El despertar es un transvase

El despertar es un transvase, porque gran parte del despertar sucede en el mundo de las emociones. Es necesario limpiar, desintoxicar y sacar el daño emocional, y la emoción es el agua.

La emoción conecta con el ser multidimensional, que de alguna manera es el ser extraterrestre. Todo el agua que hay en la tierra viene de más allá del sistema solar y el ser humano está también hecho de agua en un 70%. Conectar con ese agua extraterrestre es recuperar tu conciencia extraterrestre. Entonces, te das cuenta de que estás aquí no circunstancialmente sino cumpliendo una misión, intencionalmente. Has venido aquí a recuperar, a sanar algo, a recuperar tu conciencia de plenitud.

El caminar en ese presente, que te traslada del presente sufriente al presente maravilloso, se hace a través de la conciencia de la emoción, y eso es un transvase.

Dentro de esa conciencia, de esa iluminación de la emoción, se trata de eliminar aquello que proviene del miedo, del sufrimiento, del odio, de la envidia, del auto desprecio, del desprecio del otro o del desprecio de la vida, y conectar con la maravilla.

La forma de eliminar todo ese contenido desde lo mágico maravilloso es simplemente decir, deseando que suceda, sabiendo que es posible: “elimino estos programas y activo la conciencia de la plenitud, la conciencia del gozo y la conciencia del amor. Elimino y elijo”.

Desde el mundo mágico-maravilloso del agua cósmica, puedes elegir, y eso es lo que provoca el transvase, de una situación a otra.

Quizá es simplemente a lo que venimos, a despertar.

Las personas que tienen sellos blancos o azules, a través de sus experiencias están viviendo el presente

Hay unas personas que nacen en sellos blancos o sellos azules, y otras que nacen en sellos amarillos o rojos.

El blanco y el azul son sellos ocultos, y también el rojo y el amarillo. Así, la persona que nace en sello blanco tiene como oculto un sello azul, y al revés, y la persona que nace en sello amarillo tiene como oculto al rojo.

Las personas que tienen sellos blancos o azules, a través de sus experiencias están viviendo el presente. Son personas que están concretizando el presente, mientras que las personas con sellos rojos o amarillos, que están más relacionadas con el futuro y el pasado, están concretizando en el mundo real lo que está en el mundo de lo posible, pero sin una implicación emocional. No les mueve una emoción, sino más bien el cumplimiento de una misión, qué tienen que hacer, qué saben hacer y qué terminan por hacer, a pesar de cómo interfiere toda la parte educacional, que les lleva en otras direcciones, pero finalmente se conectan con esa misión que tienen que realizar.

Entonces, hay unas personas cuyo cometido es vivir el presente, aportando esa conexión con las emociones (sellos blancos y azules), y otras que están creando realidad (sellos rojos y amarillos).

El amarillo es el rojo, solamente que ha madurado y ha dado un fruto. El rojo-amarillo es la necesidad de crear realidad y el azul-blanco es cómo entra la emoción, el agua de más allá del sol. El agua, que es creador, crea el presente a través de las personas que nacen con esa configuración.

Entonces, por una parte está el agua y por otra está lo que llamamos la luz, el sol, el calor. Hay unas personas que son rojo y amarillo, que tienen más relación con la luz y son más creadoras y menos emocionales, y otras que tienen más que ver con el agua, con el amor y son más emocionales.

Todas las personas estamos hechas de agua

Todas las personas estamos hechas de agua. Parece que estamos hechos de otra cosa, pero en su mayor parte el cuerpo esta hecho de agua. 

El agua no tiene forma, excepto cuando aparece en forma de nube, lo cual sucede ante nuestros ojos cuando el agua está en el cielo.

Parece que en nuestra dimensión, la dimensión donde la Madre Tierra nos sostiene y nos nutre amorosamente mientras tal vez aprendemos a volar, como la luz entre las dimensiones, el agua no tiene forma.

Las piedras y las cosas sí tienen forma, pero el agua no, el agua toma la forma de lo que la contiene. El agua se adapta a cualquier forma. Su única forma es la horizontal, que en realidad es circular. La horizontal solo es horizontal en lo pequeño, ya que en lo grande lo que parecía horizontal es circular. 

Entonces, podemos decir que ese agua cósmica, que pertenece al cielo y que no tiene forma, crea un cuerpo con ayuda de la Madre Tierra para que tú seas tú con una conciencia personal y en algún momento inicies el camino hacia lo óptimo, el gozo, la maravilla, la plenitud y el amor.

Claro que el agua también son las emociones y la emoción te quiere llevar al cielo. Parece que el agua baja; parece que su lugar, su destino, su vocación o su atracción es bajar, pero no, la vocación del agua es subir, volver al cielo de donde proviene. Por eso te crea un cuerpo de agua en más de un 70%, para llevarte al cielo desde tu emoción. 


También lo vemos en los árboles, maestros de la paz y el amor. El árbol es agua mostrando el camino al cielo desde la paz, la sabiduría y el amor.

Como la espuma que flota sobre el agua, ese es Viracocha

Espuma sobre el agua; espuma que flota sobre la superficie del agua. Ese es el nombre que se otorga a esa energía benéfica, ayudadora y sabía, que crea y sustenta la realidad.

Como la espuma que flota sobre el agua, ese es Viracocha.
Pero todo ser humano también es Viracocha. Hay un despertar del ser humano que es flotar sobre el agua, pesar menos que el agua, ser elevado sobre el agua.

En el juicio de Osiris, el corazón debe pesar menos que una pluma de la Maat, de un ser que se eleva en el cielo, y entonces pertenece al cielo.
La imagen símbolo que presenta Viracocha, espuma sobre el agua, es conectar con la emoción, conectar con la paz, conectar con esa sabiduría amorosa. Pero eso supone limpiar tus emociones y transmutar el daño emocional.

El agua viene de más allá del sistema solar. El agua viene de más allá del sol, de más allá de la luna. Se trata de conectar con tu ser extraterrestre que está aquí cumpliendo una misión, como el agua. Se trata de fluir sin conflicto, como un voluntario amoroso.

Viracocha flota como la espuma sobre el mar.
También en el viejo continente vemos a Moisés flotando sobre el agua.
También en el viejo continente Moisés flota como la espuma sobre el agua, abriendo un camino hacia la libertad y los hechos milagrosos.

No te singulariza tu ego, sino tu misión

No te singulariza tu ego, sino que quien te singulariza es tu misión.
El ego no te singulariza, sino que más bien te apelmaza y te agrupa según los criterios del miedo y te saca de tu auténtica singularidad, que es la que te lleva a cumplir tu misión y a ser feliz cumpliendo tu misión.

El ego te lleva a intentar ser poderoso para huir del miedo, y entonces te juntas, te apelmazas con las personas que te hacen sentir poderoso.
El ego te lleva a querer sobresalir, y entonces te unes, te apelmazas con los que te ayudan a sobresalir, haciendo como bandos de unos contra otros, porque estás utilizando el arquetipo del miedo, de las fronteras, de las guerras y de los abusos.

El abuso te hace sentir fuerte, que es lo que quiere el ego, pero es una distorsión que anula el sentimiento de amor, es decir, rompe los lazos que te unen a todas las demás personas y te aísla.
Lo que te aísla, no te hace feliz. Puede parecer que sí en algún momento, pero finalmente no.

Conectar con tu misión te conecta con tu agua. Pero es que el agua en esta dimensión está cumpliendo una misión. Por eso es adecuado reconocerte en el agua, pero en el agua cumpliendo una misión.

Eso también abre una nueva cuestión. Si el ser humano es en su mayor parte agua, entonces por qué el agua al cumplir una misión se ha singularizado y te ha hecho diferente de todas las demás personas que como tú también son agua; por qué el agua busca singularizarse y lo realiza; por qué cuando el agua se pone unos zapatos, una camisa y un traje busca singularizarse.

Si el agua está cumpliendo una misión es porque esa singularidad que eres tú es parte de esa misión. Y entonces se trata de recuperar todos esos contenidos asociados a esa singularidad.

La sabia es la risa de los árboles

La sabia es la risa de los árboles, porque los árboles siempre se ríen.

El agua de los ríos es risa.
El agua de los ríos es la risa de la madre tierra.
La madre tierra siempre se ríe. Siempre hay risa, siempre hay río. Si no hay río no hay risa.
Pero la madre tierra sabe reír. Siempre habrá río.

La madre tierra se comerá el microplástico.
La madre tierra eruptará. La madre tierra dejará escapar el gas y seguirá riendo.

La vida es bella y seguirá siendo. Da igual como sea la llama, el fuego sale de otra dimensión.
La llama sirve para ver en la circunstancia. Solo que la circunstancia es aquí y es ahora, pero la esencia está fuera del tiempo.

Aquí y ahora tienes que hacer algo, ser tú. Es decir florecer, quizás ser feliz y reír, quizás bendecir y no estar encogid@,quizás perdonar, quizás encontrar tu agua.

El agua resucita lo que está muerto. Tu tienes poder cuando amas. Tu eres risa cuando amas.