CALENDARIO MAYA – VÍA TZOLKIN:

Impulsa tu evolución con las publicaciones diarias y profundiza con nuestras herramientas

Según desde donde mires, encuentras. Si miras desde el miedo encuentras susto. Si encuentras hostilidad, que produce miedo como respuesta de salvación, es tu cerebro reptil lo que genera las imágenes. Eso se llama estrés, actividad del sistema nervioso simpático de supervivencia. Miras desde tu ojo reptil conectado a tu cerebro reptil, pero no eres reptil. Estás por debajo de la vida, en el inframundo.

Pero no eres reptil. Los humanos somos mamíferos, y hay un cerebro mamífero, con un ojo mamífero, que conoce y encuentra amor como vida. Sin embargo, aunque eres mamífero y puedes ver amor, no sólo eres mamífero sino que también eres águila, ave. Tienes alas y puedes ver lejos y profundo.

Puedes ver luz. Puedes ver luz al recordar tu vida y encontrar algo amoroso, que siempre te ha ayudado, protegido, cuidado en los momentos peores de catástrofe, incluso por tu error, tu falta.

El cerebro pensante encuentra sabiduría; aprendes, y eso también es luz. Si dialogas con la luz con integridad, con verdad, con humildad entonces claramente sabrás, oirás, verás y sentirás que la luz y el amor que encuentras fuera rodeándote también está dentro de ti como una semilla que quiere crecer. Y te dirá en su lenguaje, que tú entiendes, “¿me dejas crecer en ti?”. Y libremente respondes “sí quiero” o “no quiero”, porque eres libre siempre.

Ser libre es poder elegir. Compruébalo, como decía San Pablo segundo al instaurar la fiesta de la Divina Misericordia, la fiesta del Cóndor, la fiesta del Guerrero, la fiesta del Ajmaq. San Pablo segundo decía “no creas, compruébalo”, no sigas tu creencia que puede ser error o fake. Comprueba.

Y eso mismo dice el maestro Ruíz en los cuatro acuerdos toltecas: “no des las cosas por sentadas; comprueba”.

¿Por qué dicen lo mismo? Porque escuchas lo mismo gritado desde tradiciones diferentes, aparentemente diversas. Respuesta: porque es el momento. Es el momento de comprobar, es el momento de elegir, de ser libre, de despertar.

José Cabal. Viatzolkin.com