14 octubre 2020: Permitan que los niños rían, pero también que lloren si así lo sienten

Permitan que los niños rían, pero también que lloren si así lo sienten. En ocasiones se trata de una tristeza profunda, que no tiene su origen en el presente, sino que procede de su familia, de la sociedad o de momentos anteriores.
Cuando expresan las emociones con naturalidad e inocencia el corazón se expande.

Cuando se atreven a soltar lo que ya no sirve, aparecen nuevas sensaciones. La tristeza puede ser la puerta de acceso hacia el bienestar, la sensación de paz interior, la plenitud. Gracias.

Anaterapiasdeluz
Víatzolkin