Onda evolutiva de la serpiente

ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

La onda de la serpiente es la novena onda y por lo tanto en su forma evolutiva se va a situar sobre la novena fila, que corresponde a la luna.
Eso tiene un significado, porque cuando estamos hablando de ondas, la luna es el inicio del castillo verde.
Pero a su vez, sobre el lugar que ocupan los sellos de la serpiente, que se encuentra en la quinta fila, se va a instalar la quinta onda del caminante del cielo, cuyo propósito pertenece a la familia del día verde.

De esta manera vemos que la serpiente tiene una relación muy consistente como expresión de los contenidos del día verde. Aparentemente podríamos estar hablando de algo relacionado con la familia Polar (serpiente, perro, águila y sol), pero en realidad lo que está por dentro es algo relacionado con el día verde, con el castillo verde y con la energía de la quinta dimensión.

DÍAS EPAGÓMENOS:
Si nos situamos en el Tzolkin tipo vemos que el inicio de la onda de la serpiente es el lugar numerado como 105, al que ya nos hemos referido en otras ocasiones. Un Tzolkin completo tiene 260 días y si añadimos 105 llegamos al día fuera del tiempo (día 365), que lo identificamos con el quinto día epagómeno del Uayeb, que en la tradición del Egipto de las pirámides está dedicado a Neftis.

Neftis es la oscuridad, lo que no se ve. La oscuridad puede asustar, pero en realidad es lo que no se ve. Las cosas suceden y hay un orden que no se ve, y eso es Neftis.
Tu corazón late y no lo ves. Es Neftis; algo real que pertenece a la vida que no se ve.
La sangre corre por tus venas, pero no la ves. Es Neftis.
Los huesos sujetan tu estructura, pero tampoco los ves. Solo ves la superficie, pero todo lo que te permite ser, en niveles que no ves pero que te permiten la existencia, es Neftis.

Es un lugar al que llegas cuando has traspasado la frontera de la superficie para entrar más allá del velo que oculta la realidad. Neftis es más allá del velo; es un gozo, porque más allá del velo es gozo.

COLUMNA 6:
Si sobre los sellos que ocupa la serpiente se va a situar la onda del caminante del cielo, el lugar donde se inicia la onda de la serpiente, puesto que es la sexta columna, es el sexto lugar de la onda del caminante del cielo, es decir el espejo 6, que también es en sí un portal dimensional, que forma parte de una de las diagonales que cruzan el Tzolkin, partiendo del sol 7 o sol resonante.
Nuevamente volvemos a encontrar una referencia a la familia del día verde en forma del espejo 6.

La onda de la serpiente ocupa la columna 6 desde el quinto lugar hasta el 17. Toda la columna es de portales dimensionales y tiene su oculto en la columna 8. Las columnas 6 y 8 forman lo que podemos denominar columnas de Hércules, como acceso al interior de la estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, lugar dimensional.

Cuando colocamos el Tzolkin de ondas, el lugar de la onda de la serpiente lo van a ocupar todos los tonos 6, desde la quinta onda, que es la del caminante del cielo y da origen al segundo castillo, hasta la onda 17 de la luna, que es justamente el inicio del castillo verde.
De esta manera podemos ver que por debajo en algo que no se ve de forma inmediata, lo que corresponde al día Neftis en los días epagómenos o Uayeb, tiene una relación con el acceso al castillo verde, porque la onda de la serpiente está uniendo desde el inicio del segundo castillo hasta desembocar en la entrada del castillo verde.
El único castillo que queda fuera en la onda de la serpiente es el primer castillo.
La ubicación de la onda de la serpiente a través de todos los tonos 6, llega hasta la luna, inicio del castillo verde.

Como onda 9 se va a instalar en el noveno lecho horizontal, que es justamente el ocupado por la luna. Los sellos de la onda de la serpiente tienen una resonancia con todos los sellos donde se expresa la luna, por un lado, y con los que expresan el tono 6, en los castillos 2, 3, 4 hasta su inicio en el quinto.

La serpiente es la referencia justamente al vuelo de la serpiente emplumada. Ese vuelo también está haciendo referencia a lo expresado por el castillo verde. De alguna manera de lo que se trata en este código Tzolkin es de reconocer como lo que llamamos kundalini o luz en realidad pertenece a dimensiones superiores. Por ello siempre lo asociado a la luz y a la kundalini merece atención, siendo puestos los contenidos de lo conocido en suspenso, esperando que sea la propia experiencia la que dirija hacia lo que no se conoce.
El misterio de la luz es dejar que ésta luzca sin filtros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.