Tradiciones hermanas del 22 de julio: A veces, ampliando la visión ves que aquel daño te llevaba a un tesoro.

22 de julio
Enlazamiento de tradiciones hermanas del 22 de julio. Águila y Luna.
En el segundo día del uayeb encontramos al águila resonante como kin y a la luna con la fuerza 13 como nawal.
Se trata de la luna transcendente y la forma en que es resonante la luna (águila 7). Es decir, la luna, que es la emoción y el agua, posee la capacidad de ser canal para ver la maravilla, como experiencia. Las vivencias experienciales las expresa el azul y el ser un canal lo expresa el tono 7.
El águila está indicando una forma de ver la vida desde la emoción, limpia de daño. Cuando no hay daño emocional, desde la emoción ves la maravilla.

Por eso vemos que la forma evolutiva del águila 7 es el caminante del cielo 11, actuando desde el ensueño (onda noche), atrayendo la abundancia al crear imágenes de maravilla. Creas lo que crees ver, o sea lo que ves. Claro que tu visión puede estar distorsionada por el daño emocional, y entonces creer ver daño y no poder ver maravilla.
Por eso es evolutivo, permitiéndote recuperar tu verdadero ser al explorar las emociones tratando de verlo desde otra perspectiva. A veces, ampliando la visión ves que aquel daño te llevaba a un tesoro.

También la actitud del explorador (caminante del cielo) aparece asociada de forma evolutiva a la luna con la fuerza 13, que es cuando el voluntario alineado con el corazón del cielo (onda tierra) ha llegado al final de su proceso y ha limpiado sus emociones.
Por eso el camino para canalizar la maravilla desde la emoción que expresa el águila 7 de la onda de la luna, que ya está en el quinto castillo, se inicia previamente en el cuarto castillo desde la actitud del voluntario, que al final de su proceso ha limpiado sus emociones, apareciendo entonces como luna 13.

Los dos auxiliares de la emoción (luna 13) son el águila y la noche. La noche es la que permite al caminante del cielo su exploración gozosa.

El segundo día del uayeb tiene una relación con el color blanco, ayudando a recuperar el blanco, que limpia y ayuda a desintoxicar las emociones.
En ese desintoxicar las emociones, la luna, cuyo origen es la luz cumpliendo una misión (dragón) puede llegar a su destino (tierra).
La impecabilidad de la alineación y el fluir. El fluir armónico supone que no hay daño.
Gracias y bendición.

22 de julio. El águila ve la maravilla, que es plural y social

22 de julio. ÁGUILA Resonante 7. Caminante del cielo 11 y Tierra 7 en el tzolkin evolutivo.
¿Qué es lo que ves?, ¿qué es lo que resuena en tu vida?
Estamos eligiendo qué es lo que queremos ver, y por lo tanto cómo queremos vivir.
¿El entorno es agresivo?, ¿los demás nos dificultan la vida?
Todos hemos pensado así en algún momento, pero ese tipo de pensamiento es precisamente el que nos impide avanzar y encontrarnos mejor.
Elevar nuestra visión significa encontrar que lo que sucede es lo mejor, aunque quizá en el momento concreto no podamos entenderlo, y que somos nosotros los que tenemos que vivir unas determinadas experiencias, para superarlas, desbloquear algo, o simplemente para no volver a elegirlo. En ocasiones la solución es simplemente observar, con conciencia y de forma elevada, desapegándonos del problema concreto, sin querer vencerlo siquiera.

En este segundo día fuera del tiempo, dentro del uayeb, seguimos viviendo la atemporalidad, lo que sucede justo en este instante, creando en cada momento lo que somos.
Estamos aprendiendo a volar, para despegarnos de lo concreto y lo aparente, percibiendo de forma global y profunda la realidad. Hay mucho más allá de las apariencias.
El águila ve la maravilla (onda estrella), que en nuestro caso es plural y social (sociedad de la estrella).
Nos queda todavía mucho por avanzar, gracias a Dios.
In lak’ech. Yo soy otro tú.