CALENDARIO MAYA – VÍA TZOLKIN:

Impulsa tu evolución con las publicaciones diarias y profundiza con nuestras herramientas

El mes comienza en la tradición yucateca con el espejo 6 de la onda del caminante del cielo y termina con la mano 9 de la onda de la tormenta. En su interior contiene plenamente la onda 6 del enlazador de mundos. Estos valores le dan a este quantum de tiempo del mes de abril la propuesta de entregar. Se trata de entregar entre los hermanos, entre todos, indiscriminadamente, sin poner barreras, de manera enlazadora.

En la tradición quiché el 1 de abril es el caminante del cielo 13, de tal manera que cuando tienes la conciencia de que estás encarnado para cumplir una misión entonces te sitúas con esos valores. Desde de lo oculto, la trascendencia con la que te entregas a tu misión hace aparecer la sociedad de la estrella, donde todos los seres humanos somos familia, somos la supernova.

Hay una sincronía manifiesta, ya que el espejo 6 es el tono 6 de la onda del caminante del cielo y se manifiesta en la tradición quiché como caminante del cielo trascendente. Las dos tradiciones están manifestando la necesidad de explorar, revisar las creencias, ya que es ahí donde está la imposibilidad de hacer aparecer lo óptimo, la sociedad de la estrella.

En este mes hay un signo en el cielo que es el eclipse del sol el día 20. Es un momento de gran intensidad emocional, ya que también es el tiempo en que aparece la Pascua de la libertad del pueblo hebreo y la Pascua de la resurrección del pueblo cristiano. Y todo esto sucede en la onda del enlazador, la onda 6 de entregar.

En la secuencia de las 13 lunas, aparece asociado a la décima luna del perro, del amor incondicional, quedando vinculada la experiencia de la libertad, la experiencia de la resurrección y la experiencia de entregar amor a este momento.

También en este momento entramos en la segunda parte del año maya luna 4, de modo que es el momento de entregar el resultado de las experiencias del año, ya que vuelven a aparecer los mismos sellos por segunda vez.

La Semana Santa cristiana, con el domingo de ramos el 2 de abril, aparece como tormenta 7, como apertura de la resurrección y la Pascua judía aparece como viento 10, asociada a la perfección o al amor expresado a través de la palabra, con la fuerza resucitadora de la tormenta, cuando está expresando misericordia (tormenta 4 onda guerrero).

En este mes, según la tradición quiché se va a desarrollar toda la onda del mago, que mágicamente aparece como impecabilidad en las acciones de forma sanadora (onda de la mano) y que termina por hacer aparecer la luz del sol.

Y mientras transcurre la onda del mago y de la mano, en la tradición yucateca aparece la exploración del caminante del cielo, que contiene liberación y resurrección a través de la entrega, es decir, abandonar el ego en favor del reconocimiento de lo que te une a las demás personas.

El día 20 aparece un eclipse de sol como tierra 12, donde eres un voluntario colaborando con la vida desde la onda del enlazador, es decir, entregando. En la tradición quiché es expresado como un humano 6, un humano que está entregando desde la impecabilidad de sus acciones. De modo que es un tiempo especialmente maravilloso para despertar la conciencia y conectar con la maravilla.

El mes termina con la mano 9, mostrando cómo tu impecabilidad es una luz que ayuda a la resurrección de las personas, de los hermanos y de los ancestros, ya que dentro del enlazador y del valor 6 están presentes los ancestros en la tradición quiché.

Viatzolkin.com