El color rojo en el Tzolkin expresa la realidad

El color rojo en el Tzolkin expresa la realidad. Pero la realidad tiene muchos niveles, que dependen de tu despertar y visión. Inicialmente las personas estamos en una realidad de autómatas, es decir, en una realidad reactiva, basada en competir para que no te falte, no te quiten, para defenderte y que no te pongan mala nota o te regañen.
Pero eso es solamente la realidad inicial. De alguna manera estamos aquí para descubrir otra realidad más allá de la realidad aparente y entonces el Tzolkin es un magnífico camino de aprendizaje para la otra realidad.

El color rojo nos informa de la realidad. Representa la realidad material y tiene dos formas de desvelar su misterio, una siguiendo el color rojo en los sellos y otra siguiendo el color rojo en las ondas. Los 20 sellos colocan al rojo en una determinada manera, dragón-serpiente-luna-caminante del cielo-tierra, pero en las ondas aparece de otra forma, dragón-caminante del cielo-serpiente-tierra-luna.

Seguir los sellos representa el trabajo personal, el primer despertar. Es la primera forma de acceder al Tzolkin, mientras que seguir las ondas es el segundo despertar.
El primer despertar te lleva a la cuarta dimensión; es el trabajo personal, individual. El segundo despertar, siguiendo las ondas, te lleva a la quinta dimensión, que ya es un trabajo grupal.

Primero la realidad aparece como algo personal, donde las personas están resolviendo los problemas, y luego está el segundo despertar, donde siempre hay una solución, que se encuentra gracias a otras personas que ayudan.
En ese segundo despertar te das cuenta de que muchas personas están dedicadas a ti. Aparentemente hacen otras cosas, otros trabajos. Aparentemente están haciendo su vida normal, pero en realidad para ti son extraordinariamente benéficas, incluso te das cuenta de que, por lo menos desde tu realidad, lo que hacen es ayudarte.
Eso te lleva a encontrar que estás en el grupo, y así encuentras la quinta dimensión.
Cuando encuentras a personas que te ayudan, pareciendo que es su tarea, estás en la cuarta dimensión, solo que quizá tu aun no lo sabes, porque subjetivamente no lo consideras. Es el equivalente de las hadas, los ángeles o la calabaza que se convierte en una carroza.

Cuando miras el COLOR ROJO desde la cuarta dimensión, como tu trabajo personal, lo primero que aparece es la solidaridad (dragón rojo). La definición de la realidad es solidaridad. Por eso el final de ese trabajo es reconocer que hay personas que te ayudan sin esperar nada. La realidad finalmente es alineación (tierra roja), que te convierte en un voluntario. Descubres que hay un lugar y una realidad; es como hablar del sitio de poder, que es cuando estás alineado con el corazón del cielo y eres un voluntario.
Esta es la forma en que aparecen los sellos.

Si queremos saber en qué consiste cada uno de estos sellos rojos, encontramos la familia, donde cada rojo explica en qué consiste la realidad. Cada color rojo está compuesto de algo blanco, algo azul y algo amarillo, que son los que componen su familia.

De esta forma, en la primera familia, familia Cardinal, el DRAGÓN ROJO consiste en el enlazador blanco, el mono azul y el guerrero amarillo. El dragón es la luz que toma forma. La luz es creadora y toma forma; la realidad visible está creada por la luz.
El rojo en este nivel contiene 3 elementos. El primero (ENLAZADOR), por el que al ver las cosas las puedes enlazar. La luz te permite unirte. Cuando ves algo, te diriges hacia ello. Si no ves, no puedes dirigirte hacia ello porque no puedes reconocer su existencia ni cómo ir hasta allí. Por eso la primera característica de la realidad es enlazar. La realidad es enlazadora y todo lo que aparece ante ti de alguna manera te ofrece esa posibilidad.
La luz crea las cosas y uno de sus componentes en este nivel es que puedes unirlas y enlazarlas. Ahí empieza un poco la vida, porque el deseo te conecta con algo que te hace moverte.

Otro componente de la realidad que crea la luz está basado en la alegría (MONO). Cuando estás en la oscuridad lo primero que sucede es que no sabes dónde estás porque no ves nada; no sabes lo que te rodea. La emoción que existe en ese estado no es la alegría. Si de repente te encuentras en un sitio oscuro, sin ver nada y sin saber cómo has llegado allí, lo que menos tienes es alegría. Pero la luz hace aparecer una realidad enlazadora, basada en la alegría.
Otro elemento de la luz es la expansión de la conciencia (GUERRERO). La luz es enlazadora, produce alegría y te forma, expandiendo la conciencia.
Es especialmente importante lo que aparece en la relación entre la realidad, color rojo, y el color azul, que es lo que llamamos antípoda, porque contiene algo que te lleva a tu centro, a tu despertar. Es una experiencia transformadora, que te transforma.
Vemos que la realidad de la luz une y expande, pero en su centro tiene algo que está asociado a la alegría, la recuperación de la inocencia y la sabiduría inmediata, que es lo expresado por el mono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.