Onda del Perro: Del 15 al 27 de Septiembre

La energía del amor incondicional va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta) a la energía de los cambios transformadores.

Según avanzamos desarrollando ese amor incondicional, se van produciendo cambios, a menudo repentinos, en nosotros y en otras personas, hasta llegar a alcanzar la sabiduría del espíritu, en su vertiente comunicadora (viento, tono 13), y la alegría (mono, tono 13 en la onda oculta).

Las transformaciones y los cambios, por lo tanto, no tienen que implicar un camino de sufrimiento y dolor, sino que van dirigidos a alcanzar la alegría, el juego y la inocencia.

La tormenta, esa energía de resurrección, está asociada al amor incondicional. Siempre que aparece el amor incondicional viene, en lo oculto tal vez, con la resurrección. Siempre que aparece la resurrección tiene como base el amor incondicional.

Muchas personas viven bajo la tormenta, en el sentido que su vida se complica, y les está reclamando la solución del amor incondicional.
Viatzolkin

ONDA DE LA TIERRA: del 2 al 14 de Septiembre

Una de las características de la tierra es la alineación, y el sol, en el tono 4, nos indica cómo conseguirlo, mediante la elevación de conciencia y la luz.

El final de la onda es la luna, asociada a la purificación de las emociones.

El vehículo terrestre está formado por la tierra y la luna como planeta doble. El Tzolkin muestra la onda 13 comenzando en la tierra y terminando en la luna. Es un 13, un caminante del cielo (sello 13) y un lugar de transcendencia.

La tierra y la luna están unidas como un principio y un final.

A partir de ese momento comienza la onda 14, pasando más allá del velo a través del amor incondicional.

En el centro de la onda aparece como exposición de lo que viene canalizado la capacidad de crear a través de la visualización y el ensueño.

Si logras situarte a través de tu intento en la tierra-luna como vehículo celeste, te abres totalmente al ensueño y a la canalización (noche, tono 7).

El tono 2 es el espejo, la realidad como regalo.

Como servicio, tono 3, están los grandes cambios de la tormenta, la resurrección, la transformación y el reinventarse. Si te adentras en esta meditación es para producir cambios en tu entorno, en las personas que quieres, y sobre todo en las que no quieres, porque estamos en territorio del hombre y del tejido de luz.

La forma en que estás trabajando en esta onda a favor de todo lo que existe, tono 12, es a través de la estrella, la belleza, la armonía y la sociedad celeste.

Para ti es totalmente sanador, porque el tono 11 o “cómo puedo liberarme” presenta a la mano y la sanación. Esta actividad en beneficio de cualquier persona, de potenciar la red humana de cariño y amor, te sana.

Esta onda es la del enlazador perfecto, es decir el enlazador en tono 10.

Interpretación

La tierra, según el sentido que le damos, es fundamentalmente el voluntario.

Inicialmente lo primero que sucede es que quieres interactuar con el Tzolkin. No es que hayas oído hablar del Tzolkin y hasta ahí llegue la cosa, sino que algo ha resonado en ti que ha despertado tu interés, y ese interés ha ido creciendo hasta que de alguna forma ha establecido un diálogo con esos contenidos, que son como el whatsapp, donde puedes volver a ellos y continúan, ya que no se van.

Es fácil que, haciendo tu vida normal en los momentos de tranquilidad, de sosiego y de calma, interactúes con esas informaciones y observes cómo, por su simple presencia, te modifican formas de ver la vida, de considerar las cosas y hasta de alguna forma de ser. Te hacen más real y te abren más posibilidades y enfoques para considerar las cosas, con lo cual también influye sobre las demás personas de tu entorno.

De manera que el interés puede haber ido creciendo y entonces te encuentras ante situaciones que se resuelven modificando tu actitud inicial, donde te niegas o te peleas, presentándote una solución o salida cuando actúas con una actitud de voluntario.

La tierra se asocia con la conexión y alineación con el centro. Podemos darle un nombre, ya que da la impresión de que para determinadas personas el nombre es lo más importante del asunto. Sin embargo lo mejor es experimentalmente poner la conciencia, aunque no lo puedas expresar con palabras y menos aún poseas el mantra o el nombre, que pueden ser muchos nombres, porque hay muchas lenguas e idiomas.

Aun sin el nombre puedes conectarte con ello, porque es vibracional. El nombre puede ser vibracional, pero desde luego lo que es vibracional es el alma.

Entonces, cuando el alma percibe y entra en ese terreno vibracional, con nombre o sin nombre el asunto sucede. Cuando te alineas con el corazón amoroso del cielo, por decirlo de alguna manera, y con el centro de la realidad, que siempre es amorosa, estás expresando la tierra.

Pero esa alineación supone una actitud de voluntario. Te colocas voluntariamente en ese lugar, enfocando tu voluntad de encajar en ese punto vibracional.

Eso es lo que determina la propuesta del sello de la tierra.

Por otra parte, la onda 13 de la tierra se puede traducir como caminante del cielo, sello 13.

Caminante del cielo también contiene como otro nombre posible a Quetzalcóatl, claro que nosotros podemos usar el nombre o podemos serlo, porque serlo, aún sin nombre, es más importante, pero el nombre ya tiene esa vibración.

Quetzalcóatl está hablando de despertar algo que existe en el humano como posible y que sucede cuando llega a la transcendencia y se coloca en esa alineación.

Eso en una terminología puede ser Quetzalcóatl, un nombre celeste, un vuelo más allá de las formas, es decir que no vives pegado a la materialidad, sino que puedes desplazarte más allá, donde las cosas no te afectan y no son lo más importante en tu vida.

Puedes volar cuando entras en una dimensión donde lo más importante no son las cosas sino los asuntos espirituales; donde hay realidad pero no rigidez.

Una de las características de las partículas subatómicas, de los átomos y de la materia en general es la rigidez. La forma necesita una cierta dureza e inmovilidad, porque si no, no serían formas sino algo cambiante.

En niveles transcendentes uno puede ser voluntario para ser muy rígido, pero en el nivel evolutivo que está la humanidad en estos momentos la alineación con el corazón del cielo no pone a la conciencia del ser humano en la rigidez, sino en la evolución.
Viatzolkin.

Onda Semilla: del 20 agosto al 1 septiembre

El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar, siendo florecer sinónimo de acertar.

La semilla es el sello 4, por lo que tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia. Significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiando en el programa.

Se trata de una experiencia a realizar durante la vida, aprendiendo a confiar y permitiendo ser como eres, sin tratar de ser de otra forma.

Acertar es ser como eres y florecer es permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.

La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual (tono 13 de la onda), estando el guerrero asociado a la expansión de la conciencia. Es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.

La serpiente, que es la onda asociada, en esta onda de la semilla es además lo que representa el desafío u oportunidad para evolucionar (tono 2). Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.

El servicio hacia los demás (tono 3) se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.

La forma de trabajar en esta onda (tono 4) es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente). Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.

Onda del Mono: Del 7 al 19 de agosto

La transcendencia en esta onda del mono, de la alegría, inocencia y del nuevo nacimiento, se obtiene al ensoñar la abundancia (noche).

Para llegar hasta allí, nos da fuerza desde otras dimensiones los cambios y las transformaciones, que son las características de la tormenta (tono 9).

El desafío o aprendizaje son en este caso el libre albedrío y los pensamientos elevados.

El caminante del cielo se sitúa como tono tres en la onda del mono. Su energía solidaria, expansiva, es para todos los seres humanos, y es una manifestación del servicio. De tal manera que es tal la energía del caminante, que esto sólo es posible, en toda su extensión, después del nacimiento espiritual; después de que el ser humano reconoce el espíritu dentro de sí.

Interpretación

Podríamos decir que el mono es esencialmente resonante.

La onda del mono ocupa la segunda parte de la columna resonante, lo que le otorga una característica de resonancia intrínseca consustancial independiente de su intento: haga lo que haga, intente lo que intente, el mono es resonante.

Pero la propuesta para el mono desde el Tzolkin no es ser resonante, que lo es, sino ser consciente, ya que puede no estar siéndolo hasta que decide serlo, quizá como una iluminación.

La conciencia desde el mono te despierta en otra realidad; te franquea el espejo, o sea el velo; desvela el velo.

Eso es lo que viene a significar el lugar 11, asociando el contenido del 11 como tono, el gozo que produce el cumplimiento de la misión, o sea el gozo que produce vivir.

Vivir es gozoso cuando no estás sometido al miedo, o sea cuando eres tú.

Cuando eres tu conectado con todo lo existente, no tienes miedo, porque lo que te une a lo existente es amor, lo que tienes es amor y el amor es gozoso.

Vida y amor es lo mismo, por lo menos en la dimensión de lo real. En otras dimensiones quizá sea lo contrario, afortunadamente, porque la iluminación es ese momento donde puedes elegir, porque claramente “puedes elegir”.

El tono 11 contiene esa explicación y el mono también.

Hay un nivel dimensional donde es necesario recordar, para posicionarte en relación a lo existente, como que tienes que cumplir una misión. Esa es una propuesta para romper el aislamiento del miedo y esas cosas raras. Eres necesario. Algo te reclama para sacar de ti lo mejor y se apoya incluso en tu ego, que te dice que eres el mejor, pero en realidad en un siguiente paso te das cuenta que no tienes que hacer nada, solo rendirte, porque la realidad es maravillosa. No necesitas pelear ni siquiera contra los malos, solo ser tú –gracias uros-.

Es una llamada al despertar, a encontrar que la vida se te ofrece cuando dejas de huir, cuando dejas de protegerte del miedo.

Claro, hay muchas variantes. La variante del miedo también admite la envidia, que es miedo a no disponer o tener aquello que veo que otros tienen; el miedo a ser menos y que los demás sean más; otras fantasías perturbadoras; el miedo a que si son muy grandes quizá me pisen y me pase como a las hormigas; o simplemente el recuerdo del dolor.

La vibración subconsciente de la debilidad trae al presente el recuerdo del dolor, y eso es catastrófico porque te paraliza, y cuanto más miras hacia allá, más te hundes, como las arenas movedizas.

Es importante recurrir al águila-enlazador y, mirando en otra dirección, crear un puente. Hay un águila asociado a cada persona, que forma parte del ser siendo. Ese águila te introduce en el ser siendo, en la experiencia vivencial de la vida como pura maravilla, siempre amorosa. No es porque yo o el ego haga maravillosa la vida, sino porque la vida en sí es maravillosa y yo formo parte de ella de forma intrínseca.

Eso tiene que ver con el mono y con la experiencia del nuevo nacimiento, que también es una iluminación, ya que el oculto del mono es el perro, que pertenece a la familia de la iluminación y de la luz. El amor incondicional es luz, porque pertenece a la familia donde está el sol. Por ese motivo la persona que es mono tiene en algún momento que despertar a la luz. Y todos los elementos de su familia son luz: el enlazador es águila, el dragón es sol y el guerrero es serpiente.

El asunto es súbito, instantáneo, pero la base del mono y por tanto de la luz es la solidaridad y la energía femenina.

Los Uros

Nos encontramos en la onda del mono, el nuevo nacimiento, la experiencia de despertar a una nueva realidad que siempre ha estado, pero donde hace falta recuperar la inocencia.

En nuestros días todo esto tiene mucho que ver con los Uros del lago Titicaca, que no son Uros sino Jasoni, porque Uros y otros nombres que se les da son despectivos. Ellos son gente del agua, de aquello que viene más allá del sol. Gracias hermanos Uros, abuelos Uros, tatarabuelos Uros, porque algo viene de más allá del sol y también de más allá del humano.

Jasoni quiere decir hombres del agua. Tiene mil grafías, porque es una palabra fonética y puede ser escrito de la forma que quieras. Estamos hablando de un pueblo pacífico, que como el agua, no pone resistencia. Son maestros, porque esto es imprescindible para la sociedad de la estrella.

Hay una resonancia con aquel hombre del agua que buscaba el vellocino de oro, Jasón. Alguien les llama Uros, Chipayas, que ellos saben que son nombres despectivos, pero también son Jasonis, héroes. Los Uros no se han extinguido, todo lo más, fusionado. Perviven. Gracias Jasonis, héroes de la paz.

ONDA DEL ESPEJO: Del 25 de julio al 6 de agosto


La onda del espejo lleva hasta la columna mística, hasta las puertas del nuevo nacimiento indicadas por el perro 13 y el mono 1, que son el centro del telar.
Con su número 10 tiene un significado de perfección. Pero más allá de la forma no hay perfección ni imperfección, solo realidad, plenitud y gozo. Por eso el espejo se convierte en alegría (onda del mono). No se trata de ironía, donde uno se ríe amargamente de algo, de bufonada, donde uno sobreactúa y tal vez lo que está es simplemente enfadado o asustado, ni de cosas así, sino que lo que hay más allá del espejo, rebasando la perfección que se quedaría en este lado de las cosas, es vida, pura vibración celular de vida.

La transcendencia en esta onda se alcanza con el amor incondicional, siendo lo sencillo o canalizado “ser como eres” (semilla).

ONDA DE LA SERPIENTE: Del 11 al 24 de julio

La energía de la semilla (sembrar, ser uno mismo) va asociada de forma oculta a la energía de la serpiente, que es de cuidado del cuerpo y subida de la kundalini.

El surgimiento o elevación de la kundalini está asociado al avance que hagas en tu auto-identificación, en ser tú. Siendo tu es como tu kundalini se puede elevar, haciendo la paz con quien tu eres, con la vida y con todo lo existente, y entrando en el programa a hacer lo que tienes que hacer y a ser lo que eres. Entonces, la kundalini se eleva, iniciando su ascensión la luz interior.

En esta onda el propósito es la serpiente, que en un nivel sencillo podría ser subir la energía vital y la kundalini, cuidando la salud y el estado físico. Pero estamos en un momento de cambio vibracional y la kundalini supone un programa de posibilidades que es activado a voluntad, en función de si tú quieres o no. El objetivo de la kundalini no es egoico, sino para toda la humanidad. La gente que quiera subir la kundalini para sí misma se está equivocando y haciendo daño. El ascenso de la kundalini es algo grupal, que significa descubrir la hermandad y la similitud entre todos los seres humanos, porque “tú eres otro yo, y yo soy otro tu”.

Onda del Humano: del 29 de junio al 11 de julio

La onda del humano es la onda de la libertad y de los pensamientos elevados.

Es la onda número ocho, cuya equivalencia como sello ocho es la estrella, que es la armonía, pero también la ética, la estética, la belleza y sobre todo la sociedad celeste.

De modo que esos pensamientos elevados de colaboración y respeto son también pensamientos armónicos y bellos, pero sobre todo son pensamientos sociables, porque la estrella también significa el encuentro y la convivencia con las demás estrellas en el cielo.

Al ser la onda número ocho es el final del castillo blanco, formado por las ondas del caminante del cielo, enlazador de mundos, tormenta y humano.

Tonos en la onda

El tono 2 indica cómo relacionarte con las demás personas (tono 2 onda humano), aparece como el caminante del cielo, pidiéndote que seas creativa en tu forma de relacionarte con las demás personas, que rompas con los estereotipos y explores nuevas realidades. Entonces, eso te transforma en una persona útil para la sociedad, para las personas que te rodean, porque liberas la magia (mago, tono 3), que es la realidad que hay más allá de la apariencia, lo cual haces como águila 4, buscando la maravilla en todo lo que sucede, liberando así una fuerza de quinta dimensión que expande la conciencia, guerrero 5, situándote como un voluntari@ alineado con el corazón del cielo.

Esa actitud es como una puerta que puedes abrir (tierra 6), que te sitúas como un espejo resonante, que quiere decir que estás liberando vivencias que permiten despertar a la conciencia, al devolverle a las personas que te rodean la divinidad que está dentro de cada uno de ellos. Esa imagen, desconocida para las personas que se ven sometidas a su propio juicio y al juicio de las demás, libera una fuerza de resurrección y milagros, que es la tormenta 8.

Esa liberación de la fuerza de la resurrección te llena de luz como sol 9, una luz con la cual puedes entrar en el inframundo, es decir, en el interior de todos los atrapamientos de las personas, todo lo que hace sufrir a la gente, y te instala en la perfección de la solidaridad y de la misión de la luz, expresada por el dragón 10.

Tu palabra, viento 11, entonces aparece como llena de luz, como espectral, y tu ensueño es en favor de todos, colaborando con todo lo existente y aportando prosperidad y bienestar a todas las personas. Entonces cumples tu misión, porque floreces, como semilla 13, cuyo oculto es la tierra 1. Ahí encuentras tu lugar de poder.

Onda Tormenta: del 16 al 28 de junio

La energía de los cambios transformadores va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta) a la energía del amor incondicional.

Según avanzamos desarrollando ese amor incondicional, se van produciendo cambios, a menudo repentinos, en nosotros y en otras personas, hasta llegar a alcanzar la sabiduría del espíritu, en su vertiente comunicadora (viento, tono 13), y la alegría (mono, tono 13 en la onda oculta).

Las transformaciones y los cambios, por lo tanto, no tienen que implicar un camino de sufrimiento y dolor, sino que van dirigidos a alcanzar la alegría, el juego y la inocencia.

La tormenta, esa energía de resurrección, está asociada al amor incondicional. Siempre que aparece el amor incondicional viene, en lo oculto tal vez, con la resurrección. Siempre que aparece la resurrección tiene como base el amor incondicional.

Muchas personas viven bajo la tormenta, en el sentido que su vida se complica, y les está reclamando la solución del amor incondicional.

La tormenta es la onda séptima, expresando los contenidos del tono 7 resonante.

La tormenta se asocia a grandes transformaciones, a reinventarse y a resucitar. Eso no quiere decir que todas las grandes transformaciones sean evolutivas. Las múltiples transformaciones pueden ser simplemente la forma en que actúa un estafador, que cambia de nombre y de aspecto para no ser reconocido y conseguir sus logros depredadores. Además, en ocasiones las grandes transformaciones son ocurrencias desastrosas.

Una gran transformación puede ser encontrar un entorno maravilloso y urbanizarlo para venderlo y así hacerte rico, despreciando la flora, la fauna y la belleza majestuosa de la madre tierra en aquel entorno.

Sin embargo, encontrar el valor evolutivo, es decir, aquello que te permite acceder al encuentro de tu alma, es importante.

Onda del Enlazador: Del 3 al 15 de junio

La onda del enlazador es la segunda onda del segundo castillo, o dicho de otro modo es la onda 2 del castillo 2, y como no puede ser menos viene expresada por el segundo color que es el blanco.

Si el dos hace una referencia al otro, esta onda contiene al menos por triplicado esa referencia. Por ese motivo la persona no puede ser ego, yo, sino “otro”, y de esa manera descubre su química, que es de unión, de enlazar y de tender puentes y conexiones con el otro.

No es el atrapamiento del otro, como vemos que está hoy tan de moda y tan de manifiesto. La publicidad trata de atrapar al otro pero para vaciar sus bolsillos; la política trata de atrapar al otro, también para vaciar sus bolsillos, endiosando a sus líderes; y cierto tipo de sexualidad trata de convertir al otro en una cosa.

Pero el enlazador lo que expresa es la solidaridad y el desapego. Expresa la solidaridad porque pertenece a la familia del dragón, es decir, es luz procedente de dimensiones superiores que entra en la forma para cumplir una misión.

El enlazador también es el dos del dragón, por lo que es la onda dos del castillo dos, apareciendo con el color 2 blanco, pero también es el dos del dragón.

El enlazador presenta un simbolismo complejo, y por lo tanto más necesario de atención, porque hay un misterio y un regalo en ello. El enlazador es la segunda forma en que aparece el dragón (familia cardinal), que es la luz cumpliendo una misión, que toma forma, como explica el Bosón de Higgs.

Lo primero que hace la luz, el fotón, es transformarse en materia en el Bosón, y decimos que eso lo hace cumpliendo una misión, desde esa energía que se ocupa de todos, que inicia, instruye, nutre y se interesa por todos los seres.

Pero ese mismo dragón que es el Bosón de Higgs, visto desde otro ángulo aparece como un enlazador, como algo que une. Es importante encontrar en la luz el significado de unir, porque cada vez que tu conciencia recibe un extra de luz, se siente más unido a todas las personas.

La iluminación no te hace ver como malvadas a las demás personas ni despierta energías destructivas, sino que, al contrario, refuerza tu conexión con las demás personas y con la realidad en cualquier forma en que aparezca, porque aumenta tu capacidad de amar.

La iluminación activa lo que te une, despertando las neuronas espejo y la empatía. La iluminación te hace amar y no destruir.

Por un lado, hay una fuerza en la sociedad que impulsa frenéticamente a construir y fabricar cosas para que se deterioren y se rompan, o para que “pasen de moda”, de forma que sea necesario fabricar y comprar otra cosa nueva.

Por otro lado, hay otra corriente que se encamina hacia el reciclado, la conservación y la sanación, y hacia la modificación de la forma de vivir y la ampliación de la conciencia como forma de sanarte.

En la primera versión, la de fabricar y romper para consumir, el cuerpo se trata como robot y entonces parece que el ideal no es sanar sino, a través de operaciones, poner prótesis y dispositivos.

Parece entonces que vamos en dos direcciones. Aquí vemos que la libertad y el ser humano están asociados a la luz cumpliendo una misión de manera enlazadora, uniendo, no deshaciéndote.

Podríamos pensar que el enlazador, que también significa la muerte y el desapego, te invita no a unir sino a deshacerte de las cosas, pero si miramos la onda del enlazador, que es la forma blanca del dragón, es decir la forma emocional y amorosa del dragón, vemos que lo primero que propone es la MANO (tono 2 onda enlazador), que es la impecabilidad de la acción, la sanación y, muy importante, el reconocimiento de en qué momentos actúas en contra del amor. Es decir, se sitúa en un plano emocional, no físico.

El tercer elemento es la ESTRELLA, reforzando lo que te une a las demás personas, que en definitiva es la luz y por tanto esa iluminación que te permite amar a todas las personas.

En cuarto lugar aparece la LUNA, que es la emoción y el agua. Y en quinto lugar lo que le da fuerza es el amor incondicional del PERRO. Consecuentemente no vemos nada que contenga la idea de deshacerte de nada ni de nadie, ni de trozos de tu cuerpo, sino al contrario, de lo que habla esta onda es de luz y amor.

En sexto lugar, como puerta, está la alegría y la recuperación de la inocencia (MONO), y en séptimo lugar, como canalización, está la libertad (HUMANO). En octavo lugar está la integridad del CAMINANTE DEL CIELO y en noveno lugar, dándole también fuerza para llegar a la transcendencia, vemos al MAGO, que también es una consideración amorosa de la realidad.

En décimo lugar, como perfección, está la visión de la maravilla del ÁGUILA, y en el lugar once, como liberación de luz, vemos la expansión de la conciencia del GUERRERO.

Como 12 está la TIERRA, con esa alineación con el corazón del cielo que te convierte en un voluntario; un voluntario para vivir la vida tal y como aparece, porque reconoces que el orden está sustentado desde dimensiones superiores.

Y como 13 te sitúas en el ESPEJO. Aquí la espada no es el bisturí que quita las arrugas, sino que el espejo y el cuchillo de obsidiana es la ley del amor, el in lak’ech, es decir, lo que te une a todo.

Onda del Caminante del Cielo: del 21 de mayo al 2 de junio

La energía del caminante del cielo, que no tiene límites ni restricciones mentales, va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta), a la energía del guerrero, que representa la expansión de la conciencia:

Según vamos trabajando en la eliminación de las restricciones y patrones limitantes de comportamiento, estamos expandiendo la conciencia, y de esta forma conseguimos aumentar la energía (serpiente, tono 13 en la onda del caminante del cielo) y alcanzamos la sociedad celeste (estrella, tono 13 en la onda del guerrero).

El caminante del cielo es un guerrero. El guerrero de la luz, de la expansión de la conciencia es un caminante del cielo, que está atrayendo el cielo a la tierra.

La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13).Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.

En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.

La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)

El sello que da fuerza al caminante del cielo es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012.

La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.

La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.

Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.

La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero, la publicidad o las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.