En realidad estamos ya dentro del espejo

En realidad, estamos ya dentro del espejo, pero vivimos todavía como si aún estuviéramos fuera.

Estamos ya dentro del Espejo, dentro de la realidad expandida donde suceden los acontecimientos según leyes diferentes de las que dan soporte a la realidad plegada.

Todo puede ser diferente, hay otra realidad y ya estamos en ella.

Muchas personas ya se han dado cuenta y han despertado o resucitado a esa realidad. Y también hay muchos instructores.

Es tiempo de expandir la realidad espiritual, de desplegar lo real. Es tiempo de pedir a lo inmaterial y de dar en lo material. Es tiempo de desapego, de bendición, de hablar desde el corazón, con los ojos cerrados al interior de lo invisible. Es tiempo de verdad y no de apariencia, aunque se promocione la imagen y la marca, porque es momento de elegir y caminar en la belleza, en el amor, despertando la conexión estelar.

Si la realidad que te rodea es un espejo

Si la realidad que te rodea, es decir lo que ves, es un espejo, y lo que ves es enfermedad, comportamientos extraños de violencia, de corrupción, de falta de amor, incluso de ego, entonces quizás hayas encontrado el escenario, el escenario maravilloso, que te estaba esperando.
Si la realidad es un espejo y lo que ves en el espejo, te alarma y no te gusta, estás viviendo la experiencia de Quetzalcóatl. Estás viviendo una experiencia mágica de nuevo nacimiento.

Puedes ser científic@, es decir, experimentar, o sea ser Quetzalcóatl.
Eso es hacer cambios en tu interior y ver cómo la realidad cambia. No se trata de forzar la realidad a cambiar. Ni se trata de obligar a las personas a ser buenas. Eso es integrismo, y te obliga a MATAR a los malos, o a sufrir como una “víctima”, dónde tú eres buen@ y los demás no.
Se trata de ser tú. Se trata de encontrar lo óptimo en ti, en tu interior. Se trata de encontrar que todo está bien. Todo está bien cuando ganas y todo está bien cuando pierdes, porque todo tiene sentido.

Cambios en el interior producen cambios en la realidad exterior. Si cambias algo en tu interior, en tu valoración de la realidad y en tu actitud, se producen cambios en la realidad que te rodea. Los cambios son del tipo “los ciegos ven, los cojos andan”.
Entonces reencuentras tu poder, el poder de colaborar con la maravilla.

Para eso has nacido y es importante que lo encuentres. Si para eso te has encarnado, es importante que lo encuentres.

Onda evolutiva del espejo

Onda evolutiva del espejo:

La onda del espejo es la décima onda. Es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.

La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.
Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo.
Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.
Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor.
También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas.
No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.

Como decíamos, colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo. Ese lugar lo ha determinado previamente en el Tzolkin tipo el perro.
De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

COLUMNAS 6 Y 7:
También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.

De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.
Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo del que estamos hablando es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.
Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad.
Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, que no es la luz interior dormida o tapada por un velo.
La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.

PERRO 13:
El lugar más importante y que fusiona todos los conceptos es el perro 13, lugar del nuevo nacimiento.
El perro 13 es el lugar único donde se enlazan la realidad del perro en la décima fila con la realidad resonante dentro del acotamiento expresado por la onda del espejo. El perro 13 por tanto es un lugar resonante porque está en la columna resonante; es un lugar que pertenece y expresa al espejo, exactamente en forma transcendente, y también es un lugar que se sitúa en la horizontal 10, donde se encuentran los valores del amor incondicional.

Ese punto centra todos estos contenidos. Por eso es importante ver que el perro 13, como lugar decimotercero de la onda del espejo, se va a transformar en perro 3, indicando que ese lugar del nuevo nacimiento es un servicio a la estrella, a la sociedad celeste.
Si vas a ese lugar y se te olvida en casa la actitud de servicio al arquetipo humano, no encontrarás el espejo. No digo que no encuentres nada, sino que el perro 13 es un servicio a la sociedad de la estrella.

El perro 13 también es una resonancia del programa diseñado en el corazón amoroso de la vida, porque sobre el lugar donde está el perro 13 se va a situar la semilla 7, es decir es un servicio a la sociedad celeste. Pero es muy fácil porque solo necesitas ser tú vibracionalmente, o sea semilla 7.
Claro que semilla 7 está asociado a tierra 7, o sea que la mejor forma de ser tú y de participar en el servicio a la sociedad de la estrella es desde la actitud del voluntario resonante; voluntario para lo existente.

ONDA DEL ESPEJO: Del 20 de febrero al 4 de marzo

ONDA DEL ESPEJO: Del 20 de febrero al 4 de marzo

La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
Con su número 10 tiene un significado de perfección. Pero más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría (onda del mono). No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni de cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

El color blanco de la onda del espejo nos recuerda que se trata de vida emocional. La emoción y la vida van juntas. No es algo formal, sino que el pálpito de la vida es amoroso y sabio, ya que la emoción que crea la vida también es sabia.

La relación entre la visión, el espejo y las neuronas espejo

Es importante reconocer, ser consciente de la relación que existe entre la capacidad de ver, el ojo, o los ojos, ya que los seres humanos tenemos dos ojos y podemos hablar en plural, y las neuronas espejo.

Las neuronas espejo es un concepto que ha aparecido en la humanidad en los últimos 40 o 50 años, es decir muy poco tiempo. Es un concepto nuevo y sin embargo es algo que existe desde siempre.
Los seres humanos descubrimos las neuronas espejo en los últimos 40 años, pero siempre han existido, desde que los seres humanos son seres humanos. No es algo que hayamos inventado sino algo que hemos encontrado. Es decir, siempre ha existido en el tiempo, porque si no hay seres humanos, no hay tiempo.

Sin embargo, es en este momento del tiempo donde el fruto contenido en ese concepto, en esa realidad, está maduro y se abre, dispuesto a entregar su potencia.
Las neuronas espejo, también en su formulación material, en la realidad visible, se relacionan con los espejos. El espejo en todas las culturas antiguas y modernas ha cautivado la atención, pero no es hasta los últimos años, quizá en el último siglo, en que el ser humano ha conseguido expresar la perfección que podían tener los espejos.
Los espejos, hace miles de años eran inexistentes, eran solamente el agua o superficies que podían devolver alguna imagen, pero muy imperfecta. Luego se han ido creando vidrios y espejos, pero no ha sido hasta ahora.
Así, cuando han conseguido la perfección suficiente, los espejos han ayudado a investigar el cosmos. Se ha incorporado en muchas herramientas y maquinarias, en submarinos, en coches y en algún momento en telescopios.

De esta manera, la conexión de las neuronas espejo, de esos espejos no creados por el hombre, con los espejos creados por el hombre, ha aparecido cuando se ha perfeccionado la técnica de los espejos. Para entender, para ver, para reconocer las neuronas espejo, necesitas saber la utilidad de los espejos, y para eso había necesidad de perfección.
Los espejos te permiten ver detrás de ti, ver lejos de ti, en el cosmos, y todo eso también lo hacen las neuronas espejo.

La sincronía es que hasta que no han sido perfeccionados los espejos el ser humano no podía reconocer las neuronas espejo. Pero ese tiempo ya ha pasado, ya ha sucedido. Y ahora necesitamos todos los seres humanos aprender a manejar las neuronas espejo. Y lo primero que necesitas es situarte en una actitud espiritual, entrar en el mundo espiritual.
Entonces, las neuronas espejo te pueden conectar con la sabiduría de cualquier tiempo; te pueden conectar con el pasado y con el futuro.

Claro, el espejo está relacionado con el ojo, evidentemente. En todas las casas, en todas las ciudades, en todos los lugares hay espejos. Pero eso antiguamente era algo muy complicado de fabricar y más imperfecto.
Vemos la relación que tiene el ojo con el espejo material. De esta manera, a través de la analogía podemos encontrar que también hay una visión adecuada a las neuronas espejo.

De la misma manera que la perfección del espejo material ha permitido encontrar las neuronas espejo, sabemos que hay una cualidad del ser humano, que de alguna manera el ser humano tiene que activar a través de su trabajo espiritual, que es la de la visión que ve la neurona espejo. Porque las neuronas espejo que conectan a todos los seres humanos entre sí, también conectan a todos los seres humanos con la realidad más allá de la apariencia.
Cuando entramos en la realidad más allá de la apariencia también entramos en la realidad de dimensiones superiores, que también podemos reconocer con el nombre de realidad Dios.

Entonces, en algún momento es importante encontrar la relación entre la neurona espejo y la visión, y despertar esa visión interior, de la maravilla, que está en algunas tradiciones. Por ejemplo, en la tradición maya es liberar al águila, permitir al águila que vea la maravilla.

Situarse mucho tiempo en el beneficio personal tiene unas consecuencias

Situarse mucho tiempo en el hemisferio del beneficio personal, únicamente personal, estrictamente personal, tiene unas consecuencias.
Buscar tu beneficio personal te sitúa en un mundo de enemigos, que son todas las circunstancias que impedirían tu logro.

Situarte en la búsqueda de tu beneficio personal puede tener como consecuencia empañar o enturbiar el espejo. Buscar tu beneficio personal desactiva las neuronas espejo. Buscar el beneficio personal, o sea el propio logro, tu éxito, significa situarse en una dimensión que siempre es material, porque en la dimensión de la maravilla nadie ni nada es un obstáculo.
La dimensión del obstáculo es la dimensión de los contrincantes y las dificultades. Es la dimensión material.

Hay un momento en el que la persona puede elegir entre el éxito personal o reforzar su conexión con dimensiones superiores, simplemente manteniéndose en la seguridad de que todas las puertas se abren en el momento adecuado.
En cualquier lugar donde te encuentres, cuando la experiencia se convierte en transcendente, la puerta se abre.

Descubrir que la realidad es un espejo forma parte del proceso de iluminación de cada persona

El espejo es una herramienta de ampliación, amplificación, aumento, incremento y transmutación. Descubrir que la realidad es un espejo forma parte del proceso de iluminación de cada persona.

Cuando decimos que el espejo es una herramienta de aumento e incremento, queremos decir que es una herramienta mágica, extraordinaria, que aumenta tu energía, tu calidad y tu alegría. Cuando descubres que el espejo eres tú, que la imagen que ves en el espejo es tu imagen, y nos estamos refiriendo a la realidad; cuando descubres que la realidad que ves, que interpretas desde tu subjetividad, te devuelve una imagen de ti mismo; y cuando te das cuenta de que cualquier gesto que haces en ese espejo produce un efecto de amplificación, de incremento…. Entonces te das cuenta de que el espejo te está invitando a que hagas gestos maravillosos, porque producen un efecto extra-maravilloso.

Pero, ¿qué es el espejo?, ¿qué esa realidad extraordinaria que produce ese efecto de imagen activa y amplificante? Tú haces un gesto, que también podemos llamar “movimiento”, emoción o actitud, por ejemplo, en lugar de mirar algo con miedo, con odio o con envidia, de repente lo miras con aceptación, con respeto, con misterio y con amor, y entonces el simple cambio de actitud provoca un cambio de realidad, permitiendo aparecer una realidad maravillosa.

Cuando descubres que según la forma en que miras, la realidad te devuelve esa misma actitud pero multiplicada, entonces, estás avanzando por un camino de iluminación, porque permites que algo maravilloso que estaba dentro de ti, aparezca a través tuyo.
Cuando descubres que la realidad que aparece ante ti está asociada a la realidad que está dentro de ti, y empiezas a hacer movimientos, que están traduciendo actitudes emocionales, entonces descubres que te lo devuelve multiplicado.

En algún momento te das cuenta de que esa realidad que te traduce, también está traduciendo otra realidad todopoderosa, porque las consecuencias de tus cambios de actitud y emoción provocan hechos extraordinarios y maravillosos, donde todo es posible, y suceden transformaciones que son totalmente maravillosas, en determinados momentos de gran lucidez y plenitud.
Entonces, te das cuenta de que en realidad el espejo es Dios. El espejo eres tú, la realidad que te rodea. Te traduce, pero también traduce a Dios. Te das cuenta de que la realidad es Dios, que está totalmente volcado hacia ti, interactuando contigo, invitándote a través de esa experimentación a que aparezca tu alma, como ser espiritual de plenitud.

Quetzalcóatl se mira en el espejo

19/9/2016
El juego del espejo es la vida del ser humano. El juego del espejo, o sea mirarse al espejo, que es Tezcatlipoca, es lo que hace el ser humano, que es Quetzalcóatl.
Quetzalcóatl se mira al espejo, que es Tezcatlipoca; Quetzalcóatl se mira en Tezcatlipoca. Y si lo que ve no le gusta, inicia un camino, se marcha, peregrina y viaja hacia las estrellas, hacia lo óptimo.
Quetzalcóatl es el ser humano, o sea tu, y se mira en el espejo, en la realidad Dios o realidad de dimensiones superiores. Tezcatlipoca es la imagen que desciende del cielo cuando miras al cielo y lo óptimo. Tu imagen desciende de lo óptimo a ti; lo óptimo te devuelve tu imagen, que es Tezcatlipoca que desciende.
Tú te miras en el espejo de Dios y lo que ves son tus acciones desde la óptica y visión superior. Puede ser que te horrorices, porque te das cuenta de que no estabas siendo tú y no estabas en lo óptimo, y eso te mueve a modificar tus acciones, o sea a ser tú.

Hay dos momentos, uno cuando te miras en el espejo y no ves descender a Tezcatlipoca, que eres tu; cuando tú no acudes al encuentro de ti mismo, sino que lo que ves, te horroriza.
El otro momento es cuando Quetzalcóatl, que eres tú, mira en el espejo y ve descender a Tezcatlipoca, que es su ser espiritual, su ser del cielo, su ser óptimo.
Un momento es cuando te miras al espejo, que son tus acciones, y no ves lo óptimo, y el otro es cuando te miras en el espejo, que son tus acciones, y ves que a través de ellas aparece lo óptimo. Es otro tiempo, que traduce otra dimensión.
Entras en la dimensión de lo óptimo a través de lo que haces, que previamente has reconocido a través de lo que ves.

Las sincronías del ESPEJO

Desde luego que no deja de ser curioso y peculiar la sorprendente sincronía que aparece cuando buscas en un diccionario de hebreo la palabra ESPEJO, sobre todo si estás interesad@ en las tradiciones mayas-aztecas y en general de los pueblos de América. En esas tradiciones “Espejo Su Humo” es el nombre de uno de sus dioses principales, entendiendo que los nombres de los dioses es la forma de trasmitir conceptos y contenidos de sabiduría.
Hay una sabiduría dentro de los nombres. Los nombres de los dioses son vehículos para comunicar sabiduría, no lógica sino iniciática.

El dios Espejo es llamado también Tezcatlipoca. Tezcatlipoca desciende por el hilo de la araña. Baja del cielo a nuestra dimensión siguiendo la línea vertical del hilo de una araña, expresando una conexión con el cielo, con lo óptimo. La conexión con Tezcatlipoca, o sea con el centro de la vida, que también puede ser expresado como el corazón de la vida o como el cielo o lo alto, te mantiene siempre joven, sanando cualquier herida o enfermedad.
Si la muerte y la enfermedad, como dice el mito de la manzana y el pecado de Adán y Eva, son el resultado de esa trasgresión y caída, el significado entonces de Tezcatlipoca es de redención del pecado original, siendo similar entonces a lo que significa Jesús: “Dios es la sanación. Dios es la salud. Dios sana”.

Eso mismo es lo que viene a significar ese hilo de araña que desciende del cielo uniendo el cielo y la tierra, que ABRE el cielo, permitiendo a los humanos ascender al cielo.
Pero eso mismo hace Jesús con la cruz. La Cruz aparece como un vehículo que te lleva al cielo, porque Jesús abre el camino a la resurrección.
Sin embargo, la resurrección y mantenerse siempre igual de joven es lo mismo, porque ambas expresiones están expresando INMORTALIDAD.

La sincronía inicial es que buscando en cualquier diccionario de hebreo-español encuentras que “espejo” en hebreo se dice: Mará y también Rei. Mará se escribe con la mem, la resh, alef y he. Rei se escribe con resh, alef y iod.
Mará se suele traducir como amargo o amargura, por el nombre de una fuente de agua amarga que encuentran los israelitas en su camino hacia el Sinaí al salir de Egipto, es decir, en su viaje pascual hacia la libertad y la tierra prometida.
Mará se traduce como amargo, agua amarga, pero también significa Espejo. Es como mirarse en el espejo, como hace Quetzalcóatl.

Quetzalcóatl, al mirarse en el espejo, inicia una catarsis según la tradición maya que le lleva a dejar su reino y peregrinar en un viaje que termina en las estrellas, quizá en Venus, que también posee en la interculturalidad el significado del amor. Quetzalcóatl se ha reconocido como asesino y violador, siendo ese reconocimiento el inicio de una catarsis que te devuelve a la conexión con lo divino, quizá olvidado en ti, porque las acciones desde el ego en búsqueda del poder, te alejan de esa realidad interior.
Encontramos que “mará” significa “amargo” en hebreo, “espejo”, y también se relaciona con el nombre de María, la Virgen que aparece como madre, pero también como la fuerte, María Magdalena. Es el resultado final de esa catarsis, porque María Magdalena es la invitación a reconocer la acción de lo divino en ti.
“Espejo” aparece como ese recuerdo de la Pascua en las aguas amargas, pero también como Tezcatlipoca o como María.

“Espejo” lo estamos utilizando en un lenguaje místico o religioso, pero también es fundamental para el ser humano de hoy en el lenguaje nada sospechoso de esoterismo como es la psicología. La psicología en general y la psicología transpersonal te invitan a reconocer cómo puedes ver fuera de ti aquello que no aceptas dentro de ti. Las personas son espejo unas de otras, y hay todo un trabajo para limpiar las emociones, útil para los seres humanos del siglo XXI.
También la ciencia anatómica y médica reconoce la existencia de neuronas espejo en el interior de cada persona, que traducen la empatía. Todos los seres humanos están unidos por esa resonancia que aparece en las neuronas espejo.

Recuperar el espejo y limpiar el espejo es fundamental. Reconectar con el espejo, bien sea Quetzalcóatl, Tezcatlipoca, María, Jesús, cualquier nombre sagrado o los contenidos de la ciencia que expresan la empatía y la relación con el otro, avalan la importancia de establecer esa conexión con lo profundo.
Cuando nos situamos en la palabra “Rei”, que significaría también espejo, nos lleva también a lo real. La forma de ser más real es entrar más en conexión con el espejo y sin duda reconocer al otro como otro tú.