Las personas que tienen sellos blancos o azules, a través de sus experiencias están viviendo el presente

Hay unas personas que nacen en sellos blancos o sellos azules, y otras que nacen en sellos amarillos o rojos.

El blanco y el azul son sellos ocultos, y también el rojo y el amarillo. Así, la persona que nace en sello blanco tiene como oculto un sello azul, y al revés, y la persona que nace en sello amarillo tiene como oculto al rojo.

Las personas que tienen sellos blancos o azules, a través de sus experiencias están viviendo el presente. Son personas que están concretizando el presente, mientras que las personas con sellos rojos o amarillos, que están más relacionadas con el futuro y el pasado, están concretizando en el mundo real lo que está en el mundo de lo posible, pero sin una implicación emocional. No les mueve una emoción, sino más bien el cumplimiento de una misión, qué tienen que hacer, qué saben hacer y qué terminan por hacer, a pesar de cómo interfiere toda la parte educacional, que les lleva en otras direcciones, pero finalmente se conectan con esa misión que tienen que realizar.

Entonces, hay unas personas cuyo cometido es vivir el presente, aportando esa conexión con las emociones (sellos blancos y azules), y otras que están creando realidad (sellos rojos y amarillos).

El amarillo es el rojo, solamente que ha madurado y ha dado un fruto. El rojo-amarillo es la necesidad de crear realidad y el azul-blanco es cómo entra la emoción, el agua de más allá del sol. El agua, que es creador, crea el presente a través de las personas que nacen con esa configuración.

Entonces, por una parte está el agua y por otra está lo que llamamos la luz, el sol, el calor. Hay unas personas que son rojo y amarillo, que tienen más relación con la luz y son más creadoras y menos emocionales, y otras que tienen más que ver con el agua, con el amor y son más emocionales.

Lo que crea la realidad

Es fácil creer y considerar que la acción crea realidad. Se ve claramente cuando construyes una casa o un puente, creas una empresa o siembras un campo. Entonces, ves claramente que tu acción es creadora.

Pero eso es solamente un primer paso, un paso inicial. Es decir, estás actuando en lo más superficial de la realidad.

Luego te puedes dar cuenta, y de eso se habla actualmente en este tiempo que algunos llaman nueva era, que también la voluntad es creadora. Si enfocas tu energía en una dirección, puede ser que tengas resultado. Si no tienes resultado, a lo mejor explicas que eso no era bueno y había algo mejor.

La voluntad crea realidad. Eso es algo actual.

Sin embargo, ahora es importante incluir y reconocer cómo es la emoción la que crea realidad. La emoción crea realidad. Eso parece menos claro. Ahora es importante encontrar ese resorte.

La voluntad crea realidad, pero muchas veces conseguir lo que quieres es encontrar que no era eso lo que querías, o por lo menos no era eso lo que quería tu ser espiritual, tu alma, que es tu ser de gozo.

El ser de gozo es el alma, porque es el ser de lo óptimo. Y no siempre lo que quieres, aunque tu voluntad dirija la energía en una dirección y algo se forme o se conforme, es lo que consigues.

Ahora es importante encontrar cómo es la emoción la que crea realidad.

Cuando tus emociones son de estrés, a través de miedo, de deseo de conseguir poder o aprobación de otras personas, tu cuerpo, como resultado de esa emoción, está fabricando cortisol y otras emociones destructivas, ya que las emociones liberan hormonas.

El asunto es que, de forma invisible, el cortisol acorta tu vida y te lleva a la enfermedad, y además al no disfrute por miedo a perder lo que tienes, o al no disfrute por no haberlo conseguido, y cosas así.

Entonces, resulta que sí consigues cosas a través de la voluntad, pero es a costa de tu corazón o tu hígado. Y aunque consigues lo que quieres, no era eso lo que querías, porque lo que querías en realidad era ser feliz y ese triunfo no te ha dado felicidad.

Por otro lado, resulta que las emociones de creatividad y de amor atraen soluciones donde parecía que no existían, y hacen posible cosas que parecía que eran imposibles, incluso sin esfuerzo.

Pero, de cualquier manera, te introducen a través de tu emoción en algo que, al producir dopamina y otras sustancias de gozo, te hace vivir con plenitud, con gozo, con salud y de forma divertida.

Merece la pena explorar el mundo de la emoción y cómo se crea realidad desde la emoción.

El ser humano se mueve en un mundo de conflictos

El ser humano, esa conciencia unida a un vehículo, a un cuerpo, se mueve en un mundo de conflictos; se mueve en un mundo donde hay carencias, hay falta de atención. Estamos hablando por ejemplo de un bebé muy querido, pero que en algún momento lo llevan a una guardería o hay una persona que le cuida, que no es la madre o el padre, que tiene un hermano que se pelea por las cosas y se las quita, o simplemente que la madre tiene que atender otras necesidades, como alguien que llama a la puerta.
Esto hablando en un mundo de atención y no en un mundo de desatención, como sería un bebé abandonado o en males condiciones, un bebé a expensas de lo que quiera suceder: hambre, frío…
Sin embargo, aun en un mundo favorable, el ser humano se enfrenta con conflictos, porque es el lugar donde estamos.

El salto evolutivo está hablando de cómo entrar en contacto con otras dimensiones; cómo salir del sufrimiento y la carencia, incluso cuando estás en la situación privilegiada, pero solamente en lo material.
Hay una propuesta a través del símbolo de Ra, donde ese cuerpo situado en el mundo del sufrimiento y de la carencia necesita conectar con otra visión. Por eso aparece en la cabeza el halcón, el águila, que ve de otra forma. Nosotros podemos decir que ve la maravilla.

Entonces, está el cuerpo con la visión normal, que está viendo el sufrimiento, la carecía, lo que le produce miedo y cómo anticiparse al miedo. Y también está la visión del águila, que ve más allá.
Luego aparece la figura de la cobra, del Ureus, que aparece en una figura redonda, bordeando el sol. Entonces quiere decir que primero hay que despertar la visión y luego conectar con aquello que significa la cobra circular, que es la serpiente del agua, la cobra del agua, y es emoción.
Es una emoción que lleva dentro la luz, el sol. Hay un trabajo personal que es pasar del simple cuerpo al cuerpo que ve la maravilla, sanando la visión, y esa visión tiene que dirigirse hacia la emoción que en el interior tiene la luz. No le sirven otras emociones a esa hipervisión. Esa hipervisión, esa visión extra no es para ver más profundamente los conflictos, la no vida, sino que aparece rodeando la luz.
Entonces, hay un paso en el cual la visión se transforma en emoción, porque la serpiente de agua es emoción. El contacto con la emoción es el que te introduce en la luz. La pura visión mental que juzga no te sirve. Es la visión que ama la que te introduce en la luz.

La medicina del futuro

La medicina del futuro son las palabras. Podemos afirmarlo con total rotundidad, porque en parte ya es un presente. Podemos afirmar con total rotundidad que la medicina del futuro no va a estar hecha de sustancias, operaciones y prótesis, sino de palabras, de palabras verdaderas y de imágenes: poder ver y poder nombrar.
Ya es camino de sanación hoy, pero se adentra en el futuro con plenitud, porque ahora estamos reactualizando esas técnicas, esas formas de recuperación de la salud, y cuantas más personas se adentren en esa recuperación de la salud desde la vibración, más activo será el resultado.
No estamos diciendo algo especialmente esotérico, sino que ya hay muchos sistemas que están basados en la vibración y en la frecuencia. De hecho, los astronautas son controlados a través de sensores que permanentemente envían señales a su base, acerca de cómo está funcionando su corazón, su hígado, sus glóbulos rojos, sus constantes vitales, y desde la base, a través de frecuencias son modificados.

Entonces, podría parecer que la máquina es la que crea la frecuencia sanadora, pero no, la máquina solo imita la frecuencia sanadora, que ya está en el propio cuerpo del hombre. Está en sus cromosomas, que se comunican a través de frecuencias y liberan su información, que puede ser modificada igualmente a través de frecuencias. Y está en todos sus órganos, cada uno con una frecuencia idónea.
Las máquinas solo intentan aproximarse a esa frecuencia. Esa frecuencia que se emite a través de máquinas, se emite a través de palabras, sobre todo cuando la palabra está cargada de la emoción adecuada y verdadera; cuando la palabra está conectada con el agua cósmica, que ha creado la tierra por un designio, por un plan amoroso.
Cuando la emoción está cargada de esa energía es totalmente sanadora. Y eso aparece a través de mantras, palabras, imágenes, visualización de símbolos, oraciones y sobre todo de esa disposición de reconocimiento de la fuente, de la divinidad, de la energía desbordante del amor que crea la vida.

El amor es la verdad

EL AMOR ES LA VERDAD (Tiempo de Ser)

El amor es una emoción, pero no es una emoción. Es la verdad.
El amor es una emoción y actúa en el terreno de las emociones, provocando cascadas emocionales y respuestas fisiológicas, a favor de la vida o huyendo de la vida.
Pero dejar al amor, que es la verdad, solo en el territorio de las emociones, es una reducción, y de esa manera le privas en parte de su potencialidad.
Mientras que reconocer la realidad de verdad en el amor no le priva de sus características como emoción, sino que, al contrario, las potencia, porque reconocer la verdad te hace más real y más cierto

Actuar despierto

ACTUAR DESPIERTO (Extracto del Libro “El poder del agua. El poder de la emoción”)
Hay una invitación a encontrar las cookies o galletas de información. La información la puedes “tragar” e incluir dentro de ti sin conciencia, activando resortes interiores inconscientes, pero también puedes actuar desde la conciencia, desmenuzando esas asociaciones de información relacionadas unas con otras, para integrarlas conscientemente, produciendo así una expansión de tu conciencia.

Si dejas que la información entre en ti sin conciencia, te mueve, actuando y haciendo cosas, pero no sabes por qué; te estás moviendo sin conciencia.
Hay momentos en que el salto y el crecimiento requieren la conciencia, porque si no, puedes estar en lo óptimo pero no darte cuenta, y tu mente, tu corazón y tus preocupaciones estar enganchados a problemas de tercera dimensión, de supervivencia y de enemigos. Los enemigos están donde sirve el cerebro reptil, que no son las dimensiones superiores. Puedes estar en lo óptimo físicamente, pero vitalmente tus vivencias pertenecer al cerebro reptil.

Por eso cuando desmenuzas los contenidos que forman en sus uniones ese símil de las galletas de información, con conciencia, nutres al ser despierto y real que actúa desde el corazón y no al ser máquina o a la marioneta.
Está bien la marioneta, pero hay más gozo y realidad en actuar despierto.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

¿La emoción es una respuesta química?

¿LA EMOCIÓN ES UNA RESPUESTA QUÍMICA?
(Extracto del nuevo libro en preparación “El poder del agua. El poder de la emoción”).
Quizá creemos que estamos hablando de emociones y de lo que estamos hablando en realidad es de vivencias.
Quizá pensamos que las emociones son el resultado de la química del cuerpo y que la serotonina o la dopamina te producen bienestar o felicidad, y que la adrenalina te dispara actitudes de ataque o huida, de modo que la química que produce el cuerpo favorece estados de ánimo.

Pero quizá de lo que estamos hablando es de la respuesta a las vivencias, es decir, a hechos que suceden en presente. Ese es el territorio de las vivencias experienciales, y según sea la actitud con la que entras en presente en esa vivencia experiencial, tu cuerpo va a producir esa reacción química.

¿Es la emoción la que se asocia a la respuesta química o es la actitud la que despierta esa cascada hormonal?
Porque si es la actitud, se trata de un trabajo espiritual, pero si la respuesta química es la que despierta un estado emocional, entonces pudiera ser que se arreglase con cuatro complementos alimenticios, que si un poco de litio, melatonina, complejo de la vitamina b o un poco zinc.

Si es la actitud, entonces el asunto es de conciencia. El intercambio, la oxidación-reducción que sucede en presente, puede traducir la conciencia. Si hay que producir melatonina, la produce, porque el viaje de las partículas subatómicas es hacia el oro y el platino, es decir hacia la supernova. Y, por cierto, se lo conoce bien.

Reconocer el agua es imprescindible para el human@

LA IMPORTANCIA DEL AGUA (Extracto del Libro de las Sincronías).

Muchas veces, si no llegaras a tener suficiente sed, no apreciarías el agua, y sin embargo tú eres agua. Pero si no aprecias el agua y no reconoces el agua, es casi como no ser nada, o ser algo desconocido.
No hay mejor bebida que el agua. Gracias, agua, no nos faltes nunca.
Tal vez, el cielo para muchas personas pueda ser agua cuando quiera: agua disponible para mí, para beber, para lavarme, para remojarme, para mis flores.
Tal vez alguien se pueda preguntar, y de hecho se pregunta en este instante, si el agua es algo que siempre está mezclado con el barro, o tal vez alguna persona, de hecho muchísimas, consideran que el agua es algo que está muy lejos.

Tal vez se trata de que los masculinos humanos conozcan y reconozcan que lo importante no es solo la LUZ sino también el AGUA, es decir las emociones.
Incluso quizás el agua luminosa, pero ciertamente el agua.
Reconocer el agua es imprescindible para el human@.

Precisamente por eso, en este nivel la mujer es una maestra, porque siempre valora y vive en un mundo emocional sin esfuerzo.

https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-las-sincronias/

El amor es una emoción pero no es una emoción. Es la verdad.

El amor es una emoción pero no es una emoción. Es la verdad.
El amor es una emoción y actúa en el terreno de las emociones provocando cascadas emocionales y respuestas fisiológicas, a favor de la vida o huyendo de la vida. Pero dejar al amor, que es la verdad, solo en el territorio de las emociones, es una reducción, y de esa manera le privas en parte de su potencialidad.
Mientras que reconocer la realidad de verdad en el amor no le priva de sus características como emoción, sino que al contrario, las potencia, porque reconocer la verdad te hace más real y más cierto.