La alineación con el corazón del cielo y de la tierra te abre los portales dimensionales que te transforman en humano

El quinto día del castillo verde presenta un encaje especial, en cuanto a su intensidad y a su contenido, con el año de la era común en que estamos.
El quinto día del castillo verde pertenece a lo atemporal porque expresa un contenido tipo, independientemente del momento concreto en que se presente. Pero en este año concreto 2014 de la era común presenta un contenido actualizado, con una especial intensidad.

Por un lado hay algo invariable, ya que el quinto día del castillo verde siempre es caminante del cielo 5, pero por otro lado está la forma en que se concretiza en el tiempo real, que en su traducción al tiempo de la era común aparece como 31 de mayo, pero en su traducción espiritual se revela como ascensión, es decir, el momento en que Jesucristo sube al cielo.

Por un lado es un caminante del cielo poderoso, para introducirte en el propósito que aparece al inicio del castillo verde, y por otro lado está escenificando cómo Jesucristo asciende al cielo.
Claro, previamente ese caminante poderoso ha entrado en el inframundo y ha salido indemne, más vivo y luminoso.
Visualmente puede ser contemplado en esa personificación de lo que se expresa con el número 5, donde aparece la serpiente, o sea la luz kundalini interna de cada persona. Ese caminante, que entra y sale del inframundo, también en este día aparece como accediendo a una montaña en la tierra, o sea arriba, y finalmente entrando en el cielo.

Hoy en el Tzolkin es caminante del cielo 5, que es el primer 5 del 5º castillo, castillo verde, y también corresponde como propósito al inicio de la 5ª onda (onda caminante del cielo).
El quinto sello es la serpiente y es diferente de la realidad que expresa el quinto castillo o castillo verde. El quinto sello no es la realidad del castillo verde, sino la preparación para acceder a él.
Son dos realidades dimensionales diferentes.

Por un lado está el ritmo del 4, con los 4 colores, que expresa una dimensión que podríamos considerar como cuarta dimensión, acceso a la 5ª dimensión.
Y por otro lado está el ritmo de 5.
En el ritmo del 4 están expresadas las 4 direcciones, o sea un suelo dimensional, pero cuando aparece el 5 se convierte en el centro donde te conectas y alineas con el centro de la vida, con el corazón amoroso del cielo y con el corazón amoroso de la tierra, y es ahí, en el 5, donde se produce un salto dimensional.
Esa conexión es la que te introduce en la escalera ascendente o descendente, donde puedes entrar en el cielo y bajar al inframundo, pero ya no atrapado en el poder del inframundo, sino libre, que es lo que expresa la Pascua.

También el sello 17 de la tierra habla de alineación, porque el voluntario está alineado con el corazón del cielo y su misión, y con el corazón de la tierra, es decir, firmemente asentado, traduciendo a la tierra. Pero el 17 también es la luna, el inicio del castillo verde.
El 17 transcendente, es decir expresando las ondas, es justamente la luna, es decir el castillo verde.

Si miramos las indicaciones que aporta lo que llamamos Tzolkin evolutivo, que es el que se forma presentando las 20 ondas, vemos que por un lado se presenta como tierra 6 y por otro como mano 11.
En la tierra 6, el 6 expresa lo mismo que aparece en la columna 6, que son portales dimensionales. El propósito es el humano, la libertad, y lo que abre los portales es la actitud del voluntario, la tierra 6. La tierra 6, la alineación con el corazón del cielo y de la tierra, te abre los portales dimensionales que te transforman en el humano, donde aparece en plenitud la expansión del color amarillo.
Por otro lado, la mano 11, que pertenece a la onda de la tierra, expresa cómo el cumplimiento de la misión produce gozo, que como 11 está expresando un nuevo nacimiento.
De modo que lo que es evolutivo es la actitud del voluntario que abre puertas y también el propósito del voluntario y el cumplimiento de la misión, la cual encuentras desde tu centro.

MOISÉS INICIA SU HISTORIA CUANDO, VIENDO LA INJUSTICIA SOBRE OTRO YO, SE ILUMINAN SUS NEURONAS ESPEJO.

La serpiente, sello cinco, por su resonancia con el cinco expresa el gozo del Caminante del Cielo, que es la onda 5. Claro que este gozo del Caminante del Cielo está asociado a la emoción, al agua y al blanco, al gozo blanco.

La serpiente 5, que expresa el gozo del caminante del cielo, onda 5, gracias a la emoción nos sitúa en otro 5, el castillo 5, verde, de la sociedad de la estrella. Es decir hay un 5 como sello, un 5 como onda y un 5 como castillo, y todos estos contenidos son sumables.

El sello 5 resuena, aunque sea de lejos, con el castillo 5, y la onda 5 también resuena, más cerca, con el castillo 5, porque el 5 siempre habla de un 4+1, de una transmutación.

 

Ciertamente Moisés conocía esto, y el pueblo de humildes sabios que transmiten el conocimiento de que el humano es el hermano gemelo de Dios, también aporta estas claves.

Podemos ver un suceso que se expresa en la Biblia, donde están Aarón y Moisés -que también son unos gemelos, uno rico y otro pobre, o por lo menos “hermanos”- en su diálogo con el depredador, en este caso expresado por el faraón, o sea aquello que te saca de lo real porque dice que tú no eres libre sino esclavo. En ese diálogo con el depredador, la vara que lleva Aarón y que expresa un programa de forma similar a la semilla, se convierte en una serpiente. Es decir aparecen la semilla y la serpiente, que son en la visión del Tzolkin las columnas de Hércules, o el acceso a la inmortalidad y al nuevo nacimiento.

En ese diálogo, la sabiduría del depredador sabe hacer también algo parecido y aparecen muchas serpientes de las varas de sus sabios, pero la serpiente de Moisés se come a todas las demás.

 

La historia de Moisés puede ser expresada de la siguiente manera.

Dragón-primera onda roja-solidaridad: Moisés inicia su historia cuando viendo la injusticia sobre otro yo se iluminan sus neuronas espejo y responde al impulso de ayudar a otro yo. La serpiente de Moisés-Aarón tiene su raíz en las neuronas espejo de la solidaridad.

 

Caminante del cielo-segunda onda roja: El segundo paso de Moisés está asociado con el caminante, ya que se trata de caminar: Moisés caminando por el desierto, terminado su caminar cuando habla con Dios, y es entonces cuando recibe una misión.

Esto está expresado por la segunda onda roja, del caminante del cielo, onda 5. El caminar de Moisés primero es un hecho individual y después, en un segundo momento, es algo colectivo, porque guía al pueblo también hasta otro monte -o sea otra elevación, porque el cielo es otra elevación y el caminar hacia una elevación es caminar al cielo, al encuentro con dimensiones superiores-, donde el pueblo recibe la comunicación de Dios. De alguna manera el Tzolkin propone el trabajo con los sellos como algo individual y en segundo lugar el trabajo con las ondas como algo colectivo.

 

Serpiente-tercera onda roja: La tercera presentación de Moisés está asociada con la misión. La serpiente aparece como novena onda, inicio del castillo 3, del tiempo real y del nuevo nacimiento. Y precisamente, el inicio de su misión es este hecho milagroso de la serpiente: su serpiente se come a las otras.

La serpiente, lo rojo, que se había iniciado con la solidaridad, había seguido con el caminar hasta ver a Dios, ahora entra en un nuevo tiempo, tiempo del nuevo nacimiento, a través de la misión.

 

Tierra-cuarta onda roja: La cuarta onda roja es la tierra. Moisés termina su misión viendo la tierra prometida.

Moisés es un guerrero, guiado por Yahvé Sebaot, y el guerrero te lleva al salto evolutivo.

 

Al mismo tiempo que la vida de Moisés contiene las cuatro presentaciones iniciales de lo rojo, también contiene las cuatro presentaciones de la familia del dragón, porque primero actúa desde la solidaridad pero luego actúa como un enlazador, porque guía al pueblo a enlazar con dimensiones superiores, lo cual sucede en el Sinaí.

Y también actúa desde el Mono, tercera presentación de la familia del dragón, porque es el nuevo nacimiento, ya que el acceso a la libertad que expresa la pascua es un nuevo nacimiento. Algo existe, pero como esclavo, y el nuevo nacimiento es a la libertad. El humano primero nace, y el segundo nacimiento, a la conciencia, es un nacimiento a la libertad, conteniendo un osar, porque el miedo hace mirar hacia atrás.

Pero hay un cuarto paso, que es cuando Moisés, sin batallar, es un guerrero triunfar.

 

Escenifica los 4 sellos de la familia del dragón, al mismo tiempo que los 4 primeros castillos. El guerrero es la frontera del cuarto castillo y Moisés solo llega a la frontera de la tierra prometida, es decir “ve” la tierra.

Quien entra en la tierra son los hombres nuevos. Es una transmutación y Josué es como un rejuvenecimiento de Moisés.

 

Y luego está el quinto castillo, castillo verde.

 

La serpiente, que realiza el dragón-caminante-serpiente-tierra-luna, o sea la luz cumpliendo una misión en la forma, se come a todas las otras, porque es real, y las demás desaparecen.

Sí, hay un camino hacia la libertad y la plenitud.

Gracias.