El color blanco, la emoción, abre un portal al cielo y a lo óptimo

colores natales
Lo primero que aparece como BLANCO en la secuencia de los veinte sellos es viento blanco. También, como onda, el viento es el blanco en el castillo verde de lo óptimo, donde sucede la sociedad de la estrella.
De modo que viento es el prototipo de blanco en esta dimensión 3D – 4D, pero también en quinta dimensión, estableciéndose a través de la emoción, el viento, la palabra y la comunicación un portal dimensional que te introduce en el cielo. La emoción te lleva al cielo.

El amor es el sentir de la realidad Dios. Entrar en esa frecuencia y vibración, por ósmosis te introduce y te asienta en el cielo, o sea en lo expresado por el castillo verde.
Esa es parte de la misión expresada desde el color blanco.
Para abrir el cielo es para lo que se abre el tiempo.
Urano-Cronos- Zeus es la secuencia de la inmortalidad y no la historia de un conflicto. Es un mapa de acceso a lo óptimo. El cielo Urano, que está lejos e inaccesible, desciende ante ti, como blanco-emoción. Luego aparece Cronos, que es el tiempo y en código Tzolkin presente-azul.

Lo blanco es la emoción, que abre un portal al cielo y a lo óptimo.
El color asociado al blanco es el azul, que en la mitología griega aparece como Cronos, y en el código Tzolkin, es el tiempo y el presente. Cuando consigues entrar en el presente estás entrando en las vivencias experienciales.
La misión desde el color de las personas que nacen en un tono azul aparece entrando en las vivencias experienciales y en el presente, que son una puerta al cielo, porque es el momento de poder vivir desde el amor.

La persona que es blanco, también es azul, y la persona que es azul, también es blanco. Por eso no hay vivencia de la emoción sin que sea experiencial. El presente es lo no repetido, lo que haces, no desde un criterio que traduce un protocolo o una ley, actuando en lo correcto, sino al canalizar el amor.
Esa es la razón de la vivencia experiencial. Cuando se une la emoción y la vivencia experiencial te sitúa en el nuevo nacimiento (mono), en la intuición y creatividad (águila), en la resurrección (tormenta), en la restitución de la malla dañada por las faltas al amor (mano) y en el ensueño (noche) como traducción del espejo y de la ley del amor.
Todo eso forma parte del trabajo y la misión de los sellos azules, y también de los sellos blancos por la asociación blanco-azul.

El color rojo libera el cuerpo y sana a los coj@s, cieg@s y lepros@s.
El color amarillo libera a l@s cautiv@s, esclav@s y saca de la cárcel a l@s pres@s.
El color blanco te lleva al cielo.
El color azul te introduce en la inmortalidad.

El color del kin natal define el trabajo personal y el color de la onda define el trabajo grupal.
El color del kin responde al “qué”, “qué hago”, mientras el color de la onda responde al “para qué”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.