En el centro de la chakana hay un vacío

Es importante reconocer que en el centro de la chakana hay un vacío, un hueco vacío, un círculo que no contiene materia, sino vacío, porque eso es reconocer que hay una frontera entre las dimensiones, que hay una actuación que corresponde a lo lleno de la materia y otra que corresponde al vacío de materia.

Tú puedes vivir en la materia, y puedes vivir y expresar la no materia, porque la materia no expresa la existencia. Repetimos, la materia no es la única expresión de la existencia. No tiene el copyright de la existencia. La existencia no es igual que la materia.

La configuración donde la materia adquiere o expresa forma, para poder concebir palabras que expresan forma, no es la única expresión de la existencia; no es la única expresión del ser.

El ser siendo no necesita forma. Es un descendimiento el que sucede cuando el ser siendo adopta una forma material. La forma material es la que permite la aparición de palabras, que expresan esa forma material, el nombre de las cosas: cuadrado, redondo, cubo, alto, bajo, arriba, abajo, derecho. Son palabras que expresan una realidad cuando aparece la forma.

¿Por qué llora Viracocha?

Hola. Disculpen si molesto. No es mi intención.
Estoy hablando de la Chacana desde la admiración y el respeto.
Estoy hablando de la Chacana, de Viracocha y de la cultura andina desde el cariño y la complementariedad.

Sucede que Chacana tiene un significado de UNIR lo separado. Según Wikipedia en el Quechua Chinchay, tsakana significa “útil o material para usar como puente o unión entre dos elementos o partes separados”. Por eso puede ser considerada la Chacana como una escalera que une arriba y abajo, también como una puerta que une dimensiones, o como un puente que une en lo horizontal. Entonces, claramente su intención es UNIR lo separado.
Por eso encontramos que es la propia Chacana la que atrajo a la unión como un sacramento, es decir desde su sagrado designio, a los seres humanos separados por los mares océanos.

Entendemos que la Chacana es Viracocha, y Viracocha, el dios creador, es la Chacana.
Entonces la creación es Unión. Todo está Unido. Todo es Uno. Y el Uno une.
La ley es la unión. La ley de la gravedad te une a la madre Tierra aunque no te des cuenta.
El aire también une. Todos los seres humanos estamos como materia pegados a la tierra, que también une a todos los árboles, a los montes y a todas las cosas. Pero los seres humanos también estamos unidos por el aire que respiramos, que también nos une con los animales y con las plantas. Y también el tiempo une.
La ley es la unión, porque la unión es Amor.

El asunto entonces, al despertar la conciencia del amor, es la unión, el reconocimiento y honra del otro. Por eso existen los océanos, para escenificar la separación y para crear la unión.
La Chacana, que también es Viracocha, une la humanidad separada para realizar lo sagrado, transcendiendo el juicio.
Transcender el juicio hace ligera tu alma y te abre la puerta del gozo.

No NE CE SI TAS que te pidan perdón. Sí NE C E SI TAS perdonar.
Al perdonar, SANAS TU LINAJE.

¿Hay alguien que se cree libre de error? ¿Hay alguien que nunca ha hecho daño intencionadamente o sin intención?, ¿Hay alguien que nunca ha insultado, difamado, odiado, maltratado, abusado, etc., etc., etc., etc. Y a veces entre hermanos, padres, parientes, etc., etc.
Pues ahora piensa en tu linaje. Quizás lúcidamente encuentres que perdonar también te perdona y quizás encuentres que al perdonar actúas lo sagrado. Al perdonar liberas tu linaje, sanas tu linaje y también tu descendencia, porque es linaje Viracocha.

Al perdonar, eres Chacana, porque eres puerta, puente y escalera. Y quizás también entiendas por qué llora Viracocha. Viracocha llora porque quiere unión.

Como Shu crea a Geb y Nut, Viracocha crea al Sol y la Luna

3.
Vemos a Viracocha en la Puerta del Sol, en Tiahuanaco. Está arrodillado. No está parado sobre sus pies, sino que está sobre las rodillas. Con sus báculos, pero sobre sus rodillas. En la estela Raimondi lo vemos sobre sus pies, también con sus báculos.
Podemos preguntarnos por qué está representado el Dios creador en esa posición, por qué está arrodillado.

Viracocha crea el Sol, la Luna, los seres humanos, las montañas y las plantas. Entonces, ¿por qué está arrodillado? Esa no es la forma en que se representa al poderoso Dios creador.

En Egipto encontramos también una representación del Dios creador arrodillado.
Se trata de Heh, el Dios creador de Hermopolis. Heh también aparece arrodillado con dos varas, en este caso de palmera.
El asunto es que Heh no solo es un Dios primordial creador, sino que es Dios del infinito y de la Eternidad, y también es hipóstasis de Shu, es decir, otra forma de Shu.
Como Dios de la Eternidad y del Infinito, Heh aparece como ocho Heh, formando cuatro parejas.
Entonces, vemos la diferencia entre Shu y Heh. Shu, que crea espacio para el ser humano, es padre de Geb y Nut, el cielo y la tierra, de modo que en él se une la dualidad.
Pero en la forma Heh lo que aparece es la dualidad. Y vemos en los 8 Heh esa dualidad, porque cada Heh es una pareja.

También en la tradición maya hay 4 parejas que son 8 personas, como abuelos que dan origen a todos los seres humanos.
En la tradición de los Andes, Viracocha y el centro de la chakana, el centro circular vacío de la chakana, son antes que la forma, donde aparece la dualidad.
Como Shu crea a Geb y Nut, Viracocha crea al Sol y la Luna.

En el Popol Vuh vemos las cuatro parejas que dan origen al pueblo Maya. Balam Quiché, que es el primer hombre en ser creado a partir del Maíz por el Dios Creador Huracán y su pareja Cajá Paluná.
Luego aparece Balam Acab y su pareja Chomijá. Luego Mahucutac y Tzununijá y para terminar de formar el cuadrado, Tawantinsuyo, aparece en cuarto lugar Iqui Balam y Caquixajá.
Decimos que estos cuatro abuelos con sus abuelas parejas son un Tawantinsuyo porque “Tawan” significa cuatro y “suyo” significa linaje.
Estamos hablando de cuatro linajes cuando hablamos de Tawantinsuyo y también cuando hablamos de los cuatro abuelos mayas y sus abuelas parejas. Estamos hablando de los ocho abuelos que también son los ocho Heh.

Los ocho Heh son los cuatro pilares que sostienen la realidad. En esencia el dios creador Heh aparece indistintamente como uno y como ocho.
También los seres humanos somos uno en nuestra conciencia, pero somos muchos más. Somos uno o creemos serlo, como “yo ideal”, pero también somos alguien como hijo, como padre, como hermano, como vecino, como creyente, como político, etc. Por ejemplo, hay personas que en un determinado ambiente tienen fama de divertidos y en otro tienen otra fama diferente.
Quizás creamos que siempre somos el mismo, pero es fácil encontrar que no es así. Si eres el jefe en tu empresa te escuchan todos siempre, pero cuando estás con tus padres quizá tú actitud sea diferente y si estás comprando algo también tu comportamiento sea otro. Y así en muchas otras situaciones.
Podemos entender que somos uno y muchos más, sin que signifique esquizofrenia, aunque de alguna manera también.

Heh, Dios creador, aparece arrodillado como Viracocha, Dios creador, y también es los cuatro Heh con sus cuatro Heket, que son los cuatro pilares del mundo y las cuatro direcciones, los cuatro rumbos, pero también los cuatro linajes originales dónde está toda la humanidad, conformando entonces la tierra mágica dónde tú también siempre eres mágico porque tu linaje es mágico si tus palabras son mágicas.