La familia Central tiene como eje fundamental la canalización, expresando la necesidad de que el ser humano se abra voluntariamente a la energía de dimensiones superiores

LA FAMILIA CENTRAL (Extracto del Libro de las Familias)
La familia central está formada por el viento, la mano, el humano y la tierra.
Se corresponde con una energía de canalización.

El viento es el espíritu, manitú.
La mano es la canalización como conexión con otras dimensiones.
El humano expresa cómo la libertad es una expresión de Dios, sólo que de un aspecto material de Dios, y por eso se incluye la necesidad de sanación y de espiritualización.
La tierra es tan generosa que se ofrece como voluntario.

La familia Central tiene como eje fundamental la canalización, de tal manera que expresa la necesidad de que el ser humano se abra voluntariamente a la energía de dimensiones superiores. Pero son los cuatro conceptos de la familia los que definen al ser humano, no sólo uno.

Esta familia expresa la unión de lo material y lo espiritual, por eso habla de sanar, porque lo material es algo que para nosotros hoy requiere ser sanado, siendo la auténtica realidad de lo material su condición espiritual.
Encontrar el espíritu de la tierra es respetar a la tierra, a la vida.
Encontrar la mano como canalización es encontrar el aspecto espiritual, siendo toda sanación un hecho espiritual.

LOS SELLOS EN LA FAMILIA:
Podemos denominar a la familia Central como la familia del humano, ya que no solo está incluido el humano como sello, sino que también están los dos sellos en el Tzolkin donde se manifiesta alguna parte física del ser humano: el viento, cuyo símbolo está representado por una boca con una lengua y la mano. Además, el último sello de la familia es la tierra, donde vive el humano.

El viento es la comunicación y el espíritu como sello, y el regalo como tono. Es algo mucho más amplio que la humanidad o que un ser humano, porque es el espíritu, que es la realidad total. Se representa con una lengua humana. Es muy importante lo que digas, porque te acerca al regalo o lo aleja.
La naturaleza de la palabra es ser vehículo del espíritu y dar vida, consciencia y amor a las personas. La lengua sirve para expresar al espíritu.

La mano como sello significa realizar y como tono canalizar. Es el sello azul que hace referencia al humano, siendo el azul el presente y el fuego.

Pero el humano es amarillo. De alguna manera el presente es un comienzo para el humano, porque el amarillo proviene del azul, pero el lugar del humano está en la expansión, en la luz. El presente solo es la entrada, pero el lugar del humano es la expansión.
El humano es el sello 12, que como tono significa “cómo puedo colaborar con todo lo que existe”. A lo máximo que puede llegar en la tierra el ser humano es a colaborar siempre y constantemente con todo lo que existe.
Como Dios, que no se contrata por horas.
Como el sol, que es benéfico para todo lo que existe y tampoco se contrata por horas.
Como la tierra, que es acogedora y benéfica con todo lo que existe.

El tono 12 habla de generosidad constante, sin ego, de “cómo puedo colaborar con todo lo que existe”, como Dios, como el sol, como la tierra, como el agua. Y este tono 12 está asociado al 2, que es el regalo pero también el espíritu.
El ser humano sin espíritu todavía no es humano. Como sello está asociado a la luna, que significa las emociones.
Así, el humano tiene dos compañeros, el espíritu y las emociones. El humano está compuesto por un elemento espiritual bajo la forma del mundo de las emociones.

Hay una unión entre la tierra y el hombre. Forman una unidad y lo que le haces a la tierra te lo haces a ti.
La ecología, algo actual, es coincidente con este conocimiento expresado por el Tzolkin, sólo que la visión maya informa, con carácter de urgencia, de que a la tierra le da igual lo que le hagas, pero tú te estás destruyendo. Los seres humanos le debemos un reconocimiento a la tierra, que le negamos, porque la tierra no sólo produce alimentos, sino también sanación.

(más información sobre el e-book en https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-las-familias/)

La familia cardinal está asociada a la energía del surgimiento, del ver

Familia cardinal en círculo
LA FAMILIA CARDINAL (Extracto del Libro de las Familias)
La familia Cardinal está compuesta por el dragón, el enlazador de mundos, el mono y el guerrero.
Está asociada a la energía del surgimiento, del ver.

La característica de esta familia es la de ser principio, inicio, surgimiento, pero no de algo asociado al tiempo sino a la forma. Sabemos que en el vacío aparece una forma que es la materia, pero en realidad es luz tomando forma.

El dragón es el número 1 del Tzolkin y el mono 1 es justo el centro del Tzolkin, momento donde se produce un nuevo nacimiento o también el acceso a una dimensión superior. En el mono 1 está la puerta a la otra realidad.
El enlazador es una cualidad existente en todas las personas que permite enlazar esa puerta. El enlazador está dentro de cada uno, y es el sello y la garantía de éxito, incluso a través del error.
Y el guerrero es la otra gran herramienta para conseguirlo, que es la expansión de la conciencia.

A esta familia también la relacionamos con el VER, ya que es la luz entrando en la forma; es el “ver” de hacer aparecer más claramente las cosas. No es como tener unas gafas, sino que la realidad se deja ver con más claridad, por lo que la característica de las personas de esta familia es la fiabilidad, la seguridad.
Aunque estas personas tengan muchas dudas en su interior, sin saber cómo ayudan a los que les rodean a tener más claras las cosas, y poco a poco van resolviendo su cuestionamiento, aprendiendo enseguida que el esfuerzo en una dirección siempre está asociado al éxito, y que lo que no contiene éxito es no intentarlo.
Esta familia está muy asociada con la energía de las células madre, y a través del trabajo interno, su éxito se multiplica. Cuando el objetivo es correcto, y es correcto cuando es solidario, el éxito se multiplica.

La familia Cardinal inicia una secuencia con el dragón y la finaliza con el guerrero, que a su vez es la última onda del cuarto castillo. A continuación, se inicia otra secuencia y otra dimensión, que son respectivamente el castillo verde y la quinta dimensión.

(más información del e-book en https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-las-familias/)

La FAMILIA expresa lo que es una persona, pero de forma más expandida que cuando hablamos solo de su sello natal.

Introducción a las familias (Extracto del Libro de las Familias)
Familias
La FAMILIA expresa lo que es una persona, pero de forma más expandida que cuando hablamos solo de su sello natal.
En el Tzolkin el sello natal es el primer acceso a la información y lo más fácilmente comprensible. En él hay una resonancia seductora que enseguida atrae, pero posteriormente conviene ampliar esa información incluyendo el concepto de familia.

Es importante conocer el sello personal y también, aunque no se trata de establecer jerarquías, conocer la familia.
El sello natal indica algo básico que aprender y está asociado a los otros tres sellos que forman la familia, por lo que para aprender lo que indica tu sello tienes que conocer toda tu familia.
Los 20 sellos se agrupan de cuatro en cuatro dando lugar a las 5 familias:

Cada año que vives está marcado por tu kin de cumpleaños, que siempre es un sello de tu familia, por lo que dispones de 52 años (4 sellos en los 13 tonos posibles) para experimentar todas las vivencias de tu familia.
El nacimiento en un sello concreto te otorga como profecía y como propuesta una secuencia de 52 posibilidades, que se inicia el día que naces. Por eso los cuatro sellos de cada familia son igualmente importantes.
En los primeros 52 años vives todas las experiencias indicadas por los sellos de tu familia, y a partir del año 52 vuelves a repetirlas, aunque desde otro nivel experiencial.
De esta forma, la familia es el conjunto de los 4 sellos que puede vivir una persona a lo largo de su vida, estando definido cada año por el kin del día del cumpleaños o kin de cumpleaños.

Una persona solo puede vivir esos cuatro sellos durante toda su vida. Sin embargo, al hacerlo en todas las posibilidades o tonos, transcurre por todas las ondas.
Las 52 experiencias de tu familia suceden en todas las ondas, y conviene reconocer cómo puedes actuar desde todos los sellos, es decir, en qué área o situación actúas en cada sello, porque en realidad desde el espejo y las neuronas espejo, eres todos.

El mundo maya es un mundo de símbolos que hay que saber mirar para seguir las pistas.

El tercer día epagómeno está dedicado a Seth, que está asociado a la familia Cardinal

Familia Cardinal y Seth
LA FAMILIA CARDINAL Y SETH (Extracto del Libro de las Familias)
El tercer día epagómeno está dedicado a Seth.
Seth en este idioma que hablamos resuena con “Se tú”, y realmente Seth es el enlazador.

NADA ES LO QUE PARECE:
Seth es presentado como alguien que mata. Sin embargo representa a la familia del dragón, de la solidaridad. La luz, algo sin forma, muere al entrar en la forma y hacerse materia, solo que viene a buscarte cumpliendo una misión, porque tú eres el muerto y abre un puente enlazador con dimensiones superiores. Hay un camino a la transcendencia, y el dragón propone ese camino al cielo.
El enlazador también es la muerte, pero nada es lo que parece. De qué nos sirve el juicio y los culpables; quizá para que aparezca nuestra foto.

En la tercera dimensión o dimensión del error nada es lo que parece. Los contenidos se agrupan ordenados por el miedo y soportan una realidad sin transcendencia, que hace infeliz al ser humano, que es transcendente. Cómo ha llegado hasta ahí es otra historia; hoy se trata de acceder a la transcendencia.

Seth es la deidad de la fuerza bruta. Es pura fuerza, de forma similar al dragón, que es la luz entrando en la materia para cumplir una misión. En su forma inicial es una fuerza imparable, que en realidad no es una fuerza, sino “la fuerza” o “todo la fuerza”. La divinidad atribuida en el panteón griego a Seth es Tifón, que es la fuerza de la naturaleza, también llamado Huracán, de modo que la resonancia con el corazón del cielo está presente en Seth, más allá de la apariencia.
Sí, hay una relación entre Seth como fuerza y dragón como fuerza; ambos son fuerza primordial. Tanto en el dragón como en Seth todavía estamos hablando de fuerza primordial, que para nosotros puede parecer bruta porque desconocemos cuál es su misión, ya que en el plano del miedo todo asusta y creamos una imagen que contiene ese susto. Después quizás puedas crear una imagen donde esa fuerza es un amig@.

En la mitología, Seth representa el papel del malo en el hermano envidioso, ya que mata a su hermano Osiris.
Caín y Abel también cuentan esta historia, y el resultado de la muerte de Abel por Caín es que Dios se hace hombre y hace dioses a todos los hombres.
La historia de Caín y Abel es un arquetipo, que sirve para explicar los sufrimientos de los seres humanos. Pero no es historia, sino solo historia arquetípica o información, y el resultado es que se abre la puerta de acceso a otra dimensión.
Feliz culpa -en esa tradición no se dice algo negativo sino feliz- que ha merecido tan grande redención. En esa tradición se dice cómo el resultado de ese “asesinato” es una protección, y se le pone una marca, quizá una cruz en la frente, para señalar que está protegido y que no puede ser muerto. Eso es puro metalenguaje, solo que nada es lo que parece y es necesario el desapego.
Desde la dimensión del miedo todo está teñido de miedo, solo que hay una resonancia que en la propia luminosidad de la palabra crea luz y ahuyenta el miedo.

Como decíamos, según la mitología Seth mata a Osiris, descuartizándolo en 14 fragmentos que distribuye por todo el territorio.
También hay una fragmentación del cuerpo de Cristo, presente en toda la tierra, y también del pueblo que conserva Hor, cuya misión es estar en todo el mundo, fragmentado, y siendo ese mismo sitio, porque toda la tierra es su país.
Seth representa ese papel de malo tan gustado por las personas que viven en el sufrimiento incomprensible.

En realidad Seth y Horus, el hijo de Osiris, son aliados y van juntos en la barca de Ra. Los dos, unidos por un interés común -el “tú eres otro yo”-, defienden la barca de Ra de Apofis. Según Wikipedia “Apofis era una serpiente gigantesca, indestructible y poderosa, cuya función consistía en interrumpir el recorrido nocturno de la barca solar pilotada por Ra, para evitar que consiguiera alcanzar el nuevo día. Para ello empleaba varios métodos: atacaba la barca directamente o culebreaba para provocar bancos de arena donde el navío encallara. Todo ello tenía sólo una finalidad: romper la Maat, el «orden cósmico». Apofis representaba el mal, con el que había que luchar para contenerlo; sin embargo, nunca sería aniquilada, sólo era dañada o sometida, ya que de otro modo el ciclo solar no podría llevarse a cabo diariamente y el mundo perecería. Para los antiguos egipcios era necesario que existiese el concepto del mal para que el bien fuera posible.”
De modo que vemos que ahora el mal ya no lo representa Seth, sino que está defendiendo de un mal posible, y es solamente un motor cuyo funcionamiento sostiene la realidad.
Hay una interpretación, donde podemos decir que esos personajes son buenos o malos, pero el hecho de que sean quiere decir que están del lado de la vida, de la solidaridad.

SETH Y LOS SELLOS DE LA FAMILIA CARDINAL:
Por eso el DRAGÓN como fuerza es similar a Seth.
Seth también es el ENLAZADOR, ya que su acción permite la entrada de Horus, que es otro nivel, siendo un enlazador dimensional. También hace referencia a esa relación que tiene el enlazador con la muerte, y a la necesidad del desapego, sin la cual no puedes ascender evolutivamente.

Pero Seth también es el MONO, porque su acción no solamente indica el acceso a otra realidad, sino el nuevo nacimiento, ya que el nacimiento de Horus como Horus es consecuencia de Seth. Osiris tiene otros hijos, pero solo Horus, donde está presente la acción de Seth como desenlazadora y enlazadora, es el que va a representar la luz.

Seth en el panteón egipcio es el dios de la guerra. Aquí aparece su relación con el GUERRERO, pero no por la guerra, sino porque pasar más allá del juicio es expandir la conciencia.

Encontrar otros enfoques donde la realidad es más real al ser más amorosa es expandir la conciencia, de modo que los contenidos expresados por Seth ayudan a comprender tanto al dragón como al enlazador, al mono y al guerrero.
Es importante reconocer esta información como algo procedente de dimensiones superiores para los humanos de ahora, del siglo XXI, o quizá de cualquier momento real. Solo que hoy, gracias a la ampliación de la comunicación (el viento) ese reconocimiento es una tarea colectiva, donde no sabemos si ayudas cuando dejas que te ayuden o cuando ayudas.
Hay una red de personas enlazadas desde el corazón, despertando a una realidad amorosa donde “tú eres otro yo, y yo soy otro tú”.

Publicado Libro de las Familias

Tenemos la satisfacción de comunicaros que ya está disponible El Libro de las Familias en formato PDF.
En breve lo sacaremos también en otros formatos, incluyendo en papel.
Si alguien está interesado, puede solicitarlo enviando un mensaje privado en facebook o un email a nuevocalendariomaya@gmail.com
Son 5 euros y el pago se puede realizar por paypal, que es pago seguro.

El libro tiene 96 páginas (ordenador, A4). Hemos incorporado un glosario de términos para facilitar su lectura a las personas que no están familiarizadas con el Tzolkin.
El índice es el siguiente
1. Conceptos básicos
2. Introducción a las familias
3. Las familias
4. Las familias en el Tzolkin
5. El mandala de la familia
6. Relación entre las familias
7. Las peculiaridades de cada familia
8. Dioses epagómenos
9. La secuencia de Fibonacci

Anexo I – Glosario

Gracias por vuestro acompañamiento y apoyo¡¡
Sin vosotros no lo hubiésemos podido hacer.

Las familias, los castillos y los colores

LAS FAMILIAS, LOS CASTILLOS Y LOS COLORES (Extracto del Libro de las Familias)
En el Tzolkin hay veinte sellos y veinte ondas.
Los veinte sellos aparecen en un orden determinado y preciso, y las veinte ondas también en un orden preciso pero diferente al de los sellos, estando cada uno de los 20 sellos como propósito o tono uno de una agrupación de trece.

La familia es una estructura que aparece con los sellos. Hay cinco familias de cuatro sellos cada una.

También hay una agrupación para las ondas, donde aparecen las veinte ondas formando cinco castillos, cada uno de 4 ondas.
Cinco familias de 4 sellos y cinco castillos de 4 ondas.

LA APORTACIÓN DE LOS COLORES
Luego está el color, que aparece cargado de sentido. De repente el color aporta mucha información en sí mismo. Parece una cosa menor frente el sello o la onda, incluso frente a la familia o el castillo, y sin embargo de repente podría ser muy importante. De momento pone orden y aclara.

La familia tiene cuatro sellos, cada uno de un color y con un significado arquetípico.
Cada persona nace solo en uno de los sellos y a través de la estructura de la familia vive otros tres más, pero no parece que sea necesario vivir todos los sellos. Sin embargo, el sello natal sí completa a través de la estructura de la familia todos los colores.
Por alguna razón la persona solo necesita vivir su sello natal y los sellos de su familia como experiencia que define su trabajo personal, y no los demás sellos, pero sí necesita vivir todos los colores.
Por otra parte, una persona necesita vivir todos los sellos como ondas, evolutivamente.
Eso sí necesitas vivirlo, precisamente porque es la forma en que vives los cuatro sellos de tu familia en todos los tonos.

Las 52 experiencias que componen tu trabajo personal y que de alguna manera te definen, son las 52 posibilidades necesarias para vivir los cuatro sellos de tu familia en todos sus tonos, y de esa manera vivir todas las ondas.
Al vivir esas 52 posibilidades vives las 20 ondas, es decir, los 20 sellos, pero no con el ritmo +1 que es como aparecen los sellos, sino con el ritmo +13 de las ondas, donde +13 quiere decir trascendentemente, al indicar el tono 13 la trascendencia.

El trabajo evolutivo dimensional se realiza viviendo trascendentemente y para eso es importante reconocer las señales de los colores.
Por ejemplo si naces como dragón 1, de la onda del dragón rojo, al año siguiente eres enlazador 2 de la onda de la serpiente roja, y al siguiente mono 3 de la onda de la luna roja, y así sucesivamente. En cada uno de estos años has vivido ondas diferentes, pero todas son del mismo color.
Las 52 experiencias que definen la tarea personal se agrupan en cuatro periodos de 13 años cada uno, desarrollando cada periodo un color, que hay que vivir plenamente.
De modo que los colores también se viven con un ritmo de 13, como las ondas, de forma trascendente.

De hecho, el auténtico equivalente experiencial de las familias no sería tanto los castillos, sino los 4 periodos de 13 de cada color que vive una persona.

Así, equiparar las 5 familias de cuatro sellos con los 5 castillos de cuatro ondas es algo intelectual, por llamarlo de alguna manera, y responde un poco al gusto por las clasificaciones y los cajoncitos.
Pero en realidad la familia habla de experiencias reales y es más o menos lo que vives en esos 52 años. Es algo que se te anuncia y con lo que puedes interactuar; a veces te puede explicar algo del pasado, para sanarlo, y a veces te prepara para que elijas, para que oses.

Resumiendo, hay 20 sellos con su orden y 20 ondas con su orden trascendente. Hay 5 familias de 4 sellos cada una y también 5 castillos de 4 ondas cada uno.
Pero la forma en que se vive los cuatro sellos de cada familia es a través de los 52 años, en 4 periodos de 13 años, que corresponden a cada uno de los 4 colores, viviendo los colores en su totalidad a la vez que todos los sellos, como onda, trascendentemente.
De esta forma el color aparece ligado a la totalidad y a la trascendencia.

La familia portal está formada por la semilla, la luna, el mago y la tormenta. Está asociada a una energía de transmutación y emoción

LA FAMILIA PORTAL (Extracto del Libro de las Familias, de próxima publicación)
La familia portal está formada por la semilla, la luna, el mago y la tormenta.
Está asociada a una energía de transmutación y emoción.

Es el acceso a una realidad donde hay más consciencia.

La característica relevante de esta familia es el AGUA, la emoción, estando expresada la sanación aquí por medio de la transmutación, de forma que las personas de esta familia están invitadas a ver cómo lo que parecía lo peor, resulta ser lo mejor.

LA FAMILIA DEL AGUA
En la división de los 20 sellos según el ritmo del 4, es decir, en los cuatro colores, el agua está expresada por el segundo color, el blanco, pero cuando se dividen los 20 sellos en 5 familias, el agua está representada por la familia Portal.

La semilla se nutre de agua; es agua convirtiéndose en vida orgánica.
La luna, asociada a las emociones, es propiamente el agua en el Tzolkin.
La tormenta obviamente está formada por agua, y es el prototipo de transformación o transmutación en esta familia.
El mago, de color blanco, saca su fuerza del agua, de la emoción, de la empatía. Sabe viajar a través de las neuronas espejo, para sanarte, porque su oculto es la mano, la sanación, y su herramienta es hacerse uno contigo desde la empatía.
La medicina china reconoce que el cerebro y el sistema nervioso están regidos por el riñón, que corresponde precisamente al agua. El agua es el componente mayoritario del cerebro, luego es quien aprende.
Sabemos que el mago es el mago del agua, y es que a esta familia le ayuda mucho el conocimiento del Tzolkin.

Precisamente el Tzolkin tipo presenta a la semilla, es decir, al árbol y al agua, como prototipo del tono 4, asociada a la autoexistencia y con algo muy práctico que es la respuesta a “cómo puedo lograr o realizar el propósito”.
Así, vivir el agua es la forma de lograr el propósito del Tzolkin.
La experiencia de la autoexistencia es fundamental para ser prácticos y poder lograr cosas. De hecho el agua es lo más práctico que existe, por su necesidad: el hombre necesita el agua, que le permite lograr su propósito de seguir vivo, y las plantas necesitan agua para crecer.
El agua es práctica sin darse aires de superioridad, demostrando total humildad práctica. Por eso habla del programa de la vida, ya que el agua tiene lo que la planta y el hombre necesitan, y de la autoexistencia, que te da tal seguridad que ya no pierdes energía dudando ni sintiéndote fuera de lugar. Estás, puedes y lo haces.

LA FAMILIA COMO COMIENZO DEL TIEMPO
Esta familia indica el comienzo del tiempo, porque el año siempre comienza con un sello de la familia portal, que por eso es una puerta.
Para el Tzolkin la cuenta calendárica y la conciencia del tiempo se inician desde algo que se considera agua.

La familia Portal inicia la conciencia del tiempo, el año y el calendario, pero también la exigencia, porque si te pago compro tu tiempo y tienes que rendir, y eso es un engaño que te lleva al desprecio, no al aprecio.
Así, puedes convertir el tiempo en exigencia y desprecio, pero también puedes encontrar en el tiempo como conciencia expansión como luz, donde puedes realizar la perfección y el amor, encontrando a través de la emoción y el agua otra realidad asociada al amor, y un cuerpo de luz que se nutre de luz y de amor.
La tormenta, sello 19, es la puerta a la iluminación, sello 20, el sol.

La familia señal (noche, estrella, c.cielo y espejo) se corresponde con una energía del más allá o angélica.

LA FAMILIA SEÑAL (Extracto del Libro de las familias, de próxima publicación)
La familia señal está formada por la noche, la estrella, el caminante del cielo y el espejo.
Se corresponde con una energía del más allá o angélica.

La noche tiene que ver con la capacidad de realizar los sueños y con la visualización creadora como actividad en la cuarta dimensión.
La estrella es la armonía, la estética y por supuesto la sociedad celeste.
El caminante del cielo es la capacidad de traer el cielo a la tierra, y también la transcendencia de la solidaridad y de la energía femenina.
El espejo es la realidad, ayudando y aportando energía de dimensiones superiores, de característica altamente espiritual, gozosa y exaltante. Está asociado a la ley del amor y al in lak’ech o “yo soy otro tú, tú eres otro yo”.

La física cuántica nos habla de múltiples realidades y de cómo podemos elegir aquella realidad en la que queramos vivir, y el espejo y su familia tienen que ver con ello. Si en lugar de elegir una realidad, simplemente vives por inercia en una realidad “heredada” y que además no te gusta, entonces estás perdiendo tu tiempo y no estás siendo útil para la humanidad.
Los sabios mayas relacionaban el sueño con la realidad, al ser la noche el oculto del espejo. Será cuestión de experimentar, porque puede ser mucho más divertida la vida.

Es interesante el conocimiento de esta familia para las personas que nacen en ella, porque en algún momento pueden tener un deseo de parecer más “normales” de lo que son.
Su característica vibracional puede suponerles en algún momento un conflicto con una realidad que sea demasiado material y hacerles sentir incómodos, y entonces durante un tiempo quizá no se expresen con fuerza.
En realidad, su vibración es muy fuerte y son más bien las personas que lo miran desde fuera, por ejemplo sus padres, los que se sienten preocupados.
Las personas de la familia señal corresponden a las características que se han asociado con los niños cristal, donde lo que más suele preocupar a los padres es la dificultad aparente para expresarse o interesarse. Pero en realidad, estas personas cada vez expresan y transmiten más seguridad. Y muchas veces lo que es aconsejable es que las personas que les rodean observen sus soluciones.

Una de las opciones en esta familia es adentrarse en la meditación, en la contemplación a través de la noche y del espejo.
Por ejemplo puedes evocar los veintidós cromosomas, que muy bien pueden estar representados por la continuidad de los veinte sellos, añadiéndoles al principio el sol y al final el dragón.
También puedes utilizar las láminas del tarot, las letras hebreas o cualquier otro sistema que responda a tu intento, ya que la creatividad es el regalo y lo que te habilita.

La familia del día verde ocupa el tercer lugar en la secuencia ordenada de las familias, mostrada por la secuencia de los sellos, donde el tercer sello es la noche y corresponde al color azul.
Así, esta familia ocupa el lugar central, estando asociada a todos los contenidos que expresa el Tzolkin en relación con el concepto central, como el corazón, siendo la Madre tierra el vehículo donde puedes alinearte con el centro de la galaxia, es decir con el corazón del cielo, justamente cuando encuentras el corazón amoroso de la tierra, es decir su centro.

La familia central (viento, mano, humano y tierra) se corresponde con una energía de canalización

LA FAMILIA CENTRAL (Extracto del Libro de las familias, de próxima publicación)
La familia central está formada por el viento, la mano, el humano y la tierra.
Se corresponde con una energía de canalización.

El viento es el espíritu, manitú.
La mano es la canalización como conexión con otras dimensiones.
El humano expresa cómo la libertad es una expresión de Dios, sólo que de un aspecto material de Dios, y por eso se incluye la necesidad de sanación, es decir de espiritualización.
La tierra, tan generosa que se ofrece como voluntario.

La familia Central tiene como eje fundamental la canalización, que a su vez tiene como eje fundamental la sanación, de tal manera que expresa la necesidad de que el ser humano se abra voluntariamente a la energía de dimensiones superiores. Pero son los cuatro conceptos de la familia los que definen al ser humano, no sólo uno.

Esta familia expresa la unión de lo material y lo espiritual, por eso habla en su tono 7 resonante de sanar, porque lo material es algo que para nosotros hoy requiere ser sanado, siendo la auténtica realidad de lo material su condición espiritual.
Encontrar el espíritu de la tierra es respetar a la tierra, a la vida.
Encontrar la mano como canalización es encontrar el aspecto espiritual, siendo toda sanación un hecho espiritual.

La familia Cardinal está asociada a la energía del surgimiento y del ver

LA FAMILIA CARDINAL I (Extracto del libro de las familias de próxima publicación)
La familia Cardinal está compuesta por el dragón, el enlazador de mundos, el mono y el guerrero.
Está asociada a la energía del surgimiento, del ver.

La característica de esta familia es la de ser principio, inicio, surgimiento, pero no de algo asociado al tiempo sino a la forma.
En el vacío aparece una forma que es la materia, pero ahora sabemos que en realidad es luz tomando forma.

El dragón es el número 1 del Tzolkin y el mono 1 es justo el centro del Tzolkin, momento donde se produce un nuevo nacimiento o también el acceso a una dimensión superior. En el mono 1 está la puerta a la otra realidad.
El enlazador es una cualidad existente en todas las personas, de poder enlazar esa puerta. El enlazador está dentro de cada uno, y es el sello y la garantía de éxito, incluso a través del error.
Y el guerrero es la otra gran herramienta para conseguirlo, que es la expansión de la conciencia.

A esta familia también la relacionamos con el VER, porque es la luz entrando en la forma; es el ver de hacer aparecer más claramente las cosas.
No es como tener unas gafas, sino que la realidad se deja ver con más claridad, de modo que la característica de las personas de esta familia es la fiabilidad, la seguridad.
Aunque estas personas tengan muchas dudas en su interior, sin saber cómo ayudan a los que les rodean a tener más claras las cosas, y poco a poco van resolviendo su cuestionamiento, aprendiendo enseguida que el esfuerzo en una dirección siempre tiene un éxito.
Eso es justamente lo que hace el dragón; su misión va siempre asociada al éxito, y lo que no contiene éxito es no intentarlo.
Esta familia está muy asociada con la energía de las células madre, y a través del trabajo interno, su éxito se multiplica. Cuando el objetivo es correcto, y es correcto cuando es solidario, el éxito se multiplica.

La familia Cardinal inicia una secuencia con el dragón y la finaliza con el guerrero, que a su vez es la última onda del cuarto castillo. Y a continuación, se inicia otra secuencia y otra dimensión, que es la quinta dimensión, castillo verde.