimiento, donde el ego no tiene sentido ni existen los miedos y donde el in lakech o “tú eres otro yo” se manifiesta.

Gracias. Bendiciones.

25 febrero 2019: La visualización de nuevas realidades abre una puerta para su materialización

25 febrero 2019. NOCHE Rítmica 6. Onda del Espejo. Caminante del Cielo 7 y Perro 6 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 12 Tierra.

La visualización de nuevas realidades (noche, onda del espejo) abre una puerta (tono 6) para su materialización.

El espejo es la frontera. A un lado está la realidad conocida, pero más allá de lo aparente, de lo que se percibe con los sentidos físicos, hay otras realidades. Ya existen, pero para acceder a ellas somos nosotros los que tenemos que materializarlas.
Es como abrir una puerta. Lo que hay detrás existe, pero somos nosotros los que damos el paso y ponemos la intención de abrir la puerta y acceder a ello.
Y una forma de materializarlo es visualizándolo. Por ejemplo, la abundancia, que ya existe en el universo, está disponible para todos. Podemos ensoñarlo, creerlo, confiar en ello y así de alguna forma “crearlo”, es decir traerlo a nuestro presente.
La posibilidad quiere entrar en el presente.
Gracias. Bendiciones.

La envidia es buena

– “La envidia es buena”.
– “Oiga, está usted equivocado, la envidia es energía negativa”.
– “Sí, sí, sí, tiene usted razón, la envidia es energía negativa. Punto y aparte”.
– “La envidia es buena”.

– “Ya le he dicho que la envidia es energía negativa”.
– “Sí, sí, sí, tiene usted razón, pero que mucha razón, pero la envidia es buena”.
– “Me voy a sentar un ratito con usted para que me cuente porqué la envidia es buena, porque la envidia es energía negativa”.

Muchas gracias. La envidia es que usted ve algo bueno, pero usted no lo tiene. Ese proceso muchas veces es subjetivo. No es objetivo, no es exterior.
Quiero decir que es un sistema de alarma, del despertar; es algo que está encaminado al despertar, porque usted tiene que estar en lo óptimo, que es lo que le está pasando a esa persona que usted ve y que usted quizá envidia.
Esa persona está en lo óptimo y usted no está en lo óptimo. Ese es el problema. Usted está dormido. Usted está en el no estar. Usted está en el peso y no en el vuelo. Usted pesa. Hay óptimo para usted, pero usted no ha entrado ahí.

Los amigos siempre te envidian en tus éxitos, sin saberlo. Siempre se alegran, porque son tus amigos y te apoyan en lo que sea, pero también te envidian. Las amigas siempre te envidian y te copian. En parte se mimetizan, porque empatizan. Las amigas se alegran, pero también hay una parte, la parte dormida, que te envidia. Te envidia sanamente, porque de esa envidia tú recibes un extra de energía.
Nosotros recibimos un extra de energía en las interacciones. La interacción es fundamental, porque es la principal nutrición. Las personas nos nutrimos en la interacción. Por eso las personas nos nutrimos cuando la interacción es amorosa. Nos nutrimos del amor a través de la interacción.

Hay un extra en esa mezcla de admiración o envidia que aparece en las relaciones entre los seres humanos. Si caes en la envidia, pero ya sin amor, sin admiración, entonces es cuando la envidia adquiere una característica negativa porque te corroe a ti, te destruye.
Pero esa destrucción es como un acicate al despertar. La razón de esa destrucción es que te despierte, y al despertar, te pongas en marcha.
Pero si te entretienes en cultivar la envidia, eso sí te destruye y es absolutamente corrosivo. Todo tiene sentido en la vida, todo tiene participación en la vida. Todo lo que existe tiene sentido.

Cuando veas el triunfo de otra persona sueña, ensueña; ensueña que ese triunfo es tu triunfo. De hecho, todas las personas compartimos todos los triunfos. Todas las personas compartimos todos los momentos amorosos. Cuando triunfes piensa en todas las personas que amas. Cuando ames, piensa en todas las personas que conoces.

Todos somos astrofísicos

Todos somos astrofísicos. Todos somos astrofísicos, aunque quizá la conciencia no lo sepa.
La conciencia es más pequeña que el ser. Está muy circunscrita a datos que provienen del aquí y el ahora. Todo eso sucede en lo temporal, pero el ser está en lo atemporal. El ser no necesita ni del aquí ni del ahora, porque el ser es siendo y no siendo.
“Siendo” es en esta dimensión concreta, donde necesitas dejar de ser para volver a ser.
Si te quedas anclado en algo que eres, no te desapegas de eso que eres y entonces no abres el siguiente quantum de tiempo.
Si eres un águila y te quedas pegado a la tierra, no vuelas. Pronto dejarás de ser un águila porque pronto dejarás el aquí y el ahora. Pero tu ser seguirá volando, seguirá siendo, porque tu ser es atemporal.

Ser y no ser, y volver a ser y no ser, para volver a ser. Ese reinventarte constantemente te adentra en la inmortalidad. Y tu ser multidimensional está siendo, sin estar anclado en el pasado. Ese desapego es el que te permite reinventarte. Y ese desapego es una expansión de la conciencia que te libera del presente, porque el presente solo es el tiempo y tú eres en el tiempo y en el no tiempo. Tiempo y no tiempo, ser y no ser. Están en la esencia.

Entonces, todos los seres humanos somos astrofísicos, porque estamos conectados con la realidad de las estrellas. De hecho, nuestro cuerpo, el cuerpo de todos los seres humanos, contiene materia generada en las supernovas.
Todos los cuerpos de todos los seres humanos contienen elementos de una supernova. De hecho todos los cuerpos de los seres humanos son una expansión de la supernova. Esa supernova está preparando y favoreciendo la aparición de la conciencia, pero no es una conciencia restringida, sino una conciencia expandida.

La bendición pertenece al ser humano. Las piedras, el aire, las nubes dan soporte a la realidad. Pero el ser humano puede bendecir, puede amar, puede empatizar, puede gozar. Todo el gozo está en el ser humano, solo que la conciencia es más pequeña que el gozo, y parte de la tarea del ser humano es expandir la conciencia para expandir el gozo.
El gozo necesita bendición y también necesita perdón, porque todas las personas son necesarias, todas las personas son importantes, todas las personas están en ti. Pero tú estás en todas las personas.

Mirad hacia arriba. Gracias maestro Hawking.
Deja volar a tu águila. Es el momento del vuelo del águila, solo que el águila y todos los águilas están llevando a la humanidad al cielo.

24 febrero 2019: La palabra tiene fuerza vibracional cuando procede del corazón y está alineada con dimensiones superiores

24 febrero 2019. VIENTO Entonado 5. Onda del Espejo. Sol 7 y Perro 12 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 11 Guerrero.

La palabra tiene fuerza vibracional cuando procede del corazón y está alineada con dimensiones superiores (columna 7 resonante).
Si ponemos la intención y la conciencia, las palabras surgen fácilmente en consonancia con el plan divino, con el bien mayor.

La sabiduría se transmite con la palabra además de con el ejemplo. La voz llega a las demás personas con una carga vibracional que puede ser elevada y producir grandes transformaciones (tormenta, sello oculto).
Transmitir con la palabra, materializando y concretando la luz, es una opción que tenemos a nuestra disposición.

Gracias. Bendiciones.

Mirad hacia arriba

MIRAD HACIA ARRIBA

Hay una masa crítica de conciencias despiertas que han sido convocadas desde diferentes propuestas.
Ésta, en la que usted se encuentra en estos momentos, es una de esas propuestas, donde son convocadas las conciencias plenamente despiertas o en trance de despertar.

El maestro Stephen Hawking -o si utilizamos la terminología mayense o mayista de “abuelo”, con el significado de persona sabia, que ha vivido mucho y tiene mucho conocimiento, el abuelo Stephen Hawking- dice que la humanidad se está preparando para salir de este planeta tierra, de nuestra casa.
El señor Stephen Hawking o el abuelo Stephen Hawking no es una persona sospechosa de decir cosas que no tengan un fundamento. Dice el señor Hawking que en menos de 1.000 años la humanidad estará viviendo en las estrellas, en otros escenarios.
Merece la pena replantearse la vida y lo que hacemos aquí, porque está claro que este es un lugar de tránsito y de despertar, de empezar un proceso de evolución.

Otra de las cosas que dice el abuelo Stephen Hawking, además de que vamos a ir a otros planetas, a las estrellas o al cielo, es “mirad hacia arriba”. Esto es un hecho sincrónico con lo que se produce en la terapia de las constelaciones familiares, donde se dice a las personas que están mirando hacia el suelo “mira hacia arriba, ¿qué sientes?”. Normalmente al mirar hacia arriba sienten más energía.
Es parte de la terapia de las constelaciones. Cuando miras hacia abajo normalmente estás mirando a algún no nacido, a algún no reconocido, a alguien que está en el submundo. Las actitudes de la persona que mira hacia abajo y la de la que mira hacia arriba, son completamente diferentes.

Así, se produce una sincronía entre las constelaciones familiares, donde recomiendan mirar hacia arriba porque te recargas, y las palabras de Stephen Hawking, que recomienda a toda la humanidad mirar hacia arriba.

Gracias. Mirad hacia arriba.

Las 20 iluminaciones y las 20 trascendencias

El Tzolkin te informa acerca de quién eres, a través de la configuración que aparece el día que naces. Te propone algo a ti y a tu persona, a tu interioridad, a aquello con lo que dialogas cuando hablas contigo mismo.
Puedes haber nacido como estrella 5, viento 9 o cualquier otro, y hay un significado, que proviene del tono y del sello. Te has encarnado para dar relevancia o existencia a ese contenido. Hay una tarea asociado a esas informaciones.

Sin embargo, podemos considerar al Tzolkin como un libro de sabiduría, que en lugar de expresarse a través de frases o palabras, lo cual va a suceder en una lengua y no en todas, se expresa a través de símbolos, lo cual sirve para todas las personas y todos los idiomas. Todas las personas leen un símbolo en su idioma, mientras que las personas leen una frase en el idioma en que está escrito. Si conoces ese idioma, accedes, y si no, no accedes.
Los símbolos están hablando en el idioma de todos, están hablando para todas las personas, para todos los idiomas.

Entonces, si consideramos el Tzolkin como un libro de sabiduría que habla el lenguaje de símbolos dirigido a todas las personas, en todas las culturas, en todas las razas de todos los momentos de la historia, nos interesa encontrar esos contenidos.
Sabemos que todas las personas cuando contactan con el Tzolkin saben su kin, que es su sello y su tono.
El tono está hablando de la onda. Eres el 7, el 3 o el 4 de algo que comienza en un propósito 1 y termina en una transcendencia 13. Si nos quedamos ahí, pues es simplemente eso, un número, pero si empiezas a leer el Tzolkin como un libro de símbolos, ves que hay 20 formas de ser trascendente. No se trata ya de cuál es tu misión sino de cómo puedes situarte en el nivel de la trascendencia, y de ahí aparecen 20 comunicaciones.

Sabemos que una persona que haya nacido como mago, su forma trascendente (el 13 a partir del mago) es el enlazador. Quizá no relacionas el mago con el enlazador, pero cualquier persona que haya nacido como mago debería saber que la forma trascendente del mago es el enlazador.
Y aunque no hayas nacido en el sello del mago, cuando reconoces que hay otra realidad más allá de la apariencia, eso te convierte en un mago, que es quien conoce, reconoce, encuentra, dialoga y vive que hay una realidad más allá de la apariencia. Sabe que hay una realidad aparente. Están las multas, los impuestos, las obligaciones y los trabajos, pero hay otra realidad más allá. Ese es el mago. Cualquier persona está llamada a ser mago.
Cualquier persona, es decir “todas las personas”, están llamadas a saber que hay una realidad más allá de la apariencia, y cuando lo reconoces, la forma trascendente de esa experiencia es que enlaces con dimensiones superiores, eres un enlazador.

Es importante saber que si reconoces que hay una realidad más allá de la apariencia y hablas con tus amigos de esto o actúas desde ahí en ocasiones, la forma trascendente de esa actitud es establecer un puente, una conexión válida con dimensiones superiores.
Esa conexión viene determinada por otra relación, la del dragón, el mono y el guerrero (familia cardinal). No puedes conectar con dimensiones superiores desde este ángulo si no eres solidario como el dragón, si no recuperas la inocencia como el mono y si no expandes la conciencia, como el guerrero.
El enlazador necesita ser solidario, haber descubierto que la solidaridad te lleva al cielo; necesita haber descubierto que recuperar la inocencia te sana; haber descubierto que la expansión de la conciencia te introduce en el cielo, en el mundo de las estrellas y de los seres de luz.
Esos elementos son necesarios para que actives la actitud del enlazador.

El enlazador comienza con el reconocimiento de la otra realidad, de forma amorosa. El enlazador, como el mago, es blanco. Están hablando del amor, de la emoción, del agua, de lo que une.
Todos los tonos 13 están contando algo sobre la forma en que una persona es trascendente. De hecho, para ser trascendente necesitas serlo en todas sus formas, y no solo trascendente en algo y no trascendente en algo.
La plenitud de la trascendencia sucede cuando has activado las 20 actitudes que son los 20 sellos, que te permiten ser trascendente en las 20 trascendencias, que también son los 20 sellos.
Los 20 sellos, al principio de la onda como propósito, son 20 iluminaciones. Cuando encuentras el valor de lo que propone el sello como una iluminación, cuando ves claramente que quieres vivir eso, entonces esa iluminación te está llevando a una trascendencia, porque todas las ondas son escaleras.
Hay 20 iluminaciones y 20 trascendencias.