Tradiciones hermanas del 20 de julio: explorando con gozo las emociones

20 de julio
Enlazamiento de tradiciones hermanas del 20 de julio. Caminante del Cielo y Mano.
Como kin del día tenemos al caminante del cielo entonado, que también podríamos denominar como caminante de la luna, ya que es el tono 5 de la onda de la luna.
Y como nawal del día tenemos a la mano con la fuerza 11, que también podríamos denominar la mano de la tierra, porque pertenece a la onda de la tierra.

Como de costumbre, podemos encontrar que uno traduce al otro. El caminante de la luna, que desde su tono entonado 5 le da fuerza al propósito de la luna, para limpiar las emociones y poder situarte en la quinta dimensión, es similar a la imagen del nawal.
Es como algo que se mira al espejo. Aunque parezca que la imagen es otra, es la misma.

El caminante 5 habla de explorar y de gozo. Esa exploración no está condicionada por el estrés, la rabia, el miedo, la envidia o cosas así, sino que es una exploración gozosa.
Estás limpiando las emociones cuando revives la situación, pero en lugar de centrarte en los contenidos que te enfadan, asustan o estresan, los exploras, entreteniéndote en considerar todas las posibilidades y realidades de las que están compuestos. No necesitas querer terminar con el asunto, sino explorar con esa disposición con la que te adentras en un bello jardín o te dispones a ver una película que has elegido porque te interesaba el tema, y que incluso es posible que la veas varias veces, extrayendo cada vez más contenidos.

En la otra imagen aparece la mano de la tierra, mano espectral, mano con la fuerza 11, que desde alguna óptica puede significar que estás emitiendo luz, porque interiormente estás cumpliendo tu misión o servicio. Aquello que aparece con la fuerza 11 está asociado como oculto con algo que aparece con la fuerza 3, que expresa el servicio.
La mano con la fuerza 11 expresa una acción, una realización, algo que en su interior contiene algo que te hace libre, ya que sabes que hay otra realidad más allá de la aparente de las cosas, que es lo que expresa el mago 3 (oculto mano 11).
Esa evocación de la otra realidad, ya relativiza cualquier cosa. Entonces, tu permites que suceda, aunque no sea algo que voluntariamente hayas decidido, sino que simplemente te ves inmerso en ello y permites que suceda.

Ese mago 3 está en la onda del humano, por lo que amplía tu libertad y te expande desde su color amarillo, permitiéndote entrar en situaciones no congruentes, pero manteniéndote ecuánime y sin miedo, porque sabes que detrás de todo lo que sucede está lo sagrado y la fuerza amorosa de la vida. Ahí actúas como ese mago 3, que lo que está realizando como color azul es la sanación expresada por la mano 11.

Cuando consideramos estos dos sellos, nos encontramos ante algo profundamente entrelazado. La sola observación de los oráculos ya despierta inmediatamente la resonancia de saber que te encuentras ante algo donde se expresa con claridad la sincronía.
Vemos al dragón 5 de la onda de la tierra presente en las dos imágenes. En una está como guía del caminante del cielo 5 y en otra como auxiliar de la mano 11. Es decir, la onda de la tierra, que es cuando te sitúas como voluntario alineado con el corazón del cielo, está presente y une las dos imágenes, expresando la solidaridad y la misión de la luz.

También vemos al caminante del cielo en las dos imágenes, en una como kin del día con el tono 5, y en la del nawal como el otro auxiliar, con la fuerza 4.

Misteriosamente, también vemos que sobre el lugar que ocupa el caminante del cielo 5, kin 213, se va a colocar justamente la mano 11, es decir que la actitud de la mano 11 es evolutiva y produce ese extra de energía que supone la activación de las células madre sanadoras en ti.
Al mismo tiempo, vemos que al colocar el Tzolkin de ondas sobre la mano 11, que es el nawal, aparece la mano 9, mientras que la mano 11 va a ocupar el lugar del caminante del cielo 5.
Hay un intercambio de roles.

Si eres mano 11 o te identificas más con lo que representa el nawal del día, cuando actúas como un caminante del cielo 5 estás activando tus neuronas espejo, y eso nos da la clave de en qué forma la exploración de las emociones le da fuerza al propósito de la luna, que es activando las neuronas espejo.
Al activar las neuronas espejo recibes una información muy amplia de la emoción bajo la cual estabas atrapado, permitiéndote modificarla al perdonar, agradecer y bendecir.

Las células madre multiplican tu energía y las neuronas espejo expanden tu conciencia, siendo las herramientas que te permiten el trabajo interior para entrar en la quinta dimensión.
Gracias, bendición.

20 de julio: Explorando otros caminos para gestionar las emociones desde el amor

20 de julio. CAMINANTE DEL CIELO Entonado 5. Mano 11 y Tierra 6 en el Tzolkin evolutivo.
Hay ciertos estados, como puede ser la tristeza, depresión, etc., a los que es fácil engancharse. Es algo que se llega a conocer, por lo que de alguna forma aporta una especie de seguridad.
Sin embargo, hay otras emociones, más elevadas, que decimos son la puerta del cielo o eso que llaman quinta dimensión, por ejemplo, la empatía y la dicha.
La transición de las vivencias de un tipo a las de otro se realiza siguiendo caminos distintos a los habituales (ya sabemos que no es cuestión de “repetir”), explorando opciones, actitudes e intenciones, pero sin esfuerzo y buscando gozar del proceso.

No se trata de “no sentir”, sino de entrar de lleno en ese mundo emocional, con intensidad, atreviéndonos a mirar, con conciencia, para colocar y limpiar aquello que nos hace daño. La historia se puede reescribir, encontrando un sentido a lo sucedido, sin necesidad de hablar de agresores y víctimas, buenos y malos.
Las heridas no se curan mirando hacia fuera, sino dedicándolas atención.

En su proceso evolutivo el humano está conectando con el corazón de la tierra. Ambos están armonizándose (estrella, sello oculto), liberando su dolor, desde el amor.

Gracias a los voluntarios que se atreven a mirar y gestionar sus emociones desde el amor.